REVISTACIENTIFICAMULTIDISCIPLINARNUCLEODOCONHECIMENTO

Revista Científica Multidisciplinar

Pesquisar nos:
Filter by Categorias
Administración
Administración Naval
Agronomía
Arquitectura
Arte
Biología
Ciencia de la religión
Ciencias Aeronáuticas
Ciencias de la computación
Ciencias sociales
Cocina
Comunicación
Contabilidad
De marketing
Educación
Educación física
Ética
Filosofía
Física
Geografía
Historia
Ingeniería Agrícola
Ingeniería ambiental
Ingeniería Civil
Ingeniería de producción
Ingeniería de producción
Ingeniería Eléctrica
Ingeniería Informática
Ingeniería mecánica
Ingeniería Química
Letras de
Ley
Literatura
Matemáticas
Medio ambiente
Nutrición
Odontología
Pedagogía
Psicología
Química
Salud
Sem categoria
Sociología
Tecnología
Teología
Tiempo
Turismo
Veterinario
Zootechny
Pesquisar por:
Selecionar todos
Autores
Palavras-Chave
Comentários
Anexos / Arquivos

Xantoma en un caniche: reporte de un caso

RC: 139372
414
5/5 - (5 votos)
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI
SOLICITAR AGORA!

CONTEÚDO

ARTÍCULO ORIGINAL

COSMOSKI, Camilla Alexandra [1], CLOCK, Jessica Gonçalvez [2], BORELLI, Vanessa [3]

COSMOSKI, Camilla Alexandra. CLOCK, Jessica Gonçalvez. BORELLI,  Vanessa. Xantoma en un caniche: reporte de un caso. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año. 07, ed. 10, vol. 07, págs. 37-44. Octubre 2022. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso:  https://www.nucleodoconhecimento.com.br/veterinaria-es/xantoma-en-un-caniche

RESUMEN

Los xantomas son lesiones granulomatosas benignas que presentan depósitos de derivados de lipoproteínas. En ese contexto, el presente artículo tiene como pregunta orientadora: ¿qué procedimientos se deben realizar para el tratamiento del xantoma en un perro caniche? Con el objetivo de describir un reporte de caso de un caniche diagnosticado con xantoma. Para ello, presentamos el caso de un perro caniche macho de 14 años que presentó macroscópicamente un nódulo en la conjuntiva palpebral del ojo derecho de 0,7 cm de diámetro, de color blanco con áreas amarillentas. Al examen microscópico se observó proliferación neoplásica benigna de células epiteliales, identificándose, con base en el examen clínico y de laboratorio, el diagnóstico de conjuntiva palpebral: adenoma/xantoma de meibomio, el cual al ser una neoplasia benigna, con buen pronóstico histopatológico, pudo ser extirpado por escisión quirúrgica completa. Así, el paciente fue intervenido quirúrgicamente para extirpar la lesión mediante técnica microquirúrgica, evolucionando clínicamente favorablemente hasta su completa recuperación. Así, se constató que las lesiones palpebrales en perros son relevantes en la práctica clínica y tienen un gran impacto en la calidad de vida del animal, ya que provocan un roce constante con las superficies oculares. La literatura investigada también señala que para el tratamiento de los tumores de párpados en perros y gatos se debe realizar la extirpación quirúrgica y elegir la técnica más adecuada para cada caso según la localización del tumor, extensión y profundidad. Además, siempre que sea posible, es preferible la escisión con márgenes quirúrgicos amplios para prevenir la recurrencia y tratar conjuntamente la enfermedad primaria, si la hubiere.

Palabras clave: Xantoma, Perros, Medicina veterinaria.

INTRODUCCIÓN

Los xantomas son lesiones granulomatosas benignas que presentan depósitos de derivados de lipoproteínas. Suelen localizarse en la dermis (xantomas cutáneos), de origen reticuloendotelial, y raramente se reportan en animales de compañía. La mayoría de los xantomas caninos están asociados con defectos en el metabolismo de los lípidos o trastornos metabólicos como hiperlipidemia, diabetes mellitus, hipotiroidismo o hiperadrenocorticismo (STILES, 2013).

Suelen aparecer en el tejido subcutáneo de la cara, orejas, vientre y en órganos viscerales como: bazo, hígado, glándulas suprarrenales, estómago, duodeno y páncreas. Además, los xantomas también se pueden encontrar en otros tejidos, como la piel, los tendones y las articulaciones de la rodilla y el codo (STILES, 2013).

