Desigualdad en la perspectiva socio-espacial: apuntes y reflexiones alrededor de una realidad conflictiva y compresivo

0
1101
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
PDF

BAGGIO, Ulysses da Cunha[1]

BAGGIO, Ulysses da Cunha. Desigualdad en la perspectiva socio-espacial: apuntes y reflexiones alrededor de una realidad conflictiva y compresivo. Revista científica multidisciplinaria base de conocimiento. Año 1. Vol. 9. PP. 564-603. Octubre/noviembre de 2016. ISSN. 2448-0959

RESUMEN

El artículo está dedicado a un análisis de la desigualdad en sus implicaciones, socioespaciais buscando Mostrar la repetición de este tema en la historia, tratando de señalar las distinciones entre la diferenciación y la desigualdad, toma a menudo como sinónimo de expresiones de sentido común. El análisis hace hincapié en el progreso y el redimensionamiento de la desigualdad en la estela del capitalismo y la formación del mundo moderno, poniendo en relieve el sentido correlativo adquirido por la desigualdad, que se incorpora en su interrelación con el espacio, metabolizar, como desigualdad socio-espacial, estrechamente asociada con el movimiento contradictorio y desigual del capitalismo, que alcanza la madurez con la consolidación de la urbanización de la sociedad. Dicha urbanización, extendido y geográficamente dispersos y difundido bajo el efectivo flujos del capitalismo monopolio, pasando a representar su propia espacialización corporativo contemporáneo. Cabe mencionar que esta urbanización amplia, consolidada por la industrialización fordista hasta los años finales y principios 70 ', mientras que si se actualiza aún más complejo en el contexto de crisis/agotamiento del patrón de acumulación fordista y el desarrollo de una nueva norma de acumulación, rastro-espoliativo flexible, jugando un papel central la profusión de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación así como un espectacular financiarización de la economía, dentro de un marco de profusa expansión territorial de la subcontratación, que se mezclan la actual fase de globalización capitalista, conduce a una urbanización más separarse, con la multiplicación y expansión de las ciudades medianas, en una nueva urbanización de carácter Metropolitano, acercando geográficamente las desigualdades, la pobreza y la riqueza, bajo la dirección de una oposición de confrontación y degradantes. El análisis pone de relieve la inserción y el papel de la periferia en el proceso de formación del sistema mundial, no como una fase, momento o circunstancias del desarrollo histórico del capitalismo, pero fundamentalmente como un espacio integrado a él o como una función o condición esencial para la estructura de su propia operación y apoyo. Este enfoque nos lleva a situar el mundo-sistema capitalista como un todo intrínsecamente contradictorios socio-espacial y desigual, en que la reproducción y expansión de la periferia, o tal vez de las periferias, indican una característica estructural de la espacialidad capitalista. En las afueras, en el movimiento de las contradicciones sobre recrudescidas, a pesar de las entradas de cambios estructurales en las formas de organización del trabajo, junto a importantes reestructuraciones en el espacio, especialmente en grandes áreas urbanas, basados en asociación entre el capital financiero e inmobiliario, con coordinación del estado, al cual se añade la importancia de la lógica rodoviarista y su impacto en el territorio Tenemos, así, el avance, pasos rápidos, un conjunto de situaciones problemáticas sociales urbanos en nuestras ciudades, en diversos aspectos, apuntando en un sentido social, a la provocación de una crítica de la urbanización, que causa la desigualdad, la privación y las expropiaciones. Desde el punto de vista de la capital, presionado por las políticas de devaluación del ciclo depresivo actual del capitalismo, estas operaciones demuestran para arriba como nuevos frentes de apreciación de capital, imponiendo un desajuste entre la escala de valor económico (valor de cambio) y el valor en uso (relacionado con aspectos de calidad) de espacio. Bajo esta condición, tenemos emergencias de nuevas formas de resistencia, lucha y organización social, que influyen en acuerdos políticos que entran en el espacio, el plano de la vida cotidiana, una diversidad de acciones intencionales en los intersticios de la ciudad, tanto en espacios centrales como periféricos, estas son prácticas que cuentan, en buena parte, en el tablero auto-organizacional o incluso autogestionário. Teniendo en cuenta que no necesariamente niegan el estado, estas prácticas son entendidas como vectores capaces de mejorar la democracia y más deseadas por las transformaciones de socioespaciais sociedad, señalando un contrapunto auspicioso para el problema de la desigualdad en tiempos contemporáneos, si no esbozar un camino alternativo en un estatista y la empresa privada agudamente.

Introducción

Históricamente, el plan de organización de las sociedades humanas, la desigualdad (entendida aquí como una realidad compresiva contractual relacionada con las relaciones de poder) se presenta como una preocupación desde la antigüedad, causando preocupaciones a importantes pensadores griegos como Platón y Aristóteles, pasando por los filósofos teólogos de la edad media, como San Agustín y Santo Tomás de Aquino, que abarca el período de transición del feudalismo al capitalismo con Thomas Hobbes, que se extiende la edad de la ilustración, especialmente las reflexiones de Rousseau en su "discurso sobre el origen y fundamento de la desigualdad entre los hombres", avanzando por el siglo XVIII, con el pensamiento de Hegel idealista, en particular en su perspectiva política y dialéctica del movimiento de la historia, sino también para el análisis sólido de Karl Marx, que sobre la organización social política y económica, de su tiempo, desarrollando un análisis crítico riguroso teóricamente de la sociedad capitalista, bajo un profundo sentido de indignación alrededor de las condiciones de desigualdad basada en la división de clase, proponer su transformación a través de la lucha social revolucionaria, la desigualdad también ha sido examinada en estudios de alemán Economista y sociólogo Max Weber, bajo una perspectiva más compleja de la estratificación social mediante la identificación de los componentes básicos de la formación de la desigualdad social. En el campo de la geografía, área de nuestro trabajo, el tema de la desigualdad social es un viejo problema y destacar las contribuciones de los anarquistas de Geógrafos Élisée Reclus y Peter Kropotkin, que se enfrentaron con las causas y los problemas de desigualdad social de su tiempo (siglo XIX), aboga por otra forma de sociedad alternativa y más igualitaria. En los tiempos de hoy, no podríamos dejar destacar aquí en América Latina y, más concretamente, en Brasil, el geógrafo Milton Santos, a través de estudios extensos en territorio desigual, globalización y los derechos del ciudadano. En otras áreas tendrás también eruditos y pensadores que, en un if largo, nutrieron la herencia de Hegel y Marx, como Lenin, Gramsci, Luckács. Varios otros estudiosos en diversos campos de conocimiento, si ocupa también el tema a lo largo del siglo XX y principios 21, sin embargo, nuestro propósito en este trabajo hacer una especie de inventario detallado y completo sobre aquellos que prominente, trataron el tema de la desigualdad social en sus expresiones y repercusiones en la sociedad y en el espacio, pero sólo llamar la atención sobre el hecho de que este tema es una preocupación recurrente en historia, destacando, inequívocamente, su relevancia en el análisis de la sociedad y de los procesos sociales, que implican una variedad de enfoques y perspectivas teórico metodológicas.

Diferenciación y desigualdad socioespaciais 

En el supuesto de que la sociedad en su movimiento al cierre histórico y ontológicamente una espacialidad correspondiente, dado por la creación de un área o espacio alcance para las formas de organización social y producción, podemos asegurar que las diferenciaciones sociales se proyectan en el espacio como un rasgo llamativo de su logro histórico, que avanza por los lugares (aquí entendidos como instancia inmediata de drama social) en la forma de un proceso esencialmente desigual y contradictoria o como un desarrollo espacial y geográficamente desigual. Su logro está dado por la acción simultánea de los vectores de la homogeneización, la fragmentación y la división en niveles, cuyas formas espaciales y procesos sociales están inextricablemente vinculados y articulados dialécticamente, componiendo una interacción estructural del espacio organizado. Por lo tanto, la Constitución de esta estructura refleja tanto una homología espacial, puesto que ambas variables en esta relación que surja de los mismos orígenes en el modo capitalista de producción, tales como la conformación de una marcadamente dialéctica entre ellos, dada la inseparabilidad entre el espacio y lo social, lo que sugiere, por tanto, una doble dimensionalidad en esta asociación, horizontal y vertical respectivamente (soya, 1993, p. 99-100).

Parece que la organización espacial es la cosificación de las relaciones sociales en su interfaz metabólico con la naturaleza, que representa una dimensión de totalidad social históricamente producido, en el que la naturaleza se transforma por obra social; Lo que significa que la organización espacial es el resultado de un dialéctica sociedad/espacio. Y, aunque el espacio puede presentarse como algo "principalmente", su organización y su significado como un "producto de la traducción, procesamiento y social la experiencia" (soya, 1993, p. 101). Revoca acuerdos fetichizam el espacio, alejándose de la idea de que puede operar cualquier determinismos en el proceso social. Además, como la organización espacial está sujeto a una sociedad de clases efectivamente refleja "tanto la naturaleza clasista de la producción y consumo de bienes materiales, como el control que ejercen sobre las relaciones de clases sociales surgieron las relaciones sociales vinculadas a la producción" (CORREA, 1986, p. 55-56). A continuación se expresa una diversidad de conformaciones espaciales creada por obra social, que, sin embargo, nos gustaría añadir, sufren interferencia de contextos políticos e institucionales en que se constituyen, dándoles características específicas y los rastros de la diferenciación.

