La importancia del juego en el proceso de aprendizaje de la enseñanza en la educación infantil

0
2294
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
PDF

ARTÍCULO DE REVISIÓN

PUTTON, Gisele Mariotti [1], CRUZ, Pollyanna Santos da [2]

PUTTON, Gisele Mariotti. CRUZ, Pollyanna Santos da. La importancia del juego en el proceso de aprendizaje de la enseñanza en la educación infantil. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 06, Ed. 05, Vol. 11, págs. 114 y 125. Mayo de 2021. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/educacion-es/aprendizaje-de-la-ensenanza ‎

RESUMEN

El acto de jugar es parte de la infancia y trae la posibilidad de un repertorio de desarrollos, ya sea en las esferas cognitiva, social, biológica, motora y afectiva. Además de encontrar placer y satisfacción, jugar al niño sociabiliza y aprende, además de presentar su realidad a través de la imaginación, demostrando así sus ansiedades y anhelos que a través de las palabras se harían difíciles. El objetivo de este artículo es reconocer la importancia del uso de actividades lúdicas en el proceso de enseñanza-aprendizaje en la educación de la primera infancia. Los objetivos específicos de esta investigación son: Comprender que el niño expresa en el juego sus dificultades y necesidades; estimular el uso del juego en la práctica docente; presentar estudios bibliográficos sobre la importancia de jugar en la infancia y cómo se presenta la educación de la primera infancia en la Base Curricular Común Nacional-BNCC. Se trata de una investigación bibliográfica y contó con una metodología cualitativa para demostrar las ideas de algunos autores sobre la importancia de utilizar el juego en el proceso de enseñanza del aprendizaje en la fase de educación infantil.

Palabras clave: Aprendizaje, Infancia, Juguetón.

1. INTRODUCCIÓN

Cuando pensamos en el día a día de un aula, nos encontramos con una serie de estudiantes con muchas dificultades de aprendizaje y que tienen desmotivación por sus estudios.

Para modificar esta visión, es necesaria una acción pedagógica dinámica e instigadora, con el fin de provocar a los estudiantes a aprender de una manera placentera y significativa.

El educador juega un papel importante en este proceso, y es quien dirigirá el aprendizaje, siendo mediador y ofreciendo actividades que estimulen al alumno en el aula instigando el interés por aprender para que el niño se sienta cómodo para demostrar lo que ya sabe y lo que quiere aprender.

Los juguetes, juegos y juegos son reconocidos por muchos educadores y otros profesionales involucrados en la educación   como un factor importante en el proceso de enseñanza-aprendizaje de la educación de la primera infancia, ya que las actividades lúdicas promueven la oportunidad de desencadenar el desarrollo del niño. Jugando, el niño inventa, descubre, aprende, experimenta y refina habilidades. Las actividades recreativas proporcionan el desarrollo del pensamiento, la atención, la concentración y el lenguaje, además de estimular la confianza en sí mismo, la curiosidad y la autonomía.

La ludicidad   es considerada, por los estudiosos, indispensable para la salud física, emocional e intelectual del niño, no sólo en el período de educación de la primera infancia, sino también en el curso de toda su formación, incluso en la formación de su personalidad.

Partiendo del punto de vista teórico de que el niño despierta su curiosidad a través de juegos, juegos y juguetes y a través de ellos establece relaciones con el entorno social y físico, con el fin de ampliar sus conocimientos, desarrollando habilidades motoras, lingüísticas y cognitivas, la escuela debe tener en cuenta lo lúdico como aliado y utilizarlo ampliamente para actuar en el desarrollo de cada alumno.

El objetivo de este artículo es reconocer la importancia del uso de actividades lúdicas en el proceso de enseñanza-aprendizaje en la educación de la primera infancia, ya que la comprensión de que los niños expresan sus dificultades y necesidades en el juego, lleva a los educadores a trabajar en armonía con los niños de la educación de la primera infancia, facilitando el aprendizaje y conociendo mejor a los niños con el fin de ayudarles en esta fase de desarrollo.

Estimular el uso del juego en la práctica docente es muy importante, ya que facilita el trabajo del profesor con una práctica más relajada. Esta investigación bibliográfica presenta la educación de la primera infancia de acuerdo con el Currículo Nacional Común Base-BNCC y la opinión de varios autores sobre la importancia del juego en el proceso de enseñanza del aprendizaje, ya que el niño aprende mucho más jugando, sin darse cuenta de que se está enseñando, y los educadores que desarrollan actividades lúdicas enseñan sin darse cuenta de que también están aprendiendo. Aprender a enseñar, a conocer, a entender, a ayudar, a identificar problemas, a influir en las actitudes y sobre todo a ponerse en el lugar de los niños para comprenderlos y servirles mejor.

2. EDUCACIÓN DE LA PRIMERA INFANCIA EN EL CURRÍCULO NACIONAL COMÚN BASE-BNCC

La Base Curricular Común Nacional (BNCC) es un documento que regula y dirige de manera definida el desarrollo y progreso del aprendizaje necesario e imprescindible a todos los estudiantes durante todas las etapas y modalidades de la Educación Básica, y también determina que, “para que tengan asegurados sus derechos de aprendizaje y desarrollo, de acuerdo con el precepto del Plan Nacional de Educación” (BNCC) , 2017, p. 5).

La ludicidad es muy importante para el desarrollo de los niños especialmente cuando se trata de la interactividad de los niños con adultos o con otros niños, como podemos observar esta observación descrita en el BNCC:

La interacción durante el juego caracteriza la vida cotidiana de la infancia, trayendo consigo muchos aprendizajes y potencialidades para el desarrollo integral de los niños. Al observar las interacciones y el juego entre los niños y sus hijos con los adultos, es posible identificar, por ejemplo, la expresión de afectos, la mediación de frustraciones, la resolución de conflictos y la regulación de las emociones (BNCC, 2017, p.33).

En educación infantil, los niños necesitan condiciones para que aprendan en situaciones en las que puedan participar activamente en entornos que los alienten a experimentar desafíos y se sientan motivados para resolverlos, en los que puedan construir ideas y significados sobre el mundo social y natural y especialmente sobre sí mismos y el otro desarrollando confianza en sí mismos para desarrollar un aprendizaje significativo. En este contexto, encontramos propuestos en el BNCC (2017, p. 34) seis derechos de aprendizaje y desarrollo en Educación Infantil que son:

        • Conviir con otros niños y adultos, en grupos pequeños y grandes, utilizando diferentes idiomas, ampliando el conocimiento de uno mismo y del otro, el respeto a la cultura y las diferencias entre las personas.
        • Jugando diariamente de diferentes maneras, en diferentes espacios y tiempos, con diferentes parejas (niños y adultos), ampliando y diversificando su acceso a las producciones culturales, sus conocimientos, su imaginación, su creatividad, sus experiencias emocionales, corporales, sensoriales, expresivas, cognitivas, sociales y relacionales.
        • Participar activamente, con adultos y otros niños, tanto en la planificación de la gestión escolar y las actividades propuestas por el educador como en la realización de las actividades de la vida cotidiana, como la elección de juegos, materiales y entornos, desarrollando diferentes idiomas y elaborando conocimientos, decidiendo y posicionándose.
        • Explora movimientos, gestos, sonidos, formas, texturas, colores, palabras, emociones, transformaciones, relaciones, historias, objetos, elementos de la naturaleza, en la escuela y fuera de ella, ampliando tus conocimientos sobre la cultura, en sus diversas modalidades: artes, escritura, ciencia y tecnología.
        • Expresa, como sujeto dialógico, creativo y sensible, tus necesidades, emociones, sentimientos, dudas, hipótesis, descubrimientos, opiniones, preguntas, a través de diferentes idiomas.
        • Conocer y construir su identidad personal, social y cultural, constituyendo una imagen positiva de sí mismos y de sus grupos de pertenencia, en las diversas experiencias de cuidado, interacciones, juegos e idiomas experimentados en la institución escolar y en su contexto familiar y comunitario.

Es fundamental que se respeten los derechos de aprendizaje y desarrollo para que los niños tengan un crecimiento físico y cognitivo completo. Lo lúdico debe estar siempre presente en estas etapas para que el niño pueda aprender jugando, es decir, sin darse cuenta de que se está enseñando, sin enseñanza forzada. BNCC considera que en educación infantil, aprendizaje y desarrollo infantil, tiene las interacciones y el juego como ejes estructurantes.

