Estrategia y tácticas: La búsqueda de conceptos útiles para el voleibol

0
925
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
PDF

ARTÍCULO ORIGINAL

GUIMARÃES, Michel [1]

GUIMARÃES, Michel. Estrategia y tácticas: La búsqueda de conceptos útiles para el voleibol. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 05, Ed. 08, Vol. 03, págs. 69-80. Agosto de 2020. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/educacion-fisica-es/estrategia-y-tacticas

RESUMEN

Las palabras estrategia y tácticas son ampliamente utilizados en el entorno deportivo, incluso en la práctica del voleibol. Muchos entrenadores y atletas utilizan estas palabras sin entender el significado real de cada una, y esto se debe, en gran parte, a la falta de material didáctico que clarifica tales conceptos y haga una conexión directa con el uso en el deporte, y este tema se problemático por este artículo. Este estudio tiene como objetivo exponer los conceptos de estrategia y tácticas con claridad sobre sus respectivos significados y sobre cómo aplicarlos, con convicción, principalmente, en el entorno deportivo del voleibol. Para ello, el artículo trae conceptos sobre estrategia y tácticas, así como algunos usos de términos en los ámbitos militar, corporativo y deportivo, a través de la investigación bibliográfica. Entre las consideraciones que este artículo permite reunir, destacamos la aclaración sobre el concepto de tácticas individuales en el deporte, permite, a cualquier estratega, una reflexión sobre la importancia del rendimiento individual del jugador dentro de la táctica del equipo.

Palabras clave: Estrategia, tácticas, voleibol.

1. INTRODUCCIÓN

Los conceptos de estrategia y táctica están muy bien definidos en el escenario militar porque se han utilizado durante mucho tiempo en batallas y guerras. Según Sun Tzu (2016), los relatos históricos hablan del uso de estos conceptos desde hace aproximadamente 2.500 años en la antigua China, teniendo como mayor precursor el propio general chino, Sun Tzu.

En el escenario corporativo, ha pasado algún tiempo desde que las grandes empresas utilizaron los conceptos traídos por Sun Tzu, circunscritos con los ajustes adecuados y necesarios al entorno empresarial. Las empresas y organizaciones los utilizan para planificar y estructurar su crecimiento en el mercado, delineando que cada nivel jerárquico de la organización corporativa tiene su parte de contribución.

En el deporte, los términos “estrategia” y “tácticas” también son ampliamente utilizados, como se registra en la literatura y los medios de comunicación relacionados con la zona. Sin embargo, no parecen ser muy claros sobre sus significados y sus contribuciones dentro del proceso deportivo.

Contribuyendo al diagnóstico antes mencionado, Bompa (2005) habla de la confusión que todavía existe en relación con los conceptos de estrategia y táctica en el deporte, informando sobre la preferencia regional en el uso de términos, afirmando que, en algunos lugares, se prefiere el uso de la palabra estrategia y, en otros, el uso de la palabra táctica para definir las mismas acciones.

Este estudio traerá el origen de los conceptos de estrategia y táctica, así como algunas otras versiones utilizadas en los entornos militares, corporativos y deportivos.

Al final, se espera que presente una propuesta conceptual sobre estrategia deportiva y tácticas para el uso, principalmente, en el entorno deportivo del voleibol.

2. ESTRATEGIA Y TÁCTICAS: ORIGIN

Según Meirelles (1995 apud SANTOS, 2011), la palabra estrategia tiene origen griego y significaba, al principio, ‘el arte del general’, pero con el paso del tiempo y su uso en los campos de batalla, sufrió cambios, llegando a definirse como “General, el arte y la ciencia de dirigir un ejército por un camino”.

Según Bompa (2005) también la táctica, así como la estrategia, tiene origen griego, donde las tácticas se llamaban taktika y significaban modos de organización, mientras que, la estrategia se llamaba strategos y significaba arte general o general.

Al buscar los significados de ambas palabras en el diccionario, se encuentra la siguiente definición para la estrategia: “sf 1. Organización y planificación de las operaciones bélicas; estratagema, tácticas; 2. por la treta, la mañana, la astucia. (AMORA, 2000, p. 292). Ya la táctica se define de esta manera: “sf 1. Arte de desechar y ordenar tropas para el combate; 2. fig Forma hábil utilizada para dirigir cualquier negocio” (AMORA, 2000, p. 710).