Históricamente, las diferenciaciones sociales existentes, principalmente dirigido a los que se producen en el entorno urbano, cristalizar la forma procesal en espacio-tiempo o incluso, en el práctica mundo sensible como socioespaciais disparidades, que no debe confundirse, por supuesto, como un mero "diferenciación de áreas". Dichas disparidades si se basan y, en gran parte en la división social del trabajo, que, históricamente, como producidos por la variabilidad de espacializações diferencial de flujos de efectivo de las interacciones sociedad-naturaleza. Eso no significa, es necesario destacar, que sus expresiones en realidad se limitan a los componentes empíricos, es decir, cómo evidentes manifestaciones en el paisaje, también consisten en elementos abstractos, como, por ejemplo, dinero virtual, flujos de información, ideologías, etc.. Estas conformaciones nos sugieren la idea de un todo intrínsecamente variable, inherente en el proceso de producción capitalista del espacio, con mayor énfasis en el proceso de urbanización de los países periféricos o del último capitalismo.

Por lo tanto, parece que la diferenciación social y, más específicamente, la desigualdad socio-espacial cubre (categorías cuyos significados son diferentes, pero el plan de sentido común, es tomada como expresiones sinónimas, que es una distorsión), parte de la historia de los pueblos, no una característica exclusiva de una determinada sociedad o sistema socio-económico particular. Tan constante y variable, en los contextos específicos socioespaciais, que acompañan la dinámica evolutiva de las sociedades, ortografía en sus espacios respectivos.

En el desarrollo del capitalismo, sin embargo, las diferenciaciones y desigualdades sobre todo adquieren un nuevo significado y expresiones nuevas, logrando una mayor complejidad, contraste y visibilidad. Tal variabilidad se produce, sobre todo a raíz de la consolidación del proceso de urbanización, especialmente en el período después SEGUNDA guerra mundial con un desarrollo más sólido del capitalismo monopolio y sus aspectos de modernización coordinado por el estado. Desde allí esta urbanización se convierte en extenso. Ella representa una transformación socio-espacial de grandes proporciones, lo que implica, entre otras cosas, en la subordinación de la ciudad campo (LEFEBVRE, 1999), así amplificando el fenómeno urbano. Con él, Henri Lefebvre, nos dice la prolifera y se disemina, socavando la vida de "la tierra", "urbano" no restricción, de hecho, "a las construida en las ciudades", pero que cubre "todas las manifestaciones de la predominancia de la ciudad en el campo" (1999, p. 17), configuración de límites cada vez más inexactas e intrincados entre lo urbano y lo rural. Correlacionadamente, urbanización extensa expresa también la generalización del mundo de las mercancías bajo un espectacular desarrollo de las fuerzas productivas y las redes, aprovechando ambos vectores horizontalización como verticalización del proceso social y capital en el espacio. Tales transformaciones redimensionan y fortalecer las contradicciones fundamentales del capitalismo, como entre capital y trabajo, que se extiende a los campos de consumo colectivo y reproducción social. En este contexto, tanto la diferenciación territorial de las desigualdades socioespaciais tamaño y adquirir mayor complejidad. En América Latina, específicamente en Brasil, con el avance del neoliberalismo, especialmente desde los años 1990, podría-si la desigualdad y segregación socio-espacial, tan asociada con, que está directamente relacionada con las redirecciones, por el estado, de las políticas públicas para apoyar prácticamente exclusivo de los segmentos más competitivos en una economía ya muy desigual, cubierta de gran transferencia de recursos públicos a la empresa privada más las poblaciones empobrecidas, imponiendo mayores restricciones en el acceso a los servicios básicos.

Debemos tener claros, entonces, que no toda diferencia es desigualdad y viceversa, con el sentido de diferencia está estrechamente relacionado con la identificación de la esencia de lo que has puesto en comparación, en su totalidad o en algunos aspectos parciales, que pueden ser crema y natural como cultural. Desigualdad, a su vez, asume en su definición de la variable de condición, contexto en el que social y políticamente establecido las distinciones esenciales que generalmente connota el sentido de la injusticia social, por lo tanto también de conflicto. En esta perspectiva, la desigualdad significa en situaciones de diferenciación entre personas y entre los segmentos de la sociedad, tanto en la misma compañía como entre otros grupos, países o incluso regiones. Así, desvela que las porciones de una determinada sociedad es jerárquicas y estructural en lugar mejores condiciones que otros. Considerando que las desigualdades sociales en diversos ámbitos de la sociedad, como cultura, política, vida cotidiana, economía, etc., no podemos perder de vista, sin embargo, que espacio, como la que comprende todas las otras instancias de la sociedad, proyectando el real como un integrado causas todo y dialéctica, tales manifestaciones si transmutem en expresiones espacializadas , percibido y entendido también como socioespaciais desigualdades.

Más concretamente, tenemos la desigualdad que se produce a raíz del desarrollo del capitalismo y la formación del mundo moderno es uno que:

[…] "si se basa en la propiedad centralizada de la riqueza social generada por la sociedad como un todo en las manos de una clase social, que también es dueño del poder, estableciendo las condiciones para la reproducción en una alianza entre los planes políticos y económicos contra lo social" (CARLOS, 2015, p. 43).

Por lo tanto, bajo una perspectiva moderna la desigualdad socio-espacial es tan estrechamente asociada con el movimiento contradictorio y desigual que marca la lógica de desarrollo y la realización socio-espacial del capitalismo, reflejando la estela de su dinámica evolutiva, alcanzar la madurez con la consolidación de la urbanización de la sociedad. Generalización de la forma desigual alrededor del mundo, esta urbanización representa la espacialización muy corporativa de la modernidad, extraordinariamente complejo y lleno de contradicciones y vicisitudes.  No sin razón la periferia para ser insertado en la formación del sistema mundial no como una fase, momento o circunstancias en el proceso de desarrollo del capitalismo, pero se integra como una función o condición para la estructura de su propio funcionamiento y apoyo, que nos lleva a entender el sistema capitalista del mundo como un todo intrínsecamente contradictorios socio-espacial y desigual, en que la reproducción y expansión de la periferia o tal vez las periferias indican una característica estructural de la espacialidad, que es parte de la lógica capitalista de la supervivencia del capitalismo.

Por cierto, Ernest Mandel, a apoyarse en las desigualdades regionales del capitalismo, afirma que "el sistema capitalista mundial es, en grado considerable, precisamente una función de la validez universal de la ley del desarrollo desigual y combinado" (1985, p. 14 cursiva), presentándola como la esencia del capitalismo y poner en el mismo grado de importancia para la explotación del trabajo por capital. Constituyendo una de las leyes de la dialéctica, entendida como la interpenetración de los opuestos, las contradicciones resultantes del desarrollo desigual y combinado que operan en el proceso histórico como sus propios motores de transformación.

En cuanto a espacio, dichos proyectos de desarrollo como procesos de diferenciación socioterritorial, produciendo condiciones de regionalizações. Vale la pena decir que estos procesos sin duda lograr una mayor contundencia y complejidad bajo el modo capitalista de producción, especialmente en su fase actual, marcado por la globalización, por lo que si cambiar el tamaño de la simultaneidad de vectores y la fragmentación, la integración y la diferenciación. De hecho, esa medida para diversificar socioterritorial, dado por el espacio regional articulado irregularmente conformaciones, reafirma y actualiza el principio de unidad y diversidad en la historia.

La lógica es contradictoria a la ley del desarrollo desigual intrínseco y combinado establece un irrequietamente socio-espacial dinámica contradictoria, marcada por una sucesión de procesos de construcción, destrucción y recomposición de las estructuras espaciales en diferentes partes del mundo, de la misma manera como en porciones de la misma formación territorial, por lo tanto, ser capaces de trabajar la creación de regiones o expresiones regionales, hay más en el mismo tiempo en la formación de complejos urbanos metropolitanos , que se ajustan bajo cierto rasgo regional. Así nos encontramos con una dinámica socio-espacial que se mueve y reestructura bajo la dirección de un juego de producción continuo y diferencial de una "segunda naturaleza", intensamente sometida a la dinámica de la revalorización del capital (sobre todo del capital financiero en asociación con otras fracciones del capital), reflejando la descaradamente al plano del espacio de reproducción, un proceso que produce conflictos y contradicciones que, bajo esa lógica , se convierten en más recrudescidos, marcando así las peculiaridades de la socialización capitalista en la periferia.

En punto a las contradicciones engendradas en la estela de desarrollo desigual y combinado, Mandel identifica potenciales revolucionarios o procesamiento cuando reitera que "la contradicción entre el crecimiento de las fuerzas productivas y la supervivencia de las relaciones capitalistas de producción asume un explosivo", hacia "una capitalismo cada vez más aguda crisis de estas relaciones de producción" (1985, p. 393). Entendiéndolo como una "social crisis global", con el significado de una "caída histórica de todo el sistema social y modo de producción", llevando al aumento de las desigualdades espaciales (que él entendía como necesario para la acumulación capitalista), Mandel señala la aparición de "una nueva tendencia de las luchas de clase diarias, capaces de transformar los conflictos en el punto de partida para los movimientos anticapitalistas de masas" (p. 407) desafío "cada vez más los valores y prioridades del modo capitalista de producción también en el plano social" (p. 409).

