Operación Lava-Jato y Odebrecht: ¿Un caso que terminará?

0
504
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
PDF

ARTÍCULO ORIGINAL

SANTOS, Humberto de Faria [1], BRONZATO, Anderson [2]

SANTOS, Humberto de Faria. BRONZATO, Anderson. Operación Lava-Jato y Odebrecht: ¿Un caso que terminará?. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 06, Ed. 02, Vol. 10, pp. 61-75. Febrero de 2021. ISSN:2448-0959, Enlace de acceso en: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/etica-es/lava-jato-y-odebrecht

RESUMEN

Las personas y organizaciones de diferentes tipos siempre tienen el reto de decidir por qué tipo de marco ético cumplirán. La decisión puede ser gratificante o punitiva. Los agentes externos, al igual que las comunidades, pueden influir en cómo resultará la decisión. Este ensayo afirma que el escándalo de corrupción de Odebrecht es un ejemplo de tal situación. Junto con las decisiones internas de la compañía, la comunidad externa jugó un papel en el traslado de Odebrecht de ser un actor respetado en la industria de la construcción global a la exposición de sus prácticas inmorales. El presente estudio también demuestra los recientes intentos de injerencia política en las investigaciones de este escándalo y cómo el ex Odebrecht está tratando de reconstruirse como empresa.

Palabras clave: Operación Lava-Jato, Odebrecht, Corrupción, América Latina.

1. INTRODUCCIÓN

El objetivo de este ensayo es presentar el caso de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht y analizarlo desde la perspectiva del marco que llevó a Odebrecht a actuar en uno de los mayores casos de corrupción de América Latina. Los análisis se centrarán en dos consideraciones de conducción en el proceso de toma de decisiones que condujo al caso: 1) las suposiciones de Odebrecht sobre las comunidades nacionales e internacionales; (2) la ausencia de prácticas éticas motivadas ya sea por principios éticos (aspecto positivo) o incentivos económicos (aspecto negativo). La vinculación entre las relaciones de Odebrecht con las comunidades nacionales e internacionales se analizará en contra de los marcos morales de elementos negativos y positivos en la ética. Será un argumento para explicar el paso en falso de Odebrecht. El caso de Odebrecht es particularmente rico no sólo por la suma de dinero involucrado, US$ 800 millones en sobornos en los últimos 15 años, sino también por su alcance geográfico, que abarca 12 países de América Latina y África (RUSSEL, 2017). Además, su método sistemático y, por último, el entorno cultural en el que opera la empresa proporcionan elementos que enriquecen el análisis de casos. Un aspecto de este entorno sin percibir por los ejecutivos de Odebrecht es el cambio en el interés de la sociedad en los casos de corrupción. También es pertinente señalar la relación del caso Odebrecht y la Operación Lava-Jato, que es considerada la investigación anticorrupción más considerable en la historia de las Américas (ROMERO, 2017, p. 2). Hay casos de corrupción que involucran a Odebrecht en toda América Latina y África, estos casos serán mencionados, pero el foco principal de este ensayo es la evolución del caso en Brasil.

2. FUNDAMENTOS

2.1 LA EMPRESA

Odebrecht fue fundada por Norberto Odebrecht en 1940 como “Construtora Norberto Odebrecht” y se convirtió en la empresa constructora líder en América Latina, operando en 27 países de todo el mundo (ROMERO, 2017, p. 1). En 2015, el grupo empleó a 181.000 personas en todo el mundo. Odebrecht fue reconocido junto con su exitosa historia como un ejemplo de gestión. En uno de sus artículos de 2015, la revista The Economist destacó las dos partes de la compañía (“PRINCIPIOS Y VALORES”, 2015, p. 55), es decir, el hecho de que la reputación de la compañía entre los especialistas era muy apreciada mientras se desvelaban sus prácticas reales, demostró que no cumplía con los estándares éticos aceptables. Como ejemplos de la favorable reputación internacional, en 2010, IMD, una escuela de negocios suiza, nombró a la empresa como la mejor empresa familiar del mundo.

Un año antes, Mckinsey, una firma de american consulting, había informado sobre Odebrecht que “los principios y valores han ayudado a este conglomerado familiar brasileño a prosperar”. (“PERSPECTIVAS DEL FUNDADOR Y LA EMPRESA FAMILIAR”, n.D., p. 43). La familia Odebrecht ya había estado construyendo en Brasil incluso antes de que Norberto fundó la compañía. Norberto combinó una filosofía de gestión basada en la ética luterana protestante y en las enseñanzas de Peter Drucker y gurú de la gestión estadounidense (“PRINCIPIOS Y VALORES”, 2015, pág. 1).

