REVISTACIENTIFICAMULTIDISCIPLINARNUCLEODOCONHECIMENTO
Pesquisar nos:
Filter by Categorias
Administración
Administración Naval
Agronomía
Arquitectura
Arte
Biología
Ciencia de la religión
Ciencias Aeronáuticas
Ciencias de la computación
Ciencias sociales
Cocina
Comunicación
Contabilidad
De marketing
Educación
Educación física
Ética
Filosofía
Física
Geografía
Historia
Ingeniería Agrícola
Ingeniería ambiental
Ingeniería Civil
Ingeniería de producción
Ingeniería de producción
Ingeniería Eléctrica
Ingeniería Informática
Ingeniería mecánica
Ingeniería Química
Letras de
Ley
Literatura
Matemáticas
Medio ambiente
Nutrición
Odontología
Pedagogía
Psicología
Química
Salud
Sem categoria
Sociología
Tecnología
Teología
Tiempo
Turismo
Veterinario
Zootechny
Pesquisar por:
Selecionar todos
Autores
Palavras-Chave
Comentários
Anexos / Arquivos

Sociología jurídica: Herramienta para la construcción de la entidad jurídica humanista

RC: 70056
515
Rate this post
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI
SOLICITAR AGORA!

CONTEÚDO

ARTÍCULO ORIGINAL

MORAIS, Carlos Nascimento de [1], DUARTE, Nayane Gonçalves dos Santos [2]

MORAIS, Carlos Nascimento de. DUARTE, Nayane Gonçalves dos Santos. Sociología jurídica: Herramienta para la construcción de la entidad jurídica humanista. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 05, Ed. 10, Vol. 05, págs. 51-66. Octubre de 2020. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/ley/sociologia-juridica-herramienta

RESUMEN

El presente trabajo tiene como objetivo analizar la necesidad de un estudio en profundidad de la Sociología General y sociología del Derecho en las universidades brasileñas. Se percibe que actualmente no existe una evolución humana, sociológica y científica sobre el tema en cuestión. Sociología Jurídica o Sociología del Derecho es una disciplina propedéutica, generalmente impartida en el primer año de los cursos de derecho, junto con la Filosofía del Derecho. También podemos decir que estas dos ciencias provienen de, o hijas, filosofía, ciencia madre de todas las otras ciencias, llamados Exacto, Humano y Biológico. El objetivo de este estudio es analizar la legislación brasileña sobre cursos de derecho superior. Los objetivos específicos son: entender cómo es descuidado por académicos y profesores, el estudio de la sociología del derecho y la filosofía del derecho en los estudios de grado. No se generaliza, sino a través de la investigación bibliográfica, empírica, se puede observar una tendencia a abandonar estas ciencias, ya sea por prejuicios, o por intereses más objetivos, como exámenes del Colegio de Abogados de Brasil, u otras pruebas. Para lograr estos objetivos, optamos por realizar investigaciones bibliográficas, con referencia teórica.

Palabras clave: Sociología del Derecho, Pensamiento Crítico, Humanismo, Universidades, Enseñanza.

1. INTRODUCCIÓN

El curso de derecho es uno de los más deseados actualmente por aquellos que quieren asistir a un curso de pregrado. Es el curso más ofrecido en Brasil, con más de 1500 colegios distribuidos por todo el territorio, según fuentes Folha de São Paulo. Desde principios de 2018 hasta el 10 de abril de este año, se crearon 52.000 nuevas vacantes en este curso.

Se pregunta cuál es la motivación de tantos cursos en todo el país. Uno se pregunta por qué estás mirando. ¿Es el sueño de los jóvenes entrar en la carrera pública? ¿Todos los académicos están dedicados a la profesión legal? ¿O es sólo un medio para buscar la estabilidad económica a través de licitaciones públicas?

En resumen, estas preguntas son complejas y a veces sin respuesta, ya que es en el altero de cada una que se encuentran las respuestas. Dicho esto, sólo un estudio empírico podría responder a esta complejidad.

Sin embargo, la única certeza que corremos a punto de aclarar es que no todos los colegios de derecho son capaces de proporcionar los conocimientos legales adecuados para el desarrollo de los estudiantes. Además, los estudiantes tampoco están preparados para recibir este tipo de enseñanzas, debido a la falta de madurez y desarrollo psicológico, especialmente en estudiantes de 18 a 30 años.

Sociología Jurídica o Sociología del Derecho es una disciplina propedéutica, generalmente impartida en el primer año de los cursos de derecho, junto con la Filosofía del Derecho.

Sin embargo, en el afán de estudiar compendios, leyes y jurisprudencia, ¿realmente les importa la Sociología Legal?

