Visión cuantitativa de una década de casos de intoxicación alimentaria en el norte de Brasil

0
118
DOI: 10.32749/nucleodoconhecimento.com.br/biologia-es/intoxicacion-alimentaria
5/5 - (4 votos)
PDF

SILVA, Pâmela do Espírito Santo [1], FECURY, Amanda Alves [2], OLIVEIRA, Euzébio [3], DENDASCK, Carla Viana [4] DIAS, Claudio Alberto Gellis de Mattos [5]

SILVA, Pâmela do Espírito Santo. Et al. Visión cuantitativa de una década de casos de intoxicación alimentaria en el norte de Brasil. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 03, Ed. 09, Vol. 07, pp. 121-128 de septiembre de 2018. ISSN:2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/biologia-es/intoxicacion-alimentaria, DOI: 10.32749/nucleodoconhecimento.com.br/biologia-es/intoxicacion-alimentaria

RESUMEN

Las enfermedades transmitidas por los alimentos (ADS) pueden definirse como las causadas por agentes externos que penetran en el ser vivo, a través del agua o los alimentos contaminados. Los alimentos y el agua pueden estar contaminados por toxinas tanto en el procesamiento industrial como durante la manipulación humana. El objetivo de este trabajo era comparar los datos de catorce años de intoxicación alimentaria en la región norte del país con los datos nacionales. La investigación se llevó a cabo en la base de datos del Sistema FIOCRUZ Sinitox, entre 2000 y 2013. La intoxicación alimentaria humana se produce en mayor cantidad en el área urbana y el grupo de edad con mayor número de casos de intoxicación alimentaria fue de entre 20 y 29 años, y de 30 y 39 años. Contrariamente a lo que ocurre en Brasil, en la región septentrional el número de casos colectivos fue mayor que los individuales, y la mayoría de los casos de intoxicación humana ocurren con el género femenino. Posiblemente si hubiera una mayor tasa de saneamiento básico en el país y si hubiera un mayor estímulo para la enseñanza de buenas prácticas a los productores y manipuladores de alimentos listos para comer, tal vez se pueda observar un cambio positivo en este escenario.

Palabras clave: Intoxicación alimentaria, Epidemiología, Saneamiento básico.

INTRODUCCIÓN

Las enfermedades transmitidas por los alimentos (ADS) pueden definirse como las causadas por agentes externos que penetran en el ser vivo, a través del agua o los alimentos contaminados. La contaminación puede ser encontrada por agentes químicos o biológicos. Por lo general, la mayoría de los casos ocurren con la entrada de microorganismos causantes de enfermedades (patógenos) en el cuerpo (Epinio et al., 2015).

La transmisión de enfermedades a través de los alimentos puede ocurrir de tres maneras: intoxicación alimentaria, que consiste en la absorción de toxinas microbiológicas dejadas por bacterias y otros patógenos en los alimentos; infección alimentaria, que resulta de la ingestión del patógeno junto con los alimentos; y la toxinafción alimentaria, donde el individuo ingiere el microorganismo y su toxina al mismo tiempo (Silva et al., 2013; Mossel; Moreno; Stuijk, 2006).

Los alimentos y el agua pueden estar contaminados por toxinas tanto en el procesamiento industrial como durante la manipulación humana. Las toxinas que causan contaminación pueden ser producidas por seres vivos (como bacterias, virus y protozoos) o ser agentes químicos. Las partículas virales contenidas en las heces pueden causar intoxicación cuando se ingieren. La transmisión fecal-oral ocurre si hay falta de higiene personal o mal manejo de los alimentos. La intoxicación alimentaria por bacterias ocurre cuando estos microorganismos depositan sus toxinas en los alimentos. La ingestión de estas toxinas, si es dañina, puede causar enfermedades al huésped a través de los alimentos. Los protozoos, así como las bacterias, pueden producir sustancias tóxicas para los seres humanos. El procesamiento incorrecto de los alimentos puede hacer que contenga estas toxinas y la ingestión causa intoxicación (Barreto e Silva, 2006).