2.2 CASO DE CORRUPCIÓN DE ODEBRECHT

Los ejecutivos de Odebrecht organizaron un departamento llamado “División de Operaciones Estructuradas”.  Hoy esta unidad es llamada por los medios brasileños e internacionales que siguen al escándalo de la compañía el “Departamento de Sobornos” (“EL ESCÁNDALO ODEBRECHT TRAE LA ESPERANZA DE LA REFORMA”, 2017, p. 1). El dinero proveniente de este departamento ayudó a definir las elecciones de presidentes en seis países de América Latina. Además de dar apoyo financiero a las campañas, Odebrecht también brindó asesoría especializada a candidatos a la presidencia en países como Brasil, Argentina, Panamá y otros. Del total de us$ 7 millones de pagos a la empresa de asesoramiento brasileña, Polis, US$ 3 millones estaban directamente relacionados con el asesoramiento de campaña electoral (ROMERO, 2017, p. 2). El núcleo del plan era pagar sobornos a autoridades públicas y ejecutivos de empresas públicas para garantizar que Odebrecht ganaría una subasta falsa lanzada por estas compañías. En Brasil, los fiscales supervisaron el esquema de US$ 22,18 millones en sobornos para asegurar ocho contratos con Petrobras, una petrolera brasileña (“EMPRESAS BRASILEÑAS PAGARÁN UN REGISTRO DE $ 3.5 MIL MILLONES EN CASO DE CORRUPCIÓN”, 2016). Otra parte del plan era licitar ofertas bajas para ganar contratos bajo la garantía de que todas las adiciones a los contratos serían aprobadas. Por ejemplo, se aplicaron 22 adiciones en la construcción de la carretera que une Brasil y Perú. El costo original pasó de US$ 800 millones a US$ 2.300 millones (“EL ESCÁNDALO ODEBRECHT TRAE LA ESPERANZA DE LA REFORMA”, 2017, p. 1).

A juzgar por el tiempo que ha tardado la corrupción y la forma sistemática en que la empresa se ocupó de estos esquemas, es posible afirmar que los ejecutivos de la empresa estaban cometiendo actos ilegales de forma clara y sistemática. Estos actos no fueron consecuencia de negligencia; justo lo contrario, se puede decir que los ejecutivos estaban especializados en la corrupción o que la corrupción era su forma de hacer negocios. Teniendo en cuenta su reputación internacional relacionada con su competencia de gestión, es difícil decir que los ejecutivos de Odebrecht carecían de información o no dominaban los procesos de toma de decisiones.

2.3 ¿QUÉ SALIÓ MAL? EL PAPEL DE LAS COMUNIDADES

¿Cómo pasó la empresa de la ética basada en protestantes a provocar uno de los mayores escándalos de la historia? Wicks y Parmar (2009, p. 2) ofrecen una teoría que puede ser empleada como herramienta para el análisis del caso Odebrecht. En su texto, enumera diferentes comunidades que pueden desempeñar un papel en cada caso. Estas comunidades son la empresa, la industria, el negocio, la comunidad local, la comunidad nacional, la comunidad internacional. En palabras de Wicks y Parmar (2009, p. 3), “particularmente en el ámbito internacional, tener participantes de múltiples comunidades puede implicar que los negocios tienen que vadear a través de conjuntos muy diferentes y a veces conflictivos de expectativas morales”. El conflicto entre la moralidad de la empresa y la sociedad y dentro de las sociedades puede y, en el caso de Odebrecht, provocar presión contra los personajes involucrados en casos de corrupción. Para adaptar la teoría a este contexto, sólo las comunidades nacionales e internacionales estarán directamente cubiertas en este ensayo. Las otras organizaciones se abordan indirectamente en diferentes partes de los textos.

En 2014, la Política Federal Brasileña lanzó la Operación Lava-Jato. Esta Operación dio a conocer, entre otros casos de diferentes empresas, las relaciones de Odebrecht dentro del sistema político y, al mismo tiempo, surgió la indignación y la presión de la sociedad contra este tipo de relaciones. Tanto el público como la prensa reaccionaron ante la percepción de que, además de la forma injusta de hacer negocios, incluso el proceso electoral de los líderes del país estaba siendo influenciado si no controlado por el poder económico de Odebrecht.

La tolerancia a la corrupción tradicionalmente presente en Brasil y América Latina, en general, permitió a Odebrecht aplicar su forma de hacer negocios en la región basada en la corrupción. Tomando el informe anual de Transparencia Internacional como referencia para la corrupción, todos los países involucrados en el caso Odebrecht aparecen en el lado altamente corrupto del índice (“ÍNDICE DE PERCEPCIÓN DE LA CORRUPCIÓN 2016”, 2016, p. 2 y 3) (véase el Apéndice II). Una comunidad nacional en este análisis, en el caso brasileño, se dividirá en dos segmentos: la clase política y la sociedad civil. Una consideración de unidad detrás de la decisión de Odebrecht de operar en el esquema de sobornos fue su suposición de que su relación con la clase política la mantendría a salvo en el presente y el futuro como lo había sido durante los últimos 15 años. Por esta razón, la atención de la empresa se dirigió a este segmento público de la comunidad nacional. Los ejecutivos de Odebrecht no se dieron cuenta de que la sociedad civil se estaba volviendo intolerante con la corrupción y que podía desempeñarse como parte interesada. Y así fue. Desde publicaciones en redes sociales hasta manifestaciones y peticiones oficiales, la Operación Lava-Jato obtuvo el apoyo de la sociedad civil. Como dice el artículo de The Economist, “En América Latina, estamos en una era en la que la opinión pública está jugando un papel fundamental en la lucha contra la corrupción” (“EL ESCÁNDALO DE ODEBRECHT ESPERA DE REFORMA”, 2017, pág. 3).

Odebrecht aparentemente trató de incorporar el principio defendido por John Ladd de que “es impropio esperar que las organizaciones se comporten de acuerdo con la moral común” (LADD, 1970, p. 499). