Los profesionales de la enseñanza y el síndrome de Burnout: La base de las variables predictoras y el desequilibrio entre la naturaleza del trabajo y la naturaleza de la persona

0
14
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
PDF

ARTÍCULO DE REVISIÓN

ALMEIDA, Jânie Carla Martins [1], DIAS, Adailton di Lauro [2]

ALMEIDA, Jânie Carla Martins. DIAS, Adailton di Lauro. Los profesionales de la enseñanza y el síndrome de Burnout: La base de las variables predictoras y el desequilibrio entre la naturaleza del trabajo y la naturaleza de la persona. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. año 04, Ed. 11, Vol. 04, págs. 05-16. Noviembre de 2019. ISSN: 2448-0959

RESUMEN

El tema que genera para el estudio se refiere al Síndrome de Burnout y sus consecuencias, así como su relación con la vida cotidiana de los profesionales de la enseñanza. Este síndrome termina afectando el lado psicológico e interfiriendo directamente en la salud del trabajador que está directamente cerca de las personas, tales como estudiantes/administradores/coordinadores/padres de estudiantes y las demandas causadas por estas relaciones y por la vida diaria eventualmente desencadenando presiones psicológicas en el sector laboral, perjudicando en consecuencia su salud y bienestar. Por lo tanto, tiene como objetivo analizar las causas del síndrome de agotamiento en la enseñanza de profesionales. Como problema rector de la investigación, tratamos de investigar: ¿Cómo se produce el desequilibrio entre la naturaleza del trabajo y la naturaleza de la persona que desencadena el síndrome de agotamiento en los profesionales de la enseñanza? Por lo tanto, buscamos a través de una investigación exploratoria bibliográfica de carácter cualitativo para discutir los aspectos conceptuales y causales del síndrome, y especialmente sus relaciones en el área de la educación. Este artículo es algunas consideraciones sobre el estrés, las características y la sintomatología del agotamiento, la prevención, así como el tema sobre los profesores enfermos de síndrome de agotamiento, abordando la salud física y mental de estos profesionales. Los resultados de la investigación demuestran que estos profesionales, debido a la falta de condiciones de trabajo y cansancio adecuados, terminan adquiriendo estrés que puede ser físico o mental, como resultado de esta prolongada situación de estrés, el profesional entra en agotamiento debido a un esfuerzo excesivo que hace para satisfacer las constantes peticiones de energía, comprometiendo directamente la calidad de vida de la persona y, en consecuencia, del trabajo.

Palabras clave: Estrés, cansancio, profesionales de la educación, síndrome de agotamiento.

INTRODUCCIÓN

Se han llevado a cabo muchas investigaciones sobre el proceso de enfermedad de los profesionales de la educación debido al estrés continuo que desencadena el síndrome de agotamiento. Este artículo, a priori, tiene la intención de analizar las causas del síndrome de agotamiento en los profesionales de la enseñanza. Su objetivo, a posteriori, es abordar el estrés, las características y la sintomatología del agotamiento, las formas de prevención, así como el tema sobre la salud física y mental de estos profesionales.

La metodología utilizada fue la exploración bibliográfica de carácter cualitativo que pretende tener un mayor conocimiento sobre el tema. Para Lakatos y Marconi (2007), la investigación puede considerarse como un procedimiento formal con un método de pensamiento reflexivo que requiere tratamiento científico y constituye la forma de conocer la realidad o descubrir verdades parciales.

En este contexto, surge el problema de la investigación: ¿Cómo surge el desequilibrio entre la naturaleza del trabajo y la naturaleza de la persona que desencadena el síndrome de agotamiento en la enseñanza de los profesionales? La literatura informa que los profesores en el ejercicio de la profesión en el campo de trabajo, mientras ejercen sus actividades se han encontrado distintos factores de estrés psicosocial presentes, algunos en relación con la naturaleza de sus funciones en el trabajo; con respecto a la condición ambiental y/o psicosocial donde se realizan estas funciones.

Este estudio está justificado porque el síndrome de agotamiento es la razón por la que muchos profesionales sufren estrés crónico por contacto con las demandas del entorno profesional, requiriendo un estudio sobre los aspectos de la salud, social y estudios sociológicos que pueden desencadenar el síndrome. Este síndrome termina afectando tanto al lado psicológico como a la que interfiere directamente con la salud del trabajador que está directamente cerca de las personas y sufre presiones psicológicas en el sector laboral, lo que perjudica su salud. Así, se justifica la ejecución de esta obra en un intento de buscar, desde la investigación literaria, presentar el síndrome de agotamiento desde la perspectiva del área educativa, así como de las áreas sociales y psicológicas, siendo de gran relevancia para la comunidad la sociedad académica en su conjunto.

1. SÍNDROME DE BURNOUT Y ENSEÑANZA

No hay una definición genérica de síndrome de agotamiento, hay acuerdo en considerar que aparece en el individuo como un retorno / retroalimentación al estrés debido al esfuerzo continuo y laboral. Se refiere a una agrupación de sentimientos que se desarrollan internamente y comienza a generar actitudes negativas para la persona, porque implica cambios, problemas y trastornos fisiológicos y también psicológicos con consecuencias perjudiciales para el individuo y el empresa en la que funciona. Este problema desencadenó, la mayoría de las veces, en los profesionales de la salud y la educación, que se ocupan directamente de “cuidar al otro”. En este contexto presentado, se considera que,

El agotamiento es una e[..]pidemia, es un problema internacional, no puede considerarse como el privilegio de esta o aquella realidad educativa o social, de esta o aquella cultura, este o aquel país. […]Burnout[…] también está muy diseminada. […]Está presente en todas las posiciones y en todas partes (CODO, 1999, p. 249-250-253).

Los profesionales en el área de la enseñanza que se ocupan directamente de la enseñanza-aprendizaje de los estudiantes, es decir, están constantemente bajo presión para una mayor eficiencia y demostración de resultados, la carga de las demandas de sobrecarga, la complejidad de la gestión de conflictos en el campo escolar, debido a la falta de condiciones de trabajo y cansancio adecuados, carga de trabajo extensa y extenuante, terminan adquiriendo estrés físico y mental, en el que el individuo puede agotarse, debido a un esfuerzo excesivo que hace para responder a las constantes solicitudes de energía, afectando directamente a la calidad de vida y, en consecuencia, al trabajo.

Los problemas derivados de la profesión se combinan con los causados por fuentes externas, que se forman por lo que sucede en la vida de cada ser, como la profesión, la falta de dinero, los conflictos en el lugar de trabajo o en la habitación, las condiciones de insalubre, frío, calor, pérdidas y problemas de indisciplina, peleas y agresiones entre los estudiantes.

Se atribuyó el síndrome, cansancio extremo, desgaste y estrés de las actividades laborales, apareciendo principalmente en profesionales de la salud y la educación, que son intrínsecos y cuidan repetidamente al otro (SMITH; SEGAL, 2018). Desde esta perspectiva, Freudenberger y Richelson (2004) informan que el agotamiento proviene del agotamiento físico y mental debido al contacto diario con otras personas en el ámbito del trabajo.

Por lo tanto, es necesario revelar acciones que admitan la prevención, la atenuación o incluso detener el agotamiento. Cabe destacar que la prevención y extinción del síndrome en profesionales no son empleadas por estos, pero hay que considerar la acción conjunta entre los profesionales implicados, la organización, la sociedad, entre otros.

El trabajo juega un papel central en la vida de las personas y es un factor relevante en la formación de la identidad y en su inserción social y desde el nacimiento, aprenden paso a paso cómo vivir y qué valores deben seguir. También pasan por adaptaciones y emociones derivadas de la convivencia en una sociedad competitiva.

En la edad adulta, el acto de trabajar se convierte en una necesidad, una necesidad, y a menudo deja de ser un placer, ya que el ritmo es más rápido y la tecnología avanzada contribuye a las personas que buscan una mejora constante y el cuerpo no ser capaz de responder sin esfuerzo al ritmo solicitado. Los profesionales de la enseñanza también tienen un ritmo acelerado y una carga de trabajo excesiva, además de tratar continuamente con los seres humanos (estudiantes/administradores).

En la década de 1970, se construyeron modelos e instrumentos teóricos capaces de entender el sentimiento crónico de desánimo, apatía, despersonalización. El primer hallazgo de los eruditos es que fue un problema o un síndrome que afectó principalmente a los trabajadores a cargo del cuidado. Por lo tanto, Burnout fue el nombre elegido para este síndrome; en portugués, significa “algo así como perder fuego, perder energía o quemar (salir) complementos” (CODO; VASQUEZ-MENEZES, 1999, p. 238).

Varios autores afirman que la relación que las personas desarrollan con otras personas en el lugar de trabajo es una fuente de estrés. Desde esta perspectiva, el término Burnout aparece en la década de 1970, que es una palabra inglesa que significa literalmente “ser agotado” o “quemado”, y ocurre más a menudo en personas que trabajan en profesiones que requieren cuidado de los seres derechos humanos, ayuda, servicios humanos (SILVA, 2000; M-LLER, 2004; BORTOLUZZI; STOCCO, 2006; LIPP, 2008).

En este contexto presentado, en relación con profesiones que pueden generar síndrome de agotamiento, Silva (2000) menciona que son aquellos profesionales los que consisten principalmente en ofrecer servicios humanos directos (dedicación a los demás) y de gran relevancia para el Usuario.

1.1 ETAPAS DE AGOTAMIENTO – DESDE EL ESTRÉS HASTA EL AGOTAMIENTO

Lo que puede requerir el cuerpo de las personas, una mayor adaptación, crea estrés, que es independiente de la persona misma. De esta manera,

Las fuentes externas se componen de todo lo que ocurre en nuestras vidas y que viene de fuera de nuestro cuerpo: la profesión, la falta de dinero, las peleas, los robos. […]Las fuentes internas se refieren a la “fábrica” particular de la tensión. Esto es lo que existe dentro de cada individuo: forma de ser y actuar, creencias, valores, emociones, pensamientos, angustia, alegrías y penas (BORTOLUZZI; STOCCO, 2006, pág. 3).

Estos pueden ser factores estresantes, que por sí solos no desencadenan estrés. Para que ocurra, dependerá de cada individuo, de su historia de vida, de su vulnerabilidad, de situaciones y genética. Según el artículo pionero relacionado con el estrés, fue publicado en 1936 por un médico llamado Hans Selye en la revista inglesa Nature titulada “Síndrome producido por varios agentes nocivos”, en la que trató de demostrar ese síndrome de estrés podría estudiarse independientemente de todos los cambios específicos de la misma.

En este artículo, Selye lo llamó una “Reacción de Alarma” para determinar la aparición del síndrome en el individuo, que primero pasa por una etapa de observación y luego, a través de una etapa de adaptación o resistencia que se activa después de una exposición continua a cualquier agente estresante que pueda provocar esta reacción (M-LLER, 2004).

Para Lipp (2008), esta fase se centra en una ligera identificación del peligro, que preparará el cuerpo para la reacción en sí. Según la siguiente etapa de la “Reacción de Alarma”, la segunda etapa llamada “Fase de Resistencia”, en la que el cuerpo de la persona busca adaptarse y trata de resistir la agresión, que puede durar muchos años.

En este contexto, si el cuerpo continúa expuesto al agente ex-orante, de manera prolongada, comienza la tercera y última fase, llamada “Fase de Agotamiento” y según Lipp y Mallagris (1998), en esta etapa “la persona no tiene más energía y su esfuerzo por adaptarse a sí mismo ya sea por la desaparición del factor de estrés o el agotamiento de los mecanismos de resistencia.” Estas fases, por lo tanto, progresivamente, llevan al individuo al agotamiento, al estrés, que en última instancia desencadenará el síndrome de bournout.

2. LA INSTITUCION EDUCATIVA VISTA COMO UNA ORGANIZACION SOCIAL Y SYNDROME DE BURNOUT

La institución educativa, en este escenario, es vista como una organización. Entre las numerosas definiciones para la ciencia sociológica de las organizaciones, una de las más concisas es definirla como la forma de conocer y pensar sobre la naturaleza y la sociedad. Entre las numerosas definiciones para la ciencia sociológica de las organizaciones, una de las más concisas es definirla como la forma de conocer y pensar sobre la naturaleza y la sociedad, según el enfoque organizativo.

Para Oliveira (2002), la Sociología de las Organizaciones, con respecto a las organizaciones y la sociedad, ha tratado de instituir una teoría sistemática de los cambios de comportamiento en la sociedad que terminan interfiriendo directa o indirectamente en el rendimiento, el éxito y/o el fracaso o incluso, en la supervivencia de las organizaciones. Con respecto a la aplicabilidad práctica, toma como objeto de estudio e investigación, los hechos sociales que interfieren en las organizaciones o los hechos sociales que sufren influencia de las propias organizaciones o su comportamiento. Por lo tanto, es necesario ampliar cada vez más esta área de sociología, ya que es necesario estudiar al ser humano en la sociedad y en el contexto de las organizaciones.

El Concepto de Burnout surgió para explicar el proceso de deterioro de la atención y la atención profesional en los trabajadores de las organizaciones. También es necesario entender a las personas, la principal materia prima con la que tratan a diario, no sólo como individuos que lo son, sino especialmente como grupo, ya que los servicios se llevan a cabo colectivamente. Así, busca estudiar cómo trabajan las organizaciones, desarrollan estrategias y logran resultados, contribuyendo al bienestar de la sociedad y la comunidad (DIAS, 2006).

2.1 LA BASE DE LOS VARIABLES PREDICTOR Y EL DESISO ENTRE LA NATURALEZA DEL TRABAJO Y LA NATURALEZA DE LA PERSONA

En el campo de la sociología de las organizaciones, a partir de una apropiación funcionalista del concepto de burocracia utilizado en los estudios de max weber y originado en la lectura funcionalista realizada por Parsons, se percibe que, partiendo de una perspectiva institucionalista ,

El principal factor en el análisis organizativo y las prescripciones es el grado de institucionalización/sedimentación del modelo burocrático ideal, que los estudiosos de la organización señalaron las limitaciones de la racionalidad burocrática en la práctica de las organizaciones, sometidas – según su naturaleza – a una serie de interferencias: cultura, intereses, vínculos de dependencia, etc., que restringían la plena realización del patrón burocrático más que los factores formales (MOTTA, 2004, p. 16).

A partir de este aspecto, surgen varios estudios que cuestionan la fiabilidad de una abstracción racionalista, así como estudios que buscaban desarrollar un aparato tecnológico para institucionalizar mejor la racionalidad burocrática, de manera eficiente. En este contexto, Freudenberger y Richelson (2004) mencionan que el agotamiento es el resultado de agotamiento físico, mental, decepción y pérdida de interés en la actividad laboral que surge en profesiones que trabajan en contacto directo con las personas en prestación de servicios, como consecuencia de este contacto diario en su trabajo.

Según Maslach y Jackson (2001, p. 9) “es probable que se produzca un agotamiento siempre que haya un desequilibrio entre la naturaleza del trabajo y la naturaleza de la persona que hace el trabajo”. Por lo tanto, el estrés y a posteriori se pueden desencadenar, a priori, síndrome de agotamiento.

También en cuanto al diagnóstico, Silva (2000) relata fatiga emocional, física y mental, con sentimientos de impotencia e inutilidad, y también, con la falta de entusiasmo por el trabajo, por la vida en general y también afirma que la baja autoestima se correlacionó con factores mencionados, tiene que ver con los estados que culminan con este síndrome.

En este sentido, Maslach y Jackson (2001) informan que los síntomas desencadenados por el síndrome son agotamiento nervioso y despersonalización, ya que el agotamiento es el síntoma que sienten los trabajadores cuando ya no pueden dar Físicamente. La energía de los recursos emocionales de sí mismo está agotada. Está emocionalmente agotado, debido al hecho de que vivir a diario con las personas más diversas. En relación con la despersonalización, se define como el desarrollo de sentimientos y actitudes negativas para las personas en el lugar de trabajo. Otros profesionales los ven de una manera deshumanizada, los etiquetan negativamente, y muchos profesionales ponen la responsabilidad de sus problemas en estas personas.

Las posibles causas del síndrome de agotamiento para el desarrollo del síndrome son varias, pero es necesario que haya causas internas y externas que contribuyan a la formación del proceso. Lo más probable sería, según Codo (1999), las causas internas: 1- Disposición general. Sin él, los agentes estresantes (ocasionales) no serían en sí mismos capaces de producir la relación con el estrés. Es la forma en que percibimos los hechos, depende de nuestro ego, de nuestra psique, del sistema de valores, que cada uno tiene de sí mismo, de nuestra herencia. 2 – Condiciones emocionales actuales. Estas son condiciones que pueden convertirse en otra transformación interna para el estrés. Reflejan el tono afectivo actual del momento (o esta fase de la vida), mientras que las disposiciones personales reflejan el perfil afectivo de la personalidad.

Hay varias causas externas de Burnout, según Codo (1999): poca autonomía en el rendimiento profesional; salarios bajos; falta de perspectiva profesional; conflicto entre el trabajo y la familia; problemas de relaciones con gerentes, compañeros de trabajo y pacientes o estudiantes; el desguace de las instituciones; incentivar y recursos financieros de las instituciones.

En cuanto a los síntomas en general, varios autores informan que algunos profesionales de la salud y también la educación sienten una sensación genérica de malestar intenso, que implica problemas de salud relacionados con la ansiedad, tensión, nerviosismo, depresión , angustia, inseguridad, agotamiento, estrés e irritabilidad. Añadir a estos, frustración, dificultad para respirar, baja presión, mareos, labeintitis, trastornos del sueño (insomnio y sueño que no es restaurador), trastornos digestivos, problemas de las cuerdas vocales, problemas respiratorios, alergias, formas de dieta inadecuada (que puede implicar a medio y largo plazo, en deficiencias nutricionales) (SILVA, 2000; M-LLER, 2004; BORTOLUZZI; STOCCO, 2006; LIPP, 2008).

Los autores, Maslach y Jackson (2001) así como Delgado (2003), corroboran la afirmación de que los síntomas derivados del síndrome pronto aparecen y son el agotamiento nervioso y la despersonalización. El agotamiento como su nombre revela, es cuando el trabajador está extremadamente agotado, cansado física y mentalmente, así como afectivamente. En relación con la despersonalización, se define como la apariencia de deseos y actitudes negativas para las personas en el ámbito de la obra.

Para Lowenstein (2001), a medida que la sociedad y el Estado llegan a comprender y valorar la importancia de proporcionar mejores condiciones de trabajo para los profesionales de la salud y la educación surgirá de los cambios necesarios, de modo que número de casos de agotamiento.

3. CONSIDERACIONES FINALES

El síndrome de burnout se caracteriza por el agotamiento físico y/o mental, que conduce al deterioro tanto de la calidad de vida como de la calidad del trabajo profesional. Vale la pena destacar que el agotamiento está formado por varios estados sucesivos que ocurren a la vez y representan una forma de adaptación a las fuentes de estrés. Así, el agotamiento y el estrés son fenómenos que expresan su relevancia en la salud del individuo y de la institución que trabaja.

Se verifica que, en el Brasil, el problema relacionado con la calidad de vida en el trabajo, a pesar de su creciente número, ha sido visto con desprecio por las autoridades competentes. La solución de los problemas no se limita a establecer políticas de salud pública dirigidas únicamente a la medicalización y al tratamiento individual, porque además de no ser una solución que resuelva el problema, sólo aliviaría el problema.

Es necesario establecer políticas de prevención, porque algunos profesionales de la enseñanza han reportado varios síntomas que demuestran enfermedad, tales como: malestar, tensión, estrés, nerviosismo, depresión, agotamiento, frustración, dificultad para respirar, presión arterial baja o alta, mareos, laberínticuitis, insomnio y problemas digestivos, y más comúnmente ronquera y dificultad para tragar, problemas respiratorios, entre otros.

Por lo tanto, es necesario destacar aspectos relacionados con el bienestar del individuo, así como su salud biopsicosocial para que tenga calidad de vida en el entorno laboral. Por lo tanto, las medidas preventivas y de tratamiento son necesarias para que el síndrome no se asiente y afecte la productividad y el desarrollo del individuo.

Se percibe que muchos profesionales tienen el síndrome, pero no lo saben, sin darse cuenta de los síntomas, que surgen, gradualmente. Es necesario proporcionar momentos de reflexión con respecto al equilibrio emocional de los profesionales en el ámbito de la educación, mejorando sus relaciones interpersonales y la calidad del trabajo desarrollado. Por lo tanto, es necesario realizar acciones que prevengan o mitiguen o terminen el agotamiento. Sin embargo, la prevención del agotamiento y también su erradicación en profesionales no es sólo una tarea para aquellos que están con el síndrome, sino que necesitan imaginar una acción conjunta entre estos profesionales que están involucrados y la sociedad, entre Otro.

A partir de las reflexiones, se deben generar acciones encaminadas a buscar opciones para posibles cambios tanto en el ámbito microsocial en el ámbito laboral – incluyendo aquí, los factores organizativos que intervienen en la calidad de vida en el trabajo – como en las relaciones entre los individuos.

A pesar de que el estrés y el agotamiento en la educación ciertamente han estado sucediendo durante mucho tiempo entre los profesionales, siendo un problema grave, el síndrome reportado aquí no es algo nuevo; lo que puede ser nuevo son los desafíos de estos profesionales para identificar y declarar el estrés y el agotamiento que han estado sintiendo. Es necesario iniciar un proceso de cambio personal e institucional, con propuestas constructivas y participativas, para gestionar la propia salud y buscar aliados para iniciar un movimiento que conduzca a la construcción de espacios más saludables en el contexto laboral.

Hoy en día, más que nunca, se pide a los profesionales más equilibrados emocionalmente y preparados para hacer frente a los problemas de la vida contemporánea. Está claro lo importante que es el bienestar y la salud de la persona en el trabajo, ya que es en este entorno de trabajo que permanece la mayor parte del tiempo. El maestro, como cualquier otro individuo, necesita sentirse valorado y también especial. Por lo tanto, necesitas tanto tener tus necesidades aseguradas como visualizar en la vida cotidiana, tu trabajo es valorado por aquellos a quienes está dedicado.

REFERENCIAS

BORTOLUZZI, Cibele de Lara; STOCCO, Josete Alzira Passamani. A influência do estresse no ambiente de trabalho. 2006. Disponível em http://< www.upf.br/seer/index.php/ser/article/download/1752/1162> Acesso em 24 jul. 2019.

CODO, Wanderley. Educação: carinho e trabalho. Vozes. Petrópolis: Rio de Janeiro, 1999.

CODO, Wanderley; VASQUES-MENEZES, Iône. O que é burnout? Em Wanderley Codo (Org.), Educação: Carinho e trabalho (p. 237-255). Rio de Janeiro: Vozes, 1999.

DELGADO, Alvarez Cármen et al. Revisão teórica do Burnout – o desgaste em profissionais da docência. CAESURA, nº 2, p. 47-65, 2003.

DIAS, Reinaldo, Sociologia das Organizações. São Paulo: Atlas, 2006.

FREUDENBERGER, Herbert J.; RICHELSON, Geraldine. Estafa: O alto custo dos empreendimentos. Rio de Janeiro: Francisco Alves, 2004.

LAKATOS, Eva Maria; MARCONI, Marina de Andrade. Técnicas de pesquisa: planejamento e execução de pesquisas, amostragens e técnicas de pesquisas, elaboração, análise e interpretação de dado. 5. ed. São Paulo: Atlas, 2007.

LIPP, Marilda Novaes. Como enfrentar o stress. São Paulo: Ícone, 2008.

LIPP, M. N.; MALAGRIS, L. N. Manejo do estresse. In: B. Rangé (org.). Psicoterapia comportamental cognitiva: pesquisa, prática, aplicações e problemas. São Paulo: Psy, 1998.

LOWENSTEIN, L. Estresse do professor levando a burnout: a sua prevenção e cura. Educação Hoje, 41(2):12-16, 2001.

MASLACH, Christina; JACKSON, Susan E. Inventário Maslach Burnout. Palo Alto: Consultoria de Imprensa do Psicólogo, 2001.

MOTTA, F.C.P. Introdução à Organização Burocrática. São Paulo: Pioneira, 2004.

MÜLLER, Daniela Virote Kassick. A síndrome de Burnout no trabalho de assistência à saúde: estudo junto aos profissionais da equipe de enfermagem do Hospital Santa Casa de Misericórdia de Porto Alegre. Universidade Federal do Rio Grande do Sul. Escola de Engenharia. Mestrado Profissionalizante em Engenharia. Porto Alegre, 2004. p. 1-110.

OLIVEIRA, Silvio Luiz de. Sociologia das Organizações: Uma análise do Homem e das Empresas no Ambiente Competitivo. São Paulo: Pioneira, 2002.

SILVA, Flávia Pietá Paulo da. Burnout: um desafio à saúde do trabalhador. V. 2. Nº 1. Jun/2000. Disponível em: <http://www.seebbauru.org.br/admin/webeditor/uploads/files/burnout%20um%20desafio%20a%20saude%20do%20trabalhador.pdf>. Acesso em 25 jul. 2019.

SMITH, Melinda; SEGAL, Jeanne et al. Burnout: prevenção e tratamento. Helpguide.org. fev. 2018. Disponível em: < https://www.helpguide.org/articles/stress/burnout-prevention-and-recovery.htm?pdf=true >. Acesso em 26 jul. 2019.

[1] Máster en Ciencias de la Educación (UNIVERSIDAD GRENDAL). Especialista en Letras con énfasis en Linguística (FASE-ES). Especialista en Lengua Portuguesa (FACE-BA). Licenciado en Letras – Calificación en Lengua Portuguesa y Literaturas de Lengua Portuguesa (UNEB-BA).

[2] Máster en Ciencias de la Educación (Universidad Grendal). Especialista en Idioma Inglés (FIJ). Graduado en Letras (UNEB). Graduado en Portugués e Inglés por la Universidad Metropolitana de Santos – SP.

Enviado: Octubre, 2019.

Aprobado: Noviembre, 2019.

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here