La intoxicación a través de agentes químicos puede ocurrir a través de alimentos que tienen toxinas, como la yuca (Manihot esculenta) que tiene una alta tasa de cianuro en las hojas. Si se ingiere en su estado natural, puede causar intoxicación grave y letal (Trombini y Leonel, 2014). El enjuague incorrecto para la eliminación de detergentes utilizados en equipos de limpieza que procesa los alimentos puede ser una causa de contaminación de este alimento, causando intoxicación (Wolf, 2017). Las poblaciones ribereñas que tienen un alto consumo de carne de pescado corren el riesgo de intoxicación alimentaria por metales pesados. Metales como el mercurio, que pueden estar presentes en los peces debido a la contaminación ambiental, pueden causar trastornos neurológicos a los seres humanos (Junior et al., 2017).

Los agricultores y las personas que tienen contacto directo con pesticidas pueden sufrir intoxicación. Tales sucesos se dividen en tres categorías: intoxicación aguda, que se produce cuando el individuo está expuesto a estos productos durante un corto período de tiempo; intoxicación subaguda o excesiva, que consiste en exponer a la persona a agentes más fuertes durante un corto período de tiempo; y la intoxicación crónica, que es la exposición del individuo durante mucho tiempo a un cierto tipo de pesticida. En la intoxicación aguda puede ocurrir la aparición de dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dificultades respiratorias, debilidad, calambres abdominales, temblores, confusión mental y convulsiones. La intoxicación subaguda o excesiva puede causar dolores de cabeza, debilidad, malestar general, dolor de estómago y somnolencia. La intoxicación crónica puede hacer que el individuo presente pérdida de peso, debilidad muscular, depresión, irritabilidad, insomnio, anemia, dermatitis, cambios hormonales, problemas inmunológicos, infertilidad, malformaciones congénitas, abortos, enfermedades hepáticas y renales, y enfermedades respiratorias (Silva, 2017).

Las intoxicaciones por aditivos alimentarios añadidas intencionalmente a los alimentos por la industria ocurren cuando el individuo que ha consumido un producto en particular es intolerante a la cantidad de aditivos añadidos. Como ejemplo, podemos mencionar el tinte tartranzina utilizado para dar color amarillo limón a caramelos y caramelos. Si se consume a altas tasas puede causar reacciones alérgicas en algunas personas (Barbosa, 2016).

Existen varias formas en las que se puede evitar que los alimentos sean contaminados por microorganismos y, por lo tanto, tienen la posibilidad de contaminar al consumidor. Las medidas de prevención más importantes son desinfectar las manos antes y después del consumo de alimentos; comprar alimentos naturales sólo de un origen fiable; cocinar los alimentos mucho antes de su consumo. En el caso de las intoxicaciones virales, las medidas de prevención son específicamente vacunas y atención de manipulación de alimentos (Ministerio de Salud, 2010).

En Brasil, entre 2000 y 2015, se registraron 209.240 casos de personas enfermas de intoxicación alimentaria. En la región sureste del país, el 40,2% de los casos ocurrieron; en la región sur fueron del 34,8%; en la región noreste 14,8%; y en la región del Medio Oeste 6,0%. La región septentrional de Brasil tenía el 4,3% de los casos registrados, que totaliza aproximadamente 8.997 personas con DTA (Brasil, 2015).

Gol

Compare los datos de catorce años de intoxicación alimentaria en la región septentrional del país con datos nacionales.

MATERIAL Y MÉTODOS

Investigación llevada a cabo en la base de datos de fiocruz Sinitox System. Los datos regionales (http://sinitox.icict.fiocruz.br/dados-regionais) se recopilaron de acuerdo con los siguientes pasos: En los datos de intoxicación, se eligió la pestaña “Datos regionales”. Se seleccionaron los siguientes en el campo “Todos” años, en el campo “Norte” y en el campo “Casos”. El botón “Aplicar” fue seleccionado y los datos fueron recogidos dentro de los elementos “Casos Registrados de Intoxicación Humana por Agente Tóxico”, “Casos Registrados de Intoxicación Humana por Agente y Centro Tóxico”, Casos Registrados de Intoxicación Humana por Agente Tóxico y Circunstancia”, “Casos Registrados de Intoxicación Humana por Agente Tóxico y Grupo de Edad”, “Casos Registrados de Intoxicación Humana por Agente Tóxico y Sexo” , y “Evolution Cases Toxic Agent and Sex”. Los datos nacionales (http://sinitox.icict.fiocruz.br/dados-nacionais) se recopilaron de acuerdo con los siguientes pasos: En los datos de intoxicación, se eligió la pestaña “Datos nacionales”. Se seleccionaron los siguientes en el campo “Todos” años, en el campo “Norte” y en el campo “Casos”. Después de seleccionar el botón “Aplicar”, los datos se recopilaron dentro de los mismos elementos descritos en los datos regionales. El período comprendido entre 2000 y 2013 se utilizó para compilar los datos. Esto se hizo dentro de la aplicación de Excel, un componente de la suite de Microsoft Corporation Office. La investigación bibliográfica se llevó a cabo en libros y artículos científicos, en la biblioteca del Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología de Amapá, Campus Macapá, ubicado en: Rodovia BR 210 KM 3, s/n Bairro Brasil Novo. Código postal: 68.909-398, Macapá, Amapá, Brasil.