Estrategia y tácticas, por lo tanto, son palabras de origen griego, aplicadas, anteriormente, con mayor énfasis en el área militar.

3. ESTRATEGIA Y TÁCTICAS EN EL CAMPO MILITAR

Las expresiones “estrategia” y “tácticas” ganaron mayor notoriedad después del registro y publicación de la obra ‘El arte de la guerra’, un texto milenario en el que el general chino Sun Tzu aplicó los dos conceptos en las batallas y guerras en las que estuvo involucrado.

Según Herrera (2007), en su obra, Sun Tzu comenta que las tácticas responsables de las victorias en las batallas fueron fácilmente percibidas por los hombres. Sin embargo, las estrategias que diseñó, responsable de guiar las tácticas, estas no se notaron.

El párrafo anterior nos hace reflexionar sobre la importancia de la estrategia para lograr grandes victorias y también nos hace creer que la estrategia precede a la táctica. Corroborando la idea anterior, tenemos lo siguiente:

La estrategia y las tácticas se clasifican por separado en la teoría de la guerra, porque los dos términos tienen dimensiones únicas. La estrategia se aplica a espacios amplios, largos períodos y grandes movimientos de tropas. La táctica se refiere a espacio, tiempo y contingente más pequeños. La estrategia precede al plan de guerra, mientras que las tácticas son la acción en sí en el campo de batalla. (BOMPA, 2005, p. 38-39).

En vista de lo anterior, es posible inferir que en los tiempos citados había una cierta jerarquía en el uso de expresiones, un orden en el que se percibe una cronología, donde se propone definir, primero, una estrategia para ganar la guerra, y luego definir cuáles serán las tácticas utilizadas en cada batalla.

La jerarquía de los conceptos mencionados anteriormente también es mencionada por Chiavenato (2004), donde se expone la idea de que la aplicación de una o más estrategias constituye la forma de ganar una guerra. Por lo tanto, para cada estrategia puede ser necesaria una serie de acciones tácticas. El autor también cita la movilización de una tropa específica como una de estas acciones tácticas.

En el proceso de toma de decisiones en una guerra, al evaluar los factores que llevan al general a decidir qué estrategias y tácticas utilizar, Sun Tzu revela: “Quien se conoce a sí mismo y conoce al enemigo puede garantizar la victoria; que conoce el tiempo y el terreno, lo alcanzará de manera absoluta” (TZU, 2011, p. 82).

Por lo tanto, es evidente que el plan estratégico conduce a planes tácticos, y que ambos se definen teniendo en cuenta: las características de la propia tropa, las características de la tropa enemiga, las características de las estaciones en las que se libran las batallas, y también los lugares donde tienen lugar las batallas.

4. ESTRATEGIA Y TÁCTICAS EN EL ÁMBITO CORPORATIVO

Un acto continuo, en términos empresariales, “la estrategia es la movilización de todos los recursos de la empresa en el ámbito global para alcanzar los objetivos a largo plazo” (CHIAVENATO, 2004, p. 192). El autor define que la táctica es un plan más pequeño, con un uso específico de los recursos, con el objetivo de cumplir parte de la estrategia general.

Ejemplificando la interacción entre las dos concepciones, y también en una perspectiva temporal, Chiavenato dice: “planificar durante cinco años en la empresa requiere una estrategia, que vincule los planes tácticos de cada año entendido en este período” (CHIAVENATO, 2004, p. 192).

Konichi Omae (apud HERRERA, 2006) presenta la idea de que la estrategia corresponde a acciones encaminadas a aumentar la fuerza de la organización frente a sus competidores. Sin embargo, Herrera (2007) cita el diccionario Houaiss exponiendo una de sus conceptualizaciones sobre tácticas, definiéndolo como la hábil manera de superar disputas y adversidades a través del arreglo y la organización.

En el mundo corporativo, según Chiavenato (2004), las estrategias se definen a través de la planificación estratégica de la empresa, dentro de una trayectoria que impregna las clases más altas de la organización, como la presidencia y las juntas, mientras que las tácticas se definen a través de la planificación táctica, pasando por la clase media de la organización, como los gerentes.

