El uso de las nuevas tecnologías en el control de la enfermedad de Alzheimer

0
653
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI [ SOLICITAR AGORA! ]
Classificar o Artigo!
ARTIGO EM PDF

BATISTA, Janine [1]

BATISTA, Janine. El uso de las nuevas tecnologías en el control de la enfermedad de Alzheimer. Revista científica multidisciplinaria base de conocimiento. año 03, Ed. 06, vol. 07, pp. 108-129, junio de 2018. ISSN:2448-0959

Resumen

La enfermedad de Alzheimer causa problemas con la memoria, pensamiento y comportamiento. En las primeras etapas, los síntomas de la demencia pueden ser mínimos, pero ya que la enfermedad provoca más daños al cerebro, los síntomas empeoran. La tasa de progresión de la enfermedad es diferente en cada persona, pero, en promedio, las personas con la enfermedad de Alzheimer viven cerca de ocho años después del inicio de los síntomas. Aunque actualmente no existe tratamiento para detener la progresión de la enfermedad de Alzheimer, existen medicamentos para tratar los síntomas de la demencia. En las últimas tres décadas, la investigación sobre la demencia trajo información más profunda sobre cómo la enfermedad de Alzheimer afecta al cerebro. Actualmente, los investigadores todavía están buscando tratamientos más eficaces y curas, así como maneras para prevenir la enfermedad de Alzheimer y mejorar la salud del cerebro. Objetivo: atender la importancia de la aplicación de nuevas tecnologías como una manera de reducir y mitigar el impacto de la enfermedad de Alzheimer en los ancianos. Para la obtención de datos con base teórica y científica, durante un período, en gran parte, a 10 años. El estudio presenta un enfoque cualitativo, ya que describe las acciones, a través de la profundización de la comprensión de la organización, métodos aplicados.

Palabras clave: enfermedad de Alzheimer, neuropatología, síntomas, cuidados, complicaciones.

Introducción

Enfermedad de Alzheimer (EA) se clasifica como un daño neurodegenerativo que afecta a la capacidad cognitiva de los ancianos, interfiriendo en el comportamiento, reducir la capacidad de trabajo y relación social. Al principio, los ancianos pierden la memoria más reciente, pero pueden recordar con precisión eventos hace de años. La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad de gran impacto en la vida cotidiana de la persona, ya que afecta, entre otras cosas, la capacidad de aprendizaje, comprensión, orientación, atención y lenguaje. La persona se vuelve más dependiente de la ayuda de los demás, como esto se hace necesario algunos cambios en lo familiar. Por lo que se hace necesario la ayuda de familiares o cuidadores para locomoción, alimentación las rutinas mayores, es decir, básicas.

Cuando diagnostican a un paciente con algunos cambios necesarios ocurren en el comportamiento de la familia, porque todos los miembros se ven afectados en diferentes grados. Esto puede conducir a la expulsión de algunos miembros por diversas razones, entre ellas: vergüenza porque no entienden o no saben acerca de la enfermedad. Tenga cuidado de los ancianos es tener conciencia, aceptación y reconocimiento, aspectos individuales y colectivos del envejecimiento como un proceso existencial inherente.  El proceso de atención es un ejercicio que se produce con el tiempo y no se planea. En Resumen, el trabajo pretende mostrar cómo la tecnología va en ese aspecto como una manera de mitigar los impactos del, así que estimula las funciones cognitivas de los ancianos. La enfermedad de Alzheimer no tiene cura, por lo que la tecnología, en sus diversas esferas, actúa como una forma de controlar los impactos de dicha enfermedad en la vida de los ancianos.

Este trabajo se justifica en la necesidad inminente de punto estudios y mejora de tecnologías para mejorar la calidad de vida de las personas mayores sufren con la enfermedad de Alzheimer. Mostrar, a través de un estudio literario, la importancia de la investigación para el desarrollo de tecnologías en el contexto de la salud mental de los ancianos en el contexto del envejecimiento como un proceso individualizado con capacidades únicas y diferentes. El presente estudio expone los posibles beneficios que estas tecnologías pueden proporcionar a las personas mayores afectadas por Alzheimer. Estrategias terapéuticas en el deterioro cognitivo y funcional de los ancianos. Exponer que la ciencia está en constante evolución y promover la mejora de la salud, haciendo un incentivo y motivación en la vida académica.

Con el avance de la medicina y las innovaciones terapéuticas en el tratamiento, prevención y control de las enfermedades neurodegenerativas es la siguiente pregunta: en qué sentido la aplicación de las nuevas tecnologías contribuyen al control de la enfermedad de Alzheimer en ¿personas de edad avanzada?

Abordar la importancia de la aplicación de nuevas tecnologías como una manera de reducir y mitigar el impacto de la enfermedad de Alzheimer en los ancianos.  Contextualizar acerca de la enfermedad de Alzheimer: la situación que se ve afectada, los síntomas y el diagnóstico; Dirección de las tecnologías utilizadas para aliviar y controlar los síntomas; actualmente a la enfermera en el proceso educativo para cuidadores de Alzheimer.

En la elaboración de este trabajo, se utiliza para buscar carácter bibliográfico, en que a través de las obras de varios autores serán necesarios para elaborar el fomento de este teórico del trabajo. Principalmente pretende encontrar las respuestas más eficaces en la literatura para entender la importancia de la inclusión de las nuevas tecnologías en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer en los ancianos. La investigación se iniciará a través de una encuesta de la revista teórica de plataformas científicas, como Scielo, Google Scholar y PubMed, sitios Web, periódicos y libros para obtener datos con base teórica y científica, durante un período, en mayoría, de 10 años. El estudio presenta un enfoque cualitativo, ya que describe las acciones, a través de la profundización de la comprensión de la organización, métodos aplicados.

1. Enfermedad de Alzheimer

Cuando diagnostican a un paciente con algunos cambios necesarios ocurren en el comportamiento de la familia, porque todos los miembros se ven afectados en diferentes grados. Esto puede conducir a la expulsión de algunos miembros por diversas razones, entre ellas: vergüenza porque no entienden o no saben acerca de la enfermedad. Tenga cuidado de los ancianos es tener conciencia, aceptación y reconocimiento, aspectos individuales y colectivos del envejecimiento como un proceso existencial inherente.  El proceso de atención es un ejercicio que se produce con el tiempo y no se planea. La enfermedad de Alzheimer se carga inicialmente con la forma de las funciones neurológicas empeoramiento progresivas. La lesión más eminente clínicos está en la memoria de forma episódica y con daños obvios en la adquisición de nuevas habilidades. Ya en las etapas intermedias, afasia fluida, evidenciadas por la dificultad para nombrar objetos o elegir la palabra adecuada para expresar una idea. Y, finalmente, en las etapas terminales, allí son notables los cambios en el ciclo sueño – vigilia y cambios del comportamiento tales como irritabilidad y agresión, síntomas psicóticos, incapacidad para caminar, hablar y realizar cuidado personal (nieto, 2005, pag. 120).

1.1 neuropatología

El (AB) del péptido beta-amiloide no es generalmente se encuentran sobre todo en la juventud, es normal en edad avanzada 80 y 90 años después. El péptido surge de la transformación de una proteína llamada precursora de amiloide (APP), es una proteína normal que tiene un dominio extracelular que cruza la membrana celular y es hendido por una enzima llamada secretasa (alfa secretasa y la gamma secretasa) . La neurodegeneración es causada a través de diversos mecanismos tales como: el estrés oxidativo con disfunción mitocondrial; activación de los receptores NMDA; excitocicidade inducida por Ca2 + y la producción de especies reactivas de oxígeno por clivaje proteolítico; para el proceso inflamatorio de la activación de enzimas; expresión de proteínas inflamatorias, citoquinas y activación glial.  El neuroinflamação se ha caracterizado en diferentes modelos, incluyendo el modelo AB inducidas por el péptido, por la activación de células gliales astrocitos y microglia con la producción de citoquinas proinflamatorias TNF-a e IL-6. Inflamatorias y oxidativas de las enzimas COX-2 e iNOS, activación de vías de MAPK, ERK y JNK; reacciones inflamatorias en el SNC pueden activar otros mediadores y causan edema (SERENIKI, 2008, Pag. 04-17).

La aplicación sigue la ruta de procesamiento cuando esto va a ser dividido por secretasa y la gamma-secretasa genera la SAPPa y P3; no son amiloidogenese no agregados y no forma las enzimas tóxicas. La beta-secretasa hiende y aparece en una ubicación diferente de la gamma-secretasa y y-secretasa hiende en la misma ubicación en la aplicación y aumenta el péptido AB, si total y forma las placas y esta tarjeta apoyará la muerte neuronal (DE SÁ CAVALCANTI, 2012, Pag. 24-25).

El oligómero AB es capaz de inducir cambios de la proteína TAU (este cambio es una de las principales causas de muerte de las neuronas) en las neuronas hipocampais. Las formas solubles de monómeros, oligómeros de bajo peso molecular y protofibrilas asociado con la progresión de la enfermedad, con la pérdida de plasticidad sináptica y la neurodegeneración.  Péptido AB afecta las características de la cognición sobre la disfunción de la LPP (potenciación a largo plazo) y la sinapsis glutamatérgica. Péptido AB si antagoniza que afectan a los receptores nicotínicos, los canales de calcio tipo L, P75NTr y el receptor NMDA, causando que el calcio tiene dos papeles: o bien puede activar heroes temporada 1 episodio 14 la fosfatasa calcineurina y generar LTP (proceso a largo plazo).  LTP es responsable de almacenar, el LTD es responsable para la extinción de las sinapsis; Péptido AB reduce las PTKs, que promueve la LTP como CAMKs disminuyendo la fosforização de PCREB, aumento de la calcineurina y calpaina que son otras enzimas involucradas en el LTD. Entonces el AB oligómero LTD y LTP provocando bruscas, la escasez de neuronas procesan información generación de olvido que muestran los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer (ALMEIDA, 1997, pag. 77-79).

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad que no tiene cura y atacado principalmente ancianos en el área del cerebro responsable de la memoria, termina haciendo que la persona con el tiempo van perdiendo la memoria y desarrollar demencia y puede conducir a la muerte. El problema plantea la enfermedad de Alzheimer dentro de un organelo citoplasmático llamado mitocondria; la mitocondria es uno de los pocos organelos que tiene su propio ADN, asume una cierta dependencia en el núcleo de las células, si ella quiere dividir las divisiones del citoplasma su she no necesita una orden de la base de la DNA está en el núcleo p ARA que se puede hacer eso. La función de las mitocondrias dentro de las células de los eucariotas todos viven en el planeta tierra está haciendo energía, ella es nuestra planta de producción de energía, toda la energía que la célula necesita para realizar sus actividades diarias que se producen las mitocondrias. Cuando las mitocondrias producen energía, produce una célula llamada ATP (trifosfato de adenosina), cuando produce ATP genera una gran cantidad de radicales libres, moléculas estables es decir, que pueden combinar con otras moléculas y con el ADN y terminan dañando y dañando Este ADN. Cuando las mitocondrias producen ATP para las células que produce muchos radicales libres, como ya hemos hablado anteriormente, y estos radicales libres en última instancia, destruir el material genético de las mitocondrias y la destrucción del ADN mitocondrial que está causando la enfermedad de Alzheimer en personas (FRIDMAN, 2004, p. 20-24).

1.2 complicaciones y factores de riesgo

La enfermedad de Alzheimer se carga inicialmente con la forma de las funciones neurológicas empeoramiento progresivas. La lesión más eminente clínicos está en la memoria de forma episódica y con daños obvios en la adquisición de nuevas habilidades. Ya en las etapas intermedias, afasia fluida, evidenciadas por la dificultad para nombrar objetos o elegir la palabra adecuada para expresar una idea. Y, finalmente, en las etapas terminales, allí son notables los cambios en el ciclo sueño – vigilia y cambios del comportamiento tales como irritabilidad y agresión, síntomas psicóticos, incapacidad para caminar, hablar y realizar cuidado personal (nieto, 2005, PÁG. 120-122).

La pérdida de memoria, pérdida de lenguaje, prejuicios en el ensayo y otros cambios cognitivos causados por la enfermedad de Alzheimer puede complicar el tratamiento para otras condiciones de salud. Una persona con enfermedad de Alzheimer puede no ser capaces de comunicar o informar síntomas de otra enfermedad. La causa más común de muerte entre las personas que tienen la enfermedad de Alzheimer es la neumonía por aspiración. La enfermedad se presenta cuando la persona no puede tragar derecho, cualquier alimento o líquidos en vez de abajo del esófago a la tráquea bloqueo causando daños, lesiones o infección. El tipo de tratamiento está determinado por varios factores: Si la neumonía se diagnostica temprano y su embarazo, el volumen en el cual estaban afectados los pulmones y los tipos de bacterias presentes y el estado de salud de la persona. Hay otras complicaciones asociadas con la enfermedad de Alzheimer entre otros: pérdida de capacidad funcional del motor cuidado, fracturas de hueso y caídas, pérdida de la capacidad para relacionarse con otras personas, deshidratación y desnutrición, insuficiente sistemas orgánicos, cambio de comportamiento negativo como agresión con otros o a sí mismo, olvidar hechos y eventos o conversaciones recientes, dificultades para encontrar el nombre de la familia, problemas con el habla, pérdida de capacidad de cambio social y personalidad, pierde interés por las actividades que disfrutaban en el pasado, dificultad de lectura y escritura, falta de juicio y pérdida de la capacidad de reconocer los peligros, estas complicaciones pueden ser originó de progresivamente y los síntomas degenerativos de la enfermedad de Alzheimer (VENEZIAN, 2010, pag. 130-133).

Los factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer puede estar asociados con: traumatismos craneales graves o repetidos tienen un mayor riesgo de adquisición de: salud estilo de vida y corazón, no hay ningún factor de estilo de vida que se ha demostrado concluyente para reducir el riesgo de Enfermedad de Alzheimer. Sin embargo algunas pruebas sugieren que los mismos factores que plantean riesgos de enfermedades del corazón también puede aumentar la posibilidad de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Aumento de la edad es más conocido por el DA; La enfermedad de Alzheimer no es parte del envejecimiento normal, pero el riesgo aumenta después de llegar a los 65 años de edad. Casi la mitad de la población con más de 80 años con la enfermedad de Alzheimer. Personas con cambios genéticos raros prácticamente garantizan que desarrollan la enfermedad de Alzheimer y en ellas, los síntomas comienzan a aparecer muy pronto, de 30 años de edad (APRAHAMIAN, 2009, pag. 33-35).

Las mujeres pueden ser más propensas que los hombres a desarrollar la enfermedad de Alzheimer, en parte, porque viven más tiempo. En personas con deterioro cognitivo leve deterioro cognitivo leve tienen problemas de memoria u otros síntomas de deterioro cognitivo que son peores de lo esperado para su edad, pero no es lo suficientemente grave como para ser diagnosticados como demencia. Gente de deterioro cognitivo leve tiene un riesgo mayor, pero no estoy seguro que más adelante desarrollará demencia. Tomar medidas para desarrollar un estilo de vida saludable y estrategias para descompensar la pérdida de memoria en esta etapa pueden ayudar a retardar o prevenir la progresión a la demencia. El riesgo de desarrollar enfermedad de Alzheimer se ve un poco mayor si un pariente ha sido afectado por la enfermedad. Otros factores de riesgo que contribuyen a la aparición de la enfermedad: la falta de ejercicio, tabaquismo, presión arterial alta, colesterol alto, niveles altos de homocisteína, mal controlado diabetes, una dieta deficiente en frutas y vegetales estos factores de riesgo también están ligados a la demencia vascular, un tipo de demencia causada por vasos sanguíneos dañados en el cerebro (AZEVEDO, 2010, pag. 02-04).

Envejecimiento social, estimular actividades, mayores niveles de educación formal, trabajo estimulante, actividad mental y de difícil lectura, juegos de ocio, tocan instrumentos, son factores que pueden reducir el riesgo de la enfermedad, aprender a y compromiso social.

2. Manifestaciones clínicas de la enfermedad de Alzheimer

Un olvido puede ser una parte normal del envejecimiento. Sin embargo, algunas personas tienen más problemas de memoria que otros de su edad. Se trata de una condición llamada deterioro cognitivo leve. Personas con leve deterioro cognitivo puede cuidar de sí mismos y pueden desarrollar sus actividades normalmente (REISBERG et al., 2006).

La enfermedad de Alzheimer comienza lentamente, primero afecta partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Personas con el mal pueden tener problemas para recordar cosas que ocurrieron recientemente o los nombres de personas que conocen. Un problema relacionado, el deterioro cognitivo leve, causa más problemas de memoria que lo normal en las personas de la misma edad. Muchos, pero no todas las personas con deterioro cognitivo leve, desarrollará la enfermedad de Alzheimer (ULRICH et al., 2000).

Problemas de memoria del deterioro cognitivo leve pueden abarcar

Objetos perdidos con frecuencia
Olvide de ir a conciertos y citas
Tiene problemas para encontrar las palabras adecuadas en un momento dado que otras personas

Con el tiempo, empeoran los síntomas de la enfermedad de Alzheimer. Personas no pueden reconocer a sus familiares. Pueden tener dificultad para hablar, leer o escribir. Puede olvidar cómo cepillarse los dientes o peinarse el pelo. Más adelante, pueden ser ansioso o agresivo o alojarte fuera de casa. Finalmente, ellos necesitan un cuidado total. Esto puede ser muy estresante para los familiares que necesitan para cuidar de ellos (JELLINGER, et al., 2008).

La enfermedad de Alzheimer generalmente comienza después de los 60 años. El riesgo aumenta a medida que la edad de la persona. El riesgo es mayor si hay personas en la familia que tenía la enfermedad. Ningún tratamiento puede detener la enfermedad. Sin embargo, algunos medicamentos pueden ayudar a prevenir los síntomas empeoran durante un tiempo limitado.

El médico puede realizar pruebas de pensamiento, memoria y discurso para determinar si usted tiene un deterioro cognitivo leve. Puedes también sugerir consultar un especialista para más pruebas. Puesto que el deterioro cognitivo leve puede ser una señal temprana de la enfermedad de Alzheimer, es muy importante consultar al médico cada 6 a 12 meses. Ahora, no existe tratamiento eficaz contra el deterioro cognitivo leve. El médico puede ver si los cambios en el proceso de memoria o intelectual se produce con el tiempo (WIMO et al., 2013).

2.1 el síntoma de la enfermedad de Alzheimer

Como edad, nuestro cerebro cambia y podemos tener problemas esporádicos para recordar ciertos detalles. Sin embargo, la enfermedad de Alzheimer y otras demencias provocan pérdida de memoria y otros síntomas lo suficientemente severos interferir con la vida cotidiana. Estos síntomas no son una parte natural del envejecimiento (ENGELHARDT et al., 2005).

Además de pérdida de memoria, los síntomas de la enfermedad de Alzheimer incluyen:

  • Problemas al ejecutar tareas que alguna vez fueron simples.
  • Dificultad en la resolución de problemas.
  • Cambios en el estado de ánimo o personalidad; separación de amigos y familiares.
  • Problemas en la comunicación oral o escrita.
  • Confusión de lugares, personas y eventos.
  • Cambios visuales como la comprensión de las imágenes.

Amigos y familiares pueden experimentar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer y otros progresistas demencias antes la persona que sufre estos cambios. Si usted o alguien que usted conoce está experimentando los posibles síntomas de demencia, es importante que se haga una evaluación médica para determinar la causa. Visite nuestra página los 10 signos y síntomas tempranos de la enfermedad de Alzheimer para aprender más sobre la diferencia entre los cambios naturales en la memoria y el cerebro relacionada con la edad y los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

La pérdida de memoria que interrumpe la vida cotidiana puede ser un síntoma de la enfermedad de Alzheimer u otra demencia. La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad cerebral que provoca un lento deterioro en habilidades de la memoria, pensamiento y razonamiento. Hay 10 signos y síntomas. Cada individuo puede experimentar uno o más de estos síntomas en diferentes grados. Si usted nota cualquiera de ellos, consulte a un médico (INOUYE; OLIVEIRA, 2004).

2.2 primeros síntomas y diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer

Pérdida de la memoria que interrumpe la vida cotidiana; uno de los signos más comunes de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de la memoria, sobre todo olvidar recientemente aprendido información. Otros incluyen olvidar fechas importantes o eventos; pidiendo la misma información repetidamente; necesitan cada vez más confiar en ayudas de memoria (por ejemplo, notas recordatorias o dispositivos electrónicos) o miembros de la familia para lo que utiliza para manejar por su cuenta (AGUILAR; CANCIONES. DE PONDÉ, 2006).

Retos en la planificación o solución de problemas

Algunas personas pueden experimentar cambios en su capacidad para desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener problemas para seguir una receta de familia o realizar un seguimiento de las facturas mensuales. Pueden tener dificultad para concentrarse y tomar mucho más tiempo para hacer cosas que antes.

Dificultad para completar tareas familiares en el hogar, en el trabajo o en el ocio de las personas con enfermedad de Alzheimer generalmente difícil completar tareas cotidianas. A veces, las personas pueden tener problemas para conducir a una ubicación familiar, administrando un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego favorito.

Confusión con el tiempo o lugar; personas con enfermedad de Alzheimer pueden perder las fechas, estaciones y el paso del tiempo. Pueden tener problemas para entender que algo no ocurre inmediatamente. A veces, puede olvidar dónde están o cómo llegaron allí (LUZARDO; GORINI; SCOTT, 2006).

Problemas para entender imágenes visuales y relaciones espaciales; para algunas personas, tener problemas de visión es un signo de la enfermedad de Alzheimer. Pueden tener dificultad para leer, juzgar distancia y determinar el color o el contraste, que puede causar problemas con la conducción.

Nuevos problemas con palabras en el habla o la escritura; Las personas con Alzheimer pueden tener problemas para acompañar o unirse a una conversación. Puede parar en medio de una conversación y no tienes idea cómo continuar o pueden repetirse. Pueden luchar con vocabulario, tener problemas para encontrar las cosas correctas de la palabra o llamar por el nombre incorrecto (por ejemplo, llamando a un "reloj" de mano "Reloj") (Ávila et al., 2003).

Desajustando cosas y perder la capacidad de volver a los pasos; Una persona con Alzheimer puede poner las cosas en lugares insólitos. Puede perder las cosas y no pueden volver a sus pasos para encontrarlos otra vez. A veces, pueden acusan a otros de robo. Esto puede ocurrir más a menudo con el tiempo.

Juicio discreto o débil; Personas con enfermedad de Alzheimer pueden experimentar cambios en el juicio o la toma de decisiones. Por ejemplo, puede utilizar una sentencia débil cuando se trata de dinero, dar grandes cantidades a los vendedores por teléfono. Puede prestar menos atención a la preparación o permanecer limpio (PAUL et al., 2010).

Retiro del trabajo o actividades sociales; una persona con enfermedad de Alzheimer puede empezar a retirarse de pasatiempos, actividades sociales, trabajar proyectos o deportes. Pueden tener problemas para mantenerse al día con un equipo deportivo favorito o recordar cómo completar un pasatiempo favorito. También puede evitar debido a los cambios sociales experimentados.

Cambios de ánimo y la personalidad; Puede cambiar el humor y la personalidad de las personas con la enfermedad de Alzheimer. Se convierten en confundido, sospechoso, temeroso o deprimido, ansioso. Pueden ser fácilmente lastimados en el hogar, en el trabajo, con amigos o en lugares donde están fuera de tu zona de confort (ARRUDA; ALVAREZ; Gonçalves, 2008).

No hay ninguna prueba sencilla para determinar si una persona tiene la enfermedad de Alzheimer. El diagnóstico requiere una evaluación médica completa, que puede incluir:

  • Historia médica familiar.
  • Examinación neurológica.
  • Pruebas cognitivas para evaluar memoria y razonamiento.
  • Exámenes de sangre (para descartar otras causas posibles de los síntomas).
  • Imágenes del cerebro.

Aunque los médicos generalmente pueden determinar si una persona tiene demencia, puede ser muy difícil distinguir el tipo de demencia que es. El diagnóstico equivocado es muy común en la enfermedad de Alzheimer del temprano-inicio (GARRIDO; ALMEIDA, 2001).

Recibir un exacto diagnóstico en una etapa temprana de la enfermedad es importante porque permite:

  • Mayor probabilidad de beneficio de los tratamientos disponibles, que puede mejorar la calidad de vida.
  • La posibilidad de recibir servicios de apoyo.
  • La oportunidad de participar en ensayos y estudios clínicos.
  • La posibilidad de expresar sus deseos en relación con problemas en el futuro y la vivienda.
  • Tiempo para planes financieros y legales.

No hay ninguna forma sencilla para detectar la enfermedad de Alzheimer. El diagnóstico requiere un examen médico completo. Exámenes de sangre, pruebas de estado mental y las imágenes del cerebro puede utilizarse para determinar la causa de los síntomas (CHAVESF et al., 2011).

3. Cuidados aplicados a los cuidadores de Alzheimer

Cuidar a una persona con enfermedad de Alzheimer o demencia de otra puede ser gratificante y desafiante. En las primeras etapas de la demencia, una persona puede mantener su independencia y necesita mucha atención. Sin embargo, conforme avanza la enfermedad, si atención necesidades se intensificará y, eventualmente, necesitará asistencia 24 horas al día.

A menudo, escuchamos a los cuidadores y miembros de la familia expresando que uno de los aspectos más angustiosos de la enfermedad de Alzheimer es un cambio en el comportamiento. Hay muchos recursos disponibles para ayudar a los cuidadores, a saber qué esperar y cómo adaptar durante el temprano, etapas medianas y tardía de la enfermedad (GARCES et al., 2012).

Como la principal organización voluntaria de salud en el mundo dedicada a la atención, apoyo y de investigación en la enfermedad de Alzheimer, la Asociación de Alzheimer se esfuerza por mejorar la calidad de vida de las personas frente a la enfermedad de Alzheimer y otras demencias Financiar investigación básica; Ofrecemos educación y recursos; aumentar la conciencia pública y promover, en colaboración con el gobierno, organizaciones privadas y sin fines de lucro para lograr nuestra visión de un mundo sin la enfermedad de Alzheimer.

No hay dos personas sufren la enfermedad de Alzheimer la misma manera. Como resultado, no es sólo una técnica para el cuidador. Responsabilidades de cuidadora cambiará a medida que progresa la enfermedad. Cuidar a un ser querido puede ser muy satisfactorio, pero al mismo tiempo, puede ser una gran responsabilidad. Creo que tienes que hacerlo solo. Tenga cuidado, buscando apoyo de familiares y amigos y obtener ayuda de diferentes recursos en su comunidad (CALDAS, 2003).

3.1 atención de pacientes con enfermedad de Alzheimer

Para la atención de los pacientes de Alzheimer debe tener primero en recomendaciones de consideración. Para realizar el cuidado, debe hacer una rutina simple y mantener horarios y petición; para comunicarse, usted debe enviar mensajes cortos, simples, claros y repetibles y puede ayudar con gestos; no debe ser una lucha y debe dejar todo el tiempo que necesites.

Cuidados esenciales para el paciente la enfermedad de Alzheimer se basan en la higiene, alimentación, medio ambiente, comportamiento y disposición. En cuanto a la higiene, debemos animarles a mantener y tendremos que supervisar o ayudar a la progresión de la enfermedad. Es importante mantener buena higiene estancia bien y mantener una buena imagen y también evitar las complicaciones físicas como irritaciones de la piel, llagas, infecciones y úlceras; prevenir complicaciones psicológicas, tales como cambios de autoestima y trastornos de la conducta; y complicaciones sociales como el rechazo, menor participación en las actividades y el aislamiento (QIU et al. de 2009).

Alimentos es muy importante conseguir un aporte nutricional adecuado para mantener la salud y calidad de vida. Pacientes con Alzheimer puedan haber alterado estado nutricional debido a ingesta insuficiente porque disminuye el apetito y disturbios de la memoria influyen en la tienda de alimentos o comprarlos, y también debido a la enfermedad, hay un aumento en la actividad Física para roaming y aumentar así el gasto de energía. También se puede masticar o tragar la ingesta de alimentos y debe actuar en consecuencia.

En la configuración de paciente la enfermedad de Alzheimer, uno tendrá que hacer algunos cambios debido a la pérdida de la memoria y otros cambios, pero sin cambios drásticos que pueden confundir en el punto medio deje de ser familiar. En el curso de la demencia, los trastornos del comportamiento pueden ocurrir puede hacer que la convivencia familiar difícil y a veces incluso imposible. Estos comportamientos no se hacen intencionalmente, pero son una consecuencia de la enfermedad y el problema que desencadena este comportamiento debe ser redirigido o evitar.

La incontinencia es un problema que causa gran malestar en las personas mayores y sus cuidadores y puede conducir al aislamiento debido a sentimientos de vergüenza sobre. El estreñimiento también es un problema que tenemos que limitar con algunas pautas (MOURA; MIRANDA; Rangel, 2010).

Un cuidador es una persona que asiste o cuida a otra persona afectada por cualquier tipo de discapacidad, la discapacidad o discapacidades que obstaculizan o impiden el normal desarrollo de sus actividades vitales o de las relaciones sociales. Cuidador principal asume las principales tareas y responsabilidades para cuidar sin recibir compensación económica, y este documento es aceptado por el resto de los familiares. Hay dos tipos de cuidadores: cuidadores y vigilante de la sociedad moderna:

Cuidadores: el cuidador de tradicional costumbre que siempre ha vivido con el paciente y cuidó de él. En este caso, el paciente es atendido en un contexto de obligación social mezclado con afecto construido durante muchos años de convivencia donde el intercambio de apoyo fue más o menos recíproco (BARRIE; CIOSAK, 2009).

Guardia en la sociedad moderna: es él quien asumió el control eso circunstancias de papel, es decir, cuando la ocurrencia de la enfermedad en las familia fuerzas crear una relación de cuidadores que no existían previamente. En este caso, además, el cuidador tiene generalmente una actividad de trabajo fuera de casa, que trae más tensiones para coordinar su papel de socio profesional con el cuidador (PANESAR; SEHNEM, 2011).

3,2 características del paciente con los cuidadores de Alzheimer

La familia es la principal fuente de cuidados, varias investigaciones concluyen que el cuidado de pacientes con enfermedad de Alzheimer viene de 50% del entorno familiar, social y profesional servicios de sólo el 3%. Paciente de Alzheimer cuidador informal principal se estima que después de varios estudios corresponde a un cuidador informal, especialmente las mujeres y éstos toman la responsabilidad de su condición de esposas o hijas, es decir, mantengan una relación de parentesco directo. En Brasil, hay unos 3 millones las personas que están a cargo y otras personas en situación de dependencia, de ellos un tercio son hombres (BOTTINO et al., 2002).

Existe ninguna definición exacta de un válido, este poder Rack para realizar las tareas que debe cumplir los siguientes requisitos: deben ser informados de cualquier proceso de la enfermedad, es decir, etapas de la enfermedad y los tipos de atención en cada etapa; debe ser resuelto según los problemas que aparecen en el día de la jornada; hay que saber planificar tareas y delegar funciones; Obtenga ayuda cuando necesite saber cómo cuidarse y encontrar tu espacio personal y su privacidad.

Según un estudio descriptivo de un enfoque cuantitativo de una muestra de 84 cuidadores de Alzheimer en la ciudad de Cartagena, se encontró que 64% de los cuidadores no tenía la capacitación necesaria para desempeñar el papel de cuidador y el 72.62% a fueron entrenados para ser los cuidadores (de NEW CROSS; HAMDAN, 2008).

Sobrecarga del cuidador, también llamado síndrome de burn-out o síndrome de burn-out es el resultado de la combinación de estrés psicológico, física tensión y presión emocional en relación con la carga de la meta de asistencia. La sobrecarga de cuidado puede ansiedad, estrés y depresión, así como la existencia de los crecientes costos de la enfermedad es un factor que se asocia a la sobrecarga del personal y que influyen en el papel de cuidador que obstaculiza su actividad.

Las funciones del cuidador dependen del grado de discapacidad del paciente y están vinculadas a la evolución de la enfermedad, por lo que las necesidades de los cuidadores cambian también para medir la progresión de la enfermedad. La sobrecarga de los cuidadores puede llevar a la cojera de la misma, es decir, muchos cuidadores tienen la sensación de sentirse física y emocionalmente pegado y en algunos casos incluso culpa aparece si piensan en ellos mismos y estas percepciones pueden causar incapacidad de seguir responder a las demandas y necesidades del paciente.

El papel de enfermería es esencial para brindar apoyo integral a personas con adicción y los cuidadores que buscan el mantenimiento de su autonomía personal, así como proporciona completo y continuo apoyo a la familia, específicamente el cuidador así como la mejora eficiencia de los recursos del dependiente de la atención y establecer conexiones entre recursos formales e informales.

Así que la subsistencia del cuidador principal una buena calidad de vida, aliviar la carga y su impacto con eficacia. La sobrecarga puede reducir indirectamente con el tratamiento de la enfermedad o directamente con el cuidador. Las intervenciones de apoyo al cuidador son eficaces para la prevención y tratamiento de una carga excesiva (AMENDOL; OLIVEIRA; ALVARENGA, 2008).

Son programas con actividades periódicas y evaluaciones de las cuales sus acciones que se desarrollan son psicología educativa grupo o individuo, grupos de apoyo, contactar por teléfono o internet, participación de la familia, programas educativos, solución de problemas y facilitación de los recursos disponibles.

Modelo de las nuevas tecnologías como un nuevo portador de la autoayuda de Alzheimer: en estos tiempos que la falta de tiempo, usted puede ayudar con las nuevas tecnologías, es importante comunicarse con otras personas que están en la misma situación e intercambiar opiniones , experiencias y recursos. Con las nuevas tecnologías, permite la comunicación de personas de diferentes lugares de origen y también iniciar amistades. La internet más ampliamente utilizados son los siguientes:

Foros: servir a los visitantes expresar sus opiniones, hacer preguntas, informe e intercambiar información. Que trabajan por libre e informal y tienen un moderador (el) que es responsable de apoyar el foro y que funciona correctamente (OLIVEIRA; D'elboux, 2012).

Blogs y Facebook: un espacio en Internet donde una persona expresa sus ideas, experiencias, comentarios y otros puede responder a usted vía comentarios (FREITAS et al., 2008).

Messenger: consiste en una forma de mensajería instantánea que permite conversación oralmente o por escrito en tiempo real y para más intimidad que en otras herramientas de internet. Según la evidencia científica se encontró ninguna evidencia concluyente para apoyar las intervenciones basadas en las tecnologías que soportan estos (VILELA; CARAMELLI, 2006).

La evidencia científica recomienda una evaluación inicial del cuidador para identificar los factores que influyen en la sobrecarga y determinan, en caso de sobrecarga, el grado que presenta. Para mejorar el cuidado de los cuidadores y reducir la sobrecarga, un programa que combina la educación emocional, facilitar y supervisar todo el proceso (Halcón; MALUSCHKE, 2009).

La evidencia también recomienda que profesionales alienten a los cuidadores a participar en grupos de ayuda mutua como ellos lo que les permitirá mejor dirección sobre una base diaria con el paciente y mejorar su situación personal. Además, si hay ayuda de profesionales de la salud en estos grupos, es más aconsejable, ya que la información recibida será un especialista mejorará para tratar a los pacientes (PINTO et al., 2009).

Por último, se afirma que profesionales deben también explicar la existencia de asociaciones de familias de pacientes con enfermedad de Alzheimer y los beneficios que pueden obtener de ellos, ya que toda la evidencia científica recomienda puede encontrarse en estas asociaciones.

Consideraciones finales

La realidad de las personas con demencia de Alzheimer, así como sus familias, es un proceso muy difícil y delicado, especialmente para el cuidador, que es quién tiene el mayor peso, ya que, aunque tiene el apoyo y la ayuda de los demás miembros, ella es la que dedica la mayor parte de tiempo a la atención de su familiar, que puede conducir a sobrecarga y tensión continua.

Con este trabajo, hemos podido observar que, en la mayoría de los casos, como la teoría dice que es la mujer que, por una razón u otra, tomar cuidado de la familia control y que nos lleva a pensar que, además de las razones individuales o personales, estamos todavía en una Sociedad de corte tradicional en el que la mujer, por el mero hecho de ser mujer, se le atribuye el papel de cuidador, para ser más cualificado para realizar esta tarea.

El impacto del cuidado informal para una persona con Alzheimer supone establecer la familia es muy alto, ya que hay muchos cambios en todos los ámbitos de las personas de la vida: los jóvenes se ven en una situación que puede llegar a ser muy difícil porque no entienden lo que está sucediendo y ofrecen poca información sobre él; los cuidadores enfrentan una situación de estrés y la fatiga (física y psicológica) que afecta a sus relaciones sociales fuera del hogar; y, por supuesto, para el propio paciente, cuya situación se deteriora conforme avanza la enfermedad. Por estas razones, es muy importante que las familias tienen una red de apoyo, institucional y social.

Referencias

ALMEIDA, p. "biología molecular de la enfermedad de Alzheimer: una luz al final del túnel?" Revista de la Asociación Médica brasileña 43.1 (1997): 77-79). Disponible en<http: www.scielo.br/pdf/ramb/v43n1/2078.pdf="">.</http:> Visitado el 26 de agosto de 2017 >.

AMENDOLA, Fernanda; De Campbell, María Amelia; Malik Alvarenga, Márcia Regina. Calidad de vida de los cuidadores de pacientes dependientes en el programa de salud de la familia. Texto contexto enfermería v. & 17, n. 2, 2008. Disponible en< http://www.redalyc.org/pdf/714/71417207.pdf="">. Visitado el 09 de octubre de 2017.

AGUILAR, Rosana Aguilar; CANCIONES de PONDÉ, Milena Pereira. Eficacia de la memantina en la enfermedad de Alzheimer en su moderada a severas etapas. J Bras Psiquiatr, v. 55, n. 2, p. 148-153, 2006. Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/jbpsiq/v55n2/v55n2a09="">. Visitado, el 06 de octubre de 2017.

ARRUDA, Coral de Micheli; ALVAREZ, M A..; GONÇALVES, Lucia Helena Takase. Cuidador familiar del Alzheimer portador final de un grupo de ayuda mutua. V salud, Cienc. 7, n. 3, p. 339-45, de 2008. Disponible en< https://www.researchgate.net/profile/lucia_goncalves/publication/251067101_o_familiar_cuidador_de_portador_de_doenca_de_alzheimer_participante_de_um_grupo_de_ajuda_mutua_-_doi_104025cienccuidsaudev7i36505/links/576298a608ae2a00c8bafec3.pdf="">. Consultado el 07 de octubre de 2017.

Renata Ávila, et al. Resultados de la Rehabilitación neuropsicológica en pacientes con la enfermedad de Alzheimer leve. Revista de psiquiatría clínica, v. 30, n. 4, p. 139-146, 2003. Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/rpc/v30n4/v30n4a04="">. Visitado, el 06 de octubre de 2017.

AZEVEDO, Patricia Gomes De, et al. — Lenguaje y memoria en la enfermedad de Alzheimer sometidos a moderada. Revista CEFAC (2010). pag. 02-04). Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/rcefac/2010nahead/133-08.pdf="">. Tenido acceso 28 de agosto de 2017.

BOTTINO, Cassius MC et al. Rehabilitación cognitiva en pacientes con enfermedad de Alzheimer: un informe del caso del trabajo en equipo multidisciplinario. ARQ Neuropsiquiatr, v. 60, n. 1, p. 70-9, 2002. Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/anp/v60n1/8234="">. Visitado el 09 de octubre de 2017.

BARRON, Elizabeth; CIOSAK, Suely Itsuko. El convertirse en cuidador en senescencia. Anna Nery Revista de la escuela de enfermería, v. 13, n. 2, p. 372-377, 2009. Disponible en< http://www.redalyc.org/pdf/1277/127715322019.pdf="">. Consultado el 10 de octubre de 2017.

CALDAS, Celia Parker. Envejecimiento con dependencia: responsabilidades y demandas de la familia de envejecimiento con dependencia: las necesidades familiares y las responsabilidades. CAD. Salud pública, v. 19, no. 3, p. 773-781, 2003. Disponible en< http://ltc-ead.nutes.ufrj.br/constructore/objetos/izabella%20e%20juliana%20-%20envelhecimento%20com%20depend%eancia.pdf="">. Acceso a, 07 de octubre de 2017.

LLAVES, Márcia LF et al. Enfermedad de Alzheimer. Evaluación cognitiva, conductual y funcional. Demencia y Neuropsychologia, v. 5, n. 1, 2011. Disponible en< http://www.redalyc.org/pdf/3395/339529025004.pdf="">. Acceso a, 07 de octubre de 2017.

El nuevo CROSS, Marília; Hamdan, caballero de Amer. El impacto de la enfermedad de Alzheimer en el cuidador. Psicol. estudi[serie en Internet]o., 2008. Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/pe/v13n2/a04v13n2="">. Visitado el 09 de octubre de 2017.

DE SÁ CAVALCANTI, José Luiz; y Eliasz Engelhardt. "Aspectos de la fisiopatología de la enfermedad de Alzheimer esporádica". Rev Bras Neurol 48.4 (2012): 24-25). Disponible en< http://files.bvs.br/upload/s/0101-8469/2012/v48n4/a3349.pdf="">. Tenido acceso 26 de agosto de 2017.

ENGELHARDT, Eliasz et al. Tratamiento de la enfermedad de Alzheimer: recomendaciones y sugerencias del Departamento Científico de la neurología cognitiva y envejecimiento de la Academia Brasileña de Neurología. ARQ Neuropsiquiatr, v. 63, n. 4, p. 1104-1112, 2005. Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/%0d/anp/v63n4/a35v63n4.pdf="">. Visitado, el 05 de octubre de 2017.

FREITAS CARVALHO, ahora et al. Viven con la enfermedad de Alzheimer: el portador de la cuidadora familiar. Diario brasileño de la enfermería, v. 61, n. 4, 2008. Disponible en< http://www.redalyc.org/pdf/2670/267019605019.pdf="">. Visitado el 09 de octubre de 2017.

Halcón, Deusivania Vieira da Silva; Bucher, Maluschke, probatoria de Julia hierro Noble. Cuidado de personas mayores que padecen la enfermedad de alzheimer familiar: la reflexión sobre aspectos psicosociales. Psicología en el estudio, v. 14, n. 4, p. 777-786, 2009. Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/pe/v14n4/v14n4a18.pdf="">. Consultado el 10 de octubre de 2017.

FRIDMAN, Cynthia, et al. "Cambios genéticos en la enfermedad de Alzheimer." Archivos de la psiquiatría clínica (Sao Paulo) 31,1 (2004): 20-24. Disponible en<http: www.scielo.br/pdf/rpc/v31n1/20889.pdf="">.</http:> consultado el 27 de agosto de 2017.

GARCES, Solange Beatriz Billig et al. Evaluación de la resistencia de la cuidadora de personas mayores con Alzheimer. Revista brasileña de Geriatría y Gerontología, v. 15, n. 2, p. 335-352, 2012. Disponible en< http://www.redalyc.org/pdf/4038/403838796016.pdf="">. Acceso a, 07 de octubre de 2017.

HUGHES, Andrew j. et al. Precisión del diagnóstico clínico de enfermedad de Parkinson idiopática: estudio patológico y clínico de 100 casos. Revista de Neurología, neurocirugía, psiquiatría y v. 55, n. 3, p. 181-184, 1992. Disponible en< http://jnnp.bmj.com/content/55/3/181.short="">. Visitado, el 05 de octubre de 2017.

GARRIDO, Rahim; Almeida, Osvaldo p. trastornos de la conducta en pacientes con demencia: efectos en la vida de los cuidadores. ARQ. neuropsiquiatr, v. 57, n. 2B, p. 427-34, 1999. Disponible en< http://bases.bireme.br/cgi-bin/wxislind.exe/iah/online/?isisscript="iah/iah.xis&src=google&base=LILACS&lang=p&nextAction=lnk&exprSearch=236071&indexSearch=ID">. Acceso a, 07 de octubre de 2017.

INOUYE, Keika; Oliveira, Georgino de evaluación crítica de h. del actual tratamiento farmacológico para la enfermedad de Alzheimer. INFARMA. (Nov/Dic 2003-Jan/2004), v. 15, n. 11-12, 2004. Disponible en< http://cebrim.cff.org.br/sistemas/geral/revista/pdf/84/i08-alzheimer.pdf="">. Visitado, el 06 de octubre de 2017.

Kurt a. JELLINGER, et al. Biomarcadores para el diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer: gene de ALZheimer ' asociados '-un biomarcador de sangre nueva?. Diario de la medicina celular y molecular, v. 12, n. 4, p. 1094-1117, 2008. Disponible en< http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1582-4934.2008.00313.x/full="">. Visitado, el 05 de octubre de 2017.

LUZARDO, Adriana Remião; GORINI, Maria Isabel Pinto Coelho; SILVA, Ana Paula Scheffer Schell. Características de los ancianos con enfermedad de Alzheimer y sus cuidadores: una serie de casos en un servicio de neurogeriatria. Texto & contexto enfermería. Florianópolis. Vol. 15, no. 4 (/ dez… 2006), p. 587-594, 2006. Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/tce/v15n4/v15n4a06="">. Visitado, el 06 de octubre de 2017.

MOURA, Priscila Souza Leite; Miranda, Nubia Fidelis; Rangel, Ludmilla roble. LAS ETAPAS DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER Y LA ATENCIÓN NECESARIA A IMPLEMENTAR POR EL CUIDADOR. REINPEC-interdisciplinario científico pensado revista, v. 1, n. 2, 2010. Disponible en< http://reinpec.srvroot.com:8686/reinpec/index.php/reinpec/article/view/103="">. Visitado el 08 de octubre de 2017.

Nieto, José Gallucci; Melissa García Tamelini; y Orestes Vincent Forlenza. "Diagnóstico diferencial de la demencia." Rev Psiq 32.3 Clín (2005): p. 120-122). Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/rpc/v32n3/a04v32n3="">. Consultado el 25 de agosto de 2017.

Nieto, José Gallucci; Melissa García Tamelini; y Orestes Vincent Forlenza. "Diagnóstico diferencial de la demencia." Rev Psiq 32.3 Clín (2005): p. 120). Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/rpc/v32n3/a04v32n3="">. Tenido acceso 27 de agosto de 2017.

OCAMPO, Isabelita Cristina; D'elboux, Maria José. Estudios nacionales sobre los cuidadores familiares de ancianos: examen integrador. Diario brasileño de la enfermería, v. 65, n. 5, 2012. Disponible en< http://www.redalyc.org/pdf/2670/267025266017.pdf="">. Consultado el 10 de octubre de 2017.

Pablo, Deborah Lee Vangala et al. Quejas de memoria y su relación con la escolaridad, rendimiento cognitivo y los síntomas de depresión y ansiedad. Revista de psiquiatría clínica, v. 37, n. 1, p. 23-26, 2010. Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/rpc/v37n1/a05v37n1="">. Visitado, el 06 de octubre de 2017.

PEREIRA, Carla Fabiana Fields; SEHNEM, Bhau Beatrice. LOS SÍNTOMAS DE ESTRÉS EN CUIDADORES DE PACIENTES DIAGNOSTICADOS CON LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER. Unoesc ACBS y ciencia, v. 6, n. 2, p. 239-244, 2011. Disponible en< http://editora.unoesc.edu.br/index.php/acbs/article/view/6891="">. Visitado el 09 de octubre de 2017.

Pinto, Hisham Fernanda et al. Calidad de vida en cuidadores de ancianos con enfermedad de Alzheimer. ACTA Paulista de enfermería, v. 22, n. 5, p. 652-657, 2009. Disponible en< http://www.scielo.br/pdf/ape/v22n5/09.pdf="">. Tenido acceso 12 de octubre de 2017.

QUEIROZ, Raissa Costa et al. Protocolo para la consulta de enfermería para personas con Alzheimer. Revista de enfermería UFPE en línea, v. 3, n. 3, p. 647-655, 2009. Disponible en< http://www.revista.ufpe.br/revistaenfermagem/index.php/revista/article/viewarticle/176="">. Visitado el 08 de octubre de 2017.

REISBERG, Barry et al. Un estudio abierto de 24 semanas de extensión abierta de la memantina en la enfermedad de Alzheimer de moderada a severa. Archivos de Neurología, v. 63, n. 1, p. 49-54, 2006. Disponible en< https://jamanetwork.com/journals/jamaneurology/fullarticle/790253="">. Visitado, el 05 de octubre de 2017.

SERENIKI, Adriana; y m. a. b. f. Vital. "La enfermedad de Alzheimer: aspectos fisiopatológicos y farmacológicos." Rev Psiquiatr Gd río sur 30.1 Supp 0 (2008). Disponible en< http://www.uesb.br/eventos/farmacologiaclinicasnc/artigo%20alzheimer.pdf="">. Consultado el 25 de agosto de 2017.

ULRICH, Jürg et al. ¿Fumar protege contra la enfermedad de Alzheimer? Cambios del tipo de Alzheimer en el cerebro no seleccionado de 301 pacientes con un historial de fumar conocido. ACTA neuropathologica, v. 94, n. 5, p. 450-454, 1997. Disponible en< https://link.springer.com/article/10.1007%2fs004010050732?li="true">. Visitado, el 05 de octubre de 2017.

VENEZIAN, Maria Gabriela Santos. "Enfoque de fisioterapia en la enfermedad de alzheimer". Revista de Horus, Ourinhos SP 4 (2010). pag. 130-134). Disponible en< http://faeso.edu.br/horus/num2_1/abordagem.pdf="">. Tenido acceso 27 de agosto de 2017.

VILELA, Luciana Pricoli; Caramelli, Paul. LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER EN LA VISIÓN DE FAMILIA AMILIARES. Rev Asoc Med Bras, v. 52, n. 3, p. 148-52, 2006. Disponible en < http://www.scielo.br/pdf/ramb/v52n3/a14v52n3 >. Consultado el 10 de octubre de 2017.

WIMO, Anders et al. El impacto económico global de la demencia 2010. Demencia de Alzheimer y v. 9, n. 1, p. 1-11. E3 2013. Disponible en < http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1552526012025307 >. Visitado, el 05 de octubre de 2017.

[1] Facultad de enfermería Anhaguera de Ciências e Tecnologia en Brasilia

Como publicar Artigo Científico

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here