Resultados

El gráfico 1 muestra el número medio de casos registrados de intoxicación humana por lugar de ocurrencia. Tanto en Brasil como en la región norte del país, la intoxicación alimentaria humana ocurre en mayor número en el área urbana.

Gráfico 1: Número medio de casos registrados de intoxicación alimentaria humana por lugar de ocurrencia.

El gráfico 2 muestra el número promedio de casos registrados de intoxicación humana en las dos principales capitales del norte de Brasil por año. En Manaos, el mayor número de casos se produjo en 2007. En Belém do Pará, el mayor número de casos se produjo en 2011. En comparación, las tasas de intoxicación alimentaria humana en el período son equivalentes entre las dos ciudades.

Figura 2: Promedio de casos registrados de intoxicación alimentaria humana en dos capitales del norte al año.

El gráfico 3 muestra el número medio de casos registrados de intoxicación humana por grupo de edad. Tanto en Brasil como en la región norte del país, el grupo de edad con mayor número de casos de intoxicación alimentaria humana fue de entre 20 y 29 años, y de 30 y 39 años.

Figura 3: Promedio de casos registrados de intoxicación alimentaria humana por grupo de edad.

El gráfico 4 muestra el número medio de casos registrados de intoxicación humana por circunstancia. En el Brasil, el número de casos individuales de intoxicación es mayor que el número de casos colectivos. En la región septentrional ocurre lo contrario, con el número de casos colectivos más alto que los individuales.

Figura 4: Promedio de casos registrados de intoxicación alimentaria humana por circunstancias.

El gráfico 5 muestra el número medio de casos registrados de intoxicación humana por género. Tanto en Brasil como en la región septentrional, el mayor número de casos de intoxicación humana ocurre con el género femenino.

Figura 5: Promedio de casos registrados de intoxicación alimentaria humana por género.

El gráfico 6 muestra el número medio de casos registrados de intoxicación humana por evolución. Tanto en Brasil como en la región septentrional, los datos muestran un mayor número de casos de curación.

Gráfico 6: Promedio de casos registrados de intoxicación alimentaria humana por evolución.

Discusión

La tasa más alta de intoxicación alimentaria ocurre en las zonas urbanas (Figura 1). Esto se debe probablemente al cambio en los hábitos alimenticios de la población y las migraciones intrarregionales. Esto ocurrió con personas que vivían en zonas rurales en busca de empleo y mejor calidad de vida. Un índice de población urbana más alto puede influir en la tasa de personas con intoxicación alimentaria (Magnoni et al, 2016).

Las tasas de intoxicación alimentaria humana, en el período, son equivalentes entre las dos principales ciudades del norte del país: Belém do Pará y Manaos (figura 2). La región amazónica, y especialmente sus dos ciudades más grandes, tiene los mismos hábitos alimenticios. Tal vez esta paridad se expresa tanto en la elección de alimentos como en la tasa de intoxicación (Brasil, 2015a).

Tanto en Brasil como en la región septentrional del país, el grupo de edad con mayor número de casos de intoxicación alimentaria humana fue de entre 20 y 29 años, y de 30 y 39 años (figura 3). Este es probablemente el caso en estos grupos de edad porque representan la población económicamente activa de Brasil. Los trabajadores tienden a comer en lugares con alimentos preparados, aumentando el riesgo y la intoxicación (Cavalcante et al., 2017; Silva et al., 2017).