Las lesiones son en su mayoría multifocales y asintomáticas, pero en algunos casos pueden presentarse dolor y picazón en el sitio. Visualmente consisten en pápulas, nódulos o placas blancas o amarillentas, con bordes que pueden ser eritematosos. En casos raros, puede ocurrir la formación de una masa ulcerada, liberando material insípido, amorfo y necrótico (PIRES, 2016).

El color de los xantomas puede variar de rosa, pálido o marrón. Microscópicamente pueden ser: papilares, verrugosos o planos. El sello histológico del xantoma verruciforme es la presencia de agregados de grandes células espumosas vacuoladas, o células de xantoma, que llenan la papila de tejido conjuntivo entre pines epiteliales hiperplásicos alargados de profundidad relativamente uniforme (PIRES, 2016).

Las células de xantoma se tiñen positivamente para el antígeno del grupo 68 de diferenciación (CD68), lo que indica un origen de monocitos/macrófagos. CD68 es un antígeno citoplasmático que se asocia con los lisosomas. Se expresa con una tinción más intensa en macrófagos que en monocitos, pero también tiñe granulocitos y mastocitos (PIRES, 2016).

La formación de xantomas se deriva de una concentración plasmática anormal de colesterol, triglicéridos o lipoproteínas (hiperlipemia o hiperlipoproteinemia). Sin embargo, a pesar de estas aclaraciones, la fisiopatología y la etiología de la enfermedad aún no están del todo aclaradas. Por tanto, el tratamiento debe ir más allá de la lesión, tratando también la causa primaria para que, tras la extirpación quirúrgica, no se produzca la recidiva (SALES et al., 2021).

Por lo tanto, con base en lo anterior, el presente artículo tiene como pregunta orientadora: ¿qué procedimientos se deben realizar para el tratamiento del xantoma en un perro caniche? Con el objetivo de describir un reporte de caso de un caniche diagnosticado con xantoma.

REPORTE DE UN CASO

Un perro caniche macho de 14 años de edad se presentó en la clínica con un nódulo macroscópico en la conjuntiva palpebral en el ojo superior derecho de 0,7 cm de diámetro, de color blanco con áreas amarillas en el corte (Figura 1).

Figura 1. Examen clínico de una lesión cutánea en un perro

Exame clínico de lesão cutâneo em cão.
Fuente: Autoría propia (2022).

Al examen microscópico se observó proliferación neoplásica benigna de células epiteliales, dispuestas en nidos, separados por finas trabéculas de tejido conectivo. Las células tenían citoplasma moderada y finamente vacuolado, con núcleo redondo, cromatina suelta y nucléolo evidente. Además, se observó anisocitosis leve, anisocariosis e infiltrado inflamatorio multifocal de linfocitos y neutrófilos. Adyacente a la proliferación neoplásica benigna, separados por una capa de tejido conectivo, también se observó una gran cantidad de macrófagos espumosos dispuestos en un manto que contenía nidos de hendiduras de colesterol (Figura 2).

Figura 2. Examen histopatológico del xantoma

Exame histopatologico de xantoma.
Fuente: Vanessa Borelli (2022).

Con base en el examen clínico y de laboratorio, el diagnóstico fue conjuntiva palpebral: xantoma. Por tratarse de una neoplasia benigna, con buen pronóstico histopatológico tras la extirpación quirúrgica completa.

La presencia de xantoma adyacente a la neoplasia indica una hiperlipidemia asociada. Así, el paciente fue intervenido quirúrgicamente para extirpar la lesión mediante la técnica microquirúrgica.

Después de la consulta preanestésica y la evaluación física, se comprobó que el paciente estaba apto para el procedimiento anestésico. Por lo tanto, se realizaron los siguientes procedimientos: Medicación preanestésica (MPA) por vía intramuscular (IM) con acepromacina 0,02 mg/Kg y metadona 0,2 mg/Kg.

Se realizó inducción anestésica con propofol 2 mg/Kg, fentanilo 5 mcg/Kg, donde el paciente permitió la intubación y logró el nivel anestésico deseado.

Se realizó mantenimiento anestésico con remifentanilo 10 mg/Kg/hora e isoflurano. Se realizó bloqueo locorregional extraconal (peribulbar) a dosis de 0,1 ml/Kg. La técnica quirúrgica se inició con una incisión cuadrangular alrededor de la lesión y se procedió a su extirpación. Posteriormente se realizó crioterapia con el dispositivo CrioFast.

Para la medicación posquirúrgica se prescribió colirio de moxifloxacino QUAD durante 15 días.

