Procedimientos de fisioterapia dermatofuncional en rejuvenecimiento facial

0
105
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
5/5 - (2 votos)
PDF

REVISIÓN DE LITERATURA

BESSA, Vicente Alberto Lima [1]

BESSA, Vicente Alberto Lima. Procedimientos de fisioterapia dermatofuncional en rejuvenecimiento facial. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 06, Ed. 09, Vol. 05, págs. 05-26. Septiembre 2021. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/salud/dermatofuncional

RESUMEN

El envejecimiento es un proceso natural de cualquier ser vivo y representa el declive inevitable e irreversible de las funciones de las estructuras corporales. También promueve un impacto emocional y estético, por lo que muchos buscan ralentizarlo mientras mantienen una vida más saludable mediante una buena nutrición, práctica de ejercicio y procedimientos estéticos. Ralentizar el envejecimiento de la cara es posible a través de la fisioterapia dermatofuncional que emplea un arsenal de tratamientos estéticos. Sin embargo, surgió la siguiente pregunta: ¿cuáles son los principales procedimientos que se pueden utilizar en el rejuvenecimiento facial en fisioterapia dermatofuncional? Para responder a esta pregunta, se desarrolló un estudio que tuvo como objetivo investigar los principales tratamientos estéticos y sus efectos terapéuticos utilizados para mantener la piel de la cara más joven y saludable. Para ello, se realizó una revisión bibliográfica sobre tratamientos estéticos antienvejecimiento del rostro, que están disponibles en las bases de datos de PubMed, Semantic Scholar, Scielo, BVS-BIREME y Science Direct. Se concluyó que los principales procedimientos utilizados son: radiofrecuencia, láser, luz pulsada intensa, LED, microcorrientes, electrolifting, microagujas, micropunciones, peelings, acupuntura y cosmética. Se puede inferir que la fisioterapia dermatofuncional tiene un vasto arsenal a su disposición para hidratar, nutrir, mejorar el tono cutáneo y muscular, despigmentar, estimular la síntesis de colágeno y elastina, tener acciones antioxidantes, antiglicantes y desglicantes que dan como resultado una piel más jovial y saludable.

Palabras clave: tratamiento de rejuvenecimiento, tratamiento antienvejecimiento, estética facial.

INTRODUCCIÓN

Las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud estiman más de 800 millones de personas mayores de 65 años en todo el mundo para 2025 (PORTELA y DUTRA, 2019). Y a medida que la esperanza de vida de la población tiende a aumentar, también lo hace la búsqueda de mantener un estándar de belleza con una piel joven, sin manchas y sin arrugas. Es un hecho que todos queremos vivir más tiempo y de una manera saludable, por lo que muchos buscan un estilo de vida más saludable, y en este caso se incluyen los procedimientos estéticos.

Sin embargo, todo ser vivo está predestinado a la edad y el proceso de envejecimiento cutáneo es el resultado de factores intrínsecos y extrínsecos que producen varios cambios en la arquitectura facial y reducen progresivamente la capacidad homeosa del cuerpo (PEREIRA et al., 2019).

Pero para satisfacer las necesidades del ser humano de mantenerse sano y bello, la ciencia ha evolucionado mucho y, actualmente, existen varios tratamientos que suavizan el envejecimiento facial a partir de cosméticos, agentes físicos, acupuntura e incluso cirugías. Aunque la cirugía estética es muy buscada por las personas para retrasar o minimizar los signos del envejecimiento facial, existen otros procedimientos no quirúrgicos muy eficientes. Estos procedimientos no quirúrgicos tienen la ventaja de proporcionar rejuvenecimiento de la piel a través de técnicas rápidas y seguras que contribuyen al bienestar de sus simpatizantes (PORTELA y DUTRA, 2019).

En este contexto, la fisioterapia dermatofuncional ha sido una aliada del ser humano para mantener la piel más jovial y sana y corregir algunas de sus imperfecciones. Se sabe que existen varios recursos físicos y cosméticos que contribuyen al rejuvenecimiento de la piel. Por lo tanto, surge la siguiente pregunta guía: ¿cuáles son los principales procedimientos que se pueden utilizar en el rejuvenecimiento facial en fisioterapia dermatofuncional?

Para comprender mejor el rendimiento del fisioterapeuta, se desarrolló una investigación de revisión bibliográfica, cuyo objetivo fue investigar los principales tratamientos estéticos y sus efectos terapéuticos utilizados para mantener la piel del rostro más joven y saludable.

Se realizó un análisis de la investigación publicada sobre tratamientos estéticos antienvejecimiento del rostro, que están disponibles en las bases de datos de PubMed, Semantic Scholar, Scielo, BVS-BIREME y Science Direct, abarcando los últimos 13 años. Los descriptores fueron: tratamiento de rejuvenecimiento, tratamiento antienvejecimiento y estética facial. Los criterios de inclusión incluyen artículos, libros y trabajos académicos en portugués e inglés que han estado trabajando en los tratamientos estéticos del rejuvenecimiento no invasivo y mínimamente invasivo. Los criterios de exclusión fueron los artículos sin carácter científico y los que abordan procedimientos estéticos que no pueden ser prescritos por el fisioterapeuta.

Se recogieron 80 materiales de artículos, libros y trabajos académicos que discutían el tema, pero se seleccionaron 37 artículos, 2 libros y 1 tesis para el estudio.

DESARROLLO

Es necesario enfatizar que el envejecimiento disminuye la función de los órganos y sistemas del cuerpo, incluida la piel. Se sabe que el envejecimiento de la piel está influenciado por la herencia, pero especialmente por la exposición al sol. Estos factores promueven cambios epidérmicos, tales como: disminución del potencial proliferativo, disfunción de los melanocitos, células de Langerhans y ades adepáticas dermoepidérmicas; además de cambios en la dermis, tales como: reducción del grosor, celularidad y vascularización, degeneración del colágeno (MORAES, 2008). Se puede afirmar que la piel es el órgano que más evidencia el envejecimiento (PORTELA y DUTRA, 2019). Sin embargo, los signos y la intensidad del envejecimiento facial natural se pueden reducir a través de procedimientos de fisioterapia dermatofuncional.

Vale la pena señalar que es posible clasificar el envejecimiento de la piel como intrínseco o cronológico o actinoscenescencia causada por la programación genética y extrínseca o el fotoenvejecimiento derivado de condiciones ambientales externas, como la irradiación ultravioleta, el viento, el calor y el tabaco.

Para explicar el envejecimiento, han surgido varias teorías biológicas, sin embargo, los mecanismos involucrados en el proceso aún no se conocen completamente. Existen tres grupos de teorías biológicas propuestas por Weinert y Timiras: teorías evolutivas, teorías sistémicas y teorías del envejecimiento a nivel molecular-celular (TEIXEIRA y GUARIENTO, 2010).

Las teorías evolutivas explican que el envejecimiento está relacionado con múltiples factores como la acumulación de mutaciones que afectan a la salud con la edad avanzada; los genes que son beneficiosos cuando la persona es joven se vuelven más dañinos en la fase post-reproductiva; y células somáticas que permanecen sanas para asegurar la reproducción pero son desechables después del período reproductivo. Por otro lado, las teorías del envejecimiento a nivel molecular-celular implican la posibilidad de errores en la síntesis de proteínas; daño molecular acumulado en el ADN; acortamiento de los telómeros; metabolismo oxidativo que produce radicales libres altamente reactivos; los productos finales de glicoilación avanzada se acumulan en las proteínas de la matriz extracelular durante el envejecimiento; y muerte celular programada. A su vez, las teorías sistémicas abordan los cambios en el sistema neuroendocrino que perjudican a la homeotasa; disminución de la función del sistema inmunitario que aumenta la incidencia de enfermedades autoinmunes; y ritmo de vida que considera que el consumo de energía representa una limitación en la longevidad (TEIXEIRA y GUARIENTO, 2010).

Las teorías que explican el envejecimiento son importantes para el desarrollo de tecnología cosmética y equipos que pueden ralentizar el daño de la piel que puede ser tratado por la estética. Es evidente que las teorías del envejecimiento no se limitan a la piel, sino que se refieren al organismo en su totalidad. Sin embargo, la búsqueda para retrasar el envejecimiento es un hecho. Y en relación con el envejecimiento de la piel, la fisioterapia ha contribuido significativamente.

Con el tiempo, han surgido grandes avances en los tratamientos de envejecimiento, especialmente con el advenimiento de varias técnicas no invasivas que buscan tratar la discromía, las arrugas y las líneas de expresión, la flacidez de la piel y los músculos con procedimientos de recuperación rápida y sin interferencias en las tareas diarias de los clientes.

Por lo tanto, en todo el mundo hay esfuerzos para frenar el proceso de envejecimiento de la piel y, por lo tanto, hay un crecimiento del mercado de la industria antienvejecimiento. Los tratamientos estéticos para la piel se han propuesto constantemente, ya sea a través de cosméticos, aparatos, cirugías y modalidades alternativas. Muchos buscan la salud y la estética para la piel, especialmente el público femenino.

Sin embargo, es bueno destacar que los tratamientos estéticos para la piel no son privilegio exclusivo del público femenino, ya que los hombres ya han mostrado mucho interés por este tipo de terapias. Los mismos recursos cosméticos, electroterapéuticos, termoterapéuticos, fototerapéuticos que se utilizan en el público femenino se pueden aplicar en los hombres. Sin embargo, la industria cosmética ya ha desarrollado una línea cosmética exclusiva para hombres (PEREIRA et al., 2019).

Una revisión integradora del análisis de 8 artículos describió los tipos de tratamientos estéticos que se pueden utilizar para atenuar el envejecimiento de la piel. El resultado del estudio indicó que los procedimientos más comunes utilizados en el cuidado de la piel para suavizar las arrugas, remodelar la piel y mejorar la textura son: radiofrecuencia, láser, luz pulsada intensa, LED, microcorrientes, electrolifting, microagujas, micropunciones, peelings y cosméticos (NOVAIS y DE SOUZA, 2020). Además de estos procedimientos, existe el uso de terapia alternativa, como la acupuntura para mantener una piel joven.

Esta técnica milenaria ha sido incorporada como alternativa terapéutica por los fisioterapeutas durante décadas para tratar diversos tipos de enfermedades y, actualmente, es otra aliada de las técnicas anti-aging para el rostro. Tiene la ventaja de ser indoloro, tiene bajo costo financiero, resultados rápidos y sin efectos colaterianos (CRUZ y PEREIRA, 2018). Por lo tanto, la acupuntura puede retrasar el envejecimiento facial, ya que mejora el funcionamiento de los órganos y sistemas internos, un hecho que suaviza las líneas de expresión, tonifica los músculos, mejora la vascularización y la nutrición local y mejora la apariencia general de la piel (SANTOS; NASCIMENTO y BRITO, 2018).

Se sabe que desde 2003, la acupuntura se ha convertido en una tendencia alternativa utilizada en el tratamiento antienvejecimiento y se cree que sus efectos terapéuticos para este fin se han descubierto accidentalmente mientras se trataba de otras enfermedades. Para la Medicina Tradicional China, la acupuntura consiste en la introducción de agujas en puntos de la cara y el cuerpo para proporcionar un equilibrio local y sistémico. Se sabe que existe una correspondencia entre la cara y los órganos, por ejemplo está el oído que se relaciona con los riñones, la línea horizontal por encima del labio superior que se relaciona con los ovarios y el útero (CRUZ y PEREIRA, 2018).

Para la acupuntura facial, la aguja producirá dos acciones, una es local que representa una lesión en la piel que responde con la producción de colágeno y elastina para reparar el daño; otra es la estimulación del equilibrio de órganos como resultado de la representación de Zang Fu (órganos y vísceras) en la cara (CRUZ y PEREIRA, 2018).

Existe evidencia científica que demuestra la reducción de las arrugas en la cara mediante la intervención de acupuntura. Un estudio que tuvo como objetivo evaluar la efectividad de la acupuntura para reducir la profundidad, el área y el volumen de las arrugas del tercio superior de la cara se realizó a través de un ensayo clínico aleatorizado con cruce parcial. Participaron en el estudio 87 mujeres de entre 40 y 65 años de edad con arrugas con grados III y IV en la escala Glogau. Se distribuyeron aleatoriamente en 3 grupos: 27 en el grupo de control, 31 en el grupo de acupuntura y 29 en el grupo de electroacupuntura. Se realizaron evaluaciones antes de la primera sesión y después de la última sesión para medir la profundidad, área y volumen de los escaneos de arrugas a través del análisis fotográfico procesado en dos programas libres (ImageJ e IDEA), además del uso de la checklist adaptada (Guideline Face-Q y Arizola) la percepción de los participantes sobre las arrugas y la apariencia. Los voluntarios fueron sometidos a 8 sesiones de 30 minutos, dos veces por semana. Y se puede evidenciar que en los grupos de acupuntura y electroacupuntura obtuvieron reducción en las mediciones de profundidad, área y volumen de arrugas en la región de la glabela y la frente en comparación con el grupo control. Hubo una mejora entre la 4ª y la 5ª sesión (SOUZA, 2020).

Otro estudio que resultó en beneficios estéticos faciales a través de la acupuntura se realizó en el Hospital Universitario Kyung Hee en Gangdong, Corea del Sur, en 2011. El estudio planteó la hipótesis de que la acupuntura cosmética facial afecta la elasticidad facial al restaurar el tono del músculo mimo en reposo mediante la inserción de agujas en los músculos de la cabeza, la cara y el cuello. Con este fin, se realizó un estudio piloto abierto y de un solo brazo en el que 28 participantes fueron elegibles, pero solo 27 completaron el estudio. Las participantes fueron mujeres con un promedio de 50,04 ± 6,07 (rango: 40-59) años con grado III en la escala Glogau y fueron evaluadas antes y después de las cinco sesiones por los criterios de topografía de Moiré y por la escala de autoevaluación de elasticidad facial orientada. Se sometieron a 5 sesiones durante 3 semanas. El resultado fue una mejora significativa observada por la topografía de moiré y por la puntuación en la autoevaluación de la elasticidad de los voluntarios (YUN et al., 2013).

Además de la acupuntura existen tratamientos más convencionales utilizados en estética facial, como la radiofrecuencia que es excelente para mejorar el tono de la piel. Esta característica calienta los tejidos generando un efecto tensor inmediato debido a la reducción de los haces de colágeno, pero también estimula el aumento de la producción de colágeno. Es un excelente método no invasivo para tonisear la piel y los tejidos blandos, que proporciona la reducción de las arrugas nasolabiales, el papado y una mejor definición del ángulo cervicomentoniano.

Se sabe que la radiofrecuencia representa una tecnología en la que genera una acción térmica del tejido que promueve resultados satisfactorios para atenuar las marcas típicas del envejecimiento cutáneo, por lo que es beneficiosa para el proceso de rejuvenecimiento facial. Sin embargo, el aumento de la temperatura también puede causar daño celular, por lo que es necesario estandarizar la temperatura ideal a prescribir en los tratamientos. Los estudios han concluido que las temperaturas que oscilan entre los 37º y los 40º centígrados muestran mejores resultados del tratamiento de las arrugas y la flacidez de la piel (SANTOS et al., 2020).

Existen varios estudios que demuestran la eficacia de la radiofrecuencia en el tratamiento del envejecimiento facial. Entre ellos, se encuentra un estudio de caso de carácter básico, cuali-cuantitativo de carácter exploratorio que tuvo como objetivo analizar los efectos del tratamiento de radiofrecuencia sobre el envejecimiento facial en líneas y arrugas de expresión, particularmente surcos periohabitales y nasogénicos en mujeres. En ella se sometieron 5 voluntarios de entre 30 y 50 años a 9 sesiones de tratamiento. Todos fueron evaluados antes y después del tratamiento de radiofrecuencia a través de evaluación fotográfica y cuestionarios. En cada sesión se realizó la sanitización de la piel y la aplicación durante 10 minutos de terapia con potencia de 60W en las sesiones iniciales y 70W en sesiones posteriores. La temperatura se controló entre 39 y 41ºC. Al final de cada sesión, se aplicó crema hidratante facial y protector solar SPF 60. El resultado fue un índice de satisfacción de 9,6 y mejora en la apariencia de la piel, tanto en hidratación como en textura, firmeza y elasticidad (CASTRO y MENSCH, 2017).

Otro estudio, realizado en 2018, destacó los beneficios de la radiofrecuencia para evaluar la evidencia científica publicada sobre sus efectos para el tratamiento de las arrugas y la flacidez facial. Para ello, se realizó una revisión sistemática de la literatura con metanálisis sobre radiofrecuencia en el envejecimiento cutáneo facial. Se desarrolló un estudio que evaluó la calidad metodológica de los estudios de radiofrecuencia en el envejecimiento de la piel facial basado en los 27 ítems puntuales publicados por Downs y Black en 16 estudios. La mayoría de los estudios utilizan registros fotográficos, pero 2 hicieron análisis histológicos. Hubo una mejoría en las regiones periorbitaria y nasolabial por parte de los evaluadores, por lo que hay suficiente evidencia clínica para afirmar que la radiofrecuencia disminuyó la flacidez y las arrugas en la región de la cara frente a las altas temperaturas (MENDONÇA et al., 2018).

Un importante estudio se realizó en el Hospital de Dermatología de Yongin, Gyeonggi-do, Corea del Sur y contó con la participación de 30 mujeres de entre 30 y 55 años de edad. Se investigaron los efectos de la terapia de luz de bajo poder (no ablativa) o low-level light therapy (LLLT), la electroacupuntura (EA) y la radiofrecuencia (RF) sobre la pigmentación y el tono de la piel de la cara en los voluntarios. Los participantes se dividieron en 3 grupos de 10 componentes, es decir: grupo LLLT, grupo EA y grupo RF. Se llevaron a cabo dos sesiones semanales de 15 minutos durante un período de 6 semanas. Y se realizó un análisis del tono de la piel antes y después de la intervención. Se puede inferir que el grupo LLLT no mostró una mejoría significativa en la pigmentación de la piel después de la intervención, pero hubo un aumento en el tono de la piel en la región frontal y en ambos bordes de los ojos. El grupo EA resultó en una reducción significativa de la pigmentación en los bordes de ambos ojos, así como en la mejilla izquierda, pero sin cambios significativos en el tono de la piel. El grupo de RF mostró una disminución posterior a la intervención en la pigmentación debajo del ojo izquierdo, así como en los bordes de ambos ojos y la mejilla izquierda y resultó en un aumento significativo en el tono de la piel debajo de ambos ojos. El estudio concluyó que las 3 características tenían efectos positivos sobre la pigmentación y el tono de la piel de la cara de las mujeres adultas (KIM et al., 2016).

Así, el intento de rejuvenecimiento, especialmente en el aspecto facial, es posible con el uso de tratamientos con láser (light amplification by stimulated emission of radiation, en español: amplificación de luz por emisión estimulada de radiación) y con luz pulsada intensa (intense pulse light, en español: luz pulsada intensa). La mayor diferencia entre el láser y la luz pulsada intensa es que el láser emplea una tecnología que produce radiación electromagnética monocromática, coherente y colimada (una sola dirección), mientras que LIP emite haces de luz policromática no coherente y no colimada (en varias direcciones).

Vale la pena señalar que hay varios tipos de láseres utilizados para el rejuvenecimiento facial, ya que son capaces de minimizar las arrugas, marcas de expresión, cicatrices de acné y manchas en la piel y así permitir una apariencia más estética. Entre los láseres utilizados se encuentran el tipo CO2, Nd-YAG de pulso largo y Érbium-YAG, pero los más agresivos para el resurfacing ablativo son el láser de CO2 y el Érbium-YA. Por otro lado, los láseres menos agresivos son los no ablativos y, actualmente, el láser de fraccionamiento representó otro avance en las técnicas de rejuvenecimiento (SANTOS, 2019).

Por lo tanto, el avance de la tecnología ha proporcionado nuevos dispositivos para el rejuvenecimiento facial y el tratamiento del daño de la piel. Y esto incluye láseres fraccionados ablativos y no ablativos, aunque no son tan efectivos para la renovación de la piel como los láseres tradicionales, pueden proporcionar buenos resultados con efectos secundarios reducidos. Cabe mencionar que la técnica fraccionaria permite una regeneración más eficiente que la no fraccionada, hecho que acorta el tiempo de recuperación y reduce las complicaciones (ZACHARY, 2016).

El láser ablativo fraccional representa una buena estrategia para estimular la regeneración del colágeno en función del calentamiento dérmico y este hecho conduce a un estiramiento facial. Este hecho se puede demostrar con varios estudios de campo, entre ellos hay una investigación utilizando láseres fraccionarios no ablativos de 1340nm en alta energía con paso único y energía media con triple paso para evaluar el rejuvenecimiento facial. Para ello, se realizó un estudio clínico prospectivo, unéntrico y comparativo en el ambulatorio de Dermatología de la Facultad de Medicina de Jundiaí. Participaron veinte mujeres de entre 40 y 70 años, con fototipo I a IV en la escala de Fitzpatrick y grado moderado en la clasificación glogau. Los 15 voluntarios fueron sometidos a 3 sesiones de láser con un intervalo de cuatro semanas y otros 5 voluntarios participaron solo en 2 sesiones debido a la incapacidad personal para asistir. La hemiface derecha de los voluntarios recibió tres zancadas y enfriamiento de la piel con el láser fraccionado no ablativo 1340nm (aparato SIBERIANO) con fluidez de 90mJ y duración del pulso 5′, 100mtz/cm². La hemiface derecha recibió un pase con láser fraccional no ablativo de 1340nm, con fluidez 120mJ, duración del pulso 5′, 100mtz/cm². Los voluntarios fueron evaluados en un período de 6 a 24 meses a través del análisis fotográfico con respecto a las variables manchas, arrugas, porfirinas y apariencia general. Como resultado, hubo una disminución de las arrugas en ambos lados, pero la mejora de las manchas fue significativa solo en el lado derecho, pero no hubo una mejora en relación con las porfirinas. La investigación concluyó que la piel se volvió más hermosa y con apariencia rejuvenecida, por lo que el láser emerge como una alternativa segura y efectiva para el rejuvenecimiento facial (CAMPOS et al., 2017).

La luz pulsada intensa (LIP) es otra opción para tratar el envejecimiento, ya que puede estimular la adición de colágeno y fibras elásticas con disminución de las arrugas y mejora en la textura de la cutis. Un estudio que informa los beneficios de LIP se publicó en 2020 y tuvo como objetivo verificar los beneficios de la luz pulsada intensa en el envejecimiento de la piel. En este estudio bibliográfico se analizaron publicaciones entre 2007 y 2019 a través de las bases de datos de Google Scholar, Scielo y PubMed. El labio es una terapia adecuada para pieles envejecidas ya que este recurso puede estimular los fibroblastos para producir colágeno y elastina, reduciendo arrugas y marcas de expresión, además de mejorar la textura de la piel (STROPARO y DE SANTIS, 2020).

Se desarrolló una investigación realizada con 26 mujeres entre 40 y 65 años, con fototipos Fitzpatrick II y III y grado III en la escala de Glogau, para estudiar la acción de la luz pulsada intensa sobre el fotoenvejecimiento y la respuesta inmunitaria cutánea. El estudio clínico e histopatológico evaluó las células de Langerhans (CD1), la expresión de la molécula de adhesión intercelular, linfocitos CD4 y CD8, y la cuantificación de colágeno y fibras elásticas. Los voluntarios fueron evaluados histológicamente e inmunohistoquímicamente antes y después del tratamiento (6 meses), así como fotográficamente. La piel se preparó con ácido retinoico al 0,025% más hidroquinona al 4% en la cara durante la noche. La aplicación de LIP consistió en 5 sesiones con intervalos mensuales con el equipo israelí Record 618, que tiene una amplia longitud de onda (420 a 1100 nm). La duración del pulso único fue de 10 milisegundos, la energía de 20 J / cm² y la refrigeración por aire, realizándose 3 pasadas. Los resultados fueron una mejoría clínica de la piel de moderada a severa en el 76,92% de los casos (p <0,05); histológicamente hubo un aumento de 51,33% (p <0,05) de fibras de colágeno y 44,13% de fibras elásticas; la cuantificación de células CD1 de Langerhans y linfocitos CD8 no mostró diferencias significativas, pero hubo una disminución de linfocitos CD4 con un aumento en la fracción del área de vasos sanguíneos pequeños en la dermis. Este hecho nos permitió afirmar que LIP promueve el rejuvenecimiento de la piel (PATRIOTA; RODRIGUES y CUCÉ, 2011).

Además del láser y LIP, existe otro tipo de fototerapia muy utilizada en el área de la estética denominada LED (light emitting diode, en español: diodo emisor de luz) que mejora la calidad de la piel. El led actúa mediante fotobiomodulación que permite la estimulación de respuestas antioxidantes, aumento de producción de ATP y, de esta forma, actuar sobre la mejora de la calidad y rejuvenecimiento de la piel (BORGES, SANTOS y MOLZ, 2019).

La fotobiomodulación se puede obtener con el uso de fototerapia láser y el LED dentro del rango de luz correspondiente a 600-950nm, es decir, las bandas roja e infrarroja. La fototerapia en este rango de espectro de luz permite que las mitocondrias estimulen para aumentar la síntesis de ATP y, como resultado del aumento en la producción de ATP, también hay un aumento en la producción de superóxido que actúa como antioxidante. Por lo tanto, la fotobiomodulación mejora la calidad de la piel y promueve el rejuvenecimiento (BORGES; SANTOS y MOLZ, 2019).

Por lo tanto, el led se utiliza a menudo en la terapia de rejuvenecimiento de la piel debido a su mecanismo de fotobiomodulación. Es un procedimiento seguro e indoloro y para validar esta terapia se han desarrollado varios estudios. Uno de los estudios fue un estudio experimental con un ensayo clínico controlado y ciego en voluntarios de 35 a 55 años de edad, residentes en el municipio de Parnamirim/RN. Las mujeres fueron evaluadas con protocolo de evaluación facial y análisis fotográfico para evaluar el ángulo y la medición del sulc nasogeniano, mediante el software radiocef studio 2. Se dividieron en un grupo control (grupo 1) compuesto por 20 mujeres y un grupo experimental (grupo 2) formado por otras 20. Sin embargo, durante el estudio, 16 voluntarios fueron excluidos por abandonar o abandonar el tratamiento. Dado que 8 voluntarios pertenecían al grupo 1 y 8 al grupo 2, el resultado del estudio se relacionó con 24 voluntarios. El objetivo de este estudio fue evaluar el efecto del LED en el rejuvenecimiento facial. El grupo 2 fue tratado con fototerapia con LED rojo (660nm), una potencia de 20 vatios, durante 20 minutos, en una frecuencia de 2 sesiones semanales, para un total de 16 sesiones. El estudio concluyó que el led rejuvenece la cara, ya que disminuye la hipotonía cutánea evidenciada por el aumento del ángulo nasogénico y la reducción de la medición del surco nasogénico (ESTRELA et al., 2014).

Por lo tanto, la integridad de la epidermis y la estimulación en el aumento de la producción de colágeno en la dermis son posibles con la aplicación de técnicas de rejuvenecimiento no ablativo. Por ejemplo, la luz pulsada intensa (LIP) permite el fotorrejuvenección no ablativo. Vale la pena señalar que LIP no es un láser, sino que al igual que el láser no ablativo genera calor en la piel sin cortes y es una terapia que se puede utilizar contra el envejecimiento, la flacidez y las manchas de la piel (SANTOS, 2019).

Un tratamiento menos costoso para el rejuvenecimiento de la piel es la microcorriente también llamada MENS (Microcurrent Electrical Neuromuscular Stimulation). Es un tipo de electroestimulación que utiliza corrientes de baja intensidad (microampères) y baja frecuencia, que pueden presentar corrientes tanto directas como alternas. Este tipo de corriente tiene la característica de ser subsensorial, por lo que no causa molestias al cliente. La frecuencia del dispositivo, en general, puede ser asistida entre 0,5 Hz y 900 Hz y la intensidad entre 10 y 1000 μA. Tiene una ventaja para la piel envejecida ya que restaura la bioelectricidad de los tejidos, mejora la oxigenación de los tejidos y aumenta el transporte activo de aminoácidos, síntesis de proteínas y ATP.

MENS se ha utilizado con frecuencia en tratamientos estéticos y existen estudios relevantes sobre su eficacia. Uno de estos estudios analizó los efectos de MENS en 6 voluntarios con arrugas periorbitarias, su grado de satisfacción y tolerancia al tratamiento. Se evaluó a mujeres entre 45 y 60 años mediante una técnica no invasiva de viscoelasticidad cutánea por succión. Para ello se utilizó el equipo Cutometer® MPA580 de Courage & Khazaka Electronic GmbH, que permite el análisis de las propiedades mecánicas, firmeza y elasticidad de la piel. También se aplicó un cuestionario sobre el índice de satisfacción y el índice de tolerancia. Para aplicar el MENS se utilizó el dispositivo Ibramed Neurodyn Esthetic, cuyos parámetros fueron: modo continuo y forma de onda cuadrada monopolar, con inversión de polaridad cada 3 segundos, frecuencia 500 Hz, intensidad variable de 10 a 990 μA, en un total de 16 aplicaciones distribuidas en 2 sesiones semanales. La investigación resultó en un aumento del 54,4% en la firmeza en el área periorbitaria izquierda y del 53,8% en el área derecha (p <0,05). El índice de satisfacción y tolerancia con el tratamiento MENS fue de 66,67%, lo que permite inferir que el MENS mejora la firmeza de la piel, contribuyendo así a la mejora general de su apariencia (SANTOS, 2015).

Otro procedimiento útil para tratar las arrugas típicas del envejecimiento de la piel es el electrolifting también llamado galvanopuntura o microgalvanopuntura. Consiste en una terapia que utiliza la corriente galvánica del orden de unos microamplimas indicados para el tratamiento de estrías, ritmos y marcas de expresión. Esta terapia permite aumentar la vascularización, la acción antioxidante, aumentar el número de fibroblastos jóvenes aumentando la síntesis de proteínas, facilitar la migración de queratinocitos y macrófagos que darán como resultado la reparación tisular (BESSA y BESSA, 2019).

Un estudio de caso realizado en Santa Cruz do Sul, en el Estado de Rio Grande do Sul, con 5 voluntarios entre 40 y 55 años de edad comparó la eficacia del electrolifting solo con el electrolifting asociado a un nutricosmético para tratar el envejecimiento facial. Las mujeres fueron evaluadas mediante cuestionarios utilizando la Escala de Autoestima de Rosenberg (EAR) y el cuestionario de satisfacción modificado (Facial Outcome Evaluation), Self Perception Age (SPA) y la Escala Visual y Analógica (EVA) para el dolor, además del registro fotográfico. En el grupo que se asoció con electrolifting con nutricosmético compuesto por vitaminas A, C y E, zinc, selenio y colágeno hidrolizado obtuvo un mejor efecto rejuvenecedor sobre las arrugas periorbiculares que el grupo que solo fue sometido a electrolifting. La percepción del dolor, por otro lado, sufrió una ligera variación. Los resultados de los cuestionarios fueron más satisfactorios en el grupo de electrolifting con nutricosmético indicó aumento de la autoestima, mayor satisfacción y sentimiento de juventud en la autopercepción de la apariencia en relación con la edad (HELFER y MACHADO, 2017).

Otra investigación sobre el electrolifting en el tratamiento del envejecimiento facial fue un estudio preexperimental con 6 voluntarios de entre 34 y 65 años que tenían arrugas y/o líneas de expresión en la cara. El estudio tuvo como objetivo verificar los efectos de la corriente galvánica a través de la técnica de electrolifiting en el tratamiento de arrugas y/o líneas de expresión. Todos los participantes fueron evaluados por tipo de piel, color de piel, uso de protector solar, uso de cosméticos y si hay trastornos circulatorios o cicatrices, además de registros fotográficos. El tratamiento estuvo compuesto por 10 sesiones, una vez a la semana y con intensidad variando según la sensibilidad de cada voluntario (entre 350 y 400 uA). El equipo utilizado fue el Striat de Ibramed®. Los resultados del estudio demostraron la satisfacción de los participantes y la reducción de arrugas (BARBOSA y CAMPOS, 2013).

Para estimular la formación de colágeno con el fin de rejuvenecer la piel es posible aplicar la terapia percutánea de inducción de colágeno (PIC) que es un procedimiento basado en el uso de microagujas que causan microlesiones para estimular una respuesta al proceso inflamatorio. El PIC se puede obtener tanto con la micropuntura (con dermógrafo) como con microagujas (con dermaroller o dermapen), y la gran diferencia es que la micropunción se utiliza para tratar las líneas y cicatrices de forma concentrada y puntual. La microaguja, por otro lado, es una técnica que ralentiza un área más grande, sin embargo, sin mucha concentración en líneas específicas.

Se sabe que cuando se aplica PIC causará una lesión en la piel que puede llegar incluso a la dermis. La perforación con aguja puede romper la barrera de la piel y algunos capilares, lo que puede causar sangrado. Inicialmente, existe la liberación de plaquetas y neutrófilos que se encargan de liberar los factores de crecimiento de transformación (TGF-α y TGF-β), factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGF), factor de crecimiento de insulina (IGF), factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF). A su vez, la disociación de queratinocitos promueve la liberación de citoquinas (interleucina -1α, interleucina-8, interleucina-6, TNF-α y GM-CSF). En una 2ª fase comienza la cicatrización, en la que los neutrófilos son sustituidos por monocitos y en esta fase se produce el proceso de angiogénesis, epitelización, proliferación de fibroblastos e inducción de colágeno tipo III, elastina, glicosaminoglicanos y proteoglicanos. Los monocitos secretan factores de crecimiento de fibroblastos (TGF-α y TGF-β) que permiten la formación de nuevo colágeno. En una etapa posterior, el colágeno tipo III es reemplazado por colágeno tipo I que es más duradero (LIMA; LIMA y TAKANO, 2013).

El PIC aplicado solo ya estimula la formación de colágeno y rejuvenece la piel, pero la efectividad del tratamiento será mucho mayor si se asocia con cosméticos. Es importante destacar que esta técnica facilita el permeado de principios activos (drug delivery), pues las agujas abren canales que conectan la piel con el entorno externo. La apertura de estos canales sirve como puerta de entrada a los activos tópicos en las capas más profundas de la piel. Por ello, se recomienda aprovechar la técnica y asociar el activo con funciones antioxidantes, hidratantes, blanqueadoras, antiglicantes etc.

La eficacia de la administración de fármacos inducida por PIC se ha presentado en varios estudios. Una investigación titulada “o uso da técnica de microagulhamento associada à vitamina C no tratamento de rejuvenescimento facial”, tuvo como objetivo dilucidar los mecanismos relacionados con las microagujas y su asociación con la vitamina C en el proceso de rejuvenecimiento facial. Y el resultado fue que el PIC fue efectivo en la permeación de la vitamina C promoviendo el aumento de la síntesis de colágeno, así como la acción antioxidante para rejuvenecer la cara (GARCIA; LIMA y BOMFIM, 2017).

Otro recurso importante para tratar la piel envejecida es el peeling que significa peeling y se presenta de dos tipos: peelings químicos y físicos. Son procedimientos no invasivos que eliminan las capas de la piel y estimulan la renovación celular, promoviendo así la descamación de la piel. Necesariamente, el peeling químico utiliza ácidos específicos para promover la renovación celular, mientras que el peeling físico utiliza un proceso de lijado en la piel.

El peeling químico también se denomina quimioexfoliación y es básicamente un ácido que se puede aplicar tópicamente a la piel con el fin de eliminar, de forma controlada, las capas de la piel con la consiguiente regeneración, lo que da como resultado una piel más sana. Se sabe que existen diferentes tipos de ácidos y con diferentes concentraciones que se pueden aplicar para una acción muy superficial, superficial, media y profunda, es decir, pueden eliminar solo la capa corneal o incluso la dermis reticular media (BESSA, 2020).

Se sabe que el peeling químico tiene numerosos beneficios para la piel y es extremadamente efectivo para combatir su envejecimiento, combinado con el hecho de que es un tratamiento rápido y que trae resultados desde la primera aplicación (FERNANDES et al., 2018).

Se realizó un estudio de caso en el que se aplicó un peeling de ácido glicólico al 10% en la cara en un voluntario de 47 años, fototipo II y con grado de envejecimiento moderado, en la ciudad de Cascavel, Estado de Paraná. En total, hubo 8 sesiones de 40 minutos con descansos semanales. El voluntario fue evaluado mediante cuestionario de satisfacción y análisis fotográfico. El resultado fue la reducción de los signos de la edad avanzada, porque la piel se volvió más suave, uniforme, clara y revitalizada en un corto plazo. Confirmando que el ácido glicólico actúa como exfoliantes que promueven el aumento de la renovación de la epidermis y la uniformidad de la pigmentación (ZDEBSKI et al., 2014).

Otro estudio realizado en la India sobre peelings químicos en el tratamiento de la melanosis facial (melasma, fotomelanosis y pigmentación post acné) demostró la eficacia de este tipo de terapia para la revitalización de la piel. La investigación fue un estudio de control ciego, paralelo y aleatorizado de 36 casos, 12 casos por cada disfunción dérmica (melasma, fotomelanosis y pigmentación post-acné). Los voluntarios se dividieron en 3 grupos de 12 con sus respectivas lesiones cutáneas elementales. Y cada grupo se dividió en 3 subgrupos: grupo 1 a tratar con peeling de ácido salicílico (AS) al 20% aplicado una vez cada 2 semanas; grupo 2 para peeling con ácido glicólico (GA) 50% aplicado una vez cada 3 semanas; y grupo 3 con ácido tricloroacético (TCA) al 15% aplicado una vez cada 3 semanas. El seguimiento se realizó clasificando la satisfacción de los voluntarios y en base a fotografías clínicas. El resultado fue que los peelings de GA, TCA y SA proporcionaron una respuesta extraordinaria en melasma, fotomelanosis y pigmentación post-acné, respectivamente. Los 3 agentes exfoliantes fueron bien tolerados sin efectos secundarios significativos en las concentraciones especificadas probadas (CHOUDHARY; DHANDE y SINGH, 2017).

Entre los peelings que obtuvieron respuestas satisfactorias en la terapia de melasma que es una hiperpigmentación en la piel típica del fotoenvejecimiento destacan el ácido tranexámico, el ácido ascórbico, el ácido retinoico, la solución de Jessner combinada con ácido tricloroacético al 15%, el ácido glicólico y el ácido manandélico salicílico (BESSA, 2020). Además de aclarar la piel, el peeling químico mejora la apariencia y textura de la piel, reduce las arrugas y marcas de expresión y ha disminuido el aceite, por lo que es un poderoso rejuvenecedor.

Los peelings físicos son de tres tipos: cristal que utiliza un polvo de óxido de aluminio en la piel, diamante que promueve la exfoliación a través de una punta de papel de lija de diamante y el ultrasonido que emplea una punta de metal que emite ondas ultrasónicas para eliminar las células muertas de la superficie de la piel. También existen peelings físicos formulados con sustancias abrasivas transportadas con cremas, emulsiones, gel, gel-crema o lociones que eliminan las primeras capas de la piel.

El peeling de diamante es una característica de microdermoabrasión que consiste en un dispositivo de presión negativa junto con una pluma de vidrio o acrílico y puntas de diamante de diferentes tamaños de partículas (50 a 200 microras). Su uso permite la eliminación de células envejecidas, estimular la producción de nuevas células y la neococinagénesis. En general, se asocia con la aplicación de cosméticos, pero incluso su acción aislada ya produce beneficios para la piel.

Existen estudios clínicos que demuestran que el peeling de diamantes solo o asociado con cosméticos es eficaz para tratar el envejecimiento facial. Es el caso del ensayo clínico no controlado compuesto por 26 mujeres seleccionadas por conveniencia, con edades comprendidas entre los 25 y los 55 años. El estudio tuvo como objetivo analizar los efectos de la microdermoabrasión a través del peeling de diamantes frente a su asociación con la vitamina C tópica. Para participar en el estudio, los voluntarios necesitarían tener signos de envejecimiento facial, tales como: manchas, arrugas y sequedad. Fueron evaluados por el formulario de prueba de fisioterapia, el cuestionario de percepción de la calidad de la piel y la fotografía previa y posterior al tratamiento. Se dividieron en dos grupos: grupo A: microdermoabrasión con peeling de diamante y microdermoabrasión de grupo B con peeling de diamante asociado con vitamina C tópica, Bio C® Home Care 10% de Bel Col®. El tratamiento duró 4 semanas, aplicándose una vez a la semana. En ambos grupos se aplicó pelado de diamante a 200 micras y con presión de vacío de -100 a -200 mmHg, y se agregó vitamina C al grupo B en el grupo B. En todos los voluntarios se aplicó protector solar factor 30, además de orientaciones respecto a su uso y evitando la exposición al sol. Como resultado, se observó mejoría visual en arrugas finas y surcos faciales en ambos grupos y sin diferencias significativas. Sin embargo, el tono de la piel, la textura y la apariencia general se percibieron mejor en el grupo B. Por lo tanto, en ambos grupos el resultado fue satisfactorio (CAMPOS; CALEGARI y SILVA, 2017).

El peeling de cristales es otro recurso que se puede utilizar en el tratamiento del rejuvenecimiento facial. El equipo también funciona con presión negativa, pero la pluma tiene dos cánulas, una que expulsa los cristales de óxido de aluminio y la otra que los succiona de la piel. Los microcristales arenados en la superficie de la piel producen microabrasión para estimular los mecanismos de reparación y renovación de la capa dermoepidérmica.

Un trastorno típico de la piel envejecida es la hipercromía facial y para tratarlo hay peeling de cristales. Representa un método no invasivo empleado para la revitalización y el rejuvenecimiento de la piel. Este tipo de peeling ha sido útil para aumentar la hidratación y controlar la pérdida de agua, pero sus resultados son momentáneos y obtenidos poco después de su aplicación y duran solo un día después de su uso (DE ALMEIDA y FERRACINI, 2012).

Otro tipo de peeling que se puede utilizar para tratar el envejecimiento de la piel es el peeling ultrasónico, ya que emite ondas vibratorias que ayudan a eliminar las células del extracto corneal y el exceso de secreción sebácea, promoviendo la renovación celular, reduciendo la incidencia de formaciones de comedona, proporcionando brillo y vibración a la piel. Esta característica permite una exfoliación superficial de la piel sin dolor y sin producir eritema. Se puede usar solo o mediante terapia de combinación con ionización. Otros beneficios que aporta este recurso son: higiene profunda, blanqueamiento superficial, disminución del aceite, mejora de la oxigenación y revitalización de la piel, hidratación de la piel e introducción de cosméticos ionizables (SOUZA y NASCIMENTO, 2015).

Por lo tanto, la microdermabrasão es un recurso que puede ser utilizado en el tratamiento del envejecimiento de la piel, ya que es eficaz para reducir el grosor del estrato córneo, aumentar la circulación local, mejorar la hidratación y la síntesis de colágeno y, en consecuencia, mejorar la apariencia de la piel (FERNANDES y DE OLIVEIRA ASUNÇÃO, 2011).

Aunque todos los recursos electroestéticos pueden aportar más juventud y salud a la piel, los cosméticos son esenciales para potenciar y añadir los beneficios conseguidos. Y cuando se trata de una piel envejecida es necesario actuar en varios puntos de disfunción que presenta, por lo que los activos seleccionados deben tener varias acciones, tales como: hidratación, despigmentación, antioxidante, antiglicante, desglicante, control del pH, mantenimiento del manto hidrolipídico, nutrición, reafirmantes cutáneos y musculares, protectores UVA, UVB y luz visible etc. Un mismo activo puede tener más de una función, por lo que es importante seleccionar, siempre que sea posible, activo multifuncional, ya que actuará simultáneamente sobre diversos cambios en la piel.

Un ejemplo es el ácido lactobiónico que es un potente antioxidante, hidratante, además de mejorar el giro celular y la firmeza de la piel. Es una excelente opción para pieles fotoenfaeadas e hiperqueratinizadas sin causar reacciones cutáneas irritantes (FERREIRA, 2019).

Otro ejemplo es la vitamina C o ácido ascórbico, que es un activo muy común en las formulaciones cosméticas. Tiene una alta eficacia en acción antioxidante, pero también es un protector en la síntesis de colágeno y elastina, además de ser un despigmentador, por lo que ayuda a frenar el envejecimiento celular de la piel (DE OLIVEIRA, 2018).

Hay varios ingredientes activos beneficiosos para la piel envejecida, brevemente, como activos antioxidantes, uno tiene: coenzima Q10, extracto de té verde, Ginkgo biloba e idebenona; para hidratación, acuafderm, hidrovance, urea del 1% al 10%, acuaporina activa, alantoína y aquaxyl; activos firmes como densiskin, rafermina, acetoamidobenzoato de dimetilaminoetanol (DMAE), liftilina, vegetensor, easy lift y sesaflash; dermorelaxants, argireline, leuphasyl y vialox poder (BORGES y SCORZA, 2016).

Los factores de crecimiento también son ampliamente utilizados en el tratamiento de la piel, ya que su deficiencia puede acelerar el proceso de envejecimiento. Representan un grupo de numerosas moléculas de estructura proteica biológicamente activa que regulan el ciclo celular, entre ellas destacan: PDGF, TGFα, TGFβ, EGF, FGF, KGF, IGF, VEGF y CTGF. Por lo tanto, se utilizan varios factores de crecimiento para promover la síntesis de colágeno y combatir los signos del envejecimiento, como las arrugas y la flacidez facial (AMARAL et al, 2020).

CONSIDERACIONES FINALES

El envejecimiento es una certeza que todos tenemos, sin embargo, la búsqueda de la preservación de la apariencia juvenil ha sido un requisito para la idealización de la belleza. Una buena alimentación, la práctica regular de ejercicios físicos y tratamientos estéticos pueden ralentizar el proceso natural de envejecimiento del cuerpo, incluida la piel.

Este estudio tuvo como objetivo investigar los principales tratamientos estéticos y sus efectos terapéuticos utilizados para mantener la piel de la cara más joven y saludable. Y fue posible observar que la fisioterapia dermatofuncional utiliza un arsenal de conductas que pueden hidratar, nutrir, mejorar el tono cutáneo y muscular, despigmentar, estimular la síntesis de colágeno y elastina, tener acciones antioxidantes, antiglicantes y desglicantes que dan como resultado una piel más jovial y saludable.

Varios recursos pueden ser empleados por el fisioterapeuta en el proceso de rejuvenecimiento facial, tales como: radiofrecuencia, láser, luz pulsada intensa, LED, microcorrientes, electrolifting, microagujas, micropunciones, peelings y cosméticos. Todos estos recursos ya cuentan con investigaciones que atribuyen credibilidad a sus efectos, por lo tanto, justifican su prescripción de forma aislada o combinada.

REFERENCIAS

AMARAL, I.C.C et al. Revisão do uso de fatores de crescimento e suas evidências clínicas em procedimentos estéticos antienvelhecimento. Brazilian Journal of Surgery and Clinical Research, v. 31, n. 2, p. 96-105, jun/ago. 2020.  Disponível em: https://www.mastereditora.com.br/download-3508. Acesso em: 10/07/2021.

BARBOSA, D.F. e CAMPOS, L.G. Os efeitos da corrente galvânica através da técnica de eletrolifting no tratamento do envelhecimento facial. Revista Inspirar: Movimento & Saúde, São Paulo, v. 5, n. 1, p. 1-5, 2013. Disponível em: http://www.inspirar.com.br/wp-content/uploads/2013/03/corrente-galvanica-artigo-292.pdf. Acesso em: 08/07/2021.

BESSA, V.A.L. Tratamento do melasma com peelings químicos. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento, a. 5, ed.3, v. 7, p. 5-18, mar. 2020. doi: 10.32749/nucleodoconhecimento.com.br/saude/tratamento-do-melasma.

BESSA, V.A.L. e BESSA, M.F.S. O eletrolifting como uma alternativa no tratamento de estrias. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento, a.4, ed. 7, v. 11, p. 67-78, jul. 2019. doi: 10.32749/nucleodoconhecimento.com.br/saude/tratamento-de-estrias

BORGES, A.S.; SANTOS, K.C. e MOLZ, S. Fotobiomodulação: mecanismo de ação e eficácia no rejuvenescimento facial. Revista Eletrônica Biociências, Biotecnologia e Saúde, Curitiba, v. 12, n. 24, p. 60-69, maio/ago. 2019. Disponível em: https://revistas.utp.br/index.php/GR1/article/view/2446. Acesso em: 17/06/2021.

BORGES, F. S., e SCORZA, F. A. Terapêutica em estética: conceitos e técnicas. São Paulo, SP: Phorte, 2016.

CAMPOS V. B. et al. Estudo comparativo do laser fracionado não ablativo 1340nm para rejuvenescimento facial: alta energia com passagem única versus energia média e passagem tripla. Surg Cosmet Dermatol, v. 9, n. 3, p. 228-232, 2017 doi: http://dx.doi.org/10.5935/scd1984-8773.20179303. Acesso em: 05/06/2021.

CAMPOS, J.O.; CALEGARI, A. e SILVA, V. G. Os efeitos da microdermoabrasão com peeling de diamante associado à vitamina c tópica no envelhecimento facial. Rev Inspirar Mov Saúde, v. 13, n. 2, p. 11-5, 2017. Disponível em: http://www.inspirar.com.br/wp-content/uploads/2017/05/revista-inspirar-ms-42-476-2015.pdf. Acesso em: 10/07/2021.

CASTRO, E.S. e MENSCH, M. Envelhecimento facial: efeito da radiofrequência nas linhas e rugas de expressões. Revista Saber Científico, Porto Velho, v. 6, n. 2, p. 1-8, jan/dez, 2017. Disponível em:  http://repositorio.saolucas.edu.br:8080/xmlui/bitstream/handle/123456789/2956/Elizete%20de%20Souza%20Castro%20-%20Envelhecimento%20facial%20-%20efeito%20da%20radiofrequ%C3%AAncia%20nas%20linhas%20e%20rugas%20de%20express%C3%B5es.pdf?sequence=1&isAllowed=y. Acesso em: 12/07/2021.

CHOUDHARY, S; DHANDE, S e SINGH, A. Evaluation of various chemical peels in facial melanosis. IP Indian J Clin Exp Dermatol, v. 3, n. 2, p. 85-87, 2017. Disponível em: https://www.ijced.org/article-details/4484. Acesso em: 10/07/2021.

CRUZ, F.L.S. e PEREIRA, L.P. Estética facial: acupuntura no tratamento de rugas. Revista Saúde em Foco, n. 10, p. 181-185, 2018. Disponível em: [email protected] Acesso em: 22/06/2021.

DE ALMEIDA, C. da S. e FERRACINI,  G. N. Eficácia do microdermoabrasão na hipercromia facial: revisão de literatura. Revista Inspirar Movimento & Saude, v. 4, n. 4, p. 6-8, jul/ago. 2012. Disponível em: https://www.inspirar.com.br/wp-content/uploads/2012/09/eficacia-microdermoabrasao-artigo-182.pdf. Acesso em: 10/06/2021.

DE OLIVEIRA, A. C. et. Efeitos do ácido ascórbico no combate ao envelhecimento cutâneo. BWS Journal, v. 1, p. 1-7, 2018. Disponível em: http://bwsjournal.emnuvens.com.br/bwsj/article/view/15. Acesso em: 08/07/2021.

DOS SANTOS, A. S.; OLIVEIRA, F. F. S. S. e CALDAS, É. C. Radiofrequência como coadjuvante no processo de rejuvenescimento facial. Revista Brasileira Interdisciplinar de Saúde, v. 4, n. 1, p. 55-59, 2019. Disponível em: https://revistarebis.rebis.com.br/index.php/rebis/article/download/109/101/232. Acesso em: 10/07/2021.

ESTRELA, J.V. et al. Efeito do led na flacidez tissular facial. Revista Científica da Escola de Saúde, CATUSSABA, v. 3, n. 2, p. 29-36, abr/set, 2014. Disponível em: https://repositorio.unp.br/index.php/catussaba/article/view/577. Acesso em: 10/07/2021.

FERNANDES, A.C.F. et al. Peeling químico como tratamento estético. Revista Saúde em Foco. v. 10, p. 496-502, 2018. Disponível em: https://portal.unisepe.com.br/unifia/wp-content/uploads/sites/10001/2018/07/061_PEELING_QUIMICO_COMO_TRATAMENTO_EST%C3%89TICO.pdf. Acesso em: 22/06/2021.

FERNANDES, M.J.S. e DE OLIVEIRA ASSUNÇÃO, F.F. Efeito do microdermabrasão no envelhecimento facial. Movimento, n. 3, p. 18-23, maio/jun. 2011. Disponível em: https://www.inspirar.com.br/wp-content/uploads/2010/04/MICRODERMOABRASaO.pdf. Acesso em: 17/06/2021.

FERREIRA, L.A. O uso do ácido lactobiônico na pele fotoenvelhecida. Brazilian Journal of Natural Sciences, v. 2, n., p. 73-79, maio, 2019. doi: https://doi.org/10.31415/bjns.v2i2.51

GARCIA, F.S.; LIMA, L.T. e BOMFIM, F.R.C. O uso da técnica de microagulhamento associada à vitamina c no tratamento de rejuvenescimento facial. Revista Científica da FHO|UNIARARAS, v. 5, n. 1, p. 71-80, 2017. Disponível em: http://uniararas.br/revistacientifica/_documentos/art.019-2017.pdf. Acesso em: 17/06/2021.

HELFER, J.B. e MACHADO, G.R. Eletrolifting associado com nutricosmético no fotoenvelhecimento. In Anais Salão de Ensino e de Extensão. p. 155, 2017. Rio Grande do Sul: Universidade de Santa Cruz do Sul. Disponível em: https://online.unisc.br/acadnet/anais/index.php/salao_ensino_extensao/article/view/17110. Acesso em: 19/06/2021.

KIM, H.K. et al. Effects of lowlevel laser therapy, eletroacupuncture, and radiofrequency on the pigmentation and skin tone of adult women. Journal of Physical Therapy Science, v. 28, n., p. 1407–1411, 2016. doi: https://doi.org/10.1589/jpts.28.1407. Acesso em: 17/06/2021.

LIMA, E. V. A.; LIMA, M. A. e TAKANO, D. Microagulhamento: estudo experimental e classificação da injúria provocada. Surgical & Cosmetic Dermatology, Rio de Janeiro, v. 5, n. 2, p. 110-114, 2013. Disponível em: http://www.surgicalcosmetic.org.br/detalhe-artigo/261/Microagulhamento–estudo-experimental-e-classificacao-da-injuria-provocada. Acesso em: 15/06/2021.

MENDONÇA, A.C. et al. Efeitos da radiofrequência no envelhecimento cutâneo: uma revisão sistemática com metanálise. In Anais 4º Congresso Brasileiro de Fisioterapia Dermatofuncional. São Paulo: Associação Brasileira de Fisioterapia Dermatofuncional, p. 19, ago/set. 2018.

MORAES, E.N. Processo de envelhecimento e bases da avaliação multidimensional do idoso. In: Borges APA, Coimbra AMC, organizadores. Envelhecimento e Saúde da Pessoa Idosa, Rio de Janeiro: Fiocruz/ENSP/EAD, p. 151-175, 2008. Disponível em: http://www5.ensp.fiocruz.br/biblioteca/dados/txt_215591311.pdf. Acesso em: 17/06/2021.

NOVAIS, M.D.J.A. e de SOUZA, É.P. Utilização de tratamentos estéticos no retardo do envelhecimento cutâneo: revisão integrativa. ID on line Revista de Psicologia, v. 14, n. 53, p. 950-961, 2020. Recuperado em https://idonline.emnuvens.com.br/id/article/view/2828. Acesso em: 12/07/2021.

PATRIOTA, R.C.R.; RODRIGUES, C.J. e CUCÉ, L.C. Luz intensa pulsada no fotoenvelhecimento: avaliação clínica, histopatológica e imuno-histoquímica. Anais Brasileiros de Dermatologia, Rio de Janeiro, v. 86, n. 6, nov./dez. 2011. Disponível em: https://www.scielo.br/j/abd/a/C55Vkc3pjvckBsssdqkMrLB/?format=pdf&lang=pt. Acessado em: Acesso em: 11/07/2021.

PEREIRA, J. et al. Envelhecimento cutâneo e os cuidados estéticos na pele masculina. Revista Pesquisa e Ação, v. 5, n. 1, p. 26-34, jun. 2019. Disponível em: https://revistas.brazcubas.br/index.php/pesquisa/article/view/564. Acesso em: 12/07/2021.

PORTELA, D.P e DUTRA, R. Inovações terapêuticas para rejuvenescimento facial: uma abordagem biomédica.  Revista Eletrônica Biociências, Biotecnologia e Saúde, v. 12, n. 23, p. 27-38, maio/ago. 2019. Disponível em: https://seer.utp.br/index.php/GR1/article/view/2271/1892. Acesso em: 12/07/2021.

PROVENCIATO, J. M.; CASTRO, N. T. e CARVALHO, F. A eficácia da acupuntura no tratamento de rugas: revisão bibliográfica a partir de relatos clínicos. Humanidades & Inovação, v. 6, n.13, p. 72-76, 2019 Disponível em: https://revista.unitins.br/index.php/humanidadeseinovacao/article/view/1520. Acesso em: 18/07/2021.

SANTOS, A.R.B. O uso do laser não ablativo no rejuvenescimento facial. Scire Salutis, v. 9, n. 1, p. 43-49, jan. 2019. doi: https://doi.org/10.6008/CBPC2236-9600.2019.001.0006

SANTOS, A.S. et al. Radiofrequência como coadjuvante no processo de rejuvenescimento facial. Revista Brasileira Interdisciplinar de Saúde, v. 2, n. 3, p. 55-9, 2020. Disponível em: https://revistarebis.rebis.com.br/index.php/rebis/article/download/109/101/232. Acesso em: 12/07/2021.

SANTOS, E.S. A eficácia da estimulação elétrica por microcorrente em rugas periorbitais. Revista Multidisciplinar da Saúde, v. 7, n. 11, p. 29-36, 2015. Disponível em: https://revistas.anchieta.br/index.php/RevistaMultiSaude/article/view/997. Acesso em: 02/07/2021.

SANTOS, L.R.O.L.; NASCIMENTO, L.O.L.S. e BRITO, J.Q.A. Acupuntura como tratamento do rejuvenescimento facial: uma revisão literária. Id on Line Rev.Mult. Psic., v. 12, n. 40, p. 381-396, 2018. Disponível em: http://idonline.emnuvens.com.br/id. Acesso em: 12/07/2021.

SOUZA, C.G.S. Acupuntura aplicada à estética facial para redução de rugas de expressão: ensaio clínico. (Tese de Doutorado). Universidade de São Paulo, São Paulo, 2020. doi: https://doi.org/10.11606/T.7.2020.tde-24022021-123549.

SOUZA, S. e NASCIMENTO, I.S. Estética facial e avaliação facial.  Indaial: UNIASSELVI, 2015.

STROPARO, L. e DE SANTIS, S.A.C. Benefícios da luz intensa pulsada no envelhecimento cutâneo. Revista Eletrônica Biociências, Biotecnologia e Saúde, Curitiba, v. 13, n. 27, p. 56-67, 2020. Disponível em: https://interin.utp.br/index.php/GR1/article/view/2633. Acesso em: 12/07/2021.

Teixeira, I.N.D.O. e Guariento, M.E. Biologia do envelhecimento: teorias, mecanismos e perspectivas. Ciênc. Saúde Coletiva, v. 15, n. 6, p. 2845-2857, set. 2010. doi: https://doi.org/10.1590/S1413-81232010000600022.

YUN, Y. et al. Efeito da acupuntura cosmética facial na elasticidade facial: um estudo piloto de rótulo aberto e de braço único. Medicina Alternativa e Complementar Baseada em Evidências: eCAM, v. 2013, p. 1-5, jul. 2013. doi: https://doi.org/10.1155/2013/424313

ZACHARY, C. B. Facial Rejuvenation: 40th Anniversary Review. Seminars in Cutaneous Medicine and Surgery, v. 35, n. 6 Suppl, p. S122–S124, 2016. doi: https://doi.org/10.12788/j.sder.2016.039

ZDEBSKI, A.C. et al. Utilização do ácido glicólico a 10% para revitalização de peles maduras. Revista Thêma et Scientia, v. 4, n.1, p. 127-130 jan/jun. 2014. Disponível em: https://www.fag.edu.br/upload/arquivo/1431177663.pdf. Acesso em: 12/07/2021.

[1] Maestro.

Publicado: Julio de 2021.

Aprobado: Septiembre de 2021.

5/5 - (2 votos)
Máster en Ciencias de la Motricidad Humana; Especialización en Entrenamiento Deportivo y Entrenador Personal; Especialidad en Gimnasia Médica; Especialización en Temas Avanzados en Fisioterapia; Especialización en Fisioterapia Dermatofuncional; Especialización en Lengua Portuguesa; Graduado en Fisioterapia; Tecnólogo en Estética y Cosmética; Licenciado y Licenciado en Educación Física; Licenciada en Letras; Licenciada en Pedagogía.

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here