En el Brasil, el número de casos individuales de intoxicación es mayor que el número de casos colectivos. En la región septentrional ocurre lo contrario, con un número de casos colectivos superior a los individuales (figura 4). El mayor número de casos colectivos en el norte del país se debe probablemente al hábito de la población de comer fuera del hogar, aumentando las posibilidades de intoxicación (Bezerra et al., 2017). La región septentrional también tiene un índice de saneamiento básico bajo, que parece influir en las tasas de intoxicación alimentaria en poblaciones con estos hábitos (Bezerra et al., 2017a).

Según los datos, tanto en Brasil como en el norte, el mayor número de casos de intoxicación humana ocurre con el género femenino (Figura 5). Las mujeres que apoyan a sus familias corresponden al 37,7% de la población brasileña y tienen una vida promedio más larga que los hombres. Siendo económicamente más activos, probablemente tienen una mayor probabilidad de intoxicación debido a comer fuera (Magnoni et al.; 2016).

Según el gráfico, tanto en Brasil como en la región norte, los datos muestran un mayor número de casos de curación (figura 6). La intoxicación alimentaria común se considera una patología de bajo grado y que muchos de los afectados por ella no buscan una unidad de salud. La intoxicación de bajo grado es posiblemente autotraída sin ayuda especializada al lograr la curación. Aquellos que buscan servicios de salud tienen el mismo o mayor éxito (Goulart et al., 2016).

CONCLUSIÓN

La migración de personas de las zonas rurales a las zonas urbanas parece aumentar el número de casos de intoxicación alimentaria en estas últimas.

En las grandes ciudades del norte de Brasil, la población tiene el hábito de comer fuera del hogar, consumiendo alimentos preparados. El bajo índice de salud asociado a los hábitos alimenticios de la población económicamente activa, especialmente las mujeres, hace que el número de intoxicaciones colectivas en esta región sea mayor que la cantidad de intoxicación en el país.

A pesar de las tasas de intoxicación, el bajo grado de virulencia de la mayoría de ellos promueve un alto grado de curación. Posiblemente si hubiera una mayor tasa de saneamiento básico en el país y si hubiera un mayor estímulo para la enseñanza de buenas prácticas a los productores y manipuladores de alimentos listos para comer, se podría observar un cambio positivo en este escenario.

REFERENCIAS

BARRETO, J. R.; SILVA, L. R. Intoxicações alimentares. In: Luciana Rodrigues; Dilton Rodrigues Mendonça; Dulce Emília Queiroz Moreira. (Org). Pronto-atendimento em pediatria. 2ed. Rio de Janeiro: Guanabara Koogan Ltda, 2006, v. 1, p. 709-726.

BEZERRA, I.N.; MOREIRA, T.M.V.; CAVALCANTE, J.B.; SOUZA, A.M.; SICHIER, R. Consumo de alimentos fora do lar no Brasil segundo locais de aquisição. Rev Saúde Pública, v.51, n.15, 2017.

BEZERRA, T.A.; OLINDA, R.A.; PEDRAZA, D.F. Insegurança alimentar no Brasil segundo diferentes cenários sociodemográficos Ciência & Saúde Coletiva, v.22, n. 2, p. 637-651, 2017a.

BRASIL. Ministério da Saúde. Secretaria de vigilância em saúde. Doenças transmitidas por alimentos. 2015 Disponível em < http://portalarquivos.saude.gov.br/images/pdf/2015/novembro/09/Apresenta—-o-dados-gerais-DTA-2015.pdf>. Acesso em 29 de setembro de 2017.

BRASIL. Ministério da Saúde. Secretaria de vigilância em saúde. A Amazônia e a comida de verdade. 2015a Disponível em < http://www4.planalto.gov.br/consea/comunicacao/artigos/2015/a-amazonia-e-a-comida-de-verdade>. Acesso em 29 de setembro de 2017.

CAVALCANTE, J.B.; MOREIRA; T.M.V.; MOTA,C.C.; PONTES, C.R.; BEZERRA, I.N. Ingestão de energia e nutrientes segundo consumo de alimentos fora do lar na Região Nordeste: uma análise do Inquérito Nacional de Alimentação 2008-2009. Rev Bras Epidemiol 20(1): 115-123, 2017.

EPIFÂNIO, I.S., SANTOS, C.V.B.B., LIMA, M.L.S., VICENTE, M.J.M., BRANDESPIM, D.F. Diagnóstico de risco relacionado a doenças transmitidas por alimentos no programa de saúde da família (PSF). Ciênc. vet. tróp., v.18, n 3, 2015.

