Depresión en ancianos: la contribución de las enfermeras a la recuperación de ancianos depresivos en atención primaria

DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI
SOLICITAR AGORA!
5/5 - (2 votos)
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email

CONTEÚDO

ARTÍCULO DE REVISIÓN

SILVA, Jardeane Santos [1], QUEIROZ, Patrícia dos Santos Silva [2], MEDEIROS, Felype Hanns Alves de [3], JUNIOR, Francisco Alves Lima [4], TOURINHO, Erika Ferreira [5]

SILVA, Jardeane Santos. Et al. Depresión en la vejez: la contribución de la enfermera a la recuperación de ancianos deprimidos en atención primaria. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 06, Ed. 09, Vol. 03, págs. 27-44. Septiembre 2021. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/psicologia-es/ancianos-deprimidos

RESUMEN

Los ancianos depresivos necesitan cuidados que van más allá de las expresiones físicas y biológicas. En vista de lo anterior, el presente artículo tiene como pregunta guía: ¿Cómo pueden las enfermeras ayudar en la recuperación de ancianos depresivos? El objetivo de este estudio es analizar en la literatura la contribución de las enfermeras a la recuperación de ancianos depresivos en Atención Primaria. El presente trabajo consiste en una investigación bibliográfica desarrollada a través del método de Investigación Narrativa. Para recoger los datos, se realizó una investigación en las bases de datos: Biblioteca Virtual en Salud (BVS), Literatura Latinoamericana en Ciencias de la Salud (LILACS), Base de Datos Bibliográfica Especializada en Enfermería y Scientific Electronic Library Online (SCIELO). Los criterios de inclusión fueron: artículos publicados en el período 2015 a 2021 en portugués. Las producciones duplicadas y los textos que no estaban disponibles en su totalidad se excluyeron durante la búsqueda. En cuanto a los resultados, se evidenció que conocer los factores de riesgo asociados a la depresión y la realización de estrategias preventivas en el ámbito de la atención primaria favorece las estrategias de las enfermeras para asegurar el envejecimiento activo y la promoción de la salud mental de la población adulta mayor, asistiendo en el proceso de recuperación. Se concluye que las estrategias utilizadas por las enfermeras son de suma importancia en la recuperación del paciente, pues su función ante la depresión de los ancianos se basa en la orientación sobre la importancia del uso de medicamentos, aclaración de dudas de este público y satisfacer sus demandas con afecto y atención.

 Palabras clave: Ancianos, Estrategias, Enfermera, Depresión.

1. INTRODUCCIÓN

A través de los estudios bibliográficos realizados, se encontró que la depresión en los ancianos ha ido creciendo de manera exacerbada, haciendo que la red de salud tenga una mirada más atenta con esta población. El profesional de la salud, especialmente la enfermera, juega un papel importante en la vida de los ancianos, ya que puede ayudar y ayudar a salir de este estado de depresión. Para que este hecho ocurra satisfactoriamente, es necesario participar en la familia para que esta lucha depresiva se extinga (DANTAS, 2018).

El papel que desempeñan las enfermeras en este escenario es de vital importancia para contribuir a la recuperación de los pacientes con depresión, mientras que la prevención incluye la implicación de los profesionales sanitarios y la familia de los ancianos depresivos, y se pueden incluir características biopsicosociales y espirituales (QUEIROZ, 2020).

Independientemente de la situación económica, social, religiosa, afectiva o racial, cualquier ser humano está sujeto a la depresión. La depresión debe entenderse como un síndrome psiquiátrico de la modernidad. Los datos son que aproximadamente el 17% de la población mundial se ve afectada por la depresión, siendo el doble de alta cuando se trata de la población femenina. En los Estados Unidos, por ejemplo, afecta aproximadamente al 9,5% de los adultos por año (PEREIRA et al, 2019).

Las enfermeras pueden ayudar a los pacientes en cuestión a tener una calidad de vida satisfactoria, además de guiar a los ancianos a tener una vida más independiente, con autonomía y ayudar a los ancianos depresivos a tener más autoestima, permitiéndoles redimir su ciudadanía (QUEIROZ, 2020).

El profesional de la salud comprometido con su papel debe ayudar a los ancianos a reducir el sufrimiento psíquico debido a la depresión, evitando que utilicen el suicidio, permitiendo que los ancianos tengan una mejor calidad de vida (SILVA et al, 2019).

La depresión es un síndrome psiquiátrico que se relaciona con los síntomas del carácter: psicológicos, conductuales y físicos. La depresión entre los ancianos está creciendo significativamente, donde una gran parte de ellos buscan ayuda para volver a sus vidas (SILVA et al, 2019). En vista de lo anterior, la pregunta es: ¿Cómo pueden las enfermeras ayudar en la recuperación de ancianos depresivos?

El interés por llevar a cabo esta investigación surgió del hecho de que conoce la salud, más concretamente la atención primaria, y en consecuencia se da cuenta de que los casos de depresión en las personas mayores han ido creciendo de forma aterradora en los últimos años. Para no tener que afrontar las consecuencias, es de fundamental importancia que se detalle la anamnesis del paciente realizada por la enfermera, con el apoyo de la familia o cuidadores.

El objetivo de este estudio es analizar en la literatura la contribución de las enfermeras a la recuperación de ancianos depresivos en Atención Primaria. Y los específicos son: identificar cómo se presenta la depresión en los ancianos; comprender la relación familiar de los ancianos en relación con la recuperación de la condición depresiva e identificar el papel del profesional de enfermería para el cuidado y la recuperación de los ancianos depresivos.

2. METODOLOGÍA

La metodología ayuda al investigador a responder a las preguntas sobre el tema planteado, en este caso, la “Depresión en la Tercera Edad”, en observancia de la contribución de las enfermeras a la recuperación de ancianos depresivos en atención primaria.

El método es el camino a recorrer para que se logre el objetivo de investigación. Para Lakatos y Marconi (2017, p. 12) el método “es la forma de ser pisado por los investigadores en la búsqueda del conocimiento”: es el rastreo de las etapas fundamentales de la investigación.

Este trabajo consiste en una investigación bibliográfica desarrollada a través del método de Investigación Narrativa. La investigación bibliográfica es fundamental en las prácticas de investigación, ya que a través de registros publicados, el investigador tiene la oportunidad de encontrar respuestas a las brechas existentes (MARCONI; LAKATOS, 2017).

Por otro lado, según Aimi (2020, p. 3), “una narrativa está compuesta por una secuencia singular de eventos, estados mentales, sucesos que involucran a seres humanos como personajes o autores” y añade, más adelante, que “puede ser “real” o “imaginaria” sin perder su poder como historia”.

Para recoger los datos, se realizó una investigación en las bases de datos: Biblioteca Virtual en Salud (BVS), Literatura Latinoamericana en Ciencias de la Salud (LILACS), Base de Datos Bibliográfica Especializada en Enfermería y Scientific Electronic Library Online (SCIELO). Los criterios de inclusión fueron: artículos publicados de 2015 a 2021, en portugués, con temas centrados en la contribución de las enfermeras a la recuperación de ancianos depresivos en Atención Primaria.

Los criterios de inclusión utilizados para la selección de muestras fueron: la Biblioteca Virtual en Salud (BVS), Literatura Latinoamericana en Ciencias de la Salud (LILACS), Medline, Base de Datos Bibliográfica Especializada en Enfermería y Scientific Electronic Library Online (SCIELO). Durante la búsqueda se excluyeron los siguientes: producción duplicada, editoriales, cartas al editor, boletines epidemiológicos.

La evaluación crítica de los estudios seleccionados consistió en la lectura completa de estos estudios (prisma), seguida de la elaboración de tablas que contienen el año de publicación y los temas del estudio.

La investigación del tema se llevó a cabo utilizando el cruce de las palabras clave: Ancianos. Estrategias. Enfermera. Depresión. Los criterios de inclusión utilizados para la selección de la muestra fueron: artículos publicados de 2015 a 2021, idioma portugués, relación con el tema estudiado. Se excluyeron durante la búsqueda: producción duplicada y no disponible en su totalidad.

Por lo tanto, inicialmente, a través de la búsqueda en las bases de datos, se encontraron 242 artículos. Después de agregar los filtros, quedaron 105 elementos. Después de leer los títulos de los artículos, se notó que los trabajos que estaban relacionados con el tema estudiado o no se repitieron fueron 78. Después de leer los resúmenes, se seleccionaron 15 artículos que cumplían con los criterios propuestos.

3. RESULTADOS

La muestra final de esta revisión consistió en 15 (quince) artículos científicos, seleccionados de acuerdo con criterios de inclusión previamente establecidos. La Tabla 1 representa las especificaciones de cada uno de los artículos, distribuidas según: año de publicación; periódico; autores; título y tipo de búsqueda.

Mesa uno. Artículos planteados para investigación narrativa.

AÑO PERIÓDICO AUTORES TÍTULO TIPO DE BÚSQUEDA
2018 Centro de Formación del Profesorado DANTAS, Isadora Leite Alves Assistência ao idoso que convive com depressão na atenção básica: revisão narrativa de literatura Revisión narrativa de la literatura
2020 Braz. J. of Develop FIDELIS, Jailson Alves Envelhecimento: as ações de enfermagem à idosos com depressão Revisión bibliográfica cualitativa
2019 Centro de Investigación Interdisciplinaria GUIMARÃES, Ana Paula Rodrigues A contribuição do enfermeiro na recuperação de idosos depressivos Revisión de la literatura
2017 Revista Científica FASETE LIMA, Vilne Jean Santos de Cuidados de enfermagem à pessoa com depressão atendida na atenção primária de saúde Revisión integradora
2020 Brazilian Journal of Development LIMA, Taciana Maria, et al Intervenções de enfermagem em idosos depressivos: uma revisão da literatura Revisión de la literatura
2015 Ciencia y Salud Pública MINAYO, Maria Cecília de Souza; CAVALCANTE, Fátima Gonçalves Tentativas de suicídio entre pessoas idosas: revisão de literatura (2002/2013) Revisión de la literatura
2019 Centro Universitario Luterano de Palmas MORAES, Karlla Suellen Belem Assistência de enfermagem a pacientes portadores de depressão na terceira idade Revisión de la literatura
2019 Revista Digital de Enfermería Cuidado y Promoción de la Salud PEREIRA, Brenda Roberta da Silva, et al Atuação da enfermagem frente à depressão na população idosa Revisión integrativa
2020 Colegio Mossoró Nueva Esperanza QUEIROZ, Antonia Fabiana Assistência de enfermagem na atenção básica a pessoa idosa com transtorno depressivo: uma revisão integrativa Revisión integrativa
2019 II Congreso Nacional de Envejecimiento Humano SILVA, Ledilson Ribeiro da, et al Assistência de enfermagem a pessoa idosa com depressão Revisión integrativa
2017 Colegio Pan-Amazónico SILVA, Geise Rolim da; NASCIMENTO, Indianara do A assistência da enfermagem no idoso com depressão: Revisão Integrativa da Literatura Revisión de la literatura
2021 Research, Society and Development SILVA, Brenda Caroline Martins da, et al Importância da identificação do diagnóstico de enfermagem ao paciente com depressão senil na atenção básica Informe de experiencia, de carácter descriptivo, con enfoque cualitativo
2018 Revista Científica UNISALESIANO TOFANELLI, Amanda Heloisa da Cruz Figueira Sintomas depressivos em mulheres idosas: Aplicando a Escala de Depressão Geriátrica de Yesavage Investigación exploratoria y descriptiva con enfoque cuantitativo
2016 Gestión de revistas electrónicas y salud TREVISAN, Mauro, et al O papel do enfermeiro na recuperação de idosos depressivos Revisión de la literatura
2019 Red de capacitación en salud familiar del noreste VERAS, Carla Nayara dos Santos Souza Conhecimento de enfermeiros sobre sintomas depressivos em idosos e instrumentos de rastreio Estudio descriptivo con enfoque cualitativo

Fuente: autoría propia (2021)

4. DISCUSIÓN

El término depresión era totalmente diferente al actual. En el pasado, la depresión se llamaba melancolía, síntomas designados o estados mentales, un término designado hace 25 siglos. Además de ser visto como una enfermedad mental, tenía otros síntomas. Estado emocional muy bajo, es un ejemplo, donde la persona se sentía infeliz, desanimada y triste (DANTAS, 2018).

A partir del siglo 17 en adelante, se modificó la definición de melancolía, junto con el conocimiento teórico de la psiquiatría, este tipo de término y la concepción que tenía en relación con la depresión. Recién en el siglo XIX, el término melancolía, fue visto y percibido como una locura parcial, este aporte sobre esta nueva visión vino de Pinel (FIDELIS, 2020).

Según Guimarães (2019), el tratado de Kraepelin en su 6ª edición, la designación depresión llegó a tener el título de enfermedad, donde se llamó “psicosis maníaco-depresiva”. A lo largo del siglo 20, se llevaron a cabo varios estudios para comprender realmente los factores y cómo se presentaba esta enfermedad. El estudio tenía la intención de comprender si la depresión fue causada por factores externos o si era una enfermedad con la que la persona ya había nacido. Además de realizar un estudio dirigido a comprender los términos unipolar y bipolar.

Según estudios realizados por Dantas (2018), dejan claro que la depresión es una emoción global que sufren todas las personas en un período específico de sus vidas. La depresión se relaciona con la estructura melancólica, donde se basa en las regresiones y fijaciones de la segunda subfase oral (FIDELIS, 2020).

Debe entenderse que la depresión es una alteración afectiva, siendo una de las enfermedades más estudiadas y presentes en el siglo 21. Se clasifica como un trastorno del estado de ánimo, donde hace que la persona modifique sus comportamientos, además de permitir un cambio repentino en la visión que tiene de sí mismo, es decir, la persona depresiva no puede resolver sus problemas tan simples como es, se da cuenta de que los problemas enfrentados son una tragedia (GUIMARÃES, 2019).

La depresión es popularmente conocida por algunos síntomas específicos como apatía, irritabilidad, tristeza, reducción de la velocidad motora o agitación, ideas agresivas, reclusión, insomnio, fatiga, entre otros. El diagnóstico para su identificación puede entenderse mejor cuando se tiene un buen conocimiento teórico sobre el tema (DANTAS, 2018).

Según Lima et al (2020), en el contexto clínico, el término depresión no solo concierne a la persona con estado de ánimo deprimido, sino también cuando se presenta un complejo sindrómico caracterizado por trastornos del estado de ánimo, psicomotricidad y una gama de trastornos somáticos y neurovegetativos.

Aunque se han realizado varios estudios sobre el tema en cuestión, aún no han llegado a un punto común para conocer qué factores contribuyen al estado depresivo de la persona, si estos cambios de humor son causados por factores biológicos, sociales y/o psicológicos. Se están realizando varios estudios para llegar a una conclusión sobre la depresión, pero antes de llegar a los resultados finales, es necesario que la persona depresiva busque ayuda, tales como: psicólogo, psiquiatra, enfermeras entre otros para ayudar en su tratamiento (LIMA, 2017).

La población adulta mayor ha ido creciendo significativamente a lo largo de los años y esto hace que el Propio Estado y la propia sociedad civil busquen mecanismos para tener una atención más focal dirigida a este público, dado que la población adulta mayor requiere una atención cuidadosa, porque tienen más enfermedades degenerativas, además de depresión. Esta enfermedad ha alcanzado grandes proporciones en el grupo de ancianos, haciendo necesaria una mayor atención para que pueda haber prevención y control de los casos. (LIMA, 2021).

Debe entenderse que, por mucho que los ancianos sean más propensos a desarrollar enfermedades, es importante dejar en claro que el envejecimiento no se entiende como enfermarse, especialmente aquellos que desarrollan hábitos de vida saludables (MINAYO; CAVALCANTE, 2015).

Según Fidelis (2020), la depresión es un síndrome, es en los ancianos involucra numerosos aspectos, tales como: clínico, etiopatogénico y de tratamiento. Cuando el tratamiento llega tarde, termina asociándose con enfermedades clínicas, con anomalías estructurales y funcionales del cerebro. Es por este motivo que es necesario que el tratamiento de la depresión se lleve a cabo lo antes posible, evitando la morbilidad.

La depresión se refiere a una enfermedad mental que ocurre con gran frecuencia con los ancianos, lo que contribuye a un aumento significativo de la angustia psicológica. En la población general, la depresión tiene una prevalencia de alrededor del 15%; en los ancianos que viven en la comunidad, esta prevalencia aún puede ser de 2 y 14% y en los ancianos que están alojados en instituciones, la prevalencia de depresión alcanza el 30% (MORAES, 2019).

Son varios los factores que impulsan la depresión en los ancianos, se puede citar: duelo, abandono, enfermedades, discapacidades, entre otros. La depresión en los ancianos hace que pierdan su calidad de vida, dado que, se aísla de la sociedad, factor que es primordial para la aparición de enfermedades clínicas que se consideran graves (MINAYO; CAVALCANTE, 2015).

Para saber si el paciente tiene depresión, es necesario realizar algunos pasos en el diagnóstico. La primera es la anamnesis de los ancianos, cuando no reconoce a la persona que lo cuida o a sus familiares. El examen psiquiátrico debe realizarse de manera detallada y detallada para saber si los ancianos tienen alguna característica de depresión. La evaluación neurológica es de gran valor en este diagnóstico. La identificación de medicamentos que presentan sus adversidades, pruebas de laboratorio y pruebas de neuroimagen (MORAES, 2019).

La depresión en los ancianos está más asociada con problemas físicos, esto significa que cuando los ancianos tienen dependencia física, automáticamente pierden su autonomía, donde una buena parte de estos ancianos terminan siendo hospitalizados o en instituciones de asilo. En muchos casos los síntomas de la depresión en los ancianos se confunden con su propia patología, haciendo que terminen ignorando la depresión, debilitándose cada vez más, llegando a veces a la muerte (MINAYO; CAVALCANTE, 2015).

El anciano cuando está deprimido, se niega a cuidarlo, no se alimenta y no sigue las recomendaciones del médico. Cuando no ayuda en este tratamiento depresivo, implica directamente la reducción de su inmunidad y así permitirle tener más procesos infecciosos (PEREIRA et al, 2019).

El objetivo primordial para el tratamiento de la depresión en los ancianos es aliviar el sufrimiento psíquico, haciendo que los casos de suicidio disminuyan, además de permitir que los pacientes se sientan bien, para que puedan tener una calidad de vida. Es en este sentido que las enfermeras tienen un papel valioso para el tratamiento de la depresión en los ancianos (QUEIROZ, 2020).

Es importante que los profesionales de la salud, especialmente las enfermeras, puedan conocer la forma adecuada de identificar la depresión. Este trabajo de identificación de la depresión se vuelve más eficiente cuando se cuenta con la participación de un equipo multidisciplinario, los resultados son más eficientes. Este trabajo debe realizarse en asociación para que los ancianos tengan su calidad de vida (PEREIRA et al, 2019).

Las enfermeras deben ser conscientes de la depresión y sus síntomas, porque necesitan saber identificar no solo los intentos de suicidio obvios, sino también los intentos sutiles e igualmente destructivos, entre ellos está la ingesta inadecuada y prohibida de drogas, la práctica de acciones que van en contra de lo que realmente necesita. Los ancianos que tienen cierta propensión al riesgo de suicidio necesitan una observación más cercana, y la terapia inmediata es urgente. Los ancianos deben insertarse en un entorno seguro con un profesional que realmente esté dispuesto a escuchar (MORAES, 2019).

A lo largo de la historia brasileña, las instituciones han experimentado cambios resultantes del dinamismo económico, político y social. Una de estas instituciones que más ha llamado la atención es el modelo de familia. Sin embargo, sigue siendo la célula principal dentro de la constitución de la sociedad. La familia es un primer núcleo social con el que el niño tiene contacto (QUEIROZ, 2020).

La familia tiene un papel importante para mejorar la depresión de los ancianos, es fundamental que la familia trabaje en asociación con la enfermera, dado que, un trabajo conjunto favorece un trabajo productivo, eficaz y eficiente, permitiendo así a los ancianos depresivos una calidad de vida más rápida y satisfactoria (MINAYO; CAVALCANTE, 2015).

Las enfermeras deben estar atentas a las necesidades particulares de los ancianos depresivos, observando, verificando, analizando y percibiendo las dificultades, sus anhelos, pues es a partir de este análisis que los mismos deben comunicar a la familia sobre las observaciones tomadas y junto con el equipo multidisciplinario para buscar mecanismos para saludar la depresión (SILVA et al, 2019).

El papel de las enfermeras no solo se centra en el seguimiento de los ancianos depresivos, sino que impregna mucho más que esto. La enfermera no solo aclara las dudas que puedan surgir, explicando cómo serán las terapias, las cuestiones de los medicamentos. También depende de él escuchar, entender a los ancianos depresivos. Debe ser un apoyo, un apoyo para los ancianos. También le depende guiar adecuadamente a la familia a la situación de cómo está el paciente y qué mecanismos, los apoyos que deben utilizar para el tratamiento de la depresión (PEREIRA et al, 2019).

Las enfermeras deben ser afectivas para los ancianos depresivos. La afectividad es uno de los elementos de suma importancia para el tratamiento de la depresión, especialmente para las personas mayores. Es ella quien provoca el interés, la motivación para su recuperación. La recuperación de la depresión se constituye a partir de las relaciones del individuo con el entorno, así como del sujeto con el otro. Y en esta interacción, la afectividad actúa como un vínculo que ha abierto fronteras para que las más variadas formas de emociones puedan ampliar y/o reforzar conjuntamente el tratamiento de la depresión en la vejez (SILVA et al, 2019).

El desarrollo de la dimensión afectiva es la base del desarrollo humano. Según el diccionario de Filosofía (abbagnano), la afectividad son emociones positivas que remiten a las personas y que no tienen el carácter dominante y totalitario de la pasión. En este sentido, la afectividad puede considerarse una emoción vinculada a las relaciones interpersonales (TOFANELLI, 2018).

Cuando las situaciones interfieren en la estructuración afectiva del hombre, se reflejará en todo el individuo, es decir, modificará su eficacia inteligible, así como sus actitudes y valores. A partir de este entendimiento, se puede afirmar la importancia que se debe tener en relación a la formación afectiva del ser humano (SILVA et al, 2019).

En vista de lo anterior, se percibe que la afectividad es un elemento intrínseco a la condición humana, que influye y está influenciada por todas las acciones del ser humano. Cuando se manifiesta de manera positiva, es decir, cuando se siente por la expresión de alegría, perseverancia, de placer, se convierte en un elemento de potencial relevante en las relaciones humanas, que aumenta la productividad del hombre en relación con el entorno en el que se inserta (TOFANELLI, 2018).

La afectividad es el componente de la acción. Desde esta perspectiva se entiende que la afectividad es una condición psíquica que desde un contexto concreto o subjetivo puede ser alterada o no. Es de suma importancia en todo el proceso de desarrollo humano (PEREIRA et al, 2019).

Depende de la enfermera coordinar, planificar, supervisar, los servicios prestados por los equipos de salud. Debe prestar atención al paciente, además de hacer este seguimiento para conocer el nivel de evolución del paciente. Debe tener un diálogo abierto y flexible, sirviendo a los pacientes con serenidad y compromiso (TREVISAN et al, 2016).

Ante esta nueva realidad, las competencias de las enfermeras son promover intervenciones, que puedan contemplar todos los anhelos y necesidades de la población local. Sanar, promover y proteger la salud del ciudadano es otra competencia de la enfermera. Es importante que busque acciones, estrategias en las que pueda promover la articulación del conocimiento con las experiencias, para que pueda ayudar a los ancianos en su cura contra la depresión (PEREIRA et al, 2019).

El trabajo de las enfermeras con los ancianos depresivos debe centrarse en un trabajo humano, una mirada diferenciada, respetando las particularidades del anciano, así como conociendo más de cerca la verdadera realidad social que experimenta. Cuando el mismo comienza a tener este tipo de postura, despierta en el paciente la importancia de acoger y solidarizarse con el otro y aún provoca que haya un desarrollo, ya sea en aspectos físicos o emocionales, que se fortalezca con respecto al reconocimiento de los límites del anciano depresivo (TREVISAN et al, 2016).

Las enfermeras tienen un compromiso con la sociedad, estableciendo su papel y brindando una mejor atención a la población. Nos hace reflexionar que los cambios deben situarse con nuevas perspectivas para la enfermería, con cambios en las políticas y gestión de la salud (MINAYO; CAVALCANTE, 2015).

Las enfermeras deben ser atentas, cuidadosas, éticas, responsables, decididas, afectivas con los ancianos depresivos. Su mirada no debe ser clasificatoria, ni simplemente mirar el aspecto físico, debe tener un lado humano, sensible, necesita comprender y comprender a los ancianos, debe promover un diálogo abierto, donde pueda aceptar sugerencias, que sirvan para su crecimiento profesional y personal (SILVA et al, 2019).

Las acciones de la familia son extremadamente importantes para el tratamiento de la depresión. La familia en asociación con la enfermera es el principal apoyo en el que los ancianos depresivos necesitan confiar para enfrentar su enfermedad, y así permitir que los ancianos sean incluidos en el entorno social (SILVA; NASCIMENTO, 2017).

El debate sobre cómo hacer que la familia participe activamente en el tratamiento de la depresión de los ancianos es un tema que ha llamado la atención de teóricos que abordan el tema, así como de médicos, enfermeras y todos los que forman parte del equipo multidisciplinario (TREVISAN et al, 2016).

Esta concepción de la importancia de la asociación entre la familia y la enfermera debe ser discutida y estimulada. Esta lucha es oportuna para la contribución en el proceso de tratamiento depresivo de los ancianos, porque la interacción de la familia es un canal abierto de ricas posibilidades de crecimiento para los ancianos en tratamiento (MINAYO; CAVALCANTE, 2015).

La familia aparece como el principal apoyo para los ancianos depresivos, aporta numerosos beneficios para mantener la salud física y mental de las personas mayores, es decir, se configura como la principal fuente de apoyo en el tratamiento de la medicación y el tratamiento psicoterapéutico, y en consecuencia en la parte de atención domiciliaria. (PEREIRA et al, 2019).

Debe entenderse que la familia es una base para el anciano depresivo, ya que permite beneficios para mantener la salud física y mental de los ancianos, es una fuente de apoyo que ayuda a los ancianos depresivos a tener su calidad de vida, contribuyendo así a su inserción en el entorno social. Es en este sentido que le interesa a la enfermera incentivar a los familiares a hacer un seguimiento de los ancianos depresivos, para que puedan sentirse más seguros, permitiendo que su curación sea más rápida (SILVA et al, 2019).

El entorno familiar es indispensable e interfiere directamente con el comportamiento y las características de los ancianos a diario. Por lo tanto, es de suma importancia que la familia proporcione un ambiente saludable que no sea propicio para el conflicto y permita a los ancianos participar en las decisiones del grupo familiar donde se insertan (SILVA et al, 2021).

Las enfermeras deben estar capacitadas o especializadas para desempeñar sus funciones de manera eficiente y efectiva, porque a lo largo de la historia han ido asumiendo cada vez más responsabilidades. Esta calificación es necesaria para que el profesional de enfermería esté preparado para cuestionar y seguir los cambios diarios, así como para reflexionar sobre sus acciones, su propia práctica profesional (TOFANELLI, 2018).

Una serie de conjuntos de cambios han planteado algunos requisitos previos relevantes para el reflejo del papel de las enfermeras. Actualmente el objetivo principal es el paciente, porque tiene el derecho que le conviene, por ejemplo, la salud, esto resulta del hecho de que la sociedad experimenta una metamorfosis y casualmente la Enfermera también necesita seguir estas transformaciones. Por este motivo, el profesional tiene un papel relevante en la Unidad de Atención Primaria, desde esta lucha por que los pacientes/familiares tengan una atención de calidad y con innovación a los procedimientos que se les ofrecen (PEREIRA et al, 2019).

“La Atención Primaria es un campo de muchas posibilidades para la salud mental, ya que, en este espacio, se puede construir una atención integral e individualizada para pacientes con alteraciones psíquicas” (VERAS, 2019, p. 57).

Es fundamental que las enfermeras y todo el personal hospitalario formulen, diseñen sus acciones, se adecuen a las nuevas tecnologías, metodologías, sistematicen su planificación, sus acciones dirigidas al bienestar de los ancianos depresivos (TREVISAN et al, 2016).

La calificación del profesional de enfermería debe ser continua, porque sus prácticas sufren cambios de acuerdo con los avances de la sociedad. Sus acciones deben ser significativas, contribuyendo así al desarrollo personal, emocional, social y cultural de los ancianos depresivos. Tiene un gran reto que enfrentar, es decir, desarrollar acciones, políticas públicas en su entorno laboral junto a otros profesionales (TOFANELLI, 2018).

Los ancianos depresivos necesitan cuidados que van más allá de las expresiones físicas y biológicas, por diversas razones que involucran el área del conocimiento y que forman parte de varias profesiones que luchan por la continuidad del conocimiento de los hospitalizados. Es en este sentido que es necesario que el profesional de enfermería se califique para conocer la forma adecuada de guiar y guiar al paciente depresivo (TREVISAN, et al, 2016).

Las enfermeras tienen que presentarse como un profesional calificado y bien preparado para servir a los ancianos y ofrecerles más amor y afecto, alentándolos al crecimiento personal y al desempeño de nuevos roles que están disponibles en la sociedad, porque estas actitudes pueden rescatar su ciudadanía y autovalorización (TOFANELLI, 2018).

Con los avances que la Enfermería ha logrado durante años, es necesario que tenga los conocimientos necesarios sobre las leyes que rige, guíe su área. Comprender, comprender y conocer algunas normas, estatutos, resoluciones y otras, es necesario en la praxis de la enfermera (VERAS, 2019).

El trabajo de las enfermeras debe estar centrado en el trabajo humano, una mirada diferenciada, respetando las particularidades de las personas mayores depresivas, así como conociendo más de cerca la verdadera realidad social que experimenta. Cuando las enfermeras comienzan a tener este tipo de postura, los ancianos depresivos despiertan la importancia de la acogida y la solidaridad con el otro y aún provoca un desarrollo, ya sea en aspectos físicos o emocionales, que se fortalece con respecto al reconocimiento de los límites de los ancianos (TOFANELLI, 2018).

La enfermería nunca ha sido una tarea fácil, porque a lo largo de estos años se necesitaba innovación, avanzar, abrir nuevos caminos, enfrentar grandes dificultades, resistencia para llegar a donde han llegado. Estos cambios requieren muchas acciones y compromisos, nuevas responsabilidades, un nuevo hacer y actuar (TREVISAN et al, 2016).

La enfermería ha ido creciendo significativamente, y está ganando cada vez más espacio en el área de la salud. En este sentido, las enfermeras juegan un papel relevante dentro de las unidades básicas de salud, porque cuidan a la población, así como la protección de la salud de los ciudadanos civiles en sus diferentes dimensiones. Debe ser cada vez más resolutiva y proactiva, para satisfacer las demandas y demandas de una nueva sociedad (VERAS, 2019).

5. CONSIDERACIONES FINALES

A partir de la presente revisión narrativa se pudo percibir que el envejecimiento es un proceso fisiológico por el que pasa todo ser humano. Desde que somos concebidos estamos envejeciendo, este proceso se extiende a lo largo de la vida del individuo, siendo más perceptible alrededor de los 60 años. El envejecimiento humano es un proceso natural de vulnerabilización.

Al final de la investigación se encontró que la depresión se caracteriza como un síndrome psiquiátrico involucrado por varios factores, como factores conductuales y físicos psicológicos. Esta patología se centra en un cambio en el aspecto emocional que aumenta la tasa de morbilidad y mortalidad entre los ancianos.

El estudio nos permitió dilucidar las principales causas de la depresión y que la escala de depresión geriátrica es un medio simple y eficaz para detectar una condición depresiva en los ancianos. La depresión imperante ha causado una importante preocupación entre las enfermeras porque se refiere a una enfermedad que impide a los ancianos tener una mejor calidad de vida y exponerse a riesgos.

La depresión en los ancianos está más asociada con problemas físicos, esto significa que cuando los ancianos tienen dependencia física, automáticamente pierden su autonomía, donde una buena parte de estos ancianos terminan siendo hospitalizados o en instituciones de asilo. En muchos casos los síntomas de la depresión en los ancianos se confunden con su propia patología, haciendo que dejen de lado la depresión, volviéndose cada vez más debilitados, llegando a veces a la muerte.

La familia influye en el comportamiento y los hábitos de los ancianos. Por lo tanto, es importante que la familia proporcione un hogar tranquilo y acogedor donde los ancianos se sientan útiles e importantes.

El trabajo de las enfermeras con los ancianos depresivos debe dirigirse a un trabajo humano, una mirada diferenciada, respetando las particularidades del anciano, así como conociendo más de cerca la verdadera realidad social que experimenta.

Así, se puede concluir que las estrategias utilizadas por las enfermeras son de suma importancia en la recuperación de la depresión en los ancianos, basadas en la orientación sobre la importancia del uso de medicamentos, la aclaración de dudas de este público objetivo y la satisfacción de sus demandas con más afecto y atención. Las enfermeras también pueden estimular la autoestima y la creación de nuevas actividades de los ancianos en la sociedad, alentarlos en la práctica de ejercicios físicos y asistir a grupos de ancianos con el pleno apoyo de la familia donde es de suma importancia para la mejor restauración de su salud. Así, se espera que este estudio pueda contribuir a una mejor comprensión de esta enfermedad que afecta a la mayoría de los ancianos y está mal diagnosticada, pero que crece cada día que tiene lugar en nuestra sociedad.

REFERENCIAS

 AIMI, Deusodete Rita da Silva. Pesquisa narrativa: reflexões sobre produções dos últimos 14 anos. Educação em Perspectiva. Viçosa, MG v. 11 p. 1-15| e 020018|2020

DANTAS, Isadora Leite Alves. Assistência ao idoso que convive com depressão na atenção básica: revisão narrativa de literatura. Trabalho de Conclusão de Curso. Cajazeiras – PB, 2018.

FIDELIS, Jailson Alves. Envelhecimento: as ações de enfermagem à idosos com depressão. Braz. J. of Develop., Curitiba, v. 6, n. 6, p. 39597-39607, jun. 2020.

GUIMARÃES, Ana Paula Rodrigues. A contribuição do enfermeiro na recuperação de idosos depressivos. Núcleo Interdisciplinar de Pesquisa. Artigo de Revisão, 2019.

LIMA, Vilne Jean Santos de. Cuidados de enfermagem à pessoa com depressão atendida na atenção primária de saúde. Revista Científica da FASETE 2017.

LIMA, Taciana Maria, et al. Intervenções de enfermagem em idosos depressivos: uma revisão da literatura. Brazilian Journal of Development, Curitiba, v.7, n.2, p. 11870-1666666633/////////1883 feb. 2020.

MARCONI, Marina; LAKATOS, Eva. Fundamentos de metodologia científica. 8. ed. São Paulo: Atlas, 2017.

MINAYO, Maria Cecília de Souza; CAVALCANTE, Fátima Gonçalves. Tentativas de suicídio entre pessoas idosas: revisão de literatura (2002/2013). Ciência & Saúde Coletiva, 20(6):1751-1762, 2015.

MORAES, Karlla Suellen Belem. Assistência de enfermagem a pacientes portadoresde depressão na terceira idade. Monografia. Palmas-TO, 2019.

PEREIRA, Brenda Roberta da Silva, et al. Atuação da enfermagem frente à depressão na população idosa. Revista Enfermagem Digital Cuidado e Promoção da Saúde 4 (1) Janeiro/Junho 2019.

QUEIROZ, Antonia Fabiana. Assistência de enfermagem na atenção básica a pessoa idosa com transtorno depressivo: uma revisão integrativa. Trabalho de Pesquisa. Mossoró- RN, 2020.

SILVA, Ledilson Ribeiro da, et al. Assistência de enfermagem a pessoa idosa com depressão. II Congresso Nacional de Envelhecimento Humano. 2019.

SILVA, Geise Rolim da; NASCIMENTO, Indianara do. A assistência da enfermagem no idoso com depressão: Revisão Integrativa da Literatura. Trabalho de Conclusão de Curso. Belém – PA, 2017.

SILVA, Brenda Caroline Martins da, et al. Importância da identificação do diagnóstico de enfermagem ao paciente com depressão senil na atenção básica. Research, Society and Development, v. 10, n.2, e53510212770, 2021.

TOFANELLI, Amanda Heloisa da Cruz Figueira. Sintomas depressivos em mulheres idosas: Aplicando a Escala de Depressão Geriátrica de Yesavage. Revista Científica do UNISALESIANO. Ano 9 – nº 19 – Julho/Dezembro 2018.

TREVISAN, Mauro, et al. O papel do enfermeiro na recuperação de idosos depressivos. Revista Eletrônica Gestão & Saúde. Vol.07, N°. 01, Ano 2016 p.428-40.

VERAS, Carla Nayara dos Santos Souza. Conhecimento de enfermeiros sobre sintomas depressivos em idosos e instrumentos de rastreio. Trabalho de Conclusão de Mestrado. Teresina, 2019.

[1] Estudiante de Enfermería de la Universidad CEUMA.

[2] Maestro.

[3] Especialista en Cuidados Intensivos en FABIC y Estudiante de Máster en Cirugía Experimental en UEPA.

[4] Maestro.

[5] Maestro.

Publicado: Julio de 2021.

Aprobado: Septiembre de 2021.

5/5 - (2 votos)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

DOWNLOAD PDF
RC: 99175
POXA QUE TRISTE!😥

Este Artigo ainda não possui registro DOI, sem ele não podemos calcular as Citações!

Solicitar Registro DOI
Pesquisar por categoria…
Este anúncio ajuda a manter a Educação gratuita
WeCreativez WhatsApp Support
Temos uma equipe de suporte avançado. Entre em contato conosco!
👋 Hola, ¿Necesitas ayuda para enviar un artículo científico?