En principio, debemos conceptualizar el derecho. Así, varios autores de renombre citan la conceptualización del derecho en sus obras, y en esta palabra (ley) pueden asumir diferentes significados. Para André Galtieri de Oliveira, en su obra Filosofia do Direito, la palabra derecho se puede utilizar en el sentido de la ciencia (ciencia del derecho); sentido de la justicia, cuando se refiere al ordenamiento jurídico (derecho objetivo) o cuando se dice que alguien tiene una prerrogativa de ejercer un derecho (derecho subjetivo).

Según Miguel Reale, (2002, p. 18), el término “Ubi societas, ibi ius“, trae una idea clara de lo que puede ser correcto, porque “donde hay sociedad, hay ley”. Es un requisito de la vida comunitaria. El ser humano es un ser social en esencia, porque nadie es autosuficiente para vivir aislado. Así, según el autor André Galtieri de Oliveira (2012, p. 28), “el derecho es, por tanto, un conjunto de normas de conducta. Más específicamente, la ley es un tipo de norma social, es decir, normas que regulan el comportamiento dentro de una sociedad”.

Continuando con el autor Miguel Reale (2002, p. 18) dice que: “La ley corresponde al requisito esencial e indeclinable de una convivencia ordenada, porque ninguna sociedad podría sobrevivir sin un mínimo de orden, dirección y solidaridad”. Una vez más se observa que, en la noción de vida en la sociedad, según el autor, el derecho es un hecho o fenómeno social y sólo existe en la sociedad de una manera que no puede ser concebida fuera de ella.

El jurista Arnaldo Vasconcelos (2006, p.12) conceptualiza brevemente la ley como “un orden normativo”. Añade que “sus partes están integradas en la formación de un todo armónico, con interdependencia de funciones. Cada norma ocupa una posición intersistértica, única para la especie.”

Basándonos en esta breve demostración, vimos el vínculo directo entre el Derecho y la Sociología. También podemos decir que estas dos ciencias provienen de, o hijas, filosofía, ciencia madre de todas las otras ciencias, llamados Exacto, Humano y Biológico. Aunque la relación y la sistemática es algo compleja, es necesario estudiar y leer Filosofía y Sociología.

Por lo tanto, el quid de la pregunta es: ¿Por qué hay tanto desinterés en los estudios filosóficos y sociológicos? Sabemos que el estudio de las ciencias humanas, además de hacer el tema más aprendido, también transforma el yo interior. El verdadero conocimiento no es sólo el adquirido de una manera cognitiva y racional, sino también el llevado al interior de tu conciencia, en el campo de las emociones, de los sentimientos. En otras palabras, el conocimiento transforma el mundo, el individuo y el entorno en el que vive.

¿Serían los factores que desalientan y desinteresan no sólo la prisa diaria, el conocimiento del conocimiento técnico, la modernidad, el individualismo, el claustro que los sostienen, son factores que desalientan y desinteresan no sólo a los estudiantes de derecho, sino a todas las personas que descuidan los estudios en filosofía y sociología? ¿O sería al revés? La falta de conocimiento filosófico y sociológico, ¿sería la causa de la mayoría de los males de la humanidad, como la frialdad sentimental, la falta de tolerancia, la empatía, la resiliencia?

De hecho, la mecanización de los cursos de derecho, transformar a la gente de esta rama en robots, de modo que, hacen peticiones, sentencias, apelaciones, cobros de honorarios dentro de los demás sin observar el sentido de justicia, equidad y solidaridad? ¿La prisa por estudiar temas que entran en los exámenes del Colegio de Abogados brasileño y las competiciones, nos hace dejar de lado los principios de solidaridad, compromiso con la justicia y sentimiento humanista? En un artículo publicado en una revista Miguel Reale Júnior (2014, p. 95) afirma:

Si en el pasado, hasta 1970, había una deficiencia en la enseñanza del derecho, meros métodos de exposición, análisis limitado a la interpretación dogmática, profesores con poca producción científica muchos sólo profesionales del derecho, fiscales, magistrados, abogados, no relacionados con la carrera docente, excepto hecho a las facultades oficiales, pero que también tenía lentes involucrados en muchas actividades, el problema es actualmente otro y más grave. Hace cuarenta años, en cada paso el curso de derecho se convirtió en educación en masa, con estudiantes y profesores desprevenidos, convirtiendo las escuelas de derecho en meras fuentes de ingresos, centrados en el beneficio en lugar de la promoción de un estudio en profundidad para la creación de graduados de calidad.

El objetivo de este estudio es demostrar la importancia fundamental y primordial del estudio de La Sociología General y Sociología del Derecho para la formación no sólo de los operadores de derecho, en la forma estricta del término, sino también en la formación de juristas auténticos, humanos, que no sólo buscan la estabilidad económica que el curso de derecho puede proporcionar, sino que, sobre todo, buscan el crecimiento individual y colectivo intelectual y espiritual.