GOULART, A. E. R.; LACERDA, I. C. A.; DIAS, R. S. Potencial risco de intoxicação alimentar por Staphylococcus spp. enterotoxigênicos isolados de bolos com cobertura e recheio. Periódico Cientifico do Núcleo de Biociências. Centro Universitário Metodista Izabela Hendrix., v.06, n.11, 2016.

JUNIOR, J.M.F.C.; LIMA, A.A.S. JUNIOR, D.R.; KHOURY, E.D.T.; Givago da Silva SOUZA, G.S.; Luiz Carlos de Lima SILVEIRA, L.C.L.S.; PINHEIRO, M.C.N. Manifestações emocionais e motoras de ribeirinhos expostos ao mercúrio na Amazônia. Rev bras Epidemiol. 20(2): 212-224, 2017.

MINISTÉRIO DA SAÚDE. Manual Integrado de Vigilância, Prevenção e Controle de Doenças Transmitidas por alimentos. Série A. Normas e Manuais Técnicos. Brasília – DF: MS, 2010. 160 p.

MAGNONI, D.; TARDIOLI, M.; ZAGATO, M.; MIYAGI, M.; TAKAYAMA, P.; MOURA, S.; KOVACS, C.; CAMELO, V.; BARBOSA, M.; CUKIER, C. Segurança alimentar e informação nutricional podem reduzir a intoxicação alimentar na alimentação fora do lar. Rev Bras Nutr Clin 2016; 31 (2): 91-6.

MOSSEL, D. A. A.; MORENO, B; STUIJK, C. B. Microbiologia de los Alimentos, 2 ed. Acríbia, 703p., 2006.

SILVA, E.P.; SILVA, G.M.; NORBERG, A.N., OLIVEIRA, J,T.M., SANTA HELENA, A.A. , SANCHES, F.G., SERRA-FREIRE, M.M. Análise Qualitativa e Quantitativa de Produtos de Confeitarias Comercializados na Região da Baixada Fluminense, Estado Do Rio de Janeiro, Brasil, Quanto à Poluição Por Staphylococcus aureus. Revista Saúde Física & Mental- UNIABEU v.3 n.2 , 2013.

SILVA, J.H., GIANSANTE, S., SILVA, R.C.R., SILVA, G.B., SILVA, L.B., PINHEIRO, L.C.B. Perfil epidemiológico dos acidentes com animais peçonhentos em Tangará da Serra-MT, Brasil (2007-2016). Journal Health NPEPS. , n.2, p.5-15, 2017.

TROMBINI, F. R. M.; LEONEL, M.; Composição físico-química e propriedades tecnológicas da farinha de folhas de mandioca. Energ. Agric., Botucatu, vol. 29, n.1, p.76-81, 2014.

WOLF, C. Estudo de caso da higiene (limpeza e desinfecção) em matadouro-frigorífico de bovinos, suínos e ovinos, 2017. 30f. Monografia (Especialização em Produção, Tecnologia e Higiene em Alimentos de Origem Animal) – Faculdade de Veterinária/UFRGS, Porto Alegre, Rio Grande do Sul.

[1] Estudiante de secundaria. Curso Técnico en Alimentación Instituto Federal de Educación Básica, Técnico y Tecnológico Amapa (IFAP).

[2] Biomédica. Doctor en Enfermedades Tropicales. Profesor investigador de la Universidad Estatal de Amapa (UNIFAP).

[3] Biólogo. Doctor en Enfermedades Tropicales. Profesor investigador de la Universidad Federal de Pará (UFPA).

[4] Teólogo. Doctor en Psicanalise Clinica. Investigador del Centro de Investigación y Estudios Avanzados, Sao Paulo, SP.

[5] Biólogo. Doctorado en Teoría e Investigación del Comportamiento. Profesor investigador del Instituto Federal de Enseñanza Básica, Técnica y Tecnológica de Amapa (IFAP).

5/5 - (4 votos)
Teólogo, Doctor en Psicoanálisis Clínico. Ha trabajado durante 15 años con Metodología Científica (Método de Investigación) en la Orientación de Producción Científica de estudiantes de maestría y doctorado. Especialista en Investigación de Mercado e Investigación en Salud.

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here