REVISTACIENTIFICAMULTIDISCIPLINARNUCLEODOCONHECIMENTO

Revista Científica Multidisciplinar

Pesquisar nos:
Filter by Categorias
Administración
Administración Naval
Agronomía
Arquitectura
Arte
Biología
Ciencia de la religión
Ciencias Aeronáuticas
Ciencias de la computación
Ciencias sociales
Cocina
Comunicación
Contabilidad
De marketing
Educación
Educación física
Ética
Filosofía
Física
Geografía
Historia
Ingeniería Agrícola
Ingeniería ambiental
Ingeniería Civil
Ingeniería de producción
Ingeniería de producción
Ingeniería Eléctrica
Ingeniería Informática
Ingeniería mecánica
Ingeniería Química
Letras de
Ley
Literatura
Matemáticas
Medio ambiente
Nutrición
Odontología
Pedagogía
Psicología
Química
Salud
Sem categoria
Sociología
Tecnología
Teología
Tiempo
Turismo
Veterinario
Zootechny
Pesquisar por:
Selecionar todos
Autores
Palavras-Chave
Comentários
Anexos / Arquivos

Políticas Públicas en la Educación Brasileña

RC: 118976
379
Rate this post
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI
SOLICITAR AGORA!

CONTEÚDO

ARTÍCULO ORIGINAL

BASTOS, Manoel de Jesus [1]

BASTOS, Manoel de Jesus. Políticas Públicas en la Educación Brasileña. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Edición 05. Año 02, Vol. 01. págs. 253-263, julio de 2017. ISSN:2448-0959. Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/educacion-es/las-politicas-publicas

RESUMEN

El objetivo de este artículo es abordar los principales hitos del proceso de institucionalización de las políticas públicas educativas en Brasil en los últimos años. Estas políticas han venido desarrollando acciones con el propósito de aportar mejoras para el bien común de la sociedad, pero que carecen de reservas, pues urge reflexionar sobre su progreso en el sistema educativo. Es necesario desarrollar políticas públicas, cuyas acciones aniquilen las desigualdades sociales que imperan en la sociedad, atormenten la democracia y obstaculicen el desarrollo social. La sociedad espera la implementación de políticas que respondan a sus necesidades reales y que permitan avanzar hacia la realización de una verdadera ciudadanía.

Palabras clave: Políticas Públicas, Sociedad, Educativa, Ciudadanía.

1. INTRODUCCIÓN

El objetivo principal de este texto es investigar el origen y el progreso de las políticas públicas educativas en Brasil, sus efectos e ineficiencias a lo largo de los años. Considerando la educación como un derecho de la persona y un deber del Estado, debe estar en el centro de las políticas públicas, garantizando, de alguna manera, la calidad social y consolidando la garantía constitucional: “La educación, derecho de todos y deber de todos”. El Estado y la familia, serán promovidos y estimulados con la colaboración de la sociedad, visando el pleno ejercicio de la ciudadanía y la calificación para el trabajo”. (C.F., 1988, p. 63) Por lo tanto, el Estado es responsable de implementar políticas que apoyen el desarrollo de la sociedad.

Por ser considerada una de las áreas más importantes para el desarrollo general de una nación, la educación debe ser considerada como una prioridad y concebida como la esencia principal para el equilibrio cultural y social. Sin embargo, para que esto sea efectivo, es necesario buscarlo dentro de las políticas públicas que tengan todas las condiciones necesarias para ofrecerlo.

Las políticas públicas en Brasil surgieron desde los primeros años de la república, cuando se defendía la educación primaria gratuita para todas las personas y la Constitución permitía su laicidad, y se creó la Asociación Nacional de Educación – ANE, que favorecía la educación pública obligatoria fundamental. Durante este mismo período, se llevaron a cabo varias reformas que proporcionaron el establecimiento, estructura y funcionamiento de la escuela secundaria. Fue al comienzo de la república que Brasil comenzó a abrir las puertas para el surgimiento de una política educativa pública, configurando el sistema educativo brasileño.

A pesar de los grandes avances educativos ocurridos a lo largo de los años, Brasil necesita políticas más fuertes y eficaces, con estrategias seguras que señalen el combate a las desigualdades sociales, con oferta de educación de calidad y con inversiones que atiendan todas las carencias existentes en el área , además de una estricta fiscalización sobre la aplicabilidad de los recursos destinados. Es inaceptable aceptar que lo que se ha hecho por la educación brasileña ha sido suficiente, cuando todavía hay profesionales sin calificación, analfabetos, analfabetos funcionales, desviaciones acentuadas de las funciones, instituciones educativas sin estructuras adecuadas para funcionar, exceso de alumnos por clase y donde la exclusión social se presenta de manera bastante explícita.

El contexto social brasileño presenta una gran necesidad de políticas públicas que ofrezcan conocimiento para anular las desigualdades que permean la sociedad, pisotean la democracia, hieren la Constitución y denigran la personalidad humana. Los países que no compensan o no ahorran en gastos de educación son considerados países desarrollados, con altos niveles de escolaridad y actitudes que envidian a otras sociedades.

2. POLÍTICAS PÚBLICAS EN LA EDUCACIÓN BRASILEÑA

La educación, como deber del Estado, de la familia y de la sociedad en su conjunto, debe democratizarse mucho más, con la accesibilidad asistida y la demanda incesante de su calidad, tanto por parte de los poderes públicos como de la sociedad, dado que de su esencia depende en los esfuerzos colectivos. Es esta cualidad la que, una vez tenida en cuenta, promoverá el desarrollo individual y social del hombre, además de facilitar la realización de la ciudadanía perfecta.

Se asume que se realiza una profunda reflexión sobre el accionar de las políticas públicas en el área educativa, descartando aspectos de poca relevancia y mejorando aquellos que puedan generar los efectos necesarios. Los programas educativos que implementa el gobierno suelen ser útiles, siempre y cuando la sociedad no se centre en la complacencia, olvidándose de exigir su pleno cumplimiento, ya que el acceso y la permanencia a una educación de calidad es un derecho de todos.

En efecto, todos los que creen y reconocen el derecho a la educación deben exigir la implementación de políticas, cuyos fines se centren en la calidad de las mismas y no en estadísticas numerológicas que sólo sirven para un muestreo ficticio. La calificación de la educación brasileña depende de los programas ofrecidos por el gobierno, de la armonía entre estas entidades formadoras y la sociedad, que, a su vez, debe reflexionar sobre los resultados.

Las políticas públicas son acciones que desarrolla el Estado con la implicación de compromisos y acciones que posibilitan el desarrollo cultural y social de un pueblo. Es un conjunto de acciones sociales que dependen no sólo del gobierno, sino del conjunto de la sociedad y de las instituciones educativas, con la intención de garantizar los derechos de ciudadanía de todos, especialmente de aquellos que se encuentran en las laderas de la pobreza. Sin embargo, debe existir una relación armónica entre el Estado, las entidades formadoras y la población, además de la definición de algunas actividades de evaluación para la planificación de estas políticas, para la posterior búsqueda de nuevas acciones.

Es sabido que la educación es un área que requiere especial atención por parte del Estado, con políticas que favorezcan el fortalecimiento de las capacidades intelectuales, éticas y afectivas del ciudadano. Los objetivos trazados en las acciones de estas políticas sólo se harán efectivos cuando se permita un análisis para posibles reorientaciones. Son estos análisis los que, una vez realizados, señalarán los supuestos vacíos de ineficiencias, posibilitando así nuevas estrategias para superarlos.

Por lo tanto, existe una necesidad urgente de ajuste en las políticas públicas brasileñas en todas las áreas, especialmente en la educación, ya que esta es la guía y responsable de las demás. Según la UNESCO,

Os problemas educacionais não têm origem exclusivamente na educação, mas busca-se resolvê-los apenas com reformas educacionais. O tema do abandono precoce da escola é um exemplo paradigmático desta situação, um alto percentual de fracasso escolar tem sua origem direta nas carências econômicas, sociais e culturais que sofrem determinados grupos da população. (UNESCO, 2002, p. 102)

Los objetivos derivados de las políticas educativas deben determinar la implementación de acciones que orienten la redistribución de los beneficios sociales, visando la reducción de las desigualdades y el desarrollo socioeconómico. En este contexto, corresponde principalmente a las autoridades responsables del sistema educativo analizar y reflexionar sobre las inversiones aplicadas y sus respectivos resultados. Lo que se ha percibido claramente es que las prioridades educativas están siendo sustituidas por otros intereses que no forman parte del sistema educativo.

Nuestro país ha avanzado mucho con las políticas públicas en los últimos años, pues entiende que la educación es el principal motor encargado de impulsar el desarrollo. Sin embargo, se mencionó anteriormente que no basta el esfuerzo específico del gobierno, es necesario que todos estén involucrados en la lucha, con las mismas metas, con las mismas perspectivas y con los mismos sueños. Es este conjunto de esfuerzos, especialmente educativos, los que permitirán consolidar la equidad y los valores humanos para todos.

Finalmente, las políticas educativas definen que toda persona tiene derecho a asistir a la escuela, la cual debe ofrecer una educación de calidad. Para Comenius, “el sistema educativo debe articularse reconociendo el igual derecho de todos los hombres al conocimiento, desarrollado a través de la educación permanente, a lo largo de la vida humana”. COMENIO (1592-1670)

Las políticas que rigen la educación en Brasil necesitan reflexionar profundamente sobre el tema, descartando la importancia cuantitativa pero enfatizando la calidad que posibilitará el pleno ejercicio de la ciudadanía del individuo. Los países del primer mundo muestran esta preocupación y no escatiman en inversiones, pues están seguros de que invertir en el sector educativo es, al mismo tiempo, apostar por el desarrollo sociocultural de su pueblo y por el futuro promisorio de su país.

En la concepción de Tedesco,

Democratizar a educação seria a condição necessária para a democratização social. Depois da Segunda Guerra Mundial, a expansão educativa foi considerada como uma necessidade para o crescimento econômico. Gastar em educação seria investir, tanto ao nível individual quanto social. Dessa forma, a democratização e o desenvolvimento econômico apareceram com os objetivos básicos da política educacional, e foi a partir dessa perspectiva que o funcionamento real dos sistemas educacionais existentes foi avaliado. (TEDESCO, 1995, p. 92)

Es innegable que, en las últimas décadas, ha habido una caída en la tasa de analfabetismo en Brasil, gracias a las inversiones económicas en el área educativa, la preparación de los profesionales y la conciencia de la propia sociedad, que gradualmente comenzó a darse cuenta de la inconmensurable importancia de los esfuerzos aplicados en la educación de los niños. Aún así, la reflexión sobre la educación que la sociedad brasileña espera se plantea como un desafío.

3. LA POLÍTICA Y ALGUNAS DE LAS INVERSIONES EDUCATIVAS

El gobierno federal, a través del Ministerio de Educación y Cultura – MEC, ha proporcionado programas educativos destinados a rescatar la calidad de la educación brasileña. Estos programas demuestran las mejores intenciones posibles, pero en ocasiones se vuelven ineficientes por la falta de interés en su cumplimiento, la falta de supervisión de los recursos asignados, su mala aplicación, además de una serie de factores.

La implementación de la Ley de Directrices y Bases de la Educación Nacional – LDBEN, Ley nº 9.394/96, que tiene como objetivo disciplinar y estructurar el funcionamiento del sistema educativo brasileño, la creación del Fondo para el Mantenimiento y Desarrollo de la Educación Básica y Valorización de Profesionales en Educación – FUNDEB, Ley N° 11.494/07, vigente entre 2007/2020, que orienta la aplicación de recursos en el área, con aspiraciones de desarrollo social, la institución del Piso Salarial Nacional para la Enseñanza – PSNM, Ley N° 11.738 /08, que reglamentó el salario nacional de los profesionales de la educación básica, la elaboración del Plan Nacional de Educación – PNE, Ley N° aliento y mucha energía para llevar a cabo una de las tareas más arduas y complejas de la sociedad.

Con regulaciones delicadamente elaboradas, estas leyes tienen como objetivo avanzar en el desarrollo educativo básico de Brasil, pero sus efectos no han culminado donde la sociedad quiere. Su desconcierto se produce gracias a la política partidaria, la ausencia de fiscalización y demandas efectivas de la población.