Todo el proceso que subyace a la formulación de los planes antes mencionados, estratégicos y tácticos, tiene en cuenta los análisis sobre el entorno interno y externo de la empresa, donde se enumeran las fortalezas y debilidades de la organización, en paralelo con las oportunidades y amenazas del mercado en el que opera.

Por lo tanto, en este universo, la empresa, evaluar bien su propia condición de operación y productividad, y todavía tienen una claridad real sobre cómo es la demanda del mercado y el rendimiento de sus competidores, son los pasos fundamentales para lograr el éxito.

5. ESTRATEGIA Y TÁCTICAS EN EL CAMPO DEPORTIVO COLECTIVO

Desde otro ápice, en el ámbito deportivo colectivo, insta inicialmente a poner en primer lugar que Bompa (2005, p. 5) considere que “los deportes colectivos se encuentran entre los deportes más dinámicos, emocionantes, espectaculares y complejos, cautivó a la mayoría de los adolescentes que sueñan con convertirse en el próximo héroe de millones de aficionados”.

Al buscar la definición de deporte en el diccionario, se encuentra su relación con la palabra deporte, que se puede definir como esta: “sm 1. Práctica de ejercicios o juegos físicos, individualmente o en equipos; deportes; 2. Diversión, distracción; 3. Se dice que Adj 2 g’n es cómodo, no formal” (AMORA, 2000, p. 285).

Según la definición anterior, un deporte es también un juego que, a su vez, según Cavallari (2013, apud BORIM [201-]), se caracteriza por contener al menos dos componentes, siendo la regla y característica competitiva. Es decir, para poder caracterizarse como un juego de hecho, la actividad debe organizarse cumpliendo con una regla y por la búsqueda de un ganador.

Ampliamente utilizados en los deportes, los términos estrategia y táctica son conceptos que se entrelazan con facilidad. Sin embargo, como hemos visto en otras áreas, no son lo mismo y, aunque buscan el mismo fin, que es superar una situación o un oponente, debemos saber distinguirlos y señalar el papel de cada uno.

La estrategia refleja la intención del estratega de que, como se espera en un entorno competitivo, no se revele a los ojos de los oponentes. Está vinculado a lo que se pretende lograr y por qué debe lograrse, mientras que la táctica nos recuerda cómo lograrlo. Por ejemplo, la estrategia de cualquier equipo, de cualquier modalidad, puede ser centrar su juego en el contraataque debido a la superioridad técnica del oponente. A partir de ahí, hay una necesidad de desarrollar un plan táctico, indicando cómo el equipo se posicionará para defenderse, cómo debe recuperar la posesión de la pelota, y tan pronto como la ha conquistado, cómo realizará el contraataque. Por lo tanto, la estrategia refleja la intención, mientras que la táctica revela cómo implementarla.

Usando el ejemplo mencionado en el párrafo anterior, se percibe que el supuesto equipo decidirá por una estrategia específica después de comparar sus propias fuerzas y las fuerzas del oponente, lo que revela la importancia de conocer sus propias características y también las características de su oponente antes de la elaboración de planes estratégicos y tácticos ganadores. La necesidad de conocer al oponente está contenida en la definición de Baacke (apud CONFEDERAÇÃO BRASILEIRA DE VOLEIBOL, 1998, p. 161), sobre tácticas, donde dice: “tácticas es la totalidad de acciones individuales y colectivas, ataque y defensa que, sobre la base de las reglas y la forma de jugar con el oponente, determinan la concepción de la estructura del juego para obtener el mejor resultado”.

Como se puede ver en el concepto definido por Baacke (apud CONFEDERAÇÃO BRASILEIRA DE VOLEIBOL, 1998, p. 161), es notable la relevancia de que el deportista tenga conocimiento sobre las reglas de la modalidad en la que opera, yuxtapuesto al conocimiento sobre el oponente, para la elaboración de planes de juego, tanto ofensivos como defensivos.

Las modalidades deportivas en las que los oponentes se enfrentan directamente se practican a través de acciones de ataque y defensa, que, para que ocurran de manera consistente, deben seguir estrategias y tácticas ofensivas y defensivas previamente definidas. Sobre esto, Bompa (2005, p. 39) afirma que “los equipos y los jugadores realizan acciones de ataque o defensa en un juego, de acuerdo con planes tácticos preestablecidos. Tales acciones tácticas deben ser parte de la estructura estratégica del juego”.

Cuando analizamos los deportes colectivos, necesitamos dividir la táctica en tácticas colectivas y tácticas individuales, para que el análisis sea más completo, porque, veamos: si una estrategia guía tácticas, cuando estas tácticas guían las acciones de más de un jugador, se espera que tales acciones no sean uniformes entre todos los jugadores, por mucho que sean del mismo equipo y tanto como las situaciones sean similares. Cada jugador tiene su propia forma de interpretar, decidir y actuar ante una situación específica, e incluso si una situación dada se presenta por igual a los jugadores sometidos a la misma táctica colectiva, la respuesta de estos jugadores será potencialmente diferente. Esta habilidad única de cada jugador se llama una táctica individual.

En la táctica individual, la Confederação Brasileira de Voleibol (CBV), a través de uno de sus folletos, trae el siguiente concepto: “las tácticas individuales es la capacidad que el atleta tiene desde dentro de un tiempo disponible, analizar, decidir y responder a una situación de juego con el objetivo de obtener el mejor resultado” (CONFEDERAÇÃO BRASILEIRA DE VOLEIBOL, 1998, p. 94).

Según Lerbach et al (2002, p. 24), “la táctica individual es el uso perceptivo de la técnica en el cálculo de las reacciones del oponente”.

Siguiendo el razonamiento de que el tratamiento del deporte colectivo permite y provoca el orden de las tácticas en colectivo e individual, y relatando la contribución de lo que Carvalho enseña (2014) sobre estrategia y táctica corporativa, vale la pena señalar algunas características que diferencian la estrategia, las tácticas colectivas y las tácticas individuales, entre sí, para entenderlas mejor, como la siguiente imagen trae :

Tabla 1 – Características de la estrategia, tácticas colectivas y tácticas individuales.

Estrategia TÁCTICAS COLECTIVAS TÁCTICAS INDIVIDUALES
Es una herramienta de planificación. Es una herramienta DE EJECUCIÓN. Es una herramienta exclusivamente INDIVIDUAL.
Visa a
OBJETIVO.
Se dirige a un META. Tiene como objetivo superar una situación.
Se asocia con la
LO QUE HACER Y HACER
¿POR QUÉ?
Se asocia con la
COMO HACERLO.
La unión de la
LO QUE HACER CUANDO
COMO HACERLO.
Se trata del futuro, es PROACTIVO. Se ocupa del presente, puede ser ACTIVO o REACTIVE. Se ocupa del regalo inmediato, es SUPER REACTIVE.
Rendimiento integral, es un PLAN GRANDE. Rendimiento reducido, es un PLAN más pequeño. Rendimiento restringido, es un PLAN ESPECIFICO.
Contiene
Tácticas.
Es parte de la ESTRATEGIA y contiene
TACTICAS INDIVIDUALES.
Es parte de la
TACTICAS COLECTIVAS.

Fuente: elaboración del autor.

Por lo tanto, ha sido que para el deporte colectivo, es posible conceptualizar que la estrategia sirve de guía para la aplicación de tácticas; la táctica colectiva escanea la forma en que el equipo se comportará frente a situaciones ofensivas y defensivas; y las tácticas individuales se caracterizan por las decisiones que cada jugador tomará en su tiempo para actuar.