Considerando la necesidad de acoger las experiencias de vida de los niños y el bagaje de aprendizaje que ya llevan consigo, interrelacionando los conocimientos culturales y sociales que adquieren en la vida escolar, se estructuraron cinco campos de experiencia en la organización curricular de educación infantil en el BNCC (2017, p. 36), que son:

El yo, los otros y los nudos – Es en la interacción con compañeros y adultos que los niños están constituyendo su propia forma de actuar, sentir y pensar y descubrir que hay otras formas de vida, diferentes personas, con otros puntos de vista. A medida que viven sus primeras experiencias sociales, construyen percepciones y preguntas sobre sí mismos y los demás, diferenciándose y identificándose simultáneamente como seres individuales y sociales.

Cuerpo, gestos y movimientos – Con el cuerpo (a través de sentidos, gestos, movimientos impulsivos o intencionales, coordinados o espontáneos), los niños, desde una edad temprana, exploran el mundo, el espacio y los objetos de su entorno, establecen relaciones expresándose, juegan y producen conocimiento sobre sí mismos, sobre el otro, sobre el universo social y cultural, tomando progresivamente conciencia de esta corporeidad.

Rasgos, sonidos, colores y formas – Vivir con diferentes manifestaciones artísticas, culturales y científicas, locales y universales, en la vida cotidiana de la institución escolar, permite a los niños, a través de diversas experiencias, experimentar diversas formas de expresión y lenguajes, como las artes visuales (pintura, modelado, collage, fotografía, etc.), la música, el teatro, la danza y el audiovisual, entre otros.

Escuchar, hablar, pensar e imaginación – Desde su nacimiento, los niños participan en situaciones comunicativas cotidianas con personas con las que interactúan. Progresivamente, los niños amplían y enriquecen su vocabulario y otros recursos de expresión y comprensión, apropiándose de la lengua materna, que poco a poco se convierte en su vehículo privilegiado de interacción.

Espacios, tiempos, cantidades, relaciones y transformaciones – Los niños viven en espacios y tiempos de diferentes dimensiones, en un mundo formado por fenómenos naturales y socioculturales. Desde muy pequeños, buscan ubicarse en diversos espacios (calle, barrio, ciudad, etc.). y las horas (día y noche; hoy, ayer y mañana, etc.). También muestran curiosidad por el mundo físico (su propio cuerpo, fenómenos atmosféricos, animales, plantas, las transformaciones de la naturaleza, los diferentes tipos de materiales y las posibilidades de su manipulación, etc.). y el mundo sociocultural (las relaciones de parentesco y relaciones sociales entre las personas que conoce; cómo viven y en qué trabajan estas personas; cuáles son sus tradiciones y costumbres; la diversidad entre ellas, etc.).

BNCC es una de las direcciones para que las escuelas trabajen seriamente en la educación infantil, teniendo un currículo enfocado en el desarrollo del niño de manera integral, siempre buscando trabajar de una manera placentera y agradable, despertando en el niño el deseo de aprender algo nuevo y mejorar sus experiencias.

3. LO LÚDICO: ORIGEN Y SUPUESTOS

Es de suma importancia mencionar que lo lúdico se originó de la palabra latina “ludus” que significa “juego”. El término lúdico si se pegara solo a su origen se mencionaría solo cuando se juega, al movimiento espontáneo, al juego, sin embargo, se observa que lo lúdico va más allá del juego, de los movimientos, se encuentra en los cantos de rueda, mimos, en el arte, en la educación física, es decir, es parte de la vida cotidiana de adultos y niños, especialmente en las escuelas de educación infantil. En cuanto a la aparición de lo lúdico, Pereira (2004, p. 8): “El acto de jugar es un legado de nuestros antepasados. Es parte de la vida y supervivencia de cada niño. Está en la base de la cultura de un pueblo. Los juguetes y los juegos son un patrimonio que pertenece a la humanidad”.

Desde la antigüedad, jugar y jugar son actitudes indispensables para la salud, tanto mental, física e intelectual. A través de ellos, el niño comienza a desarrollar el lenguaje, la socialización, el pensamiento, la autoestima y la iniciativa, preparándose para ser un ser humano con capacidad para enfrentar obstáculos y participar en la construcción y organización del espacio en el que vive.