La LDB, en su artículo 2, garantiza que la educación, deber de la familia y del Estado, tiene por objeto el pleno desarrollo del alumno, su preparación para el ejercicio de la ciudadanía y la calificación para el trabajo y el artículo 32, inciso I, menciona a Escuela Primaria, con el objetivo de desarrollar la habilidad, con pleno dominio de la lectura, escritura y cálculo. Sin embargo, es necesario rehacer la siguiente reflexión: ¿Nuestros alumnos, al terminar la escuela primaria, se corresponden con estas perspectivas? Y cuando terminan la secundaria, ¿realmente están preparados para el pleno ejercicio de la ciudadanía?

En relación con FUNDEB, los recursos destinados pueden ser incluso suficientes, pero su empleabilidad es que no puede hacerse legalmente y dentro de los requisitos del Fondo. Entre los recursos federales, el presupuesto de educación es uno de los más grandes destinados a los municipios que, muchas veces, lo utilizan para fines que, supuestamente, no forman parte del presupuesto, proporcionando, de alguna manera, un déficit en el área.

El Piso Salarial Docente, creado en julio de 2008, es un determinante, que pasó a incluir a los profesionales que ejercen la actividad docente, pedagogos, directores, supervisores, asesores, inspectores, es decir, ninguno de estos profesionales debe recibir por debajo del piso. El piso se convirtió en la verdadera referencia de los Planes de Carrera, Cargos y Salarios, creados por estados y municipios, con el objetivo de valorizar a los profesionales de la educación, además de incentivarlos a mejorar y permanecer en el área. Sin embargo, su normativa no es respetada ni considerada como debería, por algunos estados y municipios.

El nuevo Plan Nacional de Educación – PNE, reavivó muchas expectativas de la sociedad brasileña, que siempre ha deseado mayores inversiones en el sector y por creer en la consolidación de la mayoría de sus metas. Sus estrategias establecidas han traído credibilidad y optimismo al señalar cambios positivos en el futuro cercano. A partir del PNE, los estados y municipios crearon sus Planes Estatales de Educación – PEE y Planes Municipales de Educación – PME, ajustados o condicionados a sus realidades.

Son muchas las leyes que generaron expectativas en la población brasileña, que todavía cree en días mejores y espera una educación que atienda las necesidades reales de los individuos, transformándolos en verdaderos ciudadanos. Son estas políticas educativas públicas las que pueden marcar la diferencia, permitiendo la abolición de las desigualdades sociales, la exclusión y el racismo.

Sin embargo, estas expectativas señalan la pérdida de fuerza a través de una Propuesta de Reforma Constitucional – PEC, nº 241, que tiene como objetivo crear un techo para el gasto público y detener su crecimiento durante veinte años. Ante esto, y sabiendo que la educación y la salud pueden dejar de recibir un tercio de los fondos obligatorios que inyectarían recursos para apalancar estos rubros, se concluye que las políticas públicas educativas muestran signos de debilitamiento. Ahora bien, si el sector educativo necesita aumentar las inversiones para la reanudación del desarrollo, ¿cómo podría salir adelante con recursos limitados? Cómo consolidar las metas y estrategias del PNE, que apuntan a estimular la formación inicial y continua de los docentes, ofrecer educación integral en el 50% de las escuelas, incrementar las inversiones en el Producto Interno Bruto – PIB, hasta en un 10%, entre otros , si la PEC limita el gasto?

4. LA ESENCIA DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS EN EDUCACIÓN

El Estado brasileño está a cargo de implementar políticas energéticas que reparen supuestas ineficiencias y ofrezcan posibilidades para los avances orientadores de una verdadera ciudadanía. Se cree que el financiamiento de la educación, reflejado de antemano y consultado previamente con la sociedad, sería la causa determinante para lograr una educación de nivel cualitativo. Los recursos previstos para la educación, especialmente la de los municipios, son esenciales y significativos para la realización de los beneficios comunes que necesita la sociedad.

Por tanto, se considera misión del Estado, desarrollar proyectos que enumeren posibles metas y estrategias para la ejecución de las acciones. Sin embargo, lo que se ha notado son creaciones de proyectos apreciables que finalmente se vuelven ficticios o son despreciados en el camino. El compromiso público debe atender las demandas sociales reales ofreciendo medidas que permitan cambios para una vida mejor y más digna para la sociedad.

Es bien sabido que ningún país progresará si su educación no es una prioridad. La precariedad de la educación trae daños irreversibles además de contribuir a la formación de una sociedad enmascarada y acomodada. Todas las personas necesitan y deben tener acceso a una educación de calidad, la cual debe buscarse en las políticas públicas, con base en la reglamentación de las leyes que las garanticen.

Las políticas públicas son necesarias, pues forman parte de la vida social cotidiana, siendo decisivas para orientar proyectos que, una vez desarrollados, arrojen resultados satisfactorios. Por el contrario, habría una pérdida de trabajo y recursos, con las consecuencias de ser desacreditados y viciados con consecuencias irreparables.

Invertir bien en el área educativa, a través de proyectos acordes con las necesidades de la sociedad, significa ahorrar gastos futuros en otras áreas como la salud y la seguridad. Una sociedad que tiene la educación consolidada en los preceptos constitucionales está preparada para contribuir al desarrollo de su patria. (énfasis nuestro)

Es sabido que invertir bien en educación es creer en un futuro mejor, en una sociedad más justa e igualitaria. La construcción de ciudadanía se da a través de estudios que dependen de la implementación de recursos provenientes de las políticas públicas. Sin embargo, es necesario democratizar su construcción, realizando diagnósticos, discutiendo los problemas con la sociedad y flexibilizando sus estrategias de acuerdo a las necesidades reales.

En nuestro país aún persiste el obstáculo de la escolarización y el éxito académico que permea por numerosas variables, desde la falta de preparación de los docentes, hasta las insuficiencias de espacios físicos, recursos mal administrados, deficientes condiciones económicas, entre otras. Por lo tanto, es necesario contar con políticas educativas que prioricen todas estas demandas para combatir la exclusión y avanzar en el desarrollo social.

Las políticas públicas deben priorizar la calidad de la educación para que mejoren los resultados académicos de los estudiantes y se estabilice el nivel socioeconómico. Se destaca que el financiamiento de estas políticas es una razón decisiva para que la educación alcance el mejor nivel cualitativo, brindando al estudiante subsidios para el logro de los objetivos deseados.

5. PALIATIVOS EN LA EDUCACIÓN BRASILEÑA

En medio de toda esta turbulencia socioeconómica que atraviesa Brasil en los últimos años, se han observado políticas que se utilizan como meros paliativos en la educación. Son programas de carácter político que no desarrollan el espíritu crítico ni el pensamiento reflexivo, ni estimulan la creación cultural del individuo. La expansión de los programas educativos se ve claramente, pero los resultados esperados son turbios.

La Reforma de la Enseñanza Media, por ejemplo, puede ser interpretada, por muchos, como una de esas medidas paliativas en el sector educativo, ya que presenta un aumento progresivo de la carga horaria, la farsa de la educación integral y la formación técnica y profesional, teniendo como consecuencias , la reducción del conocimiento a quienes lo tienen por derecho, previsto por la ley. Para el Coordinador Nacional por el Derecho a la Educación, Daniel Cara,

Essa reforma é uma falácia, porque não resolve as questões estruturais, como a formação de professores e pontos que eram demandas dos estudantes que ocuparam as escolas, como a redução do número de alunos por classe. De nada adianta ênfase em exatas ou humanas, se o professor for mal preparado, se não houver recurso. (DANIEL CARA, 2017)

El ejemplo de algunos de estos programas se destaca, como presupuesto, la Escuela Secundaria con Intermediación Tecnológica – EMITEC, en el estado de Bahía, que se originó en 2001, con la justificación de atender tres aspectos desafiantes de la educación bahiana: la extensión territorial, la falta de docentes calificados y la atenuación de las desigualdades socioculturales en el estado, vaticinando la reducción del éxodo rural y el desarrollo hacia el campo, además de posibilitar la continuidad de las familias en sus tierras de origen. A priori, intenciones que brindan comodidad a la población rural, pero a posteriori, el atropello de los artículos 22 de la LDB y 105 del CF[2], que prevén el pleno desarrollo de la persona, su preparación para el ejercicio de la ciudadanía, la habilitación para la trabajo y estudios posteriores después de completar la educación básica.