Añade el renombrado jurista en cursos de derecho (2014, p. 95):

Se puede decir que si los cursos jurídicos nunca han correspondido a una demanda de excelencia, si siempre ha habido una “crisis” en la educación jurídica, sin embargo, ahora hay un proceso de degeneración que ha estado sucediendo durante tres décadas. Sólo el rigor en la evaluación de los cursos, sumado a las medidas recomendadas anteriormente y también a las propuestas propuestas por Abedi, puede minimizar las dolencias presentes.

Por lo tanto, el objetivo general de este estudio es analizar la legislación brasileña sobre cursos de derecho superior. Los objetivos específicos son: entender cómo es descuidado por académicos y profesores, el estudio de la sociología del derecho y la filosofía del derecho en los estudios de grado. Para lograr estos objetivos, elegimos llevar a cabo investigaciones bibliográficas.

Así, este trabajo se estructuró en dos capítulos. En el primer capítulo, presentaremos el concepto de Sociología General y Sociología del Derecho, como la enseñanza ocurre en Brasil y en el mundo.

En el segundo capítulo, analizaremos los reflejos y pérdidas que la falta de este estudio puede causar en una sociedad, especialmente en los estudiosos del derecho.

2. CONCEPTO DE SOCIOLOGÍA GENERAL Y JURÍDICA

Antes de entrar en el tema principal, recomendamos el concepto de Sociología. El término proviene del latín socius (asociación) y la palabra griega logos (razón, estudio). En pocas palabras, puede ser el estudio de las asociaciones humanas. Debe entenderse que las “asociaciones humanas” o “colectividades” son todo tipo de “sociedades”, “grupos sociales”, “tribus”, “comunidades”, “empresas”, “familias” o cualquier otra estructura social. Esto se debe a que el hombre es un animal gregario.

La sociología es un conocimiento científico, porque las explicaciones para el mundo social son racionales, conceptuales, teóricas y sistemáticas. Es un tipo de conocimiento que difiere de los producidos por el sentido común y el pensamiento religioso.

Según Zygmunt Bauman (2010, p.11):

La sociología abarca un conjunto disciplinado de prácticas, pero también representa un considerable cuerpo de conocimiento acumulado a lo largo de la historia. Mirando a través de la sección de sociología de las bibliotecas revela un conjunto de libros que representa esta área del conocimiento como una tradición de publicación. Estos trabajos proporcionan un volumen considerable de información para los nuevos en la zona, ya sea que se conviertan en sociólogos o simplemente amplíen sus conocimientos sobre el mundo en el que viven.

Para este respetable sociólogo, la sociología, además de la ciencia, también puede entenderse como una forma de conciencia. Y esta conciencia nos ayuda a pensar mejor en el mundo en el que vivimos. Y añade que: “La sociología en este sentido es un espacio de actividad continua que elogia el aprendizaje con nuevas experiencias y amplía el conocimiento, cambiando, en este proceso, la forma y el contenido de la propia disciplina” (BAUMAN 2010, p.12). Quiere decir que la sociología está cambiando constantemente, la evolución, porque el comportamiento social también cambia con el tiempo. Y los conocimientos teóricos adquiridos, combinados con nuevos hechos sociales y mejoras de conocimiento sociológico. También es un “diálogo con la experiencia humana”. Distingue los términos Erfahrungen (experiencias) y Erlebnisse (experiencias), palabras tomadas del alemán, y que en muchos idiomas estos términos se mezclan, dando casi el mismo significado. “Erfahrung es lo que me sucede cuando interactúo con el mundo; Erlebnis es “lo que experimento” en el transcurso de esta reunión, el producto conjunto de mi percepción del evento(s) y mi esfuerzo por absorberlo y hacerlo inteligible” (BAUMAN, 2015, p.18).

Todavía difiere de pensar sociológicamente con “sentido común”. A diferencia de las ciencias físicas y biológicas, que no se molestan en relacionar sus conocimientos con el sentido común, “la relación con el sentido común se ajusta, en sociología, a cuestiones importantes para su permanencia y práctica” (BAUMAN 2010, p.17).

Continuando con la comprensión de Bauman (2010, p.17) añade que la mayoría de las ciencias tienen una frontera que difiere entre sí, lo que no ocurre con la sociología y el sentido común. Este conocimiento, aunque rico, tiene la calidad de desordenado y no sistemático. Las ciencias exactas no se mezclan con el sentido común, porque sus conocimientos no tratan con las experiencias cotidianas. En opinión de Bauman (2010, p.21), la gente común no tiene tanto interés en la ciencia, ni dará su opinión sobre temas a los que no conocen, contrariamente a lo que sucede con la sociología, donde conceptos no científicos, llenos de sus propias opiniones, impregnan el sentido común.