6. ESTRATEGIA Y TÁCTICAS EN VOLEIBOL

Una vez descritas las consideraciones sobre estrategia y táctica, teniendo en cuenta que el voleibol es un deporte de práctica colectiva, se puede concluir que aplica las definiciones de estrategia y táctica, colectivas e individuales, presentadas anteriormente para el deporte colectivo, si no: según Bizzochi (2013), el voleibol fue inventado en 1895, en la ciudad de Holyoke, Massachusetts , Estados Unidos, por William George Morgan, y es definido así por el mismo autor:

El voleibol es un juego jugado entre dos equipos de seis jugadores, dentro de una cancha rectangular dividida en dos casillas iguales, separadas por una red. El objetivo del juego es conseguir la pelota sobre la red y caer en la cancha del oponente. Cada equipo puede tocar la pelota tres veces y cada jugador no puede hacerlo en una fila. Los golpes en la pelota, por lo general con las manos y los antebrazos, deben ser instantáneos y no se les debe permitir sostenerla. Los puntos se disputan a partir de una acción llamada puntuación y el punto en disputa es el equipo que logra el objetivo del juego. Los partidos se juegan en sets de 25 puntos -excepto el quinto set, jugado en 15 puntos-, dejando victorioso al equipo que gana tres sets (BIZZOCHI, p. 2013, p.1).

Por lo tanto, el voleibol puede considerarse un deporte colectivo, donde los oponentes se enfrentan entre sí alternando acciones de ataque y defensa.

El voleibol se juega a través de seis razones técnicas, de los cuales la retirada, el levantamiento y el ataque son los fundamentos clasificados como ofensivos; y recepción, bloqueo y defensa, fundamentos clasificados como defensivos.

En una perspectiva de juego, el equipo de voleibol debe tener una estrategia general para enfrentarse a su oponente, que guía la elaboración de estrategias específicas para cada fundación o, incluso, para cada grupo de fundamentos, los llamados sistemas ofensivos y defensivos. Después de la elaboración de las estrategias mencionadas, las generales y las específicas, se está definiendo qué tácticas colectivas se utilizarán para lograr las estrategias establecidas. A su vez, la táctica individual será el fruto de la percepción y decisión que el jugador tendrá en el momento de la acción.

Para colaborar con la declaración anterior, se mostrará cómo los conceptos estudiados hasta ahora pueden centrarse en una base del juego, como en la comisión. El botín es la base que inicia la disputa puntual en voleibol, es seguido por una recepción del oponente, que cuando está bien ejecutado, facilita el levantamiento y ataque del equipo que recibió, por lo tanto, dificulta las acciones defensivas del equipo que empató. Por lo tanto, es lógico pensar que dibujar fuertemente puede inhibir la agresividad de las acciones atacantes del oponente.

Por lo tanto, cuando la estrategia general de un equipo es ser agresivo, a menudo durante el juego, porque considera el oponente más fuerte técnicamente, el equipo en cuestión tratará de evitar el intercambio de bolas, es decir, busca finalizar las disputas de puntos tan pronto como sea posible. Esta estrategia se centra en el empate también, que resulta tener la siguiente estrategia específica: dibujar agresivamente para “romper” la recepción y hacer que la pelota vuelva fácilmente o hacer el punto directamente sobre el oponente. Después de eso, la táctica, es decir, la forma en que se buscará la estrategia, comienza a definirse a través de sus variables, tales como: qué técnica, desde dónde, a dónde, qué distancia y qué altura se debe dibujar. La táctica individual entra en juego al ejecutar el saco, donde el sacor debe observar a los jugadores de la recepción del oponente y, al notar algún tipo de anticipación, modificar, en el último momento, una de las variables tácticas mencionadas anteriormente y, si no hay razón para hacer tales modificaciones, debe mantener la programación táctica colectiva.

Después de lo anterior, es posible entender la importancia de la estrategia y las tácticas colectivas e individuales, así como entender la interacción entre estos componentes, para lograr el éxito en un juego de voleibol.

7. CONSIDERACIONES FINALES

Aunque la estrategia y las tácticas tienen el mismo aspecto y buscan el mismo objetivo, son diferentes. Estas diferencias nos iluminan sobre la jerarquía que existe entre ellos, así como sobre la contribución de cada uno en el proceso de toma de decisiones, ya sea en el ejército, corporativo o deportivo.

Está claro, después de leer este artículo, que hablar de estrategia se refiere a pensamientos e ideas que guían acciones precisas, es decir, acciones tácticas, sobre algo que se pretende conquistar. Más que eso, se aclara la organización entre los conceptos, donde se percibe que para cumplir una estrategia establecida, es necesario definir al menos una acción táctica, y que puede tener lugar de varias maneras.

Por lo tanto, se puede conceptualizar la estrategia como el plan de acción definido para alcanzar los objetivos deseados, mientras que las tácticas pueden ser conceptualizadas como la ejecución organizada de los procedimientos necesarios para aplicar una estrategia definida.

En el deporte, utilizando las definiciones propuestas anteriormente y las características de la actividad deportiva, se puede definir la estrategia como el plan de acción definido para superar al oponente tanto ofensiva como defensivamente.

La táctica se puede definir como la ejecución organizada de los procedimientos necesarios para cumplir con las estrategias ofensivas y defensivas. A su vez, la táctica individual se caracteriza por ser la solución encontrada y aplicada por el jugador para tener éxito en una situación de oposición al oponente.La aclaración sobre el concepto de tácticas individuales en el deporte, permite, a cualquier estratega, una reflexión sobre la importancia del rendimiento individual del jugador dentro de la táctica del equipo.

La realización de este artículo no tiene ninguna intención de ser el punto final sobre los conceptos analizados y propuestos aquí, sino más bien de ser un punto de partida capaz de hacernos reflexionar, aún más, sobre ellos. Aunque la estrategia y las tácticas son términos que surgieron hace mucho tiempo en la antigua Grecia, y que han sido ampliamente utilizados en batallas militares y guerras, sus conceptos son actualmente ampliamente utilizados por las organizaciones corporativas y también por los equipos deportivos, hechos que muestran la importancia de entender estos conceptos para lograr el éxito profesional.

REFERENCIAS

AMORA, Antônio Soares. Minidicionário Soares Amora da Língua Portuguesa. 7. ed. São Paulo: Saraiva, 2000.

BIZZOCHI, Carlos. O voleibol de alto nível: da iniciação à competição. 4. ed. Barueri: Manole, 2013.

BOMPA, Tudor Olimpius. Treinando atletas de desporto coletivo. São Paulo: Phorte, 2005.

BORIM, Jayne Maria. Curso de jogos pré-desportivos. [201-]. Disponível em: <https://www.colaboraread.com.br/aluno/webaula/index/2118751601?atividadeDisciplinaId=6235385#3>. Acesso em: 10/06/2020.

CARVALHO, Camila. Estratégia x Tática. Portal Administradores, publicado em: 29/07/2014. Disponível em: <https://administradores.com.br/artigos/estrategia-x-tatica>. Acesso em: 05/06/2020.

CHIAVENATO, Idalberto. Introdução a Teoria Geral da Administração. 3. ed. Rio de Janeiro: Elsevier, 2004.

CONFEDERAÇÃO BRASILEIRA DE VOLEIBOL. Apostila do Curso Nacional de Treinadores de Vôlei de Praia – Nível II. Rio de Janeiro, 1998.

HERRERA, Wagner. Estratégia e Tática – 01. Portal do Marketing, publicado em: 24/05/2007. Disponível em: <http://www.portaldomarketing.com.br/Artigos/Estrategia_e_Tatica_01.htm>. Acesso em: 02/06/2020.

HERRERA, Wagner. Estratégia e Tática. Blog Administração Estratégica, publicado em: 02/11/2006. Disponível em: <http://wagnerherrera.blogspot.com/2006/11/estratgia-e-ttica.html>. Acesso em: 01/06/2020.

LERBACH, Antônio Marcos et al. Apostila do Curso Especial de Voleibol. Blumenau: UniSesi, 2002.

SANTOS, Júlio Cesar De Souza. Estratégia: Origem, Conceitos e Definições. Portal Brasil Escola, publicado em: 04/03/2011. Disponível em: <https://meuartigo.brasilescola.uol.com.br/administracao/estrategia-origem-conceitos-definicoes.htm>. Acesso em: 01/06/2020.

TZU, Sun. A arte da guerra. Adaptação e Prefácio de James Clavell. 56. ed. Rio de Janeiro: Record, 2016.

TZU, Sun. A arte da guerra: os treze capítulos originais. São Paulo: Jardim dos Livros, 2011.

[1] Licenciado en Educación Física (UNIASSELVI), Especialista en Educación Física (UCEFF), Especialista en Formación Deportiva (UNOPAR).

Enviado: Julio, 2020.

Aprobado: Agosto, 2020.

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here