Esta modalidad, supuestamente, no ofrece las condiciones necesarias para un aprendizaje que le permita al estudiante ejercer la ciudadanía, en vista de las múltiples carencias encontradas, desde la falta de docentes capacitados, la ausencia de material pedagógico y la interrelación con otros docentes, hasta la oscilación de internet, además de otros factores. Es un curso que podría tener como público objetivo a aquellos que se encuentran atrasados ​​en su plan de estudios, que no tuvieron la oportunidad ni las condiciones para participar en un curso normal de bachillerato.

Como resultado, se obstruye cualquier posibilidad de una educación escolar pública de calidad para la juventud bahiana/brasileña, especialmente para los menos favorecidos y periféricos que ya vienen sufriendo el abandono de la sociedad y del estado.

CONSIDERACIONES FINALES

Siendo la educación considerada un campo social, responsable de la transformación positiva de la sociedad, necesita ser vista y considerada como un derecho fundamental de la persona y un deber del Estado, que tiene la responsabilidad de implementar políticas públicas capaces de garantizar con calidad. El único y exclusivo camino que hará posible las mejores condiciones socioeconómicas de una nación es la educación que, una vez valorada, proporcione igualdad de oportunidades a todas las clases sociales.

Sin embargo, es necesario pensar en las políticas educativas como esenciales para orientar a la ciudadanía y para la formación de una base nacional igualitaria y verdaderamente activa. No basta la creación de la “Reforma Educativa”, simplemente para cumplir con las convicciones políticas, lo que se espera es un sistema que pueda atender las necesidades reales de la nación, atenuando las desigualdades sociales, desenmascarando y fortaleciendo el sentido crítico de los individuos.

Las políticas públicas surgieron con el objetivo de posibilitar la construcción del bien común de todos los ciudadanos que integran la sociedad. Corresponde entonces al Estado reflexionar sobre el compromiso que la acción gubernamental tiene con sus implementaciones, para que contribuyan a la transformación educativa ya la realización de la ciudadanía, en virtud de los derechos previstos en la Constitución Federal.

Se nota que las políticas educativas en Brasil han avanzado mucho en las últimas décadas, pero también se nota que sus efectos no han alcanzado la mayoría de las metas deseadas. Con ello, la sociedad se acredita para luchar por una educación de calidad, que posibilite la mejora del nivel de desarrollo de nuestro país.

REFERENCIAS

BRASIL, Ministério da Educação e Desporto. Lei de Diretrizes e Bases da Educação Nacional – LDBEN. Lei nº 9.394/96.

CARNOY, Martins. Mundialização e Reforma na Educação. Brasília, UNESCO, 2002.

CASASSUS, Juan. A Escola e a Desigualdade. Brasília, Plano, 2002.

Constituição da República Federativa do Brasil, Brasília. Texto promulgado em 05 de outubro de 1988.

GARCIA, Ronaldo C. Avaliação de Ações Governamentais: pontos para um começo de conversa. Brasília, IPEA/CENDEC, outubro, 1997.

MELCHIOR, José Carlos de Araújo. O financiamento da educação no Brasil, São Paulo: E.P.U., 1987.

Plano Nacional de Educação – PNE. Lei nº 13.005/2014.

TEDESCO, Juan Carlos. Sociologia da Educação. 4ª ed. Campinas, São Paulo: Autores associados, 1995.

APÉNDICE – NOTA AL PIE

2. Constitución Federal.

[1] Graduada en Normal Superior en la UESPI (Universidade Estadual do Piauí), Postgrado en Supervisión Escolar en la Faculdade de Teologia Hokemãh – Fateh y Maestría en Educación en la Universidad Anne Sullivan.

Rate this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

POXA QUE TRISTE!😥

Este Artigo ainda não possui registro DOI, sem ele não podemos calcular as Citações!

SOLICITAR REGISTRO
Pesquisar por categoria…
Este anúncio ajuda a manter a Educação gratuita