Psicopatología en Carl g. Jung: aportes de la psicopatología simbólico

0
1457
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
Classificar o Artigo!
ARTIGO EM PDF

SANTOS, Alan Ferreira dos [1]

SANTOS, Alan Ferreira dos – Psicopatología en Carl g. Jung: aportes de la psicopatología simbólico Multidisciplinario base científica conocimiento revista, año 1, vol. 7, p. 77-90. Agosto de 2016. ISSN:0959-2448

RESUMEN

4 Psicología analítica fundada por Carl g. Jung (1875-1961) es un logro científico importante, tanto en los descubrimientos monumentales en la esfera del inconsciente, así como sus opiniones sobre lo patológico, sin embargo, el trabajo que hemos legados era poco concluyente, con algunas mejoras por parte de los estudiantes de Jung, aquí en Brasil el máximo exponente de la Psicología analítica , algunas modificaciones en los conceptos teóricos metodológicos, además, Carlos Byington (1933-presente) hoy con 83 años, producido a partir de las concepciones Junguianas, una psicopatología simbólico, que añade nuevos descubrimientos, que permitan una mejor articulación de los conceptos analíticos, y por lo tanto, ayuda a la comunidad científica a pensar en un mejor diagnóstico. Método: Este estudio fue producido del material bibliográfico, realizar un análisis cualitativo de los datos recogidos. Objetivos: definir y analizar las reformulaciones de la psicopatología. Comprender las principales aportaciones y las continuidades en el pensamiento de Carl g. Jung. CONCLUSIÓN: se concluye que las reformulaciones hechas por psicopatología simbólico si dio en el sentido de una deconstrucción de pathologizing la psique, en estas condiciones, que el curso de la historia como siendo inherente a la constitución humana. El pretexto de la celebración, puede ser dijo que la Psicología analítica tiene en esencia, una peculiar mirada sobre la condición humana, dejando una estructura vertical y disminuyendo el tiempo, en una línea horizontal, con el objetivo de una dinámica mirada sobre el biopsicosocial sujeto.

Palabras clave: psicopatología en Carl G Jung. Psicología analítica y la psicopatología. Psicopatología.

INTRODUCCIÓN

Cuando se trabaja con lo patológico en la dimensión de la psique, Carl g. Jung (1875-1961) se encuentra, la psicopatología como una variante del desarrollo normal del arquetipo, según enfermedades de psiquiatra son trastornos de los procesos normales y nunca una entidad por sí mismo con un independiente de Psicología (JUNG, 1935). Sin embargo, hubo algunas deformaciones a lo largo de la historia, que sería normal o patológica. Hay varios autores han propuesto debates, uno de ellos dice, que la enfermedad sería lo que perturba el normal ejercicio de la vida cotidiana a las ocupaciones de los sujetos, que lo sufren (CANGUILHEM, 1978).  Otros dicen, que el diagnóstico es siempre algo más connotaciones, desde la sociedad a sociedad (HORNEY, 1966).

El propósito de este artículo, trabaja el pathos en términos de Psicología analítica, si usando las reformulaciones que fueron hechas por el máximo exponente del enfoque en Brasil Carlos Byington, según el investigador, han habido algunas deformaciones históricas patologizaram la dimensión psíquica normal (BYINGTON, 2006).

En este sentido, habrá un recorrido por la obra del autor, con el objetivo de circunscribir las características psicopatológicas simbólico, con el objetivo de extraer los descubrimientos en el área y las novedades teóricas conceptuales.

Sin la más mínima sombra de duda, Byington nos proporcionó importantes contribuciones en el campo de la Psicología analítica, con su rigor metodológico ha abierto una vasta área de saber, Deconstruyendo revisionando conceptos e incongruencias históricas dejándolos actualizado.

EL CURSO DE LA HISTORIA.

A lo largo de la historia ha habido varios deformación con respeto, sería normal o patológico, sin embargo esto puede ser evidenciado, como una especie de arquetipo, que ocurrió históricamente, Byington "cuatro deformaciones históricas dimensión psíquica indebidamente patologizaram normal" la segunda (BYINGTON, 2006, p. 5).

Según el autor "la primera, mítica, tiene su origen en el Génesis. La expansión de la conciencia de Adán y Eva se considera tan grave que justifique su expulsión del paraíso "(BYINGTON, 2006, p. 5).

En los años y el advenimiento de la revolución francesa (1789) en consonancia con la época de la ilustración, si instala una nueva concepción del mundo, que prohíbe la religión sí mismo y cualquier tipo de "misticismo", hasta entonces, estábamos redimir el pecado original, ahora prohibir la esfera sagrada:

Para golpearla y expulsar a la Inquisición, a finales del siglo XVIII, la ciencia dedicada a objetividad y banished lo subjetivo y la religión. Instaló la disociación objetivo subjetivo en la cultura occidental, origen del materialismo del siglo XIX. Lo subjetivo llevó consigo los papeles de la sensación (ética), de la intuición, introversión y relación emocional con el universo, peyorativamente asociado a superstición, intolerancia, fanatismo, curanderismo y el error de método científico (ibid., p. 6).

Entonces redescubrir lo subjetivo, por medio de la medicina "el descubrimiento de lo común a través de la enfermedad hasta la fecha, es difícil realizar la transición de normal a patología (ibíd., p. 6). Esta manera Pinel y magnetismo animal de Mesmer rescates subjetividad, esto a su vez inició el estudio de la norma subjetiva, que se convirtió más adelante con la hipnosis en el tratamiento de la histeria, y:

Esta puerta Liebault y Bernheim era en la normal y patológica inconsciente dimensión subjetiva, cerrando otra vez por el inconsciente subjetivo normal, cuando Charcot ignorado su trabajo y declararon en la Academia de Ciencias de París que sólo los pacientes histéricos hypnotizable (ibíd., p. 6).

Y finalmente, la última se produce cuando "Freud describe la formación del Ego a través de la identificación y reduce las relaciones primarias del complejo de Edipo, inconsciente al inconsciente reprimido y el niño el perverso polimorfo" (ibíd., p. 7).

Hasta aquí decorremos en pathologizing normal a lo largo de la historia, teniendo su pico en Freud, como la deformación arquetipa histórica pasada. Pasamos ahora, pathologizing normal por el psicoanálisis, como esto hizo una revolución en la percepción humana y la forma en que percibimos, sino también producen consecuencias negativas para el desarrollo del propio saber si influenciado positivamente, la asertiva antípoda también es correcto, vamos a ve:

Los grandes descubrimientos de Freud de la formación de la identidad desde la infancia, sexualidad infantil, represión inconsciente, complejo de Edipo, Ego los mecanismos de defensa, compulsión a la repetición, complejo de castración, fuerza y transferencia defensiva habría sido un salto cuántico para describir la psique normal y protegerlo de la deformación patológica. Sin embargo, creer que la patología descubierta era normales características de los niños, necesitan la represión para sublimar y compatible con la convivencia social, sicoanálisis se convirtió en fuente exuberante de deformación psicológica de pathologizing. Para denunciar la represión sexual victoriana puritana, "descubriendo" "perverso-patologizou, polimorfo de la psique, justificó la represión y negó cualquier posibilidad de desarrollo libre y creativo para realizar el potencial genético. El ser humano era considerado instinctual y "científicamente" asesino y perverso y requiere el procesamiento a civilizar (ibíd., p. 7).

Cómo sabemos que Carl g. Jung rompe con Freud a causa de alguna disidencia conceptual, para no aceptar algunas formas de reduccionismo, con esto inicia un movimiento de liberación psicológica que se produce cuando el descubrimiento del inconsciente colectivo y el proceso de individuación. La única falta comprometida por Jung, no fue diseñada para la formación arquetípica del Ego, que fue descubierto, pero patologizada por Freud. Más tarde pós-junguianos se describen la formación y evolución del arquetipo Ego, sin embargo, no describir cómo y cuándo el proceso de desarrollo se convierte en patológica (BYINGTON, 2006).

Simbólico de psicología jungiana Byington, es una formulación teórica, que pretende dar continuidad a la obra de Jung y Erich Neumann (1905-1960), pero haciendo una delimitación de lo que sería lo normal y lo patológico, desmontando las incongruencias históricas y construcción de puentes nuevos para pensar el pathos, dentro de una perspectiva de la Psicología analítica, desarrollando lo que él llamó simbólico arquetípico.

Para ello, tuvo que crear algunos conceptos, de los cuales uno es el símbolo, que cuando formulada por Jung, consistió en la unificación del consciente e inconsciente, a Byington el símbolo se convierte en:

Incluyendo las representaciones subjetivas y objetivas y colectivas y personales. Así, los símbolos incluirá, junto con el número de imagen, también palabra, sonido, idea, emoción, comportamiento, naturaleza, cuerpo y sociedad. Creo que asimilación hecha por Jung de la libido con la energía psíquica puede solamente realmente aplicarse cuando asumimos que todo en el símbolo de la psique, cuyos significados girar parte con el todo (ibíd., p. 10).

El ser es el total consciente e inconsciente y psíquico el principal arquetipo de Jung, es nombrado por Byington como lo psíquico consciente e inconsciente en todos los niveles y el arquetipo Central se convierte en el jefe de los arquetipos, por lo que hay una rotura en el concepto, como lo fue una vez el concepto de sí mismo estilo, pero para tener una complicación teórica (específicamente un embrollo) , este cambio para una mejor articulación conceptual (BYINGTON, 2006).

Conciencia o el Ego, se forma de las funciones, que es cualquier fuerza operativa en la psique, esto, a su vez, ha poseído una fuerza impulsora, elaboraciones, el arquetipo simbólico Central (arquetipos) transforma el proceso de elaboración simbólica en la actividad psíquica, la formación de la conciencia (BYINGTON, 2002).

Todo proceso de elaboración simbólica se desprende el arquetipo central, su desfilamentos de su corazón, que hace que todos los símbolos y las expresiones permanente estructuración de funciones. Las polaridades están integradas por el arquetipo central, con el fin de recoger sus antípodas: vida consciente e inconsciente, normal y patológica, individual y colectivo, masculina y femenina y la muerte.

Debemos entender que hay arquetipos primarios, como la madre padre y (patriarcal) (Matriarchal) (BYINGTON, 2004). Ambos existen en los hombres y las mujeres, el nombre dado, es la patriarcal está relacionada con la organización funciones (lógica) mientras la matriarcal, sensualidad y deseo y puede estar asociada con:

[…] el hemisferio cerebral derecho, sistema límbico y el sistema neuroendocrino-vegetación, mientras el arquetipo patriarcal, como arquetipo dominante de la organización, del poder y la abstracción, pueden conectarse al hemisferio cerebral izquierdo y volitivo sistemas sensoriomotores y asociativa cortical (BYINGTON, 2006, p. 13).

Las relaciones entre el yo y el otro, se convierte de las polaridades, el primero se llama posición indiferenciada (arquetipo), este símbolo está representado por los círculos, como Ouroboros (dragón que muerde su propia cola), lo que significa la continuidad entre el principio y el fin.

Las causas de la posición insular (arquetipo matriarcal) el Ego se relaciona con el otro, es mediada por el deseo, sensualidad y fertilidad. Esa relación da binario, el individuo puede producir proyecciones de positivo, pero también efectos negativos sobre el mismo objeto. El movimiento psicológico de versiones de las islas en mi conciencia, es a través, de la satisfacción (placer) o frustración (descontento), siempre relativos con un único Polo, positivo o negativo y nunca con ambos.

Los posición polarizada (arquetipo patriarcal) características ternario los movimientos, porque el ego mantiene en contacto con el positivo y el negativo, es decir, hermoso y feo, vida y muerte, la derecha y mal, su característica central es la reflexión.

La posición dialéctica (arquetipo de la alteridad) contiene movimiento cuaternario, la complejidad de tal posición es integral, que involucra no sólo aspectos emocionales (matriarcales) y racional (patriarcal), pero también la imprevisibilidad de la vida (sincronicidad), es decir, el individuo llega a ser capaz de relacionarse con los demás, con el fin de considerar el deseo de ambos, teniendo en cuenta los aspectos cotidianos como un factor a tener en cuenta por lo tanto una relación simétrica de pesos.

La posición contemplativa es el arquetipo de todo, Dónde está la integración entre el yo y la unidad, que se convierte:

Las cinco posiciones de la arquetípica relación Ego-otros describen la estructural evolutivo mandala-el alquimista legendario Maria Profetissa, famoso por "baño María", formulan: "uno se convierte en dos, dos de cada tres, tres de cada cuatro y esta otra vez en un" (BYINGTON, 2006, p. 19).

Psicopatología en Carl g. Jung, se convirtió en insuficiente, porque el autor ha producido el concepto de sombra ambigua y concomitante del espacio de lo normal y patológica. Más tarde se presentará la categoría de arquetipo de la sombra, proporcionando una tercera función. Debido a esto, el concepto terminado haciéndolo difícil de aplicar, como en la obra del autor, el mismo ha variado significado, tener que interpretarse según el contexto.

Apoyado en la conceptualización freudiana, Byington será reformular la categoría de sombra, si usa dos descubrimientos: los mecanismos de establecimiento y defensa. La primera será una disfunción en la estructura simbólica, generando el reprimido inconsciente "cuyos símbolos se expresan por las defensas" (BYINGTON, 2006, p. 21).

Las defensas en Freud, se utiliza para expresar el desarrollo normal y el inconsciente reprimido, que a su vez es cierto que patológicas. Así que hay una separación entre normal y patológico, la segunda que los anclajes y los mecanismos de defensa, por lo que podemos entender el desarrollo en los niveles positivos y negativos.

Antes de que Jung era el "mal" como arquetipo, Byington, traerá tal fenómeno como la llegada de los anclajes y de la defensa, que es la sombra de ojos

Cuando hablamos de ética como una función estructurante en toda estructura simbólica, nos damos cuenta de que la configuración que crea las defensas y la sombra también es un concepto especialmente conveniente describir el origen del mal, porque la ética de la función también se encuentra, en mayor o menor grado, con los símbolos, funciones complejas y sistemas estructurales. Así, la conciencia es la expresión regular, mientras que la sombra es la defectuosa expresión de la estructura simbólica, ambos coordinados por el arquetipo Central. Cuando normal, el encuadre simbólico expresan la forma del activo; Cuando defensiva, el camino del mal. De esta manera, podemos considerar que están bien y el mal el origen arquetípico, como Jung siempre se sintió, sin, sin embargo, colocarlos con las estructuras primarias, como lo hizo Freud con el instinto correcto de unidades de Eros y Tanatos (BYINGTON, 2006, p. 27).

Aquí las condiciones para el establecimiento de una psicopatología analítica, con central con la dinámica de los cuadros clínicos, según su naturaleza y la gravedad, ya sea funcional u orgánica. Pero para esto, debe ha definido el concepto de la defensa, que van desde los casos más leves, hasta los más graves, el concepto de personalidad patológica, que es extremadamente grave. La defensa psicopática, podría definirse como accesorios alta y ligeros, es ligero y alto margen entre "" sería una defensa psicopática, ejemplos, podría ser en el primer caso, el acto de mentir constantemente "en la segunda"crimen organizado", el último una"Personalidad psicopática", en el que la defensa cubre parte del dominante ser psicópata. Esto permite, mostrando el desarrollo de la ruta, normal a lo patológico y oligoelementos "signos o síntomas" para facilitar el diagnóstico y profilaxis posible, sí, incluyendo el desarrollo temprano, podemos entonces activar los dispositivos necesarios para el tratamiento de antemano sabemos lo que conducirá a la evidencia de los signos:

La diagnosis de la esquizofrenia establecido por Kraepelin, por ejemplo, incluye la incurability, que contradice incluso el progreso de la medicina. Guggenbühl (1980) hace lo mismo con la psicopatía. Eso es lamentable, porque impide la percepción de los casos menos graves, que son mucho más numerosos y permiten estudiar su desarrollo normal, esencial para su prevención y tratamiento temprano. Imagine si el diagnóstico de cáncer descrito exclusivamente en pacientes con metástasis, cómo podría perjudicar su tratamiento temprano (BYINGTON, 2006, p. 28).

En este momento, vamos a trabajar algunas formas de defensa puesto que entendemos que lo normal y lo patológico, puede ser situado, según los resultados de los anclajes y de los mecanismos de resistencia, que no es más que una sombra de su conceptualización original de desenganchado fundada por Jung, sino que segregaban permite la articulación y la ubicación de las etapas conceptuales del desarrollo de pathos. Tenemos cuatro tipos fundamentales de defensas que estarán relacionados con determinados trastornos psíquicos: defensa neurótica, psicóticos borderline psicópata defensa, defensa y defensa. Un distrito electoral, concibe características peculiares, siendo los marcos generales y tener sus sub clasificaciones, que se pueden llamar a través de los síntomas resultantes, es importante tener en cuenta, las constituciones etiopatogenicas porque son dinámicas, resultantes de aspectos ecológicos, sociales y psicológicos, que pueden combinar con los síntomas, no conforme, pero varía de caso a caso, los cuadros patológicos son la brújula del psicopatólogo por lo que puede orientar y al mismo tiempo, no tensa o diseño de rejillas en el individuo, porque sabemos que cada Constitución es una Constitución y cada ser humano es un ser humano, teniendo características únicas y particulares y modos de tratamiento específico por lo tanto, que pueden verificarse de las reacciones del sujeto.

Vamos a empezar con una defensa neurótica. La sombra aquí se expresa de modo inconsciente, generalmente las personas que están alrededor del tema una actuación defensiva que afectó a empresas son las que dan cuenta de los primeros rastros y el sufrimiento, incluso antes del tema. El proceso de la sublimación se produce porque las funciones estructurales, así como las funciones estructurales normales establecidos, que mismo defensivo puede canalizar para el trabajo creativo (BYINGTON, 2006).

La defensa psicopática, se origina en situaciones de abandono, abuso, excesiva permisividad y la falta de límites, que miente sobre todo en los niños y jóvenes de familias adineradas con padres desaparecidos o que el botín con frecuencia. La dinámica de una defensa, en el sentido siguiente:

La polaridad Ego-fijaciones otros incluyen agudo sombra grado ambos estructuración función volitiva sobre ética. Por lo tanto, lo que hace la defensa de los neuróticos es intención psicopática. La defensa se caracteriza por funcionamiento psicopático intencional, deliberada, la sombra. Dependiendo de la dimensión simbólica que ella actúa, encontrar defensas delinquenciais perversos, enfermos mentales, trastornos alimenticios, adicción a las drogas y otros (BYINGTON, 2006, p. 30).

Por lo tanto, tal defensa tiene como característica central, la intencionalidad de la aplicación de la ley. Una relación entre psicoterapeuta y paciente, es posible notar el sentido ético, por medio de la empatía, sin embargo, debido a las fijaciones y su desarrollo exacerbado, se eleva el grado volitivo, haciendo que el individuo a sí mismo se autoriza la práctica de la agresión, la transgresión y la perversidad. Esta manera, se recomienda prevención principalmente a los cambios ambientales en la relación del sujeto y del mundo, del individuo y la familia.

El paciente borderline defensa, tiene profundas relaciones con el estado psicótico, no llegando a ser. De hecho la defensa limítrofe es una reacción a esto, es decir, el sujeto defiende el trastorno psicótico. La creatividad emana de tales personas, a menudo de alta calidad, debido a la intensa producción de mecanismos de defensa que crean, como reacción a un trastorno secundario.

Tratamiento con antipsicóticos reducen la intensidad de los síntomas y puede ser una herramienta básica en el tratamiento de psicoterapia, lo que permite la estructura simbólica.

La defensa tiene el estallido psicótico característico de la polaridad Ego-otro de la sombra, domina en mayor o menor grado las funciones estructurantes son normales. En estado agudo y crónico, se manifiesta como la esquizofrenia, el tratamiento puede hacerse con drogas psiquiátricas, sobre todo ansiolíticos, pero es indispensable recepción y empatía, porque estos proporcionan los subsidios necesarios para el desarrollo de la capacidad para relacionarse con otros:

Empatía es insustituible para simbólico intento de entender el mundo individual de extraordinario construido por el paciente y mantenerlo mínimamente humano medicados para evitar impregnaciones excesivo de drogas. Como Dr. demostrado. NISE da Silveira, el uso de técnicas expresivas como parte de terapia ocupacional tiene un valor simbólico para continuar la estructura simbólica del proceso de individuación, incluso si se encuentra un paralelo universo (BYINGTON, 2006, p. 32).

Nos mantenga pulsado aquí, las características individuales y tratamientos específicos de cada tema. Ahora, nos informará sobre el proceso terapéutico de las defensas. La primera etapa es la confrontación del individuo con sus resistencias:

Una defensa se caracteriza por la dificultad del paciente darse cuenta de que sus síntomas, sus complejos de la enfermedad, a la que él y el terapeuta se refieren, a trabajar en su vida psíquica inconsciente domina su conciencia contra su propia voluntad en casos de defensas neuróticos, limítrofes y psicóticas (BYINGTON, 2006, p. 33).

Desde el momento en que se produce el complejo patológico y la identificación de resistencias, el proceso dialéctico entre la consciencia y la sombra, con el objetivo de integrar la ética de la función paralizada por fijación, es decir, el sujeto debe desarrollar la capacidad de asumir la responsabilidad de su conciencia y ser conscientes de sus dependencias psicológicas "establecieron cierta división entre las dos polaridades Ego-otros comienza la segunda fase de la preparación de la defensa: la confrontación dialéctica entre la conciencia y la sombra y el rescate de la ética de la función paralizada por fijación (BYINGTON, 2006, p. 33).

El último paso, a través del proceso de integración de las funciones antes de estructuras fijas, como normales, desde que entró a través del proceso de elaboración simbólica. Sin embargo, la regresión puede ocurrir, pero si el sujeto es consciente de este fenómeno, podría dar nueva forma a los síntomas, con una remisión, en menos tiempo, ha estado expuestos al estímulo anterior:

Con el tiempo, en momentos de estrés, que activa los símbolos que se fijaban y puede ocurrir regresión defensiva condicionada y el desempeño defensivo de la sombra. El conocimiento de este fenómeno, sin embargo, evita el omnipotente cura y se presta para el nuevo desarrollo del síntoma, generalmente mucho más rápido y productivo que el anterior uno (BYINGTON, 2006, p. 33).

La estructura simbólica implica regresión en fijaciones, ya que algunos cuadros patológicos, psicopatológicos ocultan graves defensas pero que no dispare desde el momento en que usted trabaje la primera resistencia con como corolario: marcos laterales

Todas las defensas de la estructura simbólica implica, en mayor o menor medida, una regresión. Hay defensas menos patológicas, para cubrir otros más graves, una fijación dentro de la regresión puede desencadenar un empeoramiento del cuadro clínico, permitiendo el conjunto complejo que no estaban en la evaluación de diagnóstico (BYINGTON, 2006, p. 34).

El aspecto patológico del arquetipo matriarcal Regency, está estrictamente conectado a la esfera del instinto, de emocional, su es principalmente, con el fin de establecer una conexión afectiva con el otro:

El dominio matriarcal en la relación terapéutica le da un colorido particular, porque la intuición y la empatía psíquica, que es característica, guess y juega dramáticamente la clínica del cuadro está de moda y que garanticen la atención de pacientes, recuperación, adicción, asistencia permanente y recepción emocional, expresarse defensivamente para la seducción ocultar falta corazones emocionales, experiencias de abandono, baja autoestima y sexualidad incluso reprimido (BYINGTON 2006, p. 38).

En estos casos, tiene que haber una manera en la que el terapeuta debe abordar a tal paciente, si se conduce por las funciones de sensación y la intuición:

Empatía por el sufrimiento humano es la condición principal para volver a establecer una relación productiva (rapport) y capturar el sentimiento y pensamientos a los sistemas defensivos de estos cuadros clínicos. Sin esto, la dimensión de la herida matriarcal por incomprensión, rechazo, acoso y abandono sigue actuando de forma socio-sintônica, absorber y neutralizar defensivamente, por complementariedad, las distintas formas de terapia, especialmente hoy, el tratamiento psicofarmacológico y terapia cognitiva-conductual (BYINGTON, 2006, p. 41).

Interesante para observar que el proceso carentes de empatía, un "ponerse en el lugar de otro" se convierte en encobridor de los síntomas, haciendo que la persona a introducir soluciones ineficaces y a menudo más perjudicial, ya que, en lugar de aclarar los anclajes en se intensifica. En el arquetipo patriarcal, su principal defensa de racionalización:

Uno de los extremos de la disfunción de la organización patriarcal es el trastorno obsesivo compulsivo, en el que el cuadro clínico se caracteriza por la estructuración de un sistema de defensas para el control de una idea fija. Se trata de un marco de Kafka-esque de policiales, en que el pensamiento defensivo está a cargo de monitoreo de la sombra, compulsivamente sin conseguirlo nunca, como bien ilustra la difícil situación de Sísifo, castigo, obsesivo y vano, a la muerte de control. Esta exacerbación de control de conducta puede ocurrir debilitamiento orgánico por compromiso de los ganglios basales del cerebro, o ser el resultado de la represión psicodinámica con intensas condiciones defensivas características de autoritarismo (Byington, 1996 apud BYINGTON, 2006, p. 42).

CONSIDERACIONES FINALES

Con esto, podemos concluir que la psicopatología jungiana simbólico concibe el pathos a diferencia de Freud, en que la agresión es siempre destructiva y enfrente el Eros, siendo una rama de la unidad de muerte (FREUD, 1920). En este sentido el psicoanálisis entiende la naturaleza humana, teniendo una tendencia a la destrucción, y gracia y la creatividad proviene de su represión y sublimación (FREUD, 1923). En la teoría simbólica, afecto o agresión, así como la pareja, la vida y la muerte constelada por arquetipos, puede ser creativo o pesticidas, operando así en nombre de conciencia o de la sombra (BYINGTON, 1996).

Tales conceptos por Byington, de lo que Carl g Jung nos dejó, nos hace pensar en los conceptos de Psicología analítica, sobre un ámbito de antirreducionista, se reduce el tema a instintos primarios, mucho menos todos los niños como ser, transformar o incluso perverso, habiéndose un complejo edípico desde el nacimiento. Se considera patológica de los procesos normales, probar esto a través de delimitar la normalidad de las observaciones, encontrar la ley general y no las excepciones, para más tarde colocar el psicopatológico. Se considera también en esta perspectiva los aspectos biológicos, porque la estructura del sistema nervioso, de las relaciones sociales y es natural del ser humano de relacionarse tales edificios tienen impactos biológicos, tanto en historia como en la adecuada relación entre paciente y terapeuta, en el cual la transformación de las elaboraciones simbólicas produce una multitud de reacciones en el cuerpo humano. Las influencias recibidas desde diversas dimensiones del ser, se relacionan dinámicamente con los demás, de tal manera, que todo se almacena en la memoria (recuerdos, emociones, experiencias) jugando en el comportamiento, siendo así que el sistema nervioso es nunca exclusivamente orgánico, pero la también simbólico, puesto que con los símbolos, significados y representaciones (BYINGTON, 2003).

La base de tal razonamiento es totalmente basada en arquetipos, funciones estructurales, en las posiciones de Ego-arquetipo otros y su condición de activo o pasivo, pero también en la actitud de introversión y extraversión, las funciones de la conciencia y dimensiones simbólicas, entonces tendrá un diagrama para ver ejemplos de estructuración de la psique y por lo tanto, mejor nos puede guiar análisis paciente y diagnóstico y pronóstico , sigue el esquema:

Estructura y dinámica del uno mismo
Fuente: BYINGTON, c. b. (2006).

Finalmente, concluimos las contribuciones de Carlos Byington (1933-presente) hoy con 83 años y algunos de los fundadores de la sociedad brasileña de Psicología analítica, gran estudioso de la obra de Carl g. Jung, en la Liga de este último, reformulaciones son necesarios, especialmente cuando sobre su investigación sobre aspectos históricos de pathologizing, que nos hace tener un panorama muy valiosa , el curso de la historia de cómo los arquetipos regentes, interactuar con los temas, producción y reproducción de representaciones sociales y formas de experimentar el mundo, es inconcebible para el analista, no tener por lo menos esa visión, que proporciona no sólo una mirada socio-histórica de macro, así como una comprensión de lo normal y lo patológico.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA.

BYINGTON, C. A. B. El concepto de simbólico para estudiar el fármaco-además de Neurología. Prólogo al libro de Nassif, Suely y Rosa, José Tolentino. Psiconeurologia en dependencia química: alcohol y drogas, 2003.

BYINGTON, C. A. B. El amor conocimiento construcción de Fundación y propósito de la pedagogía simbólica jungiana. W11 Ed, 2004.

BYINGTON, c. a. b. envidia creativa-el rescate de una potencia transformadora de la civilización. W11 Ed, 2002.

BYINGTON, c. a. b. el arquetipo de la vida y la muerte. Diario de la sociedad brasileña de Psicología analítica, São Paulo, 1996, nº 14, pp. 92-115.

BYINGTON, C. A. B. Psicopatología de Jung simbólica. Montevideo, médicos de América Latina, 2006.

CANGUILHEM, g. lo normal y lo patológico. Rio de janeiro, Ed. Medicina forense

Universitaria, 1978.

FREUD, s., más allá del principio del placer. Estándar edición brasileña de la psicológica obras de Sigmund Freud, Rio de Janeiro: Imago, (1920/1996).

FREUD, s. el Ego y el ID. Estándar edición brasileña de la psicológica obras de Sigmund Freud, Rio de Janeiro: Imago, (1923/1996).

HORNEY, K. La personalidad neurótica de nuestro tiempo. Rio de Janeiro, civilización brasileña, 1966.

JUNG, C. G. Las conferencias de Tavistock. Princeton: Princeton University Press, 1935.

[1] Licenciada en Psicología de la Universidad de São Paulo. Email-autor@nucleodoconhecimento.com.br

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here