Chikungunya: Aspectos generales de Arbovirus

0
4405
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
ARTIGO EM PDF

DENDASCK, Carla Viana [1], OLIVEIRA, Euzébio de [2], LOPES, Gileade Ferreira [3]

DENDASCK, Carla Viana; OLIVEIRA, Euzébio e LOPES, Gileade Ferreira – Chikungunya: aspectos generales del conocimiento científico de base multidisciplinar de Arbovirus Revista Vol. 2. Año. 1. Mayo. 2016, pp. 23-32- ISSN: 0959-2448

RESUMEN

Este estudio es una revisión sistemática de artículos científicos publicados en los últimos 5 años en arbovirus fiebre Chikungunya. La investigación de estos materiales se llevó a cabo durante el mes de abril en las bases de datos de la CAPES y Scielo, con interés de que los aspectos generales de los arbovirus Chikungunya, así como investigar si los artículos más recientes traen nuevos aspectos y descubrimientos sobre este arbovirus. Se observó que el interés en el tema tuvo un aumento significativo sobre todo en los últimos dos años, qué características estrechamente relacionado con el incremento de casos en el contexto brasileño e incluso desconocimiento por parte de profesionales y estudiosos sobre el tema. Se espera que este artículo puede conseguir subvenciones del conocimiento no sólo para los profesionales e investigada, pero para la sociedad en su conjunto como información pública.

Palabras clave: Arbovirus. Chikungunya. Fiebre de chikungunya.

INTRODUCCIÓN

El riesgo de epidemias a gran escala como las pandemias se han convertido en cada vez más común en la humanidad debido a los relatos históricos.  En las primeras décadas del siglo XXI, se han identificado algunos eventos que sin duda provocó la atención de los investigadores, sobre los riesgos e impactos de alto potencial de epidemias virales como: agripe aviar, gripe porcina, Influenza A (H1N1), Ebola y, más recientemente, arbovirus como Zika virus Chikungunya (VIASUS; DE LA HOZ, 2015).

Según Lee, Nozawa y Linhares (2014), arbovirus son transmitidos por artrópodos animales como insectos, los más conocidos hoy en día es el Aedes Aegypti, sin embargo, se estima que hay aproximadamente 545 de arbovirus especies divididas en 5 familias, y más de 150 están asociados con enfermedades transmitidas a los seres humanos. De enfermedades de los arbovirus son transmitidos a los seres humanos por la picadura de insectos hematófagos.

Hay que observar que el riesgo de epidemias se convierta en pandemia ocurre principalmente a través del intenso flujo intercontinental donde los agentes transmisivas migran con una mucho más intensa, además, las personas infectadas. Sin embargo, otros agravantes, como el cambio climático causado por ambos factores antropogénicos como son los factores naturales se debe también considerar (VALENCIA, 2015). Estos factores aumentan la incidencia de patógenos relacionados con climas tropicales, como los arbovirus (MANIGAT, cartera, ANDRÉ, 2011).

Según Lee, Nozawa y Linhares (2014), hasta el momento podemos decir que el único continente donde los arbovirus no son amenazas endémicas a los seres humanos, es el continente Antártico. Esto ocurre porque para la reproducción del virus sea necesario climáticas las condiciones convenientes para sus vectores, amplificadores de hosts y conchas. Los arbovirus tienen una gran facilidad de dispersión, siendo capaces de mantener su ciclo verticalmente, donde los adultos transmiten el virus a sus proles, o incluso a otros mosquitos de su clase durante el apareamiento o infectar a través de hematofagia. Este grupo de virus se compone principalmente de los genomas de RNA (FERREIRA, 2015).

Virus de ARN tienen una profunda capacidad de causar enfermedades a los seres humanos, principalmente debido a la facilidad que estos virus tienen que adaptarse rápidamente al entorno en el que se encuentran, así como su capacidad para explorar nuevos contactos, lo que hace posible tener nuevos huéspedes, amplificando sus vectores, haciéndolos grandes potenciadores pandemia (TSETSARKIN et. Al., 2011).

Según Tsetsarkin et. Al. (2011) debe considerar también la alta capacidad de mutación de arbovirus porque tienen un base RNA que se débil constantemente se ARN de estos virus es modificado, estas mutaciones pueden ocurrir mediante la selección natural o como consecuencia del contacto con otras especies, de las dos maneras a evolucionar el virus, lo que es más resistente y difícil de abordar.