El análisis realizado por Mandel ofrece importantes subvenciones, entre otras cosas, la formación en curso, de un diferencial y desigual efectivamente espacialidad en el capitalismo, que no sólo se refiere a la reaparición de las contradicciones en los países de capitalismo tardío socioespaciais, como es el caso de Brasil, como de una manera directamente relacionados con la reforma se contribuye sustancialmente, y actualización de los estudios regionales, lo que nos permite en esta perspectiva, contradicen y preguntar acerca de una homogeneización de supuestas ideas precipitadas de lugares y espacios; ideas con que compactuamos no, es importante señalar, puesto que el espacio de funcionamiento del capitalismo frontotemporal actos tanto vectores a cierta homogeneización, que cubre los componentes y la repetición en la regularidad de los fenómenos del proceso social y económico, como vectores de la misma diferenciación subyacente, vectores incorporar, dialécticamente, un doble movimiento de desintegración y simultáneamente preservar estructuras socioespaciais históricamente constituidas , manteniendo intacta la lógica de producción y reproducción del desarrollo espacial desigual.

Esto significa, entonces, que el logro del capitalismo socio-espacial, intensivo orientación expansiva bajo los auspicios financieros, ambos globalización implica como si Valle de diferenciación y la desigualdad sí mismo para la reproducción y mantenimiento, para que la "condición periférica", a la que son objeto de una gran parte de los países del mundo, juega un papel clave. Esta condición define una "posición subordinada en la jerarquía de los lugares de la economía capitalista mundial," para que los espacios sometidos a relaciones de poder, ya sea por fuerzas externas o internas causas, si no ambos, permiten obtener beneficios super ordeño de las diferentes formas de explotación y acumulación de capital (MATHEWS, 2005, p. 83).

Cabe recordar que la reproducción ampliada del capital beneficio es el motor de la dinámica económica del capitalismo, cuyos actores contemporáneos prominente son las corporaciones, las personas jurídicas que, en General, son de propiedad colectiva, tales como las "corporaciones", cuyas actividades están marcadas por la alta competencia, la coacción y la explotación, conducidas por el obsesivo deseo ilimitado expansión y crecimiento continuo (CAPRA, 1995). "Incluso cuando hay crecimiento y podría, a priori, suena como buena noticia," podrían ser nada "un río largo tranquilo", desde las innovaciones técnicas admite "no sólo molestar a nuestras costumbres y nuestras formas de vida", pero también "crea inevitablemente desempleo, la desigualdad y la paradoja Suprema incluso , decrecimiento. "(FERRY, 2015, p. 22). Que, la ocurrencia de crisis de la devaluación, con la disminución de la tasa de ganancia, derivadas de situaciones de sobreproducción, con la saturación del mercado en términos de suministro, bien muestra, exponer a nosotros, para que el proceso de producción termina contradicciones inherentes. Estas contradicciones que reverbera significativamente en el espacio, que se presenta principalmente "práctico y social y de contenido, específicamente, del contenido capitalista", lleno de conflictos, entre un espacio racional y el espacio más inmediato en el que se desarrolla el drama social, que es conocido, vivido, pero también fragmentado y comercializado bajo la injerencia del capital y el estado (LEFEBVRE 2008, p. 57).

Periferia y la desigualdad Socio-espacial

Las consecuencias de socioespaciais del poder adquirido por las corporaciones o grandes conglomerados económicos dan evidencia para demostrar aún más nocivos en países periféricos (véase, por ejemplo, el reciente episodio de la rotura de la presa de la minera Samarco en Mariana, Minas Gerais), con la tutela del estado explícita o implícita, que actúa más como una especie de socio habían preferido aquellas empresas o superior como vigilante y regulador. Es emblemático el caso de Brasil, la situación en el país un deterioro desnudo explícito de capacidad para gobernar el estado, exponiendo el agotamiento de los arreglos políticos e institucionales en vigor y el agotamiento de la economía, señalando para un desorden regulatorio eficaz del estado en relación con las empresas y sus proyectos en el territorio. Sobre él, tenemos en Brasil hoy, a diferencia de las décadas posteriores a la guerra desarrollo períoda del mundo, especialmente entre los años 1950-70, la mayor parte de las empresas y sus proyectos en el territorio perdido mucho de su control por el estado. Y es precisamente en el desempeño asociado a grandes empresas con los actores políticos y las elites locales y regionales, desde la perspectiva de ganancia económica, encontramos la clave para el control de la empresa del territorio, la condición que multiplicar estrategias de propiedad de riqueza social, que implica el aumento de malas prácticas y el aumento preocupante de la cleptocracia en el país, esto es , de un estado en el que la nación ya no se rige por el estado de derecho imparcial y llega a ser gobernada por la discreción de quienes controlan el poder político, convirtiéndose en valor económico o de hecho la instrumentación para este propósito. En otras palabras, un estado gobernado por ladrones a los ladrones que usan de las potencias y posibilidades por su posición funcional en la jerarquía del poder administrativo y político del estado para operar las prácticas ilegales, en connivencia con el poder económico y financiero, dedicado a la propiedad/acumulación de la riqueza producida socialmente, en el caso de un complejo sistema de alta corrupción, bajo la dirección de una alto nivel la delincuencia organizada en el aparato del estado.  Bajo esta condición la corrupción convertirse en sistémica, operando como un tipo de retrovirus de la política, señalando la necesidad de reformas urgentes e inevitables como la reforma política, entre otros.

Teniendo en cuenta que la lógica de la formación de esta espacialidad recubra irregulares y también se reproducen en las escalas subnacionales, como en el caso de espacios urbanos, se puede entender por qué la periferia, con sus espacios, si está presente en tiempo y espacio como una especie de obra inacabada, como un socio-espacial del proceso parar ni retroceder, antes, por el contrario, se extiende y adquiere gran complejidad y diversidad con mayor magnitud y clarividencia en ciudades medias y metrópolis. Trascender los límites de la mera ubicación y condiciones para actuar masivamente deletreos de la pobreza, la periferia en la transformación de rápidamente bajo los flujos territoriales de recuperación, incorporación, levante así, nuevas formas urbanas y funciones, conforme como un mosaico socio-espacial algo inquieto. Este aspecto ha sido considerado a menudo como algo que estimular o inducir, bajo pretensiones de necesidad apremiante (a menudo negado por el estado), creando effervescences cultural política y prácticas experimentales territorializadas, carácter a menudo intencional, buscando alcanzar, a su manera y dentro de los límites de sus posibilidades, visibilidad social y respuestas tanto como sea posibles, las demandas diarias y los problemas experimentados.

Sin embargo, cabe recordar que, históricamente, las periferias urbanas y regionales, desde el punto de vista del capital y el estado, jugaban y todavía juega el papel de dar grandes contingentes de fuerza de mano de obra barata; Esta fuerza de trabajo, es importante que tenga en cuenta, que es la base de la educación más amplia de la ciudad y el territorio en el que viven y reproducen todos los segmentos sociales, incluyendo la producción de la propia periferia, ya sea como salario trabajo, ya sea como ayuda mutua, o uno mismo-construcción y aún como trabajo disposiciones análogas a la esclavitud, especialmente en la construcción civil con obras que con financiación pública. Urbanización y la producción del territorio ha sido apoyado así en gran medida por la explotación masiva de grandes partes de la mano de obra barata y los pobres, presentes masivamente estos periféricos de espacios, pero también, aunque en menor medida, en espacios centrales de gran urbanos los centros, como personas que viven en tugurios. Así, hay todavía regional polaridad entre riqueza y pobreza, de la misma manera que la reproducción de las disparidades intrarregionales e intra urbano, con la novedad, hoy en día, que estas asimetrías son, especialmente en dirección convergente intraurbana, evolución, tendencia espacial, un acercamiento entre socioespaciais desigualdades, en particular en los países de modernización industrialización o muy tarde y revisa las ciudades recomendadas , como São Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Salvador, Recife, etc., revelando de gran contraste socioespaciais.

Entonces podríamos decir que la estructura más general del espacio urbano, en particular, efectivamente se instala en las desigualdades sociales, revelando en su diversidad, a lo que centralización y concentración del capital en el espacio ", que también puede ejercer sobre los medios de producción y la riqueza, Mostrar la contradictoria e injusta marca pointedly urbanización y ciudades capitalistas. En el entorno urbano de las sociedades periféricas que desigual intrínseco a él lleno de modernidad con la pobreza en un espacio muy complejo y diverso, exponiendo una marcadamente híbrido estructura, ambivalente e inestable, pero sin embargo muy dinámico (BECKER; EGLER, 1994, p. 170).

Es iluminar bastante, en este sentido, controlar el proceso de formación del territorio brasileño y, más específicamente, los términos como el proceso de modernización de Brasil, principalmente de los años 1930. En términos generales, resultó en una modernización marcadamente centralizada, llevado a cabo de arriba a abajo, basado en un pacto con las élites económicas de estado, por la que estableció como una modernización conservadora, convirtiéndose en el eje central de la formación del Brasil moderno. Que influyen en los cambios estructurales de la esfera política, esta "modernización de la alta" marcó la dinámica evolutiva de fondo de la formación del territorio brasileño, con él también, acciones muy selectivos de la planificación económica del estado. Entre otras cosas, llevó una oligopolização rápida de la economía brasileña y gran área regionales contrastes, redefinirán y actualizan en este bajo la globalización neoliberal, exponer las oportunidades de inversión al capital privado en el territorio y una casi obsesiva búsqueda de la inserción de los mercados internacionales de Brasil.  En este sentido, pone en marcha el desarrollo de un nuevo patrón de acumulación en el territorio nacional de instrumentaliza eminentemente económico empresarial el territorio como red y reafirma su condición como base de creación de valor, como mercancía, sujeta, así su dimensión como valor de uso. La continua acumulación en el período actual representa una forma de socialización capitalista de la economía y del territorio que busca una expansión significativa de la base de la propiedad privada, aumento de procesos concentracionistas bajo el mando de las principales empresas corporativas o conglomerados económicos.

En este contexto y bajo esta condición, mover una forma de gestión del territorio y, más concretamente, bajo la dirección del negocio y cómo lo emprendedores, inflando una amplia privatización de plantillas de enterprise templates, espacio concentracionista movimiento por el cual el espacio Coupe en el espacio corporativo y hablar del mismo modo, en las ciudades.  Esta lógica, por nuestro entendimiento, agregados y aprovecha importantes impactos para el medio ambiente y la socio diversidad de lugares, incitar a la degradación, conflictos y barreras al mismo paso que las barreras y fronteras sociales de segregación y espoliações, sorprendentes aspectos de la desigualdad socio-espacial contemporánea, que se presentan en el centro de los conflictos políticos de nuestros tiempos, dirigidos principalmente a afectar la necesidad aguda cómo mejorar condiciones de vida de las poblaciones empobrecidas con la garantía de derechos tangibles sobre todo, no "abstracta de principios de justicia social" (PIKETTY, 2015, p. 10).

Por lo tanto, el plan de su realización no sólo el capitalismo opera desigual y contradictoria, como si las desigualdades valle y instrumentaliza, requiriendo, por tanto, de su propia pobreza, que puede parecer paradójica. No sin razón que en el siglo XXI, bajo un gran desarrollo de las fuerzas productivas de la capital, con notables avances en ciencia y tecnología, formas obligatorias de explotación del trabajo, análoga a la mano de obra esclava, siendo no sólo como se reproducen, sobre todo en los ciclos de crisis como el actual. Los ejemplos se multiplican en el mundo, con milhões de personas sometidas a formas coercitivas de trabajo, tanto en entornos urbanos como en rural ropa, construcción, restaurantes, lugares de prostitución, ambientes domésticos, alfarerías, hornos de carbón, canteras, zonas agrícolas, tala, etc. y ofrecen como ejemplos los casos de Brasil, Haití, América Central, México, China, India, Myanmar, Sudán, pero también Suecia , Reino Unido (Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda del norte), Estados Unidos, entre otros. Esto significa que el proceso de revalorización del capital, especialmente en espacios periféricos, implica la "producción capitalista de las relaciones no capitalistas de producción" (MARTINS, 1990), crianza de socioespaciais correspondiente a ellas implicaciones, participan en espacio más específico recuperación localizada expresiones capitalistas, escribiéndolos ciertas particularidades.

Capitalismo global de auspicios y financiera socioespaciais expresiones de urbanización extensa

Con el desarrollo del capitalismo global y el intenso desarrollo de las fuerzas productivas, apoyados en redes de diversos tipos, se consolidó la urbanización de la sociedad y si ramped para arriba, como una urbanización extensa o ampliado, trascendiendo los límites de las ciudades, llegando a presentar el campo, la ciudad el lugar geométrico de prácticamente todo lo que sucede en el campo. En urbanización de desigualdad capitalista socioespaciais asistir a uno de sus principales expresiones, produciendo históricamente la formación de segmentos sociales diferentes y también diferentes modos de apropiación de socialmente producido riqueza, revelando, en este sentido, la falta de condiciones básicas de supervivencia de parcelas expresiva de la sociedad, con el fin de así imposibilidad propia de todo urbano, con porciones cada vez mayores de personas sometidas a un conjunto de restricciones y privaciones mediante el establecimiento de procedimientos para la inserción de perversa o precario y la exclusión. Tal situación, por supuesto, no debe ser confundido con la idea de una crisis de adaptación urbana, entendida aquí como "parte integral y una individualización de generalización contextual más fundamentales en la espacialidad de la vida social" (soya, 1993, p. 186). Por lo tanto, uno no puede perder de vista el hecho de que socioespaciais son desigualdades basadas en la propiedad de la tierra y la propiedad privada, producidos a raíz de la reproducción ampliada del capital y la transformación generalizada del espacio en mercancía, y, no incidentalmente, ella cerró no sólo un sentido de injusticia social, pero también de conflicto social.

Por lo tanto, podríamos asegurar que urbanismo se ha convertido en una fuerza de producción, interfiere y modifica las relaciones sociales, allí incluidos los de producción, pero no muestra suficiente, por sí mismo, para hacer de ellas. Eso no significa, sin embargo, tomar el urbano y, más específicamente, el urbanismo bajo la dirección de la reificación del espacio. No es exagerado decir que el espacio es entendido aquí en el sentido de social organizaron y construyeron el espacio en que «las relaciones sociales y espaciales son dialécticamente inter-reativas; interdependientes ", mientras que" las relaciones sociales de producción son espacio- y cuotas de espacio "(soja, 1993, pp. 102-103).

El dinamismo alcanzado por el modo de producción capitalista consolida un eficaz asincronía entre la esfera económica y política, en el que gana la primera elevación preeminencia la base económica del proceso social un papel de mando, que implica un desajuste entre procesos económicos y sociales que tienen lugar en el marco de instituciones nacionales e internacionales que debe realizar el ajuste de de hecho, causando la interrupción entre estas instancias. Lo que no permite afirmaciones sobre la existencia de una dualidad entre económico y político, que, en realidad, no existe, las relaciones sociales económicas asumen en una relación dialéctica de doble determinación. Es, más bien, la imposición de la racionalidad del mercado globalizado en el proceso político, establecer progresivamente ciertas función mercantil a lo existencial y a la vida cotidiana, por lo tanto, cubrir el espacio de escalas territoriales distintas. Tal aplicación socio-espacial supone la consolidación del mundo de mercancías, en las condiciones de realización generalizada del proceso de recuperación.

Esta aplicación económica en lo referente a la presentación implica el uso social y el valor en uso en el valor de intercambio, que es responsable del desarrollo procesal de un conflicto entre estas dimensiones, con el uso y el valor de uso a ser subyugado por el valor de intercambio. Con la mercancía se convierten en espacio, dice oposición antitética inquietante entre ellos, no sólo en el plan teórico revela, así como el Marx identificó en algunos de sus textos, sin embargo, es claro, él no vino a la capital para estudiar empíricamente; proyectando también y cada vez más, en el mundo práctico-sensible, irregularmente en tiempo y espacio.

Esto significa que hay distintas posibilidades de apropiación del espacio y la ciudad por los actores sociales, que reflejan sus posiciones en la jerarquía social. Estas diferenciaciones se materializan en la estructura espacial y urbana, a menudo conduce a tensiones y conflictos al plan de acceso a características importantes para la vida y la reproducción social, como el transporte público, vivienda, empleo, educación, salud, ocio, etc., alimentando así la segregación socio-espacial y el conflicto en torno a las representaciones y percepciones por diferentes agentes, que adquieren proyección en la vida social.

Cada vez que una dada la realidad objetiva, tal conflicto marca la urbanización contemporánea fondo, avanza con la multiplicación de apropiación privada del espacio y de adquisiciones corporativas, destaca amplió sustancialmente la base privada de su realización. Una de las consecuencias de este proceso, esencialmente concentracionista, uno puede destacar la compresión creciente de fuerzas en la vida cotidiana, social, medio ambiente y reproducción en el espacio público, por aumento de la desigualdad y la segregación socioespaciais. Son componentes que operan sobre la base de la escalada de la violencia urbana y la formación de altos niveles de malestar y estrés de la ciudad, punto crítico que tiene la marca de desempleo y subempleo, precariedad, bajos salarios y condiciones perjudiciales del sistema educativo y de salud pública.

Formación de elevación de territorios y ciudades, por tanto, protector de relaciones corporativas con la globalización financiera actual tutela, que impone una abrumadora financiarización de la economía, con gran cobertura en el espacio, más específicamente en el negocio alrededor de él. De hecho, el capital financiero en la apropiación del espacio un soporte robusto para su protección y valorización, que se define como una estrategia reproductiva, un ambiente marcadamente competitivo y con la capital sometido a procesos de devaluación, nos está dando el tono de la crisis capitalista contemporánea.

A modo de ejemplo, ver lo que ocurre en el segmento de vivienda, con la difusión, en todo el mundo, del mismo paradigma, se vuelve dominante, que es el modelo de financiarización de la Villa. Este modelo ha tomado bajo los flujos de efectivo del neoliberalismo, a desmantelar los sistemas de vivienda pública por el estado, con el objetivo de la aplicación en casa individual con financiación por créditos bancarios, los bancos públicos, ampliando las formas de atraer inversiones para este propósito. La condición fundamental para esta situación radica en la propiedad privada individual, permitiendo que la tierra y la vivienda son constitutivas de un activo financiero, para la reventa a escala planetaria.

Agentes financieros desempeñan un papel grande en el mercado inmobiliario, ofreciendo créditos para la construcción y compra de bienes inmuebles, en el que los costos son sustancialmente elevados. Por lo tanto, el capital financiero como un agente relevante en la conformación del espacio construido, por medio de su reproducción. Este proceso ocurre a través de una amplia articulación de capital financiero con otras fracciones del capital (tierra, comercial e industrial), con la coordinación del estado (CARLOS, 2015, p. 57). De estas operaciones es proporcionar beneficios y dinero acumularon redirigir el mercado financiero, inversiones sólidas en la producción de nuevas formas urbanas y nuevos espacios, tales como edificios corporativos, rehabilitación de áreas centrales, antiguos espacios industriales, de zonas portuarias etc., operaciones que tanto aprovechan la apreciación de la propiedad de la tierra como favoreciendo condiciones más generales del movimiento del valor de carga en respuesta, por lo tanto, la reestructuración de parcelas expresivos en la ciudad, que ha involucrado a menudo en los desalojos y expropiaciones, subvertir, los derechos sociales básicos, bajo el sello del estado. Casi invariablemente las intervenciones urbanísticas realizadas por el estado han contribuido sustancialmente a la expansión de la desigualdad socio-espacial y las tensiones en la vida cotidiana.

Cabe recordar que en el conjunto de formas que componen la estructura urbana total el "fijo" es la cubierta principal y las formas más extensas de uso de suelo urbano, lo que significa mucho más que un refugio, siendo también una forma de inserción en la ciudad, si solamente resumir la vivienda unidad de vivienda, pero como todas las demás formas construidas que conforman el espacio urbano (BAGGIO 1995, p. 5). Lo que sugiere la idea de pensar el universo como un sistema relacional espacio de vivienda, estructuralmente diverso y desigual, lo que refleja la estructura de las clases de la sociedad capitalista, haciendo acceso a socialmente producido bienes y servicios se lleva a cabo bajo el nombre de selectividad, incluso mayor en la periferia del sistema mundial, como el brasileño. Y vivienda es uno de los bienes (mercancías) que porciones significativas de la sociedad no tiene acceso remotamente satisfactorio, dado los bajos salarios, en una economía que en esencia es marcado y que, por lo tanto, no absorbe a todos ellos, haciendo inserción formas precarias se multiplican en la sociedad y el espacio. En el límite esta realidad tan si se da la existencia, en la otra mano, la mano de obra, sobreexplotación fueron imponiendo restricciones enormes ingresos para una gran parte de la clase obrera y, por otro lado, la institución privada propiedad de la tierra y la organización del espacio por el capital. Las contradicciones e incompatibilidades resultantes territorialmente empiricizam la pobreza, producción técnica de la producción del espacio urbano, económicamente y socialmente segregan. En el país de industrialización tardía, sobre todo, tenemos esta contradicción fundamental en un vector de muchas socioespaciais ilegales desde el punto de vista de planificación de la legislación y el código de edificios, obras, por lo que los modelos de propiedad y organización del espacio urbano establecieron en la normativa legal vigente. Estos inserción de prácticas ilegales en la ciudad, desde el punto de vista del estado, tiene, sin embargo e históricamente formada en las posibles alternativas de "solución" del problema de cómo y donde para vivir entre segmentos sociales de bajos ingresos (BAGGIO, 1995, p. 11-12), cuyas expresiones socioespaciais son parte de grandes partes de nuestras periferias urbanas, principalmente.

Con flujos de financiación en el mercado inmobiliario, una lógica de producción masiva de mercancías, que ha impulsado por las acciones de estado, traslados de poblaciones pobres de submoradia, con la consideración de la producción de viviendas en los espacios periféricos, a menudo con carencias y deficiencias de infraestructura y servicios, destacando mayores dificultades de reproducción social y la calidad de vida. Abre los pasos rápidos un frente político urbano muy lucrativo al capital financiero, multiplicar la inversión en urbano. Transformaciones espaciales para que la ciudad tiene pasado pulgadas pasos rápidos, pero produce conflictos y resistencias. Aunque pueden identificar logros auspiciosos para los movimientos y otras peleas urbanas que implican enfrentamientos con potencias hegemónicas, estas siguen siendo activismo, al menos por ahora y en General, en lugar de forma fragmentaria, porque viene en ampliar y fortalecer las articulaciones, peso el uso de las nuevas tecnologías de comunicación que operan, de hecho, la escala a la política.

El contexto de la crisis que surgió en los finales de 1960 y principios ' 70, el agotamiento del modelo fordista de acumulación y la transición hacia un nuevo estándar, eso significa que David Harvey de "acumulación flexible" (1992), que creó su propia crisis de fordistas economías de aglomeración. Esta crisis ha impulsado el movimiento de devolución del capital industrial, que representa un primer momento de formación de nuevas áreas urbanas y centros urbanos. Este movimiento de creación de nuevas aglomeraciones plurimunicipais allí en el desarrollo del outsourcing, que bajo la actual crisis por imponerlas una densidad más alta en sus relaciones con gran dinamismo y proyección para el sector de servicios, bajo la preponderancia del sector financiero y sus enormes inversiones en la expansión y la reestructuración del espacio. Edward Soja en aclara su significado más amplio, al señalar que:

"La reestructuración, en su más amplio sentido, transmite la idea de una 'marca de la resbalón', o una rotura en las tendencias seculares y un cambio en la dirección de un orden y una configuración significativamente diferente de la vida social, económica y política. Evoca una combinación secuencial de intento de colapso y reconstitución, reconstrucción y deconstrucción de ciertas deficiencias o perturbaciones en pensamiento y acción. El viejo orden suficiente para evitar parches adaptables convencionales y la demanda, en lugar de ellas, un cambio estructural significativo es pelado ".

[…] "La reestructuración no es un proceso mecánico o automático, ni sus resultados y posibilidades potenciales están predeterminados. En su jerarquía de manifestaciones, la reestructuración debe considerarse origen de y graves choques en situaciones reactivas y las prácticas sociales existentes y gatillo una intensificación de la lucha competitiva por el control de las fuerzas que constituyen la vida material. Por lo tanto, ella implica flujo y transición, posturas ofensivas y defensivas y una mezcla compleja y corazón continuidad y cambio. Como tal, reestructuración cae entre la reforma parcial y la transformación revolucionaria, entre la situación en perfecta normalidad y algo totalmente diferente "(soya, 1993, p. 193-194).

De hecho, este "marcas de la resbalón" implica a la vez, cambios en el tiempo y el espacio, cambiar el tamaño de las prácticas sociales, que cubren la ciudad y el campo, manifiesta, en General, para una mayor segmentación territorial de la cadena de suministro y crear nuevas funciones, mayor fragmentación y redefiniendo las disparidades territoriales, aumentando, entre otras cosas, segregación socio-espacial de procesos, aumentando las desigualdades. La estrecha relación entre la reestructuración y la espacialidad traduce un intento de ajustar el capitalismo, reactivo, sus matrices temporales y espaciales (soya, 1993), que cubre muchos países de industrialización original (aquellos con mayor agudeza), como espacios de la periferia del sistema mundial, como está pasando en América Latina y tan espectacular, en Brasil. Participación asociados Socioespaciais transformaciones derivadas, reconversión productiva y la adopción de políticas neoliberales, apuntando al hecho de que las ciudades, más que antes, son ser estructurado y manejado conforme a las exigencias de capital a una gran discrepancia con las demandas sociales. Así, la fuerte caída en el empleo en la industria, la expansión de la subcontratación, la degradación de los salarios y derechos, entre otras condiciones, sólo aumentando las disparidades socioespaciais, compresiones y las locuras en la vida cotidiana, especialmente en grandes conglomerados urbanos metropolitanos.

Sin duda el capital financiero ha contestado por cambios socioespaciais expresiva, principalmente en espacios metropolitanos, pero también en ciudades medianas, se moverá. La creación de estas nuevas centralidades y funciones impresiones nuevas dinámicas de valoración económica del espacio, muy unido al crecimiento exponencial del uso del coche en nuestra sociedad y relacionadamente, la extensión de la red vial. En este sentido, los vectores de expansión urbana más actuales están a lo largo de las arterias principales de la circulación automóvil, favoreciendo, entre otras cosas, la expansión de urbanizaciones en los sectores periféricos de la ciudad. El coche una vez más aparece como vital para el tejido urbano que se separa. Como aquellos bienes raices proyectos se multiplican y extensamente, dando una tendencia en la actual urbanización (que cubren ambas ciudades grandes, medianas y hasta pequeñas), la motorización de la sociedad y claramente, coercitivamente, que influyen en efectos deletéreos en la vida de crecientes porciones de la población. Por lo tanto, se convierten en sujetos a una forma urbana cada vez más fragmentado, desigual y animado, sustancialmente condicionada al desarrollo de la subcontratación y, en particular y tan asociado con tráfico automotriz. Diversas situaciones en América Latina pueden ser identificado y, en particular, en Brasil, si algo emblemático de este proceso.

Es sorprendente que la generalización del uso del automóvil en nuestra sociedad, especialmente en entornos urbanos, vino a representar un componente de compresión y perturbación al medio ambiente y a la vida cotidiana, diseñando como un problema de salud pública. Responder por regular congestión, contaminación atmosférica, ruido y accidentes a gran escala, visuales, acidificación, impactos en edificios y monumentos históricos, sedentarismo, obesidad, trastornos de atención, problemas respiratorios y corazón, irritabilidad, entre otros problemas, el uso generalizado del automóvil representa, por lo tanto, amplió formación de un ambiente degradante y degenerativo en nuestras ciudades. En Brasil, notablemente rodoviarista país, los principales centros urbanos se han convertido en verdadero infierno.

Tenemos que esta centralidad del automóvil uso implica una forma de vida urbana en la que la relación entre el pueblo y la ciudad se convierte cada vez más mediada por gas, señalización alguna de otras condiciones de la enajenación socio-espacial, al caminar y disfrutar del paisaje, que crean relaciones más directas entre ambientes y personas y a los lugares , disminuyendo bajo el reinado del automóvil motor de la sociedad, lo que aparece como una expresión básica de la lógica de la materia en el proceso social.

Para muchos el coche metamorfoseou un vestido o accesorio del propio cuerpo, y hay cierta percepción de que sin él la vida moderna prácticamente podría ser un obstáculo. Hay evidencia de que ya se ha convertido en algo más codiciados y valorados que la propia vivienda o lugar de residencia, a menudo siendo elevado a la condición de proyecto de vida. No es suficiente, por lo tanto, justifican el uso creciente del automóvil real debilidades del sistema de transporte público, que no está lejos de la verdad. Sin embargo, parece que hay evidencia fuerte que la mera mejora de este sistema no sería capaz de revertir esta condición.

La centralidad adquirida por el Auto en la sociedad moderna consiste en la transformación de la calle (espacio público) en lugar de paso y corrientes, lo que es un doble espacio dividido, es decir, como un lugar de paso de peatones, que empujan el tiempo rítmico de trabajo inferior y como medio de circulación, el privilegio que sugiere, junto con otras variables , una especie de mercado privado de la propiedad de la calle, para que el coche ejerce efectos condiciones e inductores fundamentales. En este sentido,

"La invasión de automóviles y la presión de la industria, es decir, el lobby del automóvil, hacer un piloto de estacionamiento objeto de una obsesión, el movimiento de un objetivo prioritario, destructores de la vida social y urbana.             El día necesitará limitar los derechos y poderes del automóvil, no sin dificultades y la destrucción "(LEFEBVRE, 1999, p. 29).

Tal transformación de la calle representa el conflicto protagonismo y valor en relación con el uso y el valor en uso, que implica un sentido de cierta mortificación de la calle, que no hace, sin embargo, sin resistencias y reacciones. Y esta razón representa históricamente un lugar de encuentro y de habilidades sociales importantes para la vida urbana, llevando a "otras fechas" en ciertos lugares, que junto a sus veredas, como bares, cafés, cafeterías, restaurantes, culturales centros, mercados municipales, parques y discotecas. Aunque estos lugares están sujetos a flujos de transformadores/corriente Metropolitana, no obstante y dentro de ciertos límites, promoción ambientes relacionales que animan la vida urbana, promoviendo acercamientos y diferencias desiguales que favorecen retiros. Son aspectos que representan contrapuntos de importantes tendencias segregacionistas de la ciudad. Que no hace el reembolso de la calle la "solución" a este problema, aunque requiere otras posibilidades a la vida urbana, en medio de un entradas de diario fragmentado y sujeto a un orden marcadamente demasiado burocratizado, embarazado con aspectos coercitivos y represivos.

Dado esto y en su defensa, puede hablar con:

"Donde el camino desaparece, la delincuencia aumenta, es organizado. En la calle y este espacio, un grupo (la ciudad sí mismo) se manifiesta, aparece, toma posesión de lugares, realiza un espacio de tiempo adecuado. Dicha resolución indica que el uso y el valor de uso pueden dominar el intercambio y el valor de intercambio "(LEFEBVRE, 1999, p. 30 grifos).

Ante este escenario y la ciudad y, de hecho, el grito de la vida diaria hacia fuera para socioespaciais y escala de política social, a pesar de las actividades de apropiación capitalista prominente del espacio del vector, alimentaron, como resultó, la financiarización de la economía. Las exigencias de uso y valor de utilizar así pone en conflicto directo con los procesos de valoración económica del espacio, tanto en áreas centrales, particularmente de grandes ciudades, como en espacios periféricos, que abarca la formación de la tendencia de aglomerativos ejes de expansión de la ciudad, no demasiado papel de inducir estrés representado por Auto en el proceso.

En las áreas centrales, esta recuperación se ha disparado, generalmente para los proyectos de revitalización urbana llevada a cabo por el estado, a menudo implica alianzas con agentes financieros, que a menudo precipitado aburguesamiento urbano, un proceso que, en gran parte, la permanencia de empobrecidos segmentos sociales en estas áreas, tales como los residentes de viviendas, etc., que no pueden pagar los costos de tales operaciones de ubicación urbana. Se produce, así una sustitución progresiva de estos segmentos sociales por otros de mayor poder adquisitivo, como se puede notar de la implementación de nuevos negocios en estos espacios revitalizado, como diseño, compras, discotecas, hoteles, restaurantes y bares "más sofisticación", etc.. Lo que parece importante a retener aquí es que, además de producir cambios sociales y morfológicos de paseos en la ciudad, la gentrificación es responsable de la imposición de un carácter espoliativo y la racionalidad que aumenta las desigualdades y las tensiones separatistas en el espacio urbano.

La elevación de la tierra cargados por los propietarios de tal revitalización proyectos, bajo el manto protector de la cultura y el patrimonio, opera sobre la base de este proceso de invasión y sucesión en la ciudad. Señalamos, por cierto, que es a través de la inversión de capital en el espacio que la mercancía la tierra si las metamorfosis en capital inmobiliario, un activo financiero que aparece en la forma de una nueva base de edificios (restaurado, modificarse o sustituirse por otros) y funciones urbanas. Por lo tanto, es evidente que este proceso de recuperación actúa como una fuerte desigualdad socio-espacial, vector vector que es sostenida por una estrecha asociación entre el estado y la capital, con la primera actuando como el representante más grande de intereses corporativos, en detrimento de la mayoría de la sociedad. La tipificación de esta asociación consiste, por tanto, en el sentido de un proyecto de sociedad desigual, que se expresa como desigualdad jurídica de la riqueza y ante la ciudadanía como desigualdad pronto como socio-espacial.

Reafirma, en este sentido, que se ha hecho espacio, efectivamente, fundamento seguro y preferencial a la revalorización del capital, especialmente en ciclos de crisis, dando por resultado sus condiciones reproductivas que generalmente son creados principalmente por el estado. Usted puede ofrecer como ejemplo la asignación geográfica de capital estrategias devaluados, que multiplica las inversiones que, en general, maximizan su concentración, o incluso su supermonopolização a escala global, aumentando los procesos de producción de las empresas.

Esta dinámica expansiva-concentracionista es un aspecto llamativo de la espacialidad capitalista contemporáneo y, así, el desarrollo desigual, por aumento de las disparidades sustancialmente espaciales. "Y cuando hay la desigualdad geográfica en el desarrollo capitalista, hay transferencias geográficas de valor" (soja, 1993, p. 139); las transferencias, según soja, se definen como mecanismos o procesos por que "parte del valor producido en un lugar, área o región se lleva a cabo en el otro, agregar a la base de la acumulación localizada de recibir región" (p. 140). Estos mecanismos son nuevas relaciones de explotación en los lugares de recepción, estableciendo un espacio cambiante que se asemeja a la estructura centro-periferia, pero con mayor laminados, sostener como verdad empírica multifractalizados mosaicos, que, expresando el desarrollo geográficamente desigual del capitalismo globalizado contemporáneo, al mismo tiempo también están firmemente articulados a él, así integrado a su lógica.

David Harvey (2004) destaca el hecho de que, en el ciclo actual del capitalismo, tal mecanismo de transferencia viene con espoliativas prácticas de cultivo, produciendo dificultades, conflictos y restricciones en la acumulación de sí mismo. Puede entenderse, entonces, que esta dimensión de espoliativa del nuevo patrón de acumulación refuerza las desigualdades espaciales y los conflictos en el marco de la reproducción social, que implica, entre otras cosas, la despossessões y la privatización de activos públicos, proyectando como despojo socioterritorial. Teniendo el sentido de una exploración recrudescida del trabajo, la acumulación por desposesión, en curso, se materializa como un aspecto llamativo de la urbanización y urbanos en la contemporaneidad.

A raíz de este nuevo patrón de niveles de acumulación de concentración de los aumentos de riqueza del mundo, exacerbando las desigualdades, especialmente desde los años 1970-1980, produciendo importantes asimetrías entre países socioespaciais, sugiriendo, según Thomas Piketty (2014, p. 233), que "las diferencias institucionales y políticas han jugado un papel central" en la producción de estos contrastes, escenario en el que las empresas pueden encontrarse las corporaciones deportivas facturación sobre PIB de países enteros. Con respecto, más concretamente, a la desigualdad de ingresos, señala el autor que la desigualdad de la capital ha sido regularmente regularidad que "sí mismo no es evidente," revelar, con precisión, "la naturaleza de los procesos económicos y sociales que rigen la dinámica de acumulación y distribución de los activos" (p. 240). Por lo tanto, "la distribución de la propiedad del capital y los ingresos que proviene de" presenta "sistemáticamente más concentrada que la distribución de las rentas del trabajo", con un peso, para eso, el hecho de que la acumulación de capital "fuerte" en la actualidad para satisfacer estrechamente ligada a recibir herencias (capital heredado) y sus efectos acumulativos, favoreciendo mecanismos de ahorro (p. 239). Que es no quiere decir, advierte economista, que uno debe ignorar la desigualdad de los ingresos del trabajo en relación a la capital, desde las primera parcelas expresar expresivas del ingreso nacional entre dos tercios y tres cuartas partes, aproximadamente; Además de su distribución siempre fue muy desigual entre diferentes países. Revela que las políticas públicas y las diferencias nacionales pueden tener implicaciones importantes en la conformación de las desigualdades y las condiciones de vida de grandes partes de la población (p. 250).

En este mismo contexto, es claro que la abrumadora financiarización de la economía, proporcionada en gran parte por el desregulametação del flujo de capital y el desarrollo espectacular de las tecnologías de la comunicación, ha conducido a un doble movimiento de variables correlacionadas. Por otro lado, ha sido "un proceso recurrente de devaluación de la obra, con una progresiva precarización de las condiciones de empleo y remuneración" y, por otro lado, el "solicitante de desempleo", conduce al deterioro del mercado, relaciones laborales y política social, en "el generalizado aumento de la desigualdad económica y social en las naciones desarrolladas y en desarrollo" (DEDECCA, 2010, p. 2), aunque la pobreza generalmente disminuye en el mundo, mientras que ha aumentado la distancia entre los más ricos y los más pobres, que apunta a un mayor enriquecimiento de una minoría, así produciendo una mayor concentración de la riqueza.

Especialmente en la periferia del sistema mundial y, en particular, en América Latina, agudamente contrastantes socioespaciais disparidades comportan enteramente el sentido de una oposición degradantes, que ambas cubiertas cómo fomenta la multiplicación de las fronteras y las particiones monitoreadas entre espacios desiguales.

En el contexto del mercado puede identificarse en la dualización entre, por un lado, actividades y experimentos, mejor pagados y más robustos, más avanzados y, por otra parte, un gran segmento de funciones inversas. Sería no exactamente de una dualidad, sino más bien un contradictorio y desigual proceso capitalista, terminar una espacialidad correspondiente desigual, pero su condiciones y determinaciones de la actual crisis. Por lo tanto, es la formación de un mercado laboral muy segmentado, revelando una gran polarización social. Ante esta situación, las funciones reguladoras y sociales del estado sufren un retroceso significativo, mientras que si las relaciones más flexibles, debilitando su fuerza de trabajo. Junto con el aumento del desempleo, esto resulta en la expansión del sector informal de los niveles de la economía, que influyen en una mayor precariedad en el mercado de trabajo y, por tanto, la reproducción social.

Condiciones socio-espacial implica, seguramente, en restricciones al derecho a la ciudad a un número creciente de personas, lo que sugiere que urbanización ha convertido en crítica, con el fin de expresarse como imposibilidad de todo urbano. Tiene un urbano y una ciudad por la negatividad de la obra, que incluye el sentido del trabajo enajenado, no aparecen generalmente como actividad creativa como fuente de valor, pero más específicamente como un medio para mantener la existencia física del trabajador que no aspira, en su mayor parte, algo que no sea de consumo conspicuo.

En las circunstancias contemporáneas de un imparable mercantilización del espacio, con el estado coordinando acciones en la ciudad para hacerlo competitivo y atractivo para nuevas inversiones, bajo la dirección de la mayor capitalización posible, esta guía no tiene, en General, más grandes contrapartes en materia de desarrollo social y ambiental, aunque se lleva a cabo bajo el atuendo ideológico de la sostenibilidad, la nueva guía de los medios de comunicación vector los grandes emprendimientos en el espacio , el ejemplo de proyectos orientadas a la creación de condominios, que se presentó como una tendencia de urbanización actual.

La extensión geográfica de estas formas urbanas, incluso en pequeños pueblos, consolida a un enclaves urbanos, destacando una modalidad de propiedad privada expansivo y multiplicación de las discontinuidades en la trama urbana. Se multiplican con la demarcación más estricta de separación, acentuando considerablemente, junto con otras variables, la transformación de la ciudad en una especie de anticidade, que lo hace bajo el carácter de segregación, desigualdad, violencia, miedo, inseguridad y desconfianza generalizada.

Este escenario de escalamiento y actualización socioespaciais desigualdades, sustancialmente debilitado las instituciones democráticas, lo que dificulta la participación y el consenso, aunque formalmente se garantiza el derecho a la participación. Y tanto los problemas de la participación social como los cambios de solicitud del representante en la forma de la política, en el sentido de sociedad gravitan más en que el estado (y la estadolatria), no como prácticas sociales únicas o exclusivas de mediación. Prácticas sociales, explicar, entender muchas de las acciones realizadas por los movimientos y otras formas de organización política y social, así como teóricas prácticas que interactúan bajo la dirección de una dialéctica fecunda.

La perspectiva de la mencionada política no significa, sin embargo, la descalificación o estado negativo o el rechazo de cualquier forma de autoridad válida y legítima, que también ampara a líderes o voceros de los movimientos y otras formas de acción. Lo que no se confunde con una condición de cooptación subordinado al estado, pero, más específicamente, de una vía guiados por una inserción efectiva diversificada y participativa del pueblo en la vida política, en el sentido de un acto más potentized y plural realidad limitar o incluso neutralizar zonas de pensamiento y de poder coercitivo. Recobriria el derecho de ejercer las prácticas bajo la dirección de la democracia directa, así como la mejora continua de la democracia representativa, desalentando tanto extremismo de la derecha, como expresiones de carácter ultraliberal. Estas fuerzas, como usted bien sabe, pone en peligro democracia sí mismo, de la misma manera que cualquier cosa que contribuye a la destrucción/superación del capitalismo y, mucho menos, a la creación de una "otra" y mejor forma de organización empresarial.

Sin embargo, se necesitan nuevos acuerdos políticos e institucionales, como la reforma política, que, además combatir los problemas relacionados con la corrupción, componente que alimenta las desigualdades, si también a la solución de la crisis de representatividad y la mejora/ampliación de las formas de participación social en la vida política, realmente limitar o desalentar las prácticas de manipulación y reparto del estado.  Además de la reforma política está también llevando a cabo una reforma fiscal, promover una revisión más estructural de la materia, con miras a un sistema más federalista, prevención de la guerra entre los Estados y los lugares. Esta reforma debe impuestos más ingresos que el consumo, simplificando los impuestos gravados sobre él, entre otras cosas. Además, la necesidad urgente de avanzar en la reforma urbana en el país, que se enfrenta, como todos sabemos, grandes dificultades. Ella tropieza con poderosos intereses económicos en el espacio, cubriendo el estado sí mismo, sino su interferencia substancial de clases sociales dominantes. Unos se recuerda que en la actual etapa de la urbanización, planificación urbana está sometida a la lógica de las empresas y de la empresa, con el estado el rol de proveedor de las condiciones de beneficio de los inversionistas, impulsar la apertura de plusvalías frentes en el espacio, así que la producción y la apropiación de la plusvalía. Hay una necesidad urgente, además, llevar a cabo la reforma de las pensiones, cuyo sistema actual constituye una fuente permanente de fuerte endeudamiento del estado.

Junto a otras reformas no menos importante, estas reformas son esenciales para impulsar el desarrollo económico, social y territorial, poniendo en perspectiva la priorización política que son efectivamente capaces de reducir las desigualdades y fortalecer los derechos sociales.

Por otra parte, nos permitimos en la medida en que el capitalismo, en su movimiento contradictorio y sobre todo periféricas, permite la construcción de una democracia más avanzada con el fin de promover una eficaz reducción de las desigualdades y la justicia social. ¿Sería realmente cierto que el capitalismo es compatible con la democracia, como muchos creen? ¿La vida urbana cotidiana no gire (en la periferia, dirigida en primer lugar, pero también en partes del centro) en situaciones nucleares de las economías de la expropiación en el mismo paso las economías de operación, con rasgos de espoliativos fuerte? Véase, por ejemplo, cambios que son procesado en el mundo del trabajo, que implica la cada vez más inseguro, la orientación del trabajo en meta y la presión permanente para llegar a ellos, trabajo de inestabilidad, temores sobre la posibilidad de constante desempleo, abrumadora rutina; Por último, un conjunto de generadores de componentes de angustia, dolor, estrés, síndrome de Burnout (conocido como síndrome de agotamiento profesional) y la depresión. Son sin duda preocupantes expresiones trabajo, más concretamente el trabajo enajenado, avanzar rápidamente, y universaliza if de humanizar la globalización y su máquina de acumulación espoliativa. Coercitivamente modula las necesidades de capital de trabajo, lo que lo convierte en una condición dada la inexorable y "natural". Bajo tal condición, uno puede hablar de la formación ampliada de una especie de Reino de no-trabajo, trabajo como negatividad, cuyas formas y su influencia actual organización compresiva inseguras relacionadas con una doble condición de desprestigio, gran parte de la obra en sí (su política) como el trabajador.

Aquí es un componente que parece de la mayor importancia para entender más a fondo el significado de la actual crisis, que también reverbera o se manifiesta como crisis de la ciudad, invasivamente a la racionalidad de la tarea y el mercado, operando bajo la lógica de una reproducción ampliada de capital, dirigidas, extrayendo así "super ganancias de ordeño", o para obtener márgenes superiores a la tasa media de ganancia. Bajo esta condición se impone como un dispositivo fundamental y estratégico a las actividades regulares de los agentes de diferenciación socio-espacial capitalista, contrastes amenazantes y potencialmente explosivos.

Nuevas prácticas socioespaciais: contrapuntos políticos en la vida urbana cotidiana

Bajo las órdenes de una urbanización crítica, produciendo compresiones en la urbana y desigualdad, resistencias y luchas espaciales políticas emergen frente a una serie de adversidades experimentado, mientras que el plan de la vida cotidiana una diversidad de acciones intencionales y las formas de movilización equipado, en buena parte, en un rasgo de la auto-el organizacional, comporta sentidos de la transformación y emancipación. Generalmente tienen la distancia correcta del estado, pero no necesariamente negarlo. Estos activismo urbano han conseguido ciertos logros, auspiciosos, alrededor de diversos temas, tales como movilidad urbana, vivienda, arquitectura urbana, patrimonio cultural y ocio, ambiente, cultura, etc.. Aunque nadie puede decir, al menos por ahora, que protagonizem el fondo de la ciudad y las transformaciones de la vida urbana, que representan una amplia gama de estimulantes cuestionar estos temas, que permean e influyen en la vida urbana, despertando el interés de un creciente número de personas y sectores de la sociedad, con exigencias suprimidas o no satisfechas, a menudo negado por el estado. Por lo tanto, estas fuerzas contribuyen a la ampliación de perspectivas y posibilidades de funcionamiento para el tratamiento de los problemas urbanos, que representan, en forma, contrapuntos de impuestos lógica y racionalidad económica unilateral. De hecho, sus acciones y estrategias promoción derecho sustancialmente la reactivación del uso social de los espacios públicos, beneficiando así a la vida urbana.

En su conjunto estas prácticas anotar en varios lugares y regiones de la ciudad, especialmente en la periferia urbana, donde, en general, las demandas son más contundentes. Así, sus acciones y experiencias politizam temas y demandas urbanas importantes, dándoles visibilidad pública. Que utilizan, entre otros medios, las inyecciones de las nuevas tecnologías de comunicación como el internet y las redes sociales.

En muchos entornos periféricos infra-urbanizados que prosperan en la estela de la urbanización extensa, caracterizado por edificios y un entramado urbano degradado, con enorme predominio de trabajadores dispersos y separados de los centros y más bien equipadas con servicios, infraestructura y empleo, las luchas por las mejoras de viviendas y urbana han sido una constante, en que urbano y rural y superposición bajo los términos de una distribución restrictiva y exclusivo, urbanización que alienta tanto socialmente y las prácticas perjudiciales para el medioambiente, como reactivas medidas para mejorar las condiciones de vida.

Con gran vitalidad y versatilidad, estas activismo urbano fragua en los bancos y los intersticios de ruidoso ambiente socio-político de espacios urbanos, potencial movilizador y deseos más estimular maneras de proponer inventiva, de relacionalidade y uso del tiempo y del espacio, que maravilla y amplificar sus propios significados de la ciudad y de lo urbano, ampliando, además, las posibilidades de la democracia, enriqueciéndolo más allá estado demasiado centrado en las directrices. Actúan, por tanto, un sentido de auto-el organizacional a la vida política, que no niega, cabe recordar, el estado, pero aumenta las fuerzas de transformación social. Estas prácticas dan así un mayor empoderamiento a sujetos sociales con respecto a la preparación y desarrollo de proyectos y acciones alrededor de las demandas que más directamente afectan a sus vidas, representando respuestas posibles o incluso cualitativas contrapuntos políticos a cierto procedimientos reinvención de la propia vida cotidiana. Por las aristas y los intersticios de este espacio-tiempo, tal vez está delineando una posible nueva filosofía de vida, suscribirse a reactivo en el fulcro de una espacialidad contradictoria y desigual, amalgamada a un invasivamente consumista capitalista cotidiana, tensada y coercitiva, pero que, sin embargo, representan una especie de final de la historia o a través de. Bajo el resurgimiento de las contradicciones contemporáneas, uno puede incluso destacar que tal fuerza de carácter auto-organizacional no sólo probablemente crecerá en Brasil y en el mundo, como tal vez represente espera mayor factible en proceso social político contemporáneo, con consecuencias no menos importantes en el ámbito del espacio, bajo la dirección de una dialéctica de doble determinación.

Consideraciones finales

La diversidad que marca el actual activismo urbano nos permite percibir y comprender que la vida es pulsátil demasiado reactiva bajo la contradicciones y enfrentamientos diarios, lo que sugiere de alguna manera, políticas de embarazos bajo la dirección de una utopía concreta, surgiendo para planificar posibles, así que engendró en el tiempo presente. Son componentes auspiciosos que el análisis de los valores en la investigación en el procedimiento metodológico de la transducción de la señal, es decir, la consideración del objeto posible (LEFEBVRE, 1999, p. 18). Transducción se abre, de hecho, para lo que se puede lograr, sin, sin embargo, limitarse a lo dado y a cabo, sometido a las determinaciones de las fuerzas de regalos económicos, sociales y políticos, es decir, poner también exploración prospectiva, crítico mantiene distancia "real" como es, pero sin que, sin embargo, perder de vista que, pensar en él en cuanto a lo que él puede ser. Esto no significa que hay que aclarar, diseñar para el futuro de la resolución de los problemas que nos afligen, pero tomar de sus contradicciones y posibilidades o signos que se arrastran en el tiempo presente, en la perspectiva transformacional.

Es desde esta perspectiva que uno puede postular que no puede ningún pensamiento y prácticas sociales responsables que no persiguen una utopía, reiteradamente en el sentido de una utopía concreta, que incorpora la idea de posibilidad como un horizonte posible para lograr el deseo y la necesidad, arrastró a sí mismo como posibilidad real en un contexto socio-espacial determinado. Ella se basa en expresiones y virtudes sociales capaces de sugerir u otra bandera y maneras más deseable en la caja de engranajes de nivelación se centra en la vida social, si no confuso, así que con la simple buena fe, visiones idealistas o posturas puramente contemplativas de la realidad. Ella no es, por lo tanto, como algo fantasioso o quimérico, no muestra a los sentidos como una simple derivación de la imaginación humana, sino como una perspectiva anclada en la realidad y hace referencia a su potencial para la transformación de la sociedad y así el propio espacio de actuación.

Hablamos, por tanto, de un pensamiento y una praxis que en esencia son inseparablemente articulado, que no resignan encontrado, confirmarlo, pero que se presentan en línea efectiva con una transformación socio-espacial sobre fondo. Lo que pide mayor papel y participación de los interesados, promover situaciones más avanzadas de ejercicio diario de la democracia, por que la gente puede tener un mayor control y participación en las políticas y acciones que tienen un impacto en tu vida.

Sin embargo, el logro de una transformación deseable y más virtuosa de los territorios y modos de vida no logró éxito bajo la restricción de la hegemonía corrosiva de las fuerzas del mercado y del pensamiento único. Si la economía, intercala en espacio, repetidamente nos da evidencia que llevó el negocio a su más grande interés, convirtiéndose en prácticamente vaciada de inquietudes sobre los grandes problemas sociales que tenemos que resolver esta crítica condición socio-espacial, desigual y a la compresión-, mucho dependerá contractual, pero no única ni exclusivamente de prodigalizações estrategias y prácticas políticamente más influenciadoras del ser y de actuar en el mundo práctico-sensibles y estimulantes. Implican, en este sentido, doble sentido de la responsabilidad al mismo espacial y social, que entiende y valores las diferencias, tan estrechas relaciones y ahora, percepción y concibieron, no compactuando con las desigualdades y la segregación, mucho menos legitimar o naturalizarlos.

Los problemas representados por la desigualdad y la compresión de la vida cotidiana no son solución y tratamiento apropiado bajo una lógica orientada a prominente al crecimiento económico, subyace la idea de que el bienestar material es condición o supuesto de las mejores formas de vida. Como este tema ha sido tratado en Brasil, se convierte en aún más claro que el logro de una más equilibrada condición socio-espacial, por lo tanto, menos desigual y no debe restringirse a la compresión por lo que sólo las actividades de despliegue territorial, solicitando las reformas necesarias de las estructuras sociales y políticas, cambios cualitativos en su propias subjetividades adrede.

De hecho, adquiere relevancia el papel representado por las Humanidades, junto a los movimientos sociales, el activismo urbano y las fuerzas progresistas de la sociedad, como la redacción de una nueva ética, recursos de subjetividades socio-espacial de reificações y mercantilizadas, orientados a una integración más activa y responsable entre las personas y los lugares de vida y trabajo.

Referencias bibliográficas

BAGGIO, Ulises c. La dinámica de las transformaciones de las formas socioespaciais de submoradia en el municipio de São Paulo. São Paulo: Facultad de filosofía, letras y Ciencias humanas de la Universidade de São Paulo, 1995. Tesis de maestría en geografía.

BECKER, Bertha K.; EGLER, Claudio. Brasil: una nueva potencia regional en la economía mundial. 2 º. edición. Rio de Janeiro: Bertrand Brazil, 1994.

CAPRA, Fritjof. El punto de inflexión. São Paulo: Cultrix, 1995.

CARLOS, Ana F. A. La tragedia urbana. En: Carlos, Ana f. a. et al. (orgs.) La ciudad como un negocio. São Paulo: contexto, 2015. p. 43-63.

CORRÊA, Roberto l. región y organización espacial. São Paulo: Ática, 1986.

DEDECCA, Claudio s. trabajo, la financiarización y la desigualdad. Texto para la discusión. IE/UNICAMP. n. 174, Apr. 2010.

Ferry, Luc. La innovación destructiva: ensayo sobre la lógica de las sociedades modernas. Rio de Janeiro: Objetiva, 2015.

HARVEY, David. El nuevo imperialismo. São Paulo: Loyola, 2004.

LEFEBVRE, Henri. La revolución urbana. Belo Horizonte: UFMG Editora, 1999.

LEFEBVRE, Henri. Espacio y política. Belo Horizonte: UFMG Editora, 2008.

MANDEL, Ernest. El capitalismo tardío. 2 º. edición. São Paulo: 1985 Cultural, nuevo. (Colección "Economistas")

Martins, José de s. el cautiverio de la tierra. São Paulo: Hucitec, 1990.

Moraes, Antonio c. r. territorio y la historia de Brasil. 2 º. edición. São Paulo: Annablume, 2005.

SOJA, Edward w. geografías postmodernas: la reafirmación del espacio en la teoría social crítica. Rio de Janeiro: Jorge Zahar Editor, 1993.

PIKETTY, Thomas. La economía de la desigualdad. Rio de Janeiro: intrínseca, 2015.

PIKETTY, Thomas. La capital en el siglo XXI. Rio de Janeiro: intrínseca, 2014.

[1] Profesor del Departamento de geografía de la UFV

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here