DISCUSIÓN

Los xantomas son lesiones granulares benignas asociadas con la interrupción del transporte de lípidos. Son el resultado de anomalías en la síntesis o degradación de las proteínas plasmáticas, lo que lleva a la hiperlipoproteinemia. Se asocian con hiperlipoproteinemia y pueden ser causados ​​por el consumo de alimentos con alto contenido en grasas. Alternativamente, pueden desencadenarse por enfermedades como: diabetes mellitus. Además, la hiperlipoproteinemia puede ocurrir junto con un defecto hereditario en el metabolismo de los lípidos. La formación de xantomas suele ser secundaria a la infiltración o depósito de lipoproteínas en los tejidos. Por lo tanto, la causa original del xantoma debe formar parte del análisis clínico para que pueda ser tratado mediante medicación y/o dieta (PIRES, 2016).

La hiperlipidemia se caracteriza por ser un trastorno hereditario del metabolismo de las lipoproteínas, de etiología desconocida y puede estar relacionada con un problema genético en la lipoproteína lipasa o la ausencia de la apoproteína CII. Los signos clínicos suelen incluir: aterosclerosis espontánea, lipemia retiniana, xantomas cutáneos, dolor abdominal, letargia, vómitos y/o diarrea. También pueden ocurrir manifestaciones neurológicas, como convulsiones y cambios de comportamiento (SALES et al., 2021). Por tanto, en el caso que nos ocupa, la investigación de la enfermedad y su tratamiento se vuelven imprescindibles.

Las lesiones palpebrales en perros son relevantes en la práctica clínica, ya que tienen un gran impacto en la calidad de vida del animal, ya que provocan un constante roce con las superficies oculares (FERREIRA et al., 2009).

Como estas lesiones suelen ser asintomáticas, los dueños de los animales buscan asistencia veterinaria por el parecido del tumor con lesiones neoplásicas, sin embargo, existen casos asintomáticos que afectan funciones de órganos (STILES, 2013).

Clínicamente, los xantomas son multifocales y consisten en pápulas, nódulos o placas blancas/amarillentas, cuyos bordes pueden ser eritematosos. Sin embargo, como suelen estar asociados a la hiperlipidemia, es fundamental analizar la presencia de signos de esta patología, que son: vómitos, diarrea y molestias abdominales y, en casos más graves, cuando la concentración sérica de triglicéridos es superior a 1000 mg. /dl, puede estar asociado a: pancreatitis, lipemia retinalis, convulsiones, xantomas cutáneos, parálisis de nervios periféricos y cambios de conducta (STILES, 2013).

Para el diagnóstico se utilizan pruebas clínicas y de laboratorio, con biopsia de la lesión para análisis histopatológico y diagnóstico definitivo. La citología de granulomas se puede utilizar como examen complementario. Además, debido a que los xantomas se asocian a dislipidemias y enfermedades secundarias, es importante realizar un panel bioquímico, incluyendo colesterol y triglicéridos, para analizar o descartar la existencia o no de hiperlipidemias y también diagnosticar diabetes mellitus, por ejemplo. Si se sospecha alguna otra patología, se debe realizar una investigación para su diagnóstico y tratamiento (PIRES, 2016).

En el examen histopatológico, los xantomas presentan infiltración nodular difusa por macrófagos en el tejido conjuntivo, con citoplasma espumoso y células gigantes histiocíticas multinucleadas. Los macrófagos pasan a través de las fibras de colágeno o se encuentran en capas difusas, cambiando la arquitectura normal. Además, en algunos casos se pueden individualizar macrófagos y células gigantes (STILES, 2013).

Para el tratamiento, es fundamental evaluar la causa etiológica del xantoma. En los casos asociados a hiperlipoproteinemia secundaria, especialmente cuando se trata de diabetes mellitus, el tratamiento de la causa suele conducir a la resolución del xantoma. En los casos de hiperlipidemia, especialmente si está asociada a la alimentación ya la xantomatosis idiopática, se debe cambiar la dieta del animal a una dieta baja en grasas, lo que normalmente conduce a una mejoría del xantoma.