En primer lugar, la sociología, a la diferencia del sentido común, se esfuerza por subordinarse a las estrictas reglas del discurso responsable. Es un atributo de la ciencia distinguirse de otras formas de conocimiento, conocido por ser más flexible y menos vigilante en términos de autocontrol. Se espera que los sociólogos, en su práctica, se tenga mucho cuidado de distinguir -de manera clara y visible- las declaraciones corroboradas por pruebas verificables y las que reclaman su condición de meras ideas provisionales y no probadas. Las normas de responsabilidad discursiva exigen que el “taller” -el conjunto de procedimientos que conducen a las conclusiones finales y que, se dice, garantizaría su credibilidad- esté siempre abierto a la inspección.

Como se ha dicho anteriormente, la sociología se deriva de la filosofía, las cuales se refieren en sus análisis del mundo humano. Fue la tarea exclusiva de la Filosofía estudiar la racionalidad de la vida humana hasta finales del siglo XIX, cuando surgieron los primeros científicos sociales en Europa.

Para el profesor Reinaldo Dias (2005, p.05) conceptualiza la sociología como “el estudio científico de la sociedad y su influencia en el comportamiento humano”. La sociología es el estudio colectivo del ser humano, mientras que la psicología es el estudio del individuo singular. Esta comparación fue realizada por Emile Durkheim, en la introducción de su obra O Suicídio (2000), de una manera muy objetiva y clara. Aunque se refirió al estudio específico de la sociología, tal comparación puede ampliarse ampliamente.

El profesor Agérson Tabosa cita varios conceptos científicos de sociología, de autores clásicos, siendo Auguste Comte y émilie Durkheim los más notables. Para Comte (2000, p.29) “La sociología es el estudio positivo del conjunto de leyes fundamentales relacionadas con los fenómenos sociales”. Durkheim (2000, p.31) conceptualiza la sociología como “la ciencia de las instituciones, de su génesis y evolución”.

Sin embargo, incluso con la cita de varios conceptos, la sociología tiene un objeto de estudio llamado Hecho Social, que Durkheim (2007, p.10) define como “poder de coerción externa que ejerce o es capaz de ejercer en individuos”. Entiende que el hecho social es cualquier norma impuesta a los individuos por la sociedad. Estas normas no necesariamente se escribirán, sino que estarán implícitas, con su incumplimiento conduciría a sanciones.

Según la profesora Ana Lúcia Sabadell (2002, p.45):

Durkheim llama a los hechos sociales las normas vigentes en una sociedad determinada que indican dos elementos importantes: En primer lugar, que el origen de todas las normas que influyen en el comportamiento individual es la sociedad (no el legislador o ciertos individuos). En segundo lugar, que las normas no son simples palabras u órdenes, sino que existen objetivamente en la sociedad y el sociólogo debe estudiarlas como hechos, es decir, como “cosas”.

Según los profesores Cláudio Souto y Solange Souto (2003), muestra que el objeto de la Sociología es estudiar los hechos sociales en sí mismos, que es todo lo que se externaliza activamente, derivado de una actividad mental. Es decir, el ser piensa y actúa, interconectando su actitud con las acciones de otros individuos en la sociedad.

3. LA CONSTRUCCIÓN DEL SER

Después de las breves explicaciones superficiales y conceptuales sobre sociología general y derecho, se analiza el foco principal del problema en la formación de los estudiantes de derecho. La Resolución No 5 del Consejo Nacional de Educación, de fecha 17 de diciembre de 2018, establece las pautas curriculares nacionales del Curso de Licenciatura en Derecho, disciplinando lo que debería incluirse en el Proyecto Pedagógico del Curso (PPC). Echemos un vistazo a lo que hay en el artículo 3 de esta norma:

Arte. 3º. El curso de grado en Derecho debe garantizar, en el perfil de la formación de grado, general sólida, humanística, capacidad analítica, dominio de conceptos y terminología jurídica, capacidad de argumentación, interpretación y valorización de fenómenos jurídicos y sociales, además del dominio de las formas consensuadas de composición de conflictos, combinado con una postura reflexiva y crítica que fomente la capacidad y aptitud para el aprendizaje , autónomo y dinámico, indispensable para el ejercicio del derecho, la prestación de justicia y el desarrollo de la ciudadanía. (CNE, 2018, Online)

Aquí se observa el enfoque en la “formación general” y la “formación humanística”, además de la “valorización de los fenómenos jurídicos y sociales”. No hay necesidad de una mayor disección, de entender claramente que uno debe centrarse en las ciencias filosóficas y sociales, como ya se ha dicho, analizan el ser humano, su comportamiento y el entorno que viven.

