La importancia del imaginario social para la construcción de prácticas de enseñanza-aprendizaje contemporáneas

DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI
SOLICITAR AGORA!
Rate this post
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email

CONTEÚDO

ARTÍCULO ORIGINAL

PESSOA, Andréa Printes Nogueira [1], NOGUEIRA, Francinete Pessoa [2], NORONHA, Jucineide Campos [3]

PESSOA, Andréa Printes Nogueira. NOGUEIRA, Francinete Pessoa. NORONHA, Jucineide Campos. La importancia del imaginario social para la construcción de prácticas de enseñanza-aprendizaje contemporáneas. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 05, Ed. 10, Vol. 22, pp. 133-144. Octubre de 2020. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/educacion-es/del-imaginario-social

RESUMEN

Este artículo trae reflexiones sobre la importancia del imaginario social, contextualizado a partir de la investigación bibliográfica sobre lo que es el imaginario social y cómo funciona en la enseñanza-aprendizaje contemporánea. El aprendizaje es un proceso en el que desarrollamos nuestra personalidad, ya sea física o mental. En las escuelas en las prácticas de enseñanza del aprendizaje contemporáneo, el profesor tiene la función de sistematizar los conocimientos de los estudiantes de su vida social, organizar actividades, preparar a los estudiantes para seguir normas, valores, que son creados por la sociedad con verdaderos significados y significados ya sea en grupos o individualmente.

Palabras clave: Imaginario social, enseñanza-aprendizaje, mundo contemporáneo.

1. INTRODUCCIÓN

Para analizar la importancia del imaginario social en la enseñanza-aprendizaje, destacan las intensas transformaciones en la educación contemporánea. El proceso educativo experimenta evolución en varios aspectos, principalmente en metodologías de enseñanza, debido a los continuos cambios sociales, tales como: desarrollo tecnológico y desarrollos científicos que requieren mejoras en el campo pedagógico, para facilitar este proceso y proporcionar bienestar a los implicados.

Imaginario social: expresado por ideologías y utopías, y también por símbolos, alegorías, rituales y mitos. Estos elementos configuran las cosmovisiones y las conductas y estilos de vida de modelos, en movimientos continuos o discontinuos de preservación del orden prevaleciente o introducción de cambios.

En Brasil, las instituciones educativas buscan desarrollar estrategias para aplicar en metodología diaria con el fin de involucrar la enseñanza-aprendizaje basada en la convivencia humana frente a la vida familiar, la sociedad y el conocimiento cultural de su comunidad. De ahí que el papel de la escuela en la sociedad moderna necesite nuevas estrategias de enseñanza, para responder a las nuevas demandas económicas y sociales, con prácticas pedagógicas que implementen el uso de las tecnologías disponibles en las clases.

2. DESARROLLO

2.1 LA IMPORTANCIA DEL IMAGINARIO SOCIAL

Inicialmente, debemos entender lo que es imaginario. Así, para comenzar el estudio del tema propuesto, tratamos de entender este distanciamiento de los acontecimientos científicos y, de manera simplificada, la siguiente definición es:

La actividad creativa de la imaginación depende directamente de la riqueza y diversidad de la experiencia previa de la persona, ya que esta experiencia constituye el material con el que se crean las construcciones de fantasía. Cuanto más rica sea la experiencia de la persona, más material estará disponible para su imaginación. (VYGOTSKI, 1996, p. 22)

Así, la relación entre el imaginario individual y el imaginario social es explícita, porque se observa que muchas situaciones de la realidad humana se complementan con esta búsqueda incesante de significados. Con todo, la imaginación y la realidad son procesos que permiten la actualización constante de la vida cotidiana y actúan en las dimensiones de la formación social.

Este imaginario social es la agrupación de normas y valores, creados por la sociedad con significados y verdaderos significados. En este caso, el imaginario social o colectivo precede a la interacción entre los miembros de un grupo determinado. Esto se debe a que:

La imaginación adquiere una función muy importante en el comportamiento y desarrollo humano. Se convierte en un medio de expandir la experiencia de un individuo porque, basado en la narración o descripción de los demás, puede imaginar lo que no vio, lo que no experimentó directamente en su experiencia personal. (VYGOTSKY, 1996, p. 125)

Vale la pena destacar la necesidad de acercar los significados a los procesos de enseñanza y aprendizaje, lo que anima al discurso a entender lo que está más allá de las posibilidades humanas, con esto puede funcionar un sistema dinámico y continuo.

Y en vista de este pensamiento, para apropiarse del imaginario, es trabajar conceptos y representaciones en diferentes áreas del conocimiento, tales como: antropología, sociología, historia, entre otros. Varios teóricos explican diferentes significados relacionados con el imaginario social. Postic (1993, p. 13) sugirió la siguiente reflexión:

Imaginaria es una actividad de reconstrucción, incluso transformación de lo real, debido a los significados que damos a los acontecimientos o las repercusiones internas que tienen sobre nosotros. No es alejarse del mundo real; es seguir un camino paralelo al mismo tiempo.

En vista de las actividades que impregnan la transformación en función de la relevancia de los significados, Pesavento (1995, p. 24) destaca: “El imaginario es, por lo tanto, representación, evocación, simulación, significado y significado, un conjunto de espejos donde lo “verdadero” y la aparente fusión, una composición extraña donde la mitad visible evoca cualquier cosa que falta y difícil de percibir. Todavía sintetizando el pensamiento del autor, perseverar el estudio del imaginario puede llegar a entender significados y desentrañar secretos.

En este contexto, lo importante es que el profesor entienda los significados, símbolos y significados del imaginario que contribuyen a la educación y generan conocimiento, proporcionando relaciones de enseñanza-aprendizaje, debido a prácticas pedagógicas.

Es en la escuela que se construye la posibilidad de entender la realidad, partiendo de una propuesta curricular que guía los escaneos en el aula, y posteriormente aplica pruebas y evaluaciones, que generan resultados escolares.  Así, las actividades se proyectan y se ponen a disposición, sobre la base de intereses individuales, porque cada una tiene una realidad diferenciada y comienza a construir colectivamente un instrumento humanizador. Haciendo analogía del imaginario en relación con la pedagogía, sostenemos la afirmación de que:

Imaginar es evocar seres, ponerlos en una situación determinada, hacerlos vivir como uno quiere. Es crear un mundo a tu gusto, liberándote. Todo es posible. Todo sucede. En la vida artística, imaginar es un acto creativo. En la vida cotidiana, imaginar es una actividad paralela a la acción que ejercemos vinculada a la realidad. La imaginación es un proceso. Imaginary es tu producto. Imaginario social y educación: un enfoque necesario. (POSTIC,1993, p.13)

El imaginario promueve las prácticas educativas y lleva a los estudiantes a otra dimensión, el conocimiento da sentido a la existencia de la institución escolar. La escuela es un mediador entre la cultura y el individuo, busca el desarrollo de la inteligencia creativa y permite diferentes manifestaciones que permiten la socialización del individuo, la educación mueve los imaginarios y produce nuevos significados y significados. Destacado por (CASTORIADIS, 2004, p.129), “la sociedad actúa de acuerdo con el significado que da al mundo y las cosas que le rodean […] el lenguaje, las costumbres, las normas, las técnicas no pueden ‘ser explicadas’ a través de factores fuera de la colectividad humana”.

Así, el imaginario se entiende como participante en la vida cotidiana colectiva, como el análisis de una sociedad en busca de situaciones de validación en el campo de la política u otros grupos sociales, así como en campos de la ciencia. El imaginario social representa los anires que las clases sociales expresan para guiar sus objetivos, sus ideologías, en las que se apropian de la evaluación del pasado para hacer el futuro más auténtico basado en la valorización de la estructura social sobre el individuo, porque la vida social impregna la importante identificación del conocimiento, valores y normas de los sistemas de representaciones simbólicas.

2.2 LA CONSTRUCCIÓN DE PRÁCTICAS DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

Las ideas pedagógicas tienen contribuciones teóricas relevantes y han estado alimentando el pensamiento del público educativo a lo largo de los años. Las prácticas son recursos metodológicos que facilitan el proceso de enseñanza-aprendizaje, relacionan la teoría con la práctica y permiten el desarrollo de preguntas y despiertan la curiosidad del estudiante. Hoy en día es necesario buscar la mejora del proceso educativo, la escuela ya ha dejado teóricamente la enseñanza tradicional, y el profesor está obligado a ser consciente de las innovaciones, y aprovechar la creatividad y la modernización en el aula, para satisfacer a una generación informatizada, en Brasil se organizaron los PCNs proponiendo nuevas prácticas pedagógicas para minimizar los resultados antes de las prácticas tradicionales. Frente a lo anterior.

Democratizar la enseñanza está ayudando a los estudiantes a expresarse bien, a comunicarse de diversas maneras, a desarrollar un gusto por el estudio, a dominar el conocimiento escolar; es ayudarles en la formación de su personalidad social, en su organización como colectividad. (LIBÂNEO, 2006, p. 12)

Así, se percibe que la evolución educativa ha pasado por varias situaciones, desde la escuela tradicional, la escuela moderna y hoy con una evolución significativa en la escuela contemporánea, lo que con los avances tecnológicos permitió soluciones rápidas para la enseñanza. Pero la enseñanza no depende sólo de las tecnologías, la enseñanza del aprendizaje es algo complejo donde podemos aprender o dejar las enseñanzas en segundo plano, o para más tarde, todo depende del interés particular del individuo.

Las escuelas, independientemente de su ubicación o de la clientela a la que sirve, tienen el principio de formar ciudadanos conscientes, responsables con autonomía intelectual capaces de mantenerse al día con los cambios sociales que se producen a un ritmo cada vez más acelerado.  En este nivel, el maestro necesita adquirir diferentes estrategias de enseñanza. Por lo tanto, para Libâneo (2006, p. 78), “El maestro necesita una teoría que explique la dirección prevista para la tarea educativa de humanización del hombre, extraída de una concepción de la educación como una práctica social transformadora”. Ante esta necesidad, los métodos pedagógicos adoptados por los profesores son importantes para que se produzca el aprendizaje de la enseñanza, haciendo una asociación entre la teoría y la vida cotidiana del estudiante; el conocimiento disciplinario de su propio campo de formación profesional y el conocimiento curricular de las áreas específicas de su labor docente; y el diseño pedagógico que basa los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Se convierte en relevante para el profesor, este compromiso de la teoría con la práctica en el trabajo con los estudiantes. Se trata de un proceso en el que se describen los conocimientos y experiencias discutidos en el aula, sus hipótesis, sus procedimientos y los elementos de las políticas educativas, además de los conocimientos adquiridos en la trayectoria diaria de la vida personal, social, cultural y escolar. En esta práctica, se percibe un aprendizaje favorecido entrelazado, en el que el maestro no sólo domina, sino que también alienta, al conocimiento de los significados.

Los métodos pedagógicos entre profesor y alumno se convierten en un verdadero aprendizaje histórico, son instrumentos que interconectan el lenguaje y facilitan el proceso de formación de las personas. Así, el maestro y el alumno crecen juntos, porque la sociedad sufre varias modificaciones, entre estas enseñanza-aprendizaje, que está conectada en un proceso amplio y carga cada vez más al individuo.

En esta visión cada ser debe adaptarse, ser dinámico, activo, respetar las diferencias y conocimientos adquiridos a lo largo de la vida individual o grupal. Con esto, la práctica pedagógica juega un papel fundamental en el desarrollo intelectual del estudiante, es el centro de aplicación metodológica en la conducción del aprendizaje. El maestro debe reflexionar sobre la pregunta:

Educar es intervenir en la capacidad de las personas para ser y actuar. Para ello, se proporcionan mediaciones culturales, es decir, herramientas simbólicas y materiales, a través de un proceso de comunicación. De esto se trata la Pedagogía: la mediación del conocimiento y las formas de actuar. (LIBÂNEO, 2006, p. 215)

Al entender estas consideraciones, se percibe la necesidad de interacción entre los miembros de la escuela, porque sólo pueden disfrutar, transformar, organizar y satisfacer los intereses si trabajan hacia el colectivo, porque de eso proviene el aprendizaje y la verdadera educación de la calidad social.

Así, las actividades que estimulan la autonomía involucran a los estudiantes en la organización, planificación e investigación para ejercer la capacidad de expresar y comunicarse. En este contexto, los profesores aplican los contenidos curriculares, con el objetivo de adaptarlos a la necesidad de su clientela, ya que la educación es una acción social que requiere un proceso de interacción entre profesor y alumno. En la coyuntura en la que se lleva a cabo la enseñanza, el trabajo pedagógico en la praxis del aula u otros espacios educativos califica al educador como un ser epistemológico. Pronto el know-how docente y la competencia docente, está estrechamente relacionado con la construcción de una autonomía para una acción atenta, reflexiva, crítica y ética.

Paulo Freire realiza la siguiente colocación, añadiendo que:

[…], el diálogo es un requisito existencial. Y, si es el encuentro en el que se simpatiza la reflexión y la acción de sus temas dirigidos al mundo a transformar y humanizar, no puede reducirse a un acto de depositar ideas de un tema en el otro, ni convertirse en un simple intercambio de ideas para ser consumido por los mutantes. (FREIRE, 2005, p. 91).

La escuela hoy tiene nuevos requisitos educativos y el profesor enfrenta retos, teniendo que abandonar las viejas prácticas y metodologías obsoletas, porque ya no son suficientes para cumplir con el sistema educativo brasileño, la escuela ya tiene un perfil de aprendizaje contemporáneo, que favorece a los estudiantes para enfrentar los desafíos que la sociedad impone. Por lo tanto, es importante hacer un autonálisis, de lo que se puede hacer para implementar la práctica pedagógica y superar los anhelos frente a la necesidad de cambio. Así

Aprender a la vista de la pedagogía de contenidos, es desarrollar la capacidad de procesar información y tratar los estímulos del entorno, organizando los datos disponibles de la experiencia. En consecuencia, se admite el principio de aprendizaje significativo, que supone, como un paso inicial, para verificar lo que el estudiante ya sabe. El maestro necesita saber (entender) lo que los estudiantes dicen o hacen, el estudiante necesita saber cómo entender lo que el maestro busca decirles. (LIBÂNEO, 2006, p. 42)

Y a la vista de estas demandas, con el objetivo de nuevas perspectivas en el ámbito de la educación, para la transformación metodológica de la práctica del profesorado en la toma de decisiones en el aula y en otros espacios educativos, les lleva a producir conocimiento con metodologías innovadoras. Depende de él dinámicarse, adaptarse a su creatividad, en la práctica en el aula, en el contexto de la interacción con los estudiantes, y en diferentes actividades metodológicas. Así, la praxis pedagógica anima a los educadores a ser una persona hermenéutica, llevándolos a ser mediadores del conocimiento, para una práctica dinámica, reflexiva y transformadora.

2.3 ENSEÑANZA-APRENDIZAJE CONTEMPORARIO

La escuela en el siglo XXI viene a seguir los cambios sociales, con la implementación de nuevas tecnologías que influyen en las culturas y relaciones de la sociedad a un ritmo acelerado, y la información se actualiza en fracciones de segundos. Con esto, había requisitos educativos, la escuela de hoy no sigue y no debe seguir las mismas metodologías o prácticas de enseñanza de tiempos anteriores, necesidad de guiar y hacer frente a nuevos desafíos.

Las viejas prácticas, las herramientas obsoletas y las metodologías retrógradas ya no satisfacen las necesidades de la educación actual. Es necesario tener en cuenta que la información se ha vuelto más rápida y accesible, haciendo que los estudiantes sean más autónomos y conectados en las nuevas tecnologías y las redes sociales, porque están revolucionando la forma de enseñar y aprender.

Todo esto requiere una escuela con un perfil de aprendizaje moderno, que ayude al estudiante a superar todos los desafíos que la sociedad atribuye. En esta coyuntura, es necesario destacar la importancia de la formación continua del profesorado para innovar y proporcionar una mejora en las prácticas pedagógicas y mantenerse siempre al día con lo que el propio sistema educativo cobra, en línea con la sociedad.

En Brasil a lo largo de los años, se implementan nuevas propuestas pedagógicas con el fin de proporcionar mejoras en el sistema educativo. Por lo tanto, la educación brasileña en todos los niveles ha estado experimentando transformaciones con acciones educativas que permiten conocer ciertos sistemas.

Es una pedagogía que tiene en cuenta los determinantes sociales y que hace críticas a los mecanismos e imposiciones resultantes de la organización de la sociedad en clases sociales antagónicas; al mismo tiempo, es una pedagogía que busca, dentro de la escuela, respuestas pedagógicas-didácticas que permitan el ejercicio de esta crítica, basada en las determinaciones sociales de situaciones pedagógicas concretas. (LIBÂNEO 2006, p. 12).

El ejemplo reciente de reformas fue la propuesta “Educación para todos” en 2001, como salvacionista de la educación, para la mejora de la calidad del aprendizaje, como la condición de desarrollo, reducción de la pobreza, empleabilidad y mejor calidad de vida.

Las transformaciones visibles que se han estado produciendo en la sociedad contemporánea con cambios rápidos se reflejan en el sistema educativo, porque la educación es un fenómeno social que aporta, influye y permite un nuevo paradigma social de enseñanza-aprendizaje. La educación debe centrarse en el desarrollo de habilidades y habilidades esenciales para los estudiantes, y en este contexto el profesor debe tener una postura peculiar que dirija el proceso educativo. Las nuevas tecnologías atencionadas, ya que el ordenador, la televisión, el programa de datos de Internet, los teléfonos móviles y etc., favorecen la construcción del conocimiento y facilitan la creación, creando un entorno muy estimulante de aprendizaje docente.

Cuando se trata del desarrollo de habilidades y habilidades, el profesor necesita conocer las estrategias de enseñanza, buscar la renuncia a las acciones practicadas en el tiempo y en el espacio del entorno escolar con el fin de asegurar que el anhelo del estudiante no se contradiga. Así, según Libâneo (2006, p. 78), “El maestro necesita una teoría, que explique la dirección prevista para la tarea educativa de humanización del hombre, extraída de una concepción de la educación como una práctica social transformadora”.

La educación es fundada por seres capaces de crear y recrear, se da a conocer a cada paso, entre profesores, estudiantes y todos los segmentos de la sociedad, por lo que es un proceso continuo. Desde la escuela el ser humano organiza su universo de ideas y cede a nuevas posibilidades de conocimiento universal, siempre que siga los procesos pedagógicos de la enseñanza.

En la escuela contemporánea el reto para muchos profesores es transformar las tecnologías en un aliado de la educación, hoy en día es necesario crear estrategias de enseñanza innovadoras, incluso si el uso de recursos tradicionales y en ellos siempre está presente libros, lápiz, lápiz y papel. Y cuando la escuela tiene nuevas tecnologías, especialmente multimedia es necesario para aprovechar la interactividad.

Aun así, las innovaciones pueden y necesitan contener instrumentos tecnológicos, como se predijo en la Base Nacional Común de Currículos (BNCC).  Hay varias maneras de introducir estas prácticas en actividades pedagógicas, tales como: en las producciones, en las propuestas de lectura dinámica, en las aplicaciones de las evaluaciones y simulaciones y en la apreciación recurrente de las historias y películas educativas. En este entorno dinámico, el uso didáctico del teléfono celular, por ejemplo, puede ayudar y motivar a los estudiantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

[…] el maestro actuaría como un estimulador de aprendizaje cuya iniciativa principal dependería de los propios estudiantes. Tal aprendizaje sería un resultado espontáneo del ambiente estimulante y de la relación viva que se establecería entre los alumnos y entre ellos y el maestro, para ello, cada profesor tendría que trabajar con pequeños grupos de alumnos, sin los cuales se obstaculizaría la relación interpersonal, esencia de la actividad educativa; y en un ambiente estimulante, por lo tanto, dotado de ricos materiales didácticos, biblioteca de clases, etc. (SAVIANI, 1995, p. 20)

En este contexto, el profesor es el mediador del conocimiento, proporcionando situaciones y experiencias significativas a los estudiantes que se convierten en sujetos de su propia formación. Es necesario involucrar a toda la sociedad para generar una educación democrática. Pero para el desarrollo de una sociedad de la información de igualdad, debe haber realmente políticas de acceso a la información dirigidas a todos, al progreso y transformación constantes de la humanidad. Por lo tanto, la educación necesita un nuevo sistema educativo, que sólo será posible cuando toda la sociedad se involucre.

CONSIDERACIONES FINALES

El imaginario social surge en un contexto socio-histórico-cultural e influye decisivamente en las relaciones sociales y es determinante para la enseñanza-aprendizaje, con significado imaginario y simbología. Pero sabemos que las demandas del proceso educativo y mucha actualización, las prácticas pedagógicas se reinventan y la creación de nuevas formas de enseñanza y aprendizaje, el profesor necesita siempre actualizarse a sí mismo. La importancia de una educación interdisciplinaria y multidisciplinar que satisfaga la nueva realidad educativa de la globalización del conocimiento.

El proceso educativo necesita mucha actualización, los métodos están en constante evolución y mejorando las prácticas pedagógicas y una nueva forma de enseñanza y aprendizaje es necesario el compromiso de todos para hacer que la educación sea excelente en este país.

El profesor necesita tener una mente abierta y debe combinar las transformaciones tecnológicas para beneficiar a sus clases, mejorando las prácticas metodológicas que promueven el proceso de enseñanza-aprendizaje.

El nuevo paradigma de las relaciones sociales está ligado por la tecnología, independientemente de cualquier entorno socioeconómico y cultural, los estudiantes crean estructuras mentales y cognitivas que agrupan y se expanden a partir de las TIC. El profesor, a su vez, constituye un nuevo método de transmisión del aprendizaje docente y, simultáneamente, de control de este concepto, porque la forma de evaluar a los alumnos también debe diferenciarse y adaptarse al nuevo estándar de enseñanza.

Por lo tanto, la educación debe ir más allá de un conjunto de procedimientos, normas y técnicas, es un proceso constructivo y permanente. La escuela necesita innovaciones, pero todo el mundo necesita compromiso con las transformaciones sociales en vista del bienestar de la sociedad en su conjunto.

REFERENCIAS

CASTORIADIS, Cornelius. As encruzilhadas do labirinto VI –figuras do pensável. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira, 2004.

FREIRE, P. Pedagogia do Oprimido. Rio de Janeiro: Paz e Terra, 2005.

LIBÂNEO, José Carlos – Democratização da escola pública – a pedagogia crítico-social dos conteúdos, 2006, 21º edição.

PESAVENTO, Sandra. Em busca de outra história: imaginando o imaginário. Revista Brasileira de História, São Paulo, v. 15, no 29, 1995.

POSTIC, MarceI. O imaginário na relação pedagógica. Rio de Janeiro: Jorge Zahar. 1993.

SAVIANI, Demerval. Escola e Democracia. Campinas: Autores Associados, 1995.

VIGOTSKY, L S. La imaginación y el arte em la infância. (Ensayo psicológico). 3. ed. Madrid, Espanha: Akal., 1996.

[1] Graduado en Física; Corporacion Universitaria De Humanidades E Ciencias Sociales De Chile. Máster en Ciencias de la Educación.

[2] Licenciado en Matemáticas y Especialista en Enseñanza y Gestión Matemática y Coordinación Pedagógica y Enseñanza de Educación Superior SEDUC; Corporacion Universitaria De Humanidades e Ciencias Sociales de Chile Máster en Ciencias de la Educación.

[3] Licenciado en Letras y Especialización en Metodología de Enseñanza de Lengua Portuguesa y Especialización en Medios de Educación; Corporacion Universitaria De Humanidades e Ciencias Sociales de Chile Máster en Ciencias de la Educación.

Artículo: Septiembre de 2020.

Aprobado: Octubre de 2020.

Rate this post

Leave a Reply

Your email address will not be published.

DOWNLOAD PDF
RC: 74995
POXA QUE TRISTE!😥

Este Artigo ainda não possui registro DOI, sem ele não podemos calcular as Citações!

Solicitar Registro DOI
Pesquisar por categoria…
Este anúncio ajuda a manter a Educação gratuita
WeCreativez WhatsApp Support
Temos uma equipe de suporte avançado. Entre em contato conosco!
👋 Hola, ¿Necesitas ayuda para enviar un artículo científico?