Es importante destacar que una acción lúdica no es solo una combinación de actividades propuestas, sino una forma de ser, ser, pensar y enfrentarse a la escuela, así como relacionarse con los estudiantes. Es necesario saber cómo interactuar con el mundo del niño, con sus sueños, juegos y juegos y luego saber cómo jugar con él. Cuanto más se involucre el niño en un espacio lúdico, este será más alegre, espontáneo, creativo, autónomo y afectivo.

4. LA IMPORTANCIA DEL JUEGO PARA EL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE EN LA EDUCACIÓN DE LA PRIMERA INFANCIA

Al contrario de lo que muchos piensan jugar no es una simple recreación o pasatiempo, sino la forma más completa que tiene el niño de dialogar consigo mismo y con el mundo. Es jugando que el niño es capaz de ser creativo y utilizar toda su personalidad, y es sólo por ser creativo que el individuo descubre su “me”. En la primera infancia la imaginación es muy fuerte, y peculiar del grupo de edad. El niño, en la primera infancia, está en el período de las representaciones mentales. Las actividades recreativas pueden favorecer el símbolo y ayudar al niño en su desarrollo” (CEBALOS et al., 2011).

El proceso de enseñanza del aprendizaje con el juego ofrece un desarrollo saludable y armonioso. Cuando juegan, los niños se vuelven más independientes, su sensibilidad visual y auditiva se vuelve más aguda, aprenden a valorar la cultura popular, las ocurrencias de agresividad disminuyen, mejoran la imaginación y con ella fluye la creatividad, equilibran su inteligencia emocional y aumentan la capacidad de crecimiento mental y adaptación social.

Los niños son capaces de revelar la causa de su dificultad o miedo mucho más por gestos y creaciones que por palabras. Lo lúdico consiste básicamente en involucrar al niño, dedicarse a lo real, lo material, tocar, desplazar, ensamblar y desmontar. Su objetivo es la propia satisfacción del funcionamiento del juego, que se considera de gran relevancia, ya que ayuda en la cognición y facilita el aprendizaje y la interacción entre compañeros. Según Dohme:

Las actividades lúdicas pueden colocar al estudiante en diversas situaciones, donde investiga y experimenta, haciéndole conocer sus habilidades y limitaciones, que ejerce el diálogo, se solicita liderazgo para ejercer valores éticos y muchos otros desafíos que permitirán experiencias capaces de construir conocimientos y actitudes. (DOHME, 2003, p. 113 apud SANTOS, 2012).

Contar, escuchar historias, dramatizar, jugar con la regla, dibujar, entre otras actividades son medios placenteros de aprendizaje. A través de ellos, los niños exteriorizan sus creaciones y emociones, exponen sus miedos y alegrías, desarrollan características importantes para la vida en sociedad.

5. JUGUETES, JUEGOS Y JUEGOS

Las actividades lúdicas deben estar presentes diariamente en las aulas de educación infantil, pues a través de los juguetes de los juegos y juegos es que los profesores llegan a conocer más profundamente a sus alumnos, para poder servirles mejor. Acampora (2013) nos cita que “los juegos y juegos permiten al niño liberar tensión, frustración, inseguridad e incluso agresión, miedo y confusión, todo ello sin que ella note que tiene todos estos sentimientos guardados”.

Los juegos también proporcionan situaciones concretas que ayudan a los niños a encontrar sus propias dificultades – ya sea memoria, atención, observación, razonamiento, etc. – jugando. El juego estimula los sentimientos espontáneos y contribuye a la desinhibición de los niños, dándoles confianza para resolver sus propios problemas. Hace que cada niño descubra sus propias tendencias e inclinaciones hacia su vocación.

También recordamos que los juguetes ayudan a los niños a fantasear, viajar, jugar su vida diaria, facilitando así el proceso de aprendizaje, especialmente en la etapa de educación infantil, como afirma Piaget apud Leal (2011), “el juguete no puede verse solo como diversión o jugar para derrochar energía, ya que favorece el desarrollo físico, cognitivo, afectivo y moral ”.

Jugar solo en un rincón o simplemente con un amigo es bueno, pero también es muy bueno jugar con muchos colegas en el patio o en el aula. La preferencia de los niños sobre los juguetes, los espacios y los amigos es un medio muy importante para acceder a su mentalidad. Sus elecciones demuestran sus miedos, habilidades, potencialidades y deseos.Es esencial que el niño juegue con otros niños, para que pueda aprender, pero también pueda enseñar. Así:

El juego es tan importante para el desarrollo humano que incluso cuando se producen peleas contribuye al crecimiento y al aprendizaje. Negociar perspectivas, convencer al oponente, ganar adesões por una causa, ceder, rendirse, luchar por un punto de vista – todo esto enseña a vivir (OLIVEIRA; BORJA; FORTUNA, 2010 apud FORTUNA, 2011, p. 9).

En la educación infantil se pueden utilizar juguetes, juegos y juegos para desarrollar motricidad, cognición, imaginación, ingenio, interpretación, habilidades de pensamiento, autonomía de decisión, organización, reglas, conflictos personales y con los demás, dudas entre otros.El afecto, el compañerismo, la disciplina, el almacenamiento de juguetes después de su uso, se pueden adquirir a través del juego conjunto entre los niños. Así, todo el proceso de enseñanza-aprendizaje de los niños en la fase de educación de la primera infancia puede desarrollarse a través de actividades recreativas.

6. EL PAPEL DEL PROFESOR EN LA MEDIACIÓN DE LO LÚDICO EN EL AULA

El maestro tiene un papel importante en la mediación de la relación del niño con la ludicidad, la relación del niño con el aprendizaje, así como en la formación de la identidad del niño. Al referirnos al rol del docente, nos dirigimos inmediatamente al término competencia, que entre estas competencias a ser creadas y desarrolladas por un docente de educación infantil, se encuentra la capacidad de promover una buena relación entre alumno y educador, pues de esta relación surgirán las posibilidades para el éxito del proceso de enseñanza-aprendizaje. Por lo tanto, el papel real del profesor es desempeñar el papel de mediador, que también está directamente relacionado con la construcción del conocimiento, tanto como guía de planificación pedagógica, como en la elección y tratamiento de los contenidos curriculares.

Así, el profesor es considerado como un ser social dotado de conocimiento cultural. Si se pretende formar una forma crítica, creativa y preparada para tomar decisiones, uno de los requisitos es la mejora del día a día del niño con la introducción de juguetes, juegos y juegos diversificados. Las clases con los juegos y juegos proporcionan al profesor la observación de las actitudes de cada alumno, solo o interactuando con otros en la clase o su entorno. En estas situaciones lúdicas, profesor y alumno, deben ser libres de jugar y/o jugar respetando sus propios ritmos, de organizar sus actividades y de poder recibir y aceptar las reglas que se imponen. Fortuna (2011) colabora diciéndonos que:

Así como la interacción niño-niño en el juego es fundamental, también es importante la interacción del niño con el educador. La presencia del educador en el juego es sumadora y estimulante. Jugando juntos, el educador infantil muestra cómo jugar, no sólo porque demuestra las reglas, sino también porque sugiere formas de resolver problemas y actitudes alternativas hacia los momentos de tensión.

El profesor de Educación Infantil es un mediador constante en el proceso de enseñanza-aprendizaje del niño. La pareja ayudará al niño a constituir su identidad, ética y noción política. Porque, de acuerdo con el Marco Curricular Nacional para la Educación de la Primera Infancia:

Y el adulto, en la figura del maestro, por lo tanto, que, en la institución de los niños, ayuda a estructurar el campo de juego en la vida de los niños. En consecuencia es él quien organiza su base estructural, a través de la oferta de ciertos objetos, fantasías, juguetes o juegos, la delimitación y disposición de espacios y tiempo para jugar. A través de los juegos, los profesores pueden observar y constituir una visión de los procesos de desarrollo de los niños juntos y de cada uno en particular, registrando sus habilidades para usar los idiomas, así como sus capacidades sociales y los recursos afectivos y emocionales que tienen. (1998, p. 28).

El niño necesita estar emocionalmente estable para sentirse involucrado con el proceso de aprendizaje. La afectividad permite al alumno acercarse al profesor y a los demás implicados y la ludicidad es un socio que colabora para enriquecer el proceso de enseñanza-aprendizaje. Cuando el profesor da preferencia a metodologías que utilizan básicamente actividades y situaciones lúdicas, se puede percibir un mayor interés por parte del alumno. Sí, jugando, tú también aprendes.

Las actividades recreativas han alcanzado un territorio firme y significativo en la educación de la primera infancia. Jugar es una experiencia fundamental para cualquier grupo de edad, especialmente en relación con los niños en educación infantil. Por lo tanto, el juego ya no es una actividad utilizada por el maestro con el único propósito de recrear a los niños, se convierte en una actividad en sí misma, que se incluye en el plan de lecciones de la escuela.

Es a través del juego que el niño entiende cómo actuar en una esfera cognitiva. Ya que transfiere a ti tu imaginación y desarrolla tu imaginación del universo de la fantasía. Es deber del educador constituir un lugar que aclame elementos de motivación para los niños, desarrollar actividades que promuevan conceptos que den base para la lectura, para los números, conceptos lógicos entrelazados con la clasificación, el orden, entre otras cosas. Motivar a los estudiantes a trabajar colectivamente en la resolución de problemas, entendiendo así demostrar su propia percepción de los demás.

El aula es un lugar para jugar y el profesor logra conciliar los objetivos pedagógicos con los deseos del estudiante.

7. BIBLIOTECA DE JUGUETES EN LA EDUCACIÓN DE LA PRIMERA INFANCIA

La sala de juegos es un lugar donde el niño entra en contacto con una variedad de juguetes junto con otros niños, pudiendo así desarrollar la capacidad de convivencia, cooperación, socialización y colaboración, siempre con la mediación del propio profesor con la ayuda de un empleado o animador infantil. Para Nez Moreira (2013, p. 135):

La sala de juegos también puede entenderse como un espacio reservado preparado para que los niños pasen momentos de ocio y aprendizaje y, para los educadores, un entorno para desarrollar nuevas prácticas pedagógicas, utilizando la ludicidad como herramienta pedagógica.

La organización de la toy library es muy importante para el correcto desarrollo de las actividades que allí se llevan a cabo. Los juguetes deben organizarse como si invitaran a jugar. Accesibles, visibles y sugerentes, se pueden distribuir por toda la sala en diferentes rincones y zonas, proponiendo así diferentes puntos de partida para los juegos. Una sala de juegos que garantiza un lugar justo para jugar no tiene exceso de juguetes. No es la gran cantidad de ellos, ni su sofisticación o alto valor comercial lo que hace que el juego sea más rico y estimulante. Lo que enriquece a la biblioteca de materiales es la libertad de expresión que se ofrece a los niños para que puedan jugar libremente. Sin embargo, el orden es necesario porque es estructurante.

Los límites deben colocarse claramente y deben basarse en explicaciones y no solo en la autoridad de quienes los colocan, porque dificulta demasiado estrictamente el juego, inhibiéndolo. También vale la pena mencionar que aunque el límite y la organización son importantes, no es necesario proteger los juguetes de las manos de los niños, porque estos no están ni están ahí para decorar la biblioteca de juguetes sino para ser útiles. En este caso, Fortuna (2011) añade que “El buen toy es el toy toy. Un toy es solo un toy por la acción de jugar, es decir, porque alguien juega con él”.

El aula en sí se puede transformar en un ambiente de juego, porque la picardía ocurre no solo en el espacio de la sala de juegos, sino en cualquier momento que el profesor, mediador de la educación infantil, sienta la necesidad de poner a disposición juguetes y juegos para observar y conocer a los niños. En vista de esto podemos analizar otra contribución de Fortuna (2011):

Un aula de jardín de infantes no es una caja que viene lista, llena de objetos caros. Para tener un lugar donde jugar y, por lo tanto, un lugar para crecer, aprender, enseñar y en el que uno pueda vivir con alegría y significado, debe ser un lugar donde las personas puedan ser ellas mismas. Se está construyendo poco a poco, por aquellos que comparten este lugar y que ponen en él sus marcas. Al igual que un nido, una concha o una posada, el aula es un lugar de protección y continencia, así como de retos y crecimiento, en el que las personas aprenden a estar y, viviendo allí, aprenden a vivir.

En este pensamiento entendemos que la biblioteca de materiales es el espacio donde el niño estudia jugando, aprendiendo a crear y descubrir el mundo que le rodea. Es un espacio de fantasía y al mismo tiempo un verdadero sueño.

8. CONSIDERACIONES FINALES

Este trabajo presentó una idea de cómo se estructura la Educación Infantil en la Base Curricular Nacional Común y las razones sobre la importancia del juego en el proceso de enseñanza del aprendizaje infantil, revelando que la ludicidad es muy importante para el desarrollo integral del niño, especialmente de los educadores, porque es a través de juegos, juguetes y juegos que el niño se descubre a sí mismo y al otro.

La ludicidad proporciona una diversidad de actividades placenteras que desarrolla el niño en sus aspectos: cognitivo, afectivo, social y motor. A través de actividades lúdicas el niño experimenta, descubre, crea, adquiere habilidades, desarrolla confianza en sí mismo, creatividad, pensamiento, expande el desarrollo del lenguaje, la autonomía y la atención. A través de la dinámica, lo lúdico permite, además de situaciones satisfactorias, la aparición de conductas y la asimilación de reglas sociales, proporciona el desarrollo de su intelecto, dejando en claro su sentimiento, sus ansiedades, ansiedades, ayudando con el reconocimiento de sus dificultades, proporcionando así soluciones y una grandeza en la vida interior del niño.

Para obtener toda la información obtenida en este estudio, es posible concluir que es muy importante señalar que los juegos y juegos en el aula pueden ser considerados como actividades sociales superpuestas de interacción específica y fundamental que asegura la interacción y construcción del conocimiento de la realidad experimentada por los niños y la constitución del sujeto-niño como agente de la historia.

REFERENCIAS

ACOMPORA, Bianca. Ludoterapia: o brincar terapêutico. Revista Psique Ciencia& Vida, São Paulo, Ed. 97, p.56-63, jan.2013.

Apostila de oficinas de brinquedos pedagógicos. Curso de Pedagogia. Faculdade INET.2014.

BRASIL. Base Nacional Comum Curricular: Educação Infantil e Ensino Fundamental. Brasília: MEC/Secretaria de Educação Básica, 2017.

_____. Referencial Curricular Nacional para a Educação Infantil. Brasilia: MEC/Secretaria de Educação Básica,Vol. 1. 1998.

CEBALOS, Najara Moreira. et al. Atividade lúdica como meio de desenvolvimento infantil. Disponível em: http://www.efdeportes.com/efd162/atividade-ludica-como-meio-de-desenvolvimento.htm. Acesso em 17/07/2014.

FORTUNA, Tania Ramos. O lugar do brincar na Educação Infantil. Revista Pátio Educação Infantil, Porto Alegre, nº 27,p. 8-10, junho. 2011.

LEAL, Florência de Lima. A importância do Lúdico na Educação Infantil. 2011. Monografia (Superior em Pedagogia) – Universidade Federal do Piauí – UFPI, Campus Senador Helvídio Nunes de Barros – CSHNB, Picos-PI: 2011.

NEZ, Egeslaine de. MOREIRA, Janete Aparecida Nicastro.  Reflexões sobre a utilização da brinquedoteca na educação infantil: um estudo de caso no norte Mato Grosso. Disponível em: http://www2.unemat.br/revistafaed/content/vol/vol_19/artigo_19/129_145.pdf. Acesso em 17/07/2014.

O LUGAR do brincar na educação infantil. Revista Pátio Educação Infantil, Porto Alegre, nº 27, p.8-10, jun.2011.

PEREIRA, Natividade. Brinquedoteca: jogos, brinquedos e brincadeiras. São Paulo: Paulinas, 2004.

SANTOS, Jossiane Soares. O lúdico na educação Infantil.2012. Fórum internacional de Pedagogia, Parnaíba- PI. Campina Grande, REALIZE Editora, 2012. Disponível em: http://www.editorarealize.com.br/revistas/fiped/trabalhos/ludico.pdf. Acesso em 16/07/2013.

[1] Cursando el Máster en Ciencias de la Educación (UNADES – PY), Especialista en Psicopedagogía (TAHIRIH-AM) y en Administración Escolar, Supervisión y Orientación por UNIASSELVI-SC, Graduado en Normal Superior (UEA) y Pedagogía (INET).

[2] Consejero. Especialización en Gestión Ambiental y Educación.

Enviado: Noviembre de 2020.

Aprobado: Mayo de 2021.

Cursando Maestría en Ciencias de la Educación (UNADES - PY), Especialista en Psicopedagogía (TAHIRIH-AM) y en Administración, Supervisión y Orientación Escolar por UNIASSELVI-SC, Graduada en Normal Superior (UEA) y Pedagogía (INET).

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here