Todavía en el mismo diploma, específicamente en el artículo 5 se señala:

Arte. 5o El curso de grado en Derecho, priorizando la interdisciplinariedad y la articulación del conocimiento, debe incluir en el PPC, contenidos y actividades que cumplan con las siguientes perspectivas formativas: General I-Training, que tiene como objetivo ofrecer al estudiante de pregrado los elementos fundamentales del derecho, en diálogo con las otras expresiones del conocimiento filosófico y humanístico, las ciencias sociales y las nuevas tecnologías de la información , cubriendo estudios que, en atención al PPC, involucran el conocimiento de otras áreas formativas, tales como: Antropología, Ciencias Políticas, Economía, Etica, Filosofía, Historia, Psicología y Sociología. (CNE, 2018,Online)

En este artículo, con la expresión “priorizar la interdisciplinariedad y la articulación del conocimiento” puede concluir que el conocimiento es sistemático, es decir, una red interconectada de conceptos de diversas ciencias que forman el todo universal. A partir de esto, la conclusión de

que el “conocimiento filosófico y humanista” es la piedra alquímica de la transmutación del ser. Las ciencias que se establecen como ejemplo en el tema fordo y construyo la personalidad de los eruditos de la ley, activando el uso del pensamiento crítico, el razonamiento, la lógica. No es arbitrario encontrar allí, juntos, las palabras “Psicología” y “Sociología”.

Según Rodrigues y Grubba (2012, p. 236), “conocer la ley, es decir, producir conocimiento sobre el objeto Ley, presupone un conocimiento interrelacionado o, en otras palabras, interdisciplinario”. Sin embargo, el derecho no puede estudiarse aisladamente, de la misma manera sociología y filosofía. A diferencia de las ciencias exactas y biológicas, que son estrictas y técnicas, las ciencias humanas, que la ley está clasificada, abarcan todo el conjunto sistemático de conocimientos (GRUBBA, 2012, p.236).

Esto se debe a que sería un discurso meramente tautológico si la ley, como un conocimiento, se identificara a su componente formal, es decir, la ley como norma. La norma es una parte constitutiva de la ley, sin la cual no existe, pero esto no se limita a su limitación formal; también es un ser social que se basa en la propia praxis humana.

Añade Rodrigues y Grubba (2012, p. 237):

Por lo tanto, la investigación científica del derecho no puede limitarse a la problemática de las normas jurídicas, como si no surgieran de la sociedad y generara consecuencias en la sociedad. Si el discurso del derecho es formal, pero también implica, entre otros, los elementos sociales, políticos, económicos, culturales y ambientales – situados en el tiempo y el espacio, es decir, contextualizado – la investigación en y del derecho debe dialogar con estas dimensiones.

Y corroboran nuestro entendimiento cuando concluyen (GRUBBA, 2012, p.237):

Por lo tanto, incluso si una investigación tiene como objeto la problemática de una norma o un código normativo, no puede considerarse científica cuando ya no tiene correspondencia con la entidad social, es decir, está empíricamente relacionada con la sociedad. Esto se debe a que, siendo la dimensión normativa del derecho, una construcción humana, una abstracción y un producto social, se crea precisamente para responder a los problemas de la sociedad.

En el mundo actual, en la etapa de globalización avanzada, el conocimiento se hace más fácil de acceder, debido a la modernización de los medios de comunicación y la tormenta de información recopilada diariamente, haciéndonos tener criterios y cuidados a la hora de elegir lo que es científico y lo que es sentido común, y puede ser verdadero o falso. Es por eso que tienes que desarrollar el sentido crítico, el pensamiento crítico.

Existe una tendencia a aceptar y propagar ideas de una manera acrítica, sin ningún tipo de preocupación por comprobar las fuentes. El profesor Dr. Valdemir Guzzo (2015, p.66), en su artículo afirma que “es necesario que las escuelas y universidades se ocupen de ciertos aspectos de la formación intelectual de sus estudiantes, especialmente los relacionados con el desarrollo y el fortalecimiento del pensamiento crítico”. También afirma que el pensamiento crítico es una “herramienta de defensa intelectual” (2015, p.69).

“Los seres humanos tenemos talento para engañarnos a nosotros mismos”, escribe Sagan (1996, p. 71), considerando que la evaluación crítica de las ideas no parece ser un caso cognitivo espontáneo. De hecho, los estudios sobre la toma de decisiones en seres humanos, realizados principalmente por psicólogos cognitivos, psicólogos sociales y neurocientíficos, presentan pruebas de que, contrariamente a lo que supone el sentido común, una parte considerable de las decisiones humanas se toma superficial, no reflexiva, rápida e irracionalmente (es decir, sin la consideración adecuada de las razones para apoyar las conclusiones) , y que, además, las personas están sujetas a numerosos sesgos cognitivos y fallos perceptuales, incluso si no se dan cuenta (CHABRIS; SIMONS, 2010; KAHNEMAN, 2012; SHERMER, 2012).

Sin embargo, nada más claro, como lo que ha estado sucediendo con el escenario político brasileño, donde la gente es engañada y engañada por ideas ideológicas, populistas y extremistas, sin importar qué posición política (izquierda o derecha). Podemos correr empíricamente el riesgo de que existan noticias falsas (término recientemente institucionalizado) desde los albores de la humanidad, donde la clase dominante utilizada (y todavía utiliza) se encuentra para someter a los menos favorecidos a su poder. Karl Marx, Friedrich Engels, Jean Jaques Rousseau, Friedrich Nietzsche, Norbert Elias, Michel Foucault, Paulo Freire son sólo algunos nombres, de los muchos ilustres que existían, que retrataron clara y a veces oscuramente la dominación de los ricos contra los pobres. Todos ellos fueron despreciados y atacados por la clase burguesa y el clero por tratar de eliminar el velo de la ignorancia que todavía cubre los ojos de las masas. Reflexionar sociológicamente sobre las consecuencias que la persistencia de la pobreza y la desigualdad socioeconómica causaron, y evidentemente molestó a muchas personas que tenían una ventaja económica.

Añade Guzzo (2015, p.69) todavía:

Una educación que prioriza el desarrollo y el fortalecimiento de las habilidades de pensamiento crítico, y fomenta el pensamiento crítico, se presenta como una manera de contrarrestar algunas de nuestras tendencias cognitivas al permitir a los estudiantes analizar ideas de manera más racional.

Pensar críticamente significa protegerse contra la coercoa y la creencia desconsiderado. Podemos afirmar, sin temor al error, que un “espíritu” iluminado es libre e inmune a los lazos de prejuicio, intolerancia, ignorancia, antipatía, siendo, por lo tanto, un ser que camina hacia el espíritu de fraternidad, humanismo, igualdad. Wisely Guzzo (2015, p.70) exponen:

Tenemos dificultades para asimilar y evaluar la veracidad de la gran cantidad de información a la que estamos expuestos diariamente, y gran parte de ella se compone de afirmaciones falsas. En algunas ocasiones, las declaraciones falsas se nos presentan deliberadamente, y el propósito del interlocutor es manipular nuestra opinión y creencias. Si no cuestionamos las ideas de otras personas o las nuestras, no sabremos cuál es la información más confiable sobre cualquier tema. En este contexto, el pensamiento y el espíritu crítico se presentan no sólo como mecanismos de defensa intelectual que disminuyen las posibilidades de ser engañados, sino también como herramientas esenciales para entender mejor el mundo y guiar el curso de nuestras acciones más razonablemente.

Este papel debe ser fomentado por las instituciones de educación superior, animando al académico a pensar y reflexionar, por lo tanto, como el objeto de este trabajo es la importancia del estudio de la sociología en las escuelas de derecho, se debe animar al académico a leer, pensar y reflexionar. Estar expuestas las enseñanzas en diversas corrientes doctrinales, técnicas jurisprudenciales y hermenéuticas, y si, la universidad no está dispuesta a aprender de la mente adaptada, trabajada, posiblemente no entenderá ciertos escritos científicos académicos. Sólo será un “operador de la derecha” (GUZZO, 2015, p.71).

Teniendo en cuenta que las habilidades de pensamiento crítico y el pensamiento crítico deben fortalecerse en los estudiantes, y suponiendo que estas características son importantes para la vida de cualquier tema en una sociedad democrática, es necesario que las escuelas y universidades hagan esfuerzos para resaltar el pensamiento crítico en sus actividades educativas.

Del mismo modo, Edgar Morin afirma (2000, p.19) que “no hay una etapa superior de la razón dominante de la emoción, sino un eje de intelecto/afecto y, en cierto modo, la capacidad de las emociones es indispensable para el establecimiento de comportamientos racionales”.

Ahora, el escritor Morin (2000, p.19) dice que “Todo el conocimiento conlleva el riesgo de error e ilusión”. Enseña que el error y la ilusión no se reconocen a sí mismos, la gente está segura de que tiene razón. Eso es lo que estamos experimentando hoy. La educación debe enfrentar esta doble cara de error e ilusión.

El error y la ilusión parasitan la mente humana desde la aparición del Homo sapiens. Cuando consideramos el pasado, incluyendo el reciente, sentimos que ha sido dominado por innumerables errores e ilusiones. Marx y Engels afirmaron con razón en la ideología alemana que los hombres siempre han elaborado concepciones falsas de sí mismos, de lo que hacen, de lo que deben hacer, del mundo en el que viven. Pero ni Marx ni Engels escaparon de estos errores (MORIN, 2000, p.20).