Centrándose en los aspectos de la Chikungunya Arbovirus, es importante tener en cuenta que esto pertenece a la familia que togaviridae es del género Alfavirus, siendo conocido por la humanidad durante siglos. Desde el siglo 18 hay registros de brotes de este virus en los seres humanos, el Chikungunya volvió a preocuparse por la humanidad cuando se registraron varios casos en varios países del mundo, como países de África, sudeste de Asia y Océano Índico islas, Italia y Francia, en los primeros años después del año 2000 (COFFEY, 2011).

Seguiría la palabra que chikungunya viene de Makonde de Tanzania, y literalmente significa “el que dobla para arriba”, este nombre se adoptó porque el dolor de la artritis causada por el virus que individuos infectados arco hacia arriba (WANG, et. Al., 2011).

El Chikungunya es generalmente transmitida por el mosquito Aedes aegypti, el mismo transmisor de enfermedades como el Dengue, virus Zika, y el Oropouche fiebre. Este mosquito se adapta mejor a climas cálidos, tropicales y subtropicales (COFFEY, 2011). La persona infectada del virus de Chikungunya sufre de una terrible enfermedad altamente infecciosa, que causa fiebre, fatiga, erupciones cutáneas y polyarthralgia deshabilitar estos síntomas pasados alrededor de 10 a 12 días. El virus también se asocia con meningoencefalitis, mielopatía, neuropatía periférica, miopatía y polineuropatía. Y todavía hay casos que el virus se ha asociado con enfermedades cardiovasculares, oculares y hasta complicaciones de riñón. Uno de los agravantes de que este virus es de hecho la persona infectada puede continuar con secuelas después de este período (RHAIM; Mathew, 2011).

Según Honorio et. Al. (2015), en Brasil el primer caso de fiebre Chikungunya fue registrada en septiembre de 2014, en la ciudad de Oiapoque, en el estado de Amapá, en Brasil. Durante todo el año fueron registrados casos de 2.772 a nivel nacional en seis diferentes Estados, Amapá, Bahía, Distrito Federal, Mato Grosso do Sul, Roraima y Goiás.

CHIKUNGUNYA: TRANSMISIÓN

Según Albuquerque et. Al. (2012), uno de los factores que dificultan el diagnóstico de la fiebre Chikungunya es que las enfermedades de los arbovirus, como el Dengue, Zika, pueden ocurrir simultáneamente en el mismo individuo. En estos casos lo que deben observar los síntomas particulares de cada virus, como el sangrado en dengue y profundo dolor en las articulaciones en el caso de Chilungunya.

Esta vez, según Hall et. Al. (2012), es esencial que no hay una estimación o una detección precisa de la infección por el virus para una población de vectores, e incluso diagnóstico de infecciones en humanos y animales de que la celebración de la recepción y seguimiento así como tratamiento farmacológico eficaz son factores esenciales para la supervivencia de los infectados y también para intentar evitar la propagación de infecciones.

Diversas formas de transmisión de la fiebre Chikungunya han sido encontrados en la literatura investigada, entre ellos fue nombrado la transmisión por transfusiones de sangre. Debido a esto, los países que tienen un alto número de personas infectadas, debe ejercer el mayor cuidado en los procedimientos de transfusión de sangre, por lo que las posibilidades de la sangre están infectados por el virus (reducir PIMENTEL; SKEWES-RAMM y MOYA, 2014). El estudio de Rolón et. Al. (2015) demostró la transmisión de la fiebre Chikungunya puede ocurrir durante todo el embarazo, sin embargo, todavía no identificado la transmisión a través de la lactancia materna.

Según Forbes y Forbes (2014), aún no han sido identificados resultados de estudios de las vacunas que podrían ser consideradas con alta eficacia contra los arbovirus, la lucha contra los mosquitos como vectores Aedes Aegypti y Aedes Albopictus, debe todavía ser considerada la prevención más eficaz contra aquellos capaces de producir una pandemia.

LA ENFERMEDAD

Los estudios ya realizados abordar el virus Chikungunya, han demostrado que la enfermedad tiene dos fases, agudas y crónicas. La fase aguda es la fase inicial de la enfermedad, generalmente dura de 3 a 10 días, los síntomas de este período son: fiebre alta, dolores de cabeza, fatiga, muscular, dolor, conjuntivitis, fotofobia, edema facial, náuseas, vómitos y pueden presentar lesiones de piel y sarpullidos en los pies, las manos y las regiones del cuerpo mucoso (MOYA, PIMENTEL y PUELLO, 2014).

Ya la crónica fase es de mayor duración, puede tener hasta 12 semanas de duración, ella no presenta síntomas como fiebre alta, conjuntivitis, dolores de cabeza, sin embargo, el dolor muscular en las articulaciones, llevando a la artritis, puede presentar anorexia, depresión y descamación de la piel. A causa de estos síntomas severos esta fase hace que las actividades simples infectadas. El cuadro clínico de las personas infectadas por estas arobovirus es la Ckikungunya, Zika virus o Dengue, lastima la calidad de vida del individuo, así como la gravedad de estas dolencias, puede mantenerse con secuelas durante el resto de su vida.

Honorius et. Al. (2015) aluden a la posibilidad, incluso si se llega a una remota muerte y secuelas permanentes. Las secuelas permanentes más comunes están asociadas con la artritis del virus empeorar significativamente la calidad de vida del sujeto. Debido a la fuerte artritis causada por el virus de Chikungunya, el individuo infectado es incapaz de realizar varias jugadas, hace imposible trabajar y hacer las tareas del hogar y personal. La artritis profunda que ocurre en el período sintomático es una de las características que distinguen a lo Chikugunya, estas artritis pueden quedar como secuelas permanentes en la persona infectada (HORCADA, Claudia CALDERÓN y GARRIDO, 2015).

TRATAMIENTO

Tratamientos para las personas infectadas por el virus Chikungunya o virus Zika se basan principalmente en la administración de drogas, es decir, el uso de medicamentos como los analgésicos y antiinflamatorios. Según Montero (2014), como no tengo todavía una vacuna para este virus, la principal forma de evitar la infección es por tratar de no asistir a lugares donde hay casos registrados, usando repelentes de insectos en el cuerpo para que los mosquitos que transmiten no acercarse, y recomienda tener cuidado con atrevimiento de perfumes ya que pueden atraer insectos y tratar de estar en lugares con aire acondicionado porque la unidad inhibe el movimiento de los insectos en este entorno.

CONSIDERACIONES FINALES

Además de todos estos relacionados con la salud las pérdidas de la persona infectada, estas enfermedades también traen pérdidas económicas, debido a las diferentes personas de enfermedades son incapaces de trabajar, que conduce a pérdidas económicas a los empresarios que tienen su mano de obra despojado. Y aún con el aumento de infecciones en todos los gobiernos en todos los niveles tienen una mayor necesidad de invertir en salud pública, que lleva en el gasto público (Honorio et. Al. 2015).

Sin embargo, se puede considerar que todavía hay unos investigaciones académicas y científicas que abordan este arbovirus, principalmente en Brasil. Analizaron los estudios se observa que poco ha estado investigando la manera en que el virus se desarrolla en el cuerpo humano, siendo una de las razones principales responsables de la falta de creación de vacunas eficaces (Jaramillo, 2014).

Que transmiten los mosquitos como el Aedes aegypti se extienden a lo largo de todos los Estados brasileños y se dispersa por todas las regiones urbanas del país. Ya se encuentra el albopictus de Aedes en los municipios de casi todos los Estados brasileños, excepto los Estados de Sergipe, Acre, Amapá y Roraima (AZEVEDO, OLIVEIRA y VASCONCELOS, 2015).

De acuerdo, con las afirmaciones de Van Den Hurk et. Al. (2012) y la necesidad de medidas que se adopten mediante la implementación de estrategias de control para arbovirus causantes de enfermedades exóticas y endémicas. Una estrategia de vigilancia integral es esencial para disminuir el número de casos de infecciones que aumentan cada vez más no sólo en Brasil, sino también en otros países del mundo.

REFERENCIAS

ABBOTT, Isabella Garcia Chandra; et al. Infección por el virus Chikungunya: informe del primer caso diagnosticado en adultos en Río de Janeiro, Brasil. Revista de la sociedad brasileña de Medicina Tropical, v. 45, n. 1, p. 128-129, 2012.

AZEVEDO, Raimunda Denise da Silva; OLIVEIRA, Consuelo Silva; Vasconcelos, Pedro Fernando da Costa. Chikungunya riesgo para Brasil. V revista de salud pública. 49, n. 58, p. 1-6, 2015.

COFFEY, alondra l. Arbovirus alta fidelidad pierde variante del fitness en mosquitos y ratones. PNAS, v. 108, n. 38, p. 16038-16043, 2011.

FERREIRA, Jorge Garcia Goulart. Análisis de cambios en la expresión de genes relacionados con la inmunidad innata en las células humanas infectadas con el virus de Gautam. 2015. 94 f. Tesis (Maestría)-Fundação Oswaldo Cruz, Belo Horizonte, 2015.

FIGUEIREDO, Mario Luis Garcia; FONSECA, Luiz Tadeu Moraes. Emergentes Alphaviruses en las Américas: Chikungunya y Mayaro. Revista de la sociedad brasileña de Medicina Tropical, v. 47, n. 6, p. 677-683, 2014.

HALL, Roy A.; et al. Avances en la vigilancia de arbovirus, detección y diagnóstico. Revista de Biomedicina y biotecnología, 2012.

HORCADA, M. Loreto; Claudia CALDERÓN, Carlos; GARRIDO, Laura. Fiebre de chikungunya. Reumática Manifestaciones de una infección emergente en Europa. Reumatología clínica, v. 11, n. 3, p. 161-164, 2015.

Honorio, Nildimar Alves; et al. Chikungunya: un arbovirose en el establecimiento y la expansión en Brasil. Cadernos de Saúde Pública, v. 31, n. 5, p. 906-908, 2015.

JARAMILLO, Berta Nelly Restrepo. Infección por el virus del Chikungunya. Revista Ces Medicina, v. 28, n. 2, p. 313-323, 2014.

LEE, Nagesh; NOZAWA, Carlos; LINHARES, Quenel roble. Características generales y epidemiología de los arbovirus emergentes en Brasil. V revista de salud de pan-18. 5, n. 3, p. 55-64, 2014.

MANIGAT, Roberte; CARTERA, Francia; ANDRÉ, Jean-Claude. Del pasado al mejor programa de salud pública para posibles futuras amenazas globales: estudios de caso aplicados al control de la infección. Ann es Super Sanitá, v. 46, n. 3, p. 228-235, 2011.

MONTERO, Antonio. Fiebre Chikungunya-una nueva amenaza mundial. Medicina clínica, v. 145, n. 3, p. 118-123, 2014.

MOYA, José; PIMENTEL, Raquel; PUELLO, José. Chikungunya: un derecho a los servicios de salud de la República Dominicana. Rev Panam. Salud Publica, v. 36, n. 5, p. 331-335, 2014.

PIMENTEL, Raquel; SKEWES-RAMM; Ronald; MOYA, José. Chikungunya en República Dominicana: lecciones aprendidas en los primeros seis meses. Rev Panam. Salud Publica, v. 36, n. 5, p. 336-341, 2014.

RAHIM, A; Mateo, j. a. impresión perenne de un arbovirus emergente de la epidemiología de las enfermedades reumáticas en la India del sur: perspectivas del estudio COPCORD. Revista de postgrado de medicina, v. 57, n. 3, p. 226-228 de 2011.

ROLÓN, Patricia; et al. Chikungunya adquirió en Recíen nacido. Informe del caso. Pediatría, v. 42, n. 1, p. 42-47, 2015.

TSETSARKIN, Konstantin A.; et al. Emergencia del Virus del chikungunya está limitado en Asia por paisajes adaptativos específicos de linaje. PNAS, v. 108, n. 19, p. 7872-7877, 2011.

VAN DEN HURK, Andrew F.; et al. Evolución de los sistemas de vigilancia basados en Mosquito arbovirus en Australia. Revista de Biomedicina y biotecnología, 2012.

Vasconcelos, Pedro Fernando da Costa. ¿Enfermedad del virus Zika: un nuevo problema emergente en América? V revista pan-18. 6, n. 2, p. 9-10, 2015.

VIASUS, Diego; ¿DE LA HOZ, Juan m. Qué tiene la infección tanto por virus Chikungunya el impacto? Salud, avistamiento informa diariamente, v. 31, n. 1, p. 7-9, 2015.

WANG, Danher; et al. La vacuna adenovirus complejo contra el virus de chikungunya proporciona protección completa contra la viremia y la artritis. Institutos nacionales de salud, v. 29, n. 15, p. 2803-2809, 2011.

[1] Candidato doctorado en psicoanálisis clínico, Director e investigador del centro de investigación y estudios CEPA avanzados, correo electrónico: [email protected]

[2] Biólogo. Master en biología. Doctor en Medicina Tropical enfermedades. Profesor en pregrado y estudios de posgrado e investigador de la Universidad Federal de Pará – UFPA. Investigador del programa graduado del centro de Medicina Tropical de la UFPA. Correo electrónico: [email protected]

[3] Con especialización en ciencias sociales – PUC-Campinas, un investigador del centro de investigación y estudios avanzado-correo electrónico: [email protected]

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here