Con respecto a la hipertrigliceridemia, es importante un tratamiento adecuado para evitar futuras pancreatitis, y se debe realizar un tratamiento para reducir la concentración sérica de triglicéridos. En caso de quilomicronemia, se debe cambiar la dieta con valores inferiores al 20% de grasa o incluso inferiores. Si el animal es obeso, además de la dieta restringida en grasas, se debe aplicar restricción calórica. Después de 6 a 8 semanas con la dieta, se deben reevaluar los niveles séricos de triglicéridos y colesterol. También se pueden administrar fármacos para el tratamiento de la hipertrigliceridemia, pero sólo si los valores de triglicéridos séricos son superiores a 500 mg/dl, se puede administrar niacina 100 mg/día o derivados del ácido fíbrico (fibratos) como gemfibrozil 200 mg/día indicado para caninos y, para gatos, 10 mg/kg BID. Para la hipercolesterolemia, el tratamiento farmacológico solo debe realizarse si los niveles de colesterol sérico están por encima de 800 mg/dl, y primero se debe intentar una dieta restringida (PIRES, 2016).

Ferreira et al. (2009), indican que el tratamiento de los tumores palpebrales en perros y gatos se debe realizar mediante escisión quirúrgica, y se debe elegir la técnica más adecuada para cada caso según la localización del tumor, extensión y profundidad, además, siempre que se posible, es preferible la escisión con márgenes quirúrgicos amplios para prevenir la recurrencia y siempre tratar la enfermedad subyacente antes o junto con la cirugía.

CONSIDERACIONES FINALES

Este artículo tuvo como objetivo describir un caso clínico de un perro caniche diagnosticado con xantoma, guiado por la pregunta: ¿qué procedimientos se deben realizar para el tratamiento del xantoma en un perro caniche? En vista de lo anterior, se constató que, en el informe presentado, la paciente evolucionó clínicamente favorablemente y tuvo una recuperación completa. Así, se constató que las lesiones palpebrales en perros son relevantes en la práctica clínica y tienen un gran impacto en la calidad de vida del animal, ya que provocan un roce constante con las superficies oculares.

En cuanto a los procedimientos, la literatura señala que, para el tratamiento de los tumores de párpados en perros y gatos, se debe realizar la extirpación quirúrgica, debiendo elegirse la técnica más adecuada para cada caso según la localización del tumor, extensión y profundidad además, siempre que sea posible, es preferible la escisión con márgenes quirúrgicos amplios para prevenir la recurrencia y tratar conjuntamente la enfermedad primaria, si la hubiere.

REFERENCIAS

FERREIRA, F. M. et al. Neoplasias Oculares In: DALECK, C. R.; DE NARDI, A. B.; RODASKY, S. Oncologia em cães e gatos. São Paulo: Roca, 2009. p.364-384.

PIRES, Andrea do Rosário. Xantoma retrobulbar em gato europeu comum – estudo de um caso clínico. 2016. 100 f. Dissertação (Mestrado em Veterinária) – Universidade de Lisboa. Lisboa, 2016.

SALES, Nathali Adrielli Agassi de et al. Reactive Seizures Due to Hyperlipidemia in a Maltese Dog. Acta Scientiae Veterinariae, [S.L.], v. 49, p. 1, 1 jan. 2021. Disponível em: http://dx.doi.org/10.22456/1679-9216.110100. Acesso em: 26 set. 2022.

STILES, J. Feline Ophthalmology. In: GELLAT, K. N.; GILGER, B. C.; KERN, T. J. (edts). Veterinary ophthalmology. 5ª ed. p 1477-1560. Oxford: John Wiley & Sons, Inc. 2013.

[1] Maestría en Ciencias de la Salud por la Universidade Estadual de Ponta Grossa – UEPG; Posgrado en Oftalmología y Microcirugía en Oftalmología Veterinaria por Faculdade Qualittas, Graduación en Medicina Veterinaria Centro de Ensino Superior dos Campos Gerais – CESCAGE. ORCID: 0000-0003-2979-3094.

[2] Especialización en Anestesiología PAV, Graduación en Medicina Veterinaria por el Centro de Ensino Superior dos Campos Gerais – CESCAGE. ORCID: 0000-0002-4095-3282.

[3] Doctorado en Patología Animal; Maestría en Ciencia Animal con Énfasis en Patología; Licenciado en Medicina Veterinaria por la Universidade Estadual do Centro Oeste do Paraná – UNICENTRO.

Enviado: Agosto de 2022.

Aprobado: Octubre de 2022.

5/5 - (5 votos)
Camilla Alexandra Cosmoski

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

POXA QUE TRISTE!😥

Este Artigo ainda não possui registro DOI, sem ele não podemos calcular as Citações!

SOLICITAR REGISTRO
Pesquisar por categoria…
Este anúncio ajuda a manter a Educação gratuita