Todavía según Morin (2000, p.20) es necesario conocer los conocimientos, porque los errores se pueden aprovechar durante el proceso.

El conocimiento no es un espejo de las cosas o del mundo exterior. Todas las percepciones son, al mismo tiempo, traducciones cerebrales y reconstrucciones basadas en estímulos o señales capturadas y codificadas por los sentidos. Esto resulta, bien sabemos, los numerosos errores de percepción que nos llegan desde nuestro sentido más confiable, el de la visión. El error intelectual se añade al error de percepción. El conocimiento, en forma de palabra, idea, teoría, es el fruto de una traducción/reconstrucción a través del lenguaje y el pensamiento y, en consecuencia, está sujeto a error. Este conocimiento, al mismo tiempo de traducción y reconstrucción, implica la interpretación, que introduce el riesgo de error en la subjetividad del conocedor, su visión del mundo y sus principios de conocimiento. De ahí los numerosos errores de concepción e ideas que vienen a pesar de nuestros controles racionales. La proyección de nuestros deseos o nuestros temores y los trastornos mentales provocados por nuestras emociones multiplican los riesgos de error.

Sólo con el pensamiento crítico, con el “espíritu de desconfianza”, el ser humano puede inmunizarse contra las mentiras producidas y difundidas en la sociedad. Con el uso del razonamiento lógico, uno puede proteger la razón de las percepciones erróneas de la vida cotidiana. Y estas percepciones erróneas nos convierten en fieles defensores de una cuestionable “verdad”.  Hacemos que nuestras opiniones, nuestro sentido común en una verdad científica.

Los cursos de filosofía y sociología siempre han dedicado a los estudiantes el desarrollo de esta capacidad psíquica, y es saludable que las ciencias jurídicas también se centren en este sentido.

4. CONCLUSIÓN

Podemos concluir que el estudio de las ciencias humanas (sociología y filosofía) debe fomentarse no sólo en la educación superior, sino también en la enseñanza básica de las escuelas.

La vida cotidiana de la vida moderna nos presenta a varios individuos atrapados en sus verdades absolutas, individuos intolerantes e insensibles. Entre ellos, encontramos colegas universitarios, desde jóvenes hasta profesionales legales ávidos y hambrientos de poder, fama y dinero. Inmersos en sus compendios doctrinales, olvidan el sublime arte de apedrear la piedra cruda incrustada en el pecho. Se convierten en zombis peregrinos de una vida cotidiana vacía y sombría, cuya llegada, al final de la vida, siempre viene cuestionando lo que es la vida, el significado de la misma y su propósito.

Específicamente en los cursos de derecho, las disciplinas humanas ya son obligatorias, como vimos en la resolución No 5 del Consejo Nacional de Educación, de fecha 17 de diciembre de 2018, que establece las pautas curriculares nacionales del Curso de Grado en Derecho. Aunque ya se consideran obligatorios, el estudio de los temas debe profundizarse, haciendo su exposición no sólo en un solo semestre, sino en al menos tres, divididas en disciplinas de Sociología General, Sociología del Derecho I y Sociología de la Ley II. Lo mismo se aplica de forma análoga en Filosofía.

Sólo así, combinado con técnicas pedagógicas alternativas y sumando a las clases de exposición tradicionales, el académico estará obligado a estudiar, leer y aprender, que nos enseñó a los grandes maestros del conocimiento de nuestra historia y actualidad. La interdisciplinariedad de las ciencias jurídicas con el universo del conocimiento es incuestionable, siendo un sistema de intercomunicación, una auténtica red de conocimiento.

El tratado de este estudio se dedicó al tratamiento planificado del alumno en el curso de pregrado, pero lo mismo se aplica, con aún más intensidad, a los alumnos de los cursos de maestría y doctorado.

Podemos concluir que, a primera vista, la formación humana y humanista del derecho es indispensable, porque es inadmisible y repulsiva los sentimientos de prejuicio, orgullo, vanidad, ya sea de alguien, pero principalmente de eruditos e intelectuales, independientemente de las preferencias políticas partidistas e ideológicas. El científico legal es ante todo, un defensor de la justicia, incluso si la justicia está en oposición a la ley.

La complejidad del pensamiento científico del derecho y su interdisciplinariedad no se limita a los estudios de leyes, códigos, jurisprudencia y libros doctrinales. Es un auténtico estudio filosófico, hermenéutico y sociológico. No debemos conocer sólo las leyes, sino las causas conductuales y sociológicas que llevaron a su edición. En esta sociología del derecho se convierte en una herramienta muy útil para la construcción del entorno humano y jurídico pleno.

La vida cotidiana, la vida moderna, nos presenta a varios individuos atrapados en sus verdades absolutas, individuos intolerantes e insensibles. Entre ellos, encontramos colegas universitarios, desde jóvenes hasta profesionales legales ávidos y hambrientos de poder, fama y dinero. Inmersos en sus compendios doctrinales, olvidan el sublime arte de apedrear la piedra cruda incrustada en el pecho. Se convierten en zombis peregrinos de una vida cotidiana vacía y sombría, cuya llegada, al final de la vida, siempre viene cuestionando lo que es la vida, el significado de la misma y su propósito.

REFERENCIAS

BRASIL. Constituição (1988). Constituição da República Federativa do Brasil. Brasília, DF, Senado 1988. Disponível em: https://www.planalto.gov.br/. Acesso em: 30 abr. 2019.

BRASIL. Resolução nº 5 do Conselho Nacional de Educação, de 17 de dezembro de 2018. Disponível em: <http://portal.mec.gov.br/index.php?option=com_docman&view=download&alias=104111-rces005-18&category_slug=dezembro-2018-pdf&Itemid=30192> Acesso em 24 de jun. 2019.

BAUMAN, Zygmunt; MAY, Tim. Aprendendo a Pensar com a Sociologia. Rio de Janeiro: Zahar, 2010.

BAUMAN, Zygmunt; Para que serve a sociologia?: Diálogos com Michael Hviid Jacobsen e Keith Tester/Zygmunt Bauman; tradução Carlos Alberto Medeiros. Rio de Janeiro: Zahar, 2015

BAUMAN, Zygmunt. O Mal-Estar da Pós-Modernidade. Rio de Janeiro: Zahar, 1998.

DIAS, Reinaldo. Introdução à Sociologia. São Paulo: Pearson, 2005.

DURKHEIM, Émile. O Suicídio: Estudo de Sociologia. Tradução: Mônica Stabel. São Paulo: Martins Fontes, 2000.

GUZZO, Valdemir; GUZZO, Guilherme Brambatti. O Pensamento Crítico como Ferramenta de Defesa Intelectual. Revista Conjectura: Filos. Educ., Caxias do Sul, v. 20, n. 1, p. 64-76, jan./abr. 2015.

LIPMAN, M. O pensar na educação. Petrópolis: Vozes, 2008

MORRIN, Edgar. Educar na Era Planetária: O Pensamento Complexo Como Método de Aprendizagem no Erro e na Incerteza Humana. São Paulo: Cortez, 2003.

MORRIN, Edgar. Os Sete Saberes Necessários à Educação do Futuro. São Paulo: Cortez, 2000.

OLIVEIRA, André Galtieri de. Filosofia do Direito. São Paulo: Saraiva, 2012.

REALE, Miguel. Lições preliminares de Direito. São Paulo: Saraiva, 2002.

REALE, Miguel. Criação e Degenerência do Ensino Jurídico. Revista USP, São Paulo, nº 100. p. 87-96, dez/fev. 2013-2014.

RODRIGUES, Horácio Wanderlei; GRUBBA, Leilane Serratine. Coleção Pensando Direito no Século XXI Volume VII. Florianópolis: Fundação Boiteux, 2012.

SABADELL, Ana Lúcia. Manual de Sociologia Jurídica: Introdução à uma Leitura Externa do Direito. São Paulo: Revistas dos Tribunais, 2002.

SELL, Carlos Eduardo. Sociologia Clássica: Marx, Durkheim e Weber. Petrópolis: Vozes, 2015.

SOUTO, Cláudio; SOUTO, Solange. Sociologia do Direito: Uma Visão Substantiva. Porto Alegre: Fabris, 2003.

TABOSA, Agerson. Direito Romano. Fortaleza: FA7, 2007.

VASCONCELOS, Arnaldo. Teoria da Norma Jurídica. Sao Paulo: Malheiros, 2006
[1]
Abogado, Máster del Curso de Derecho del Centro Universitario 7 de Setembro (UNI7), post licenciado en Derecho y Proceso Tributario, por la Universidad de Fortaleza (UNIFOR).

[2] Licenciado en Derecho por la Universidad de Fortaleza UNIFOR (2012). Tiene un certificado de posgrado en las áreas laboral y constitucional. Estudiante de Maestría en Derecho Constitucional, con énfasis en relaciones privadas en UNI7.

Enviado: Mayo, 2020.

Aprobado: Octubre de 2020.

Rate this post
Carlos Nascimento de Morais

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

POXA QUE TRISTE!😥

Este Artigo ainda não possui registro DOI, sem ele não podemos calcular as Citações!

SOLICITAR REGISTRO
Pesquisar por categoria…
Este anúncio ajuda a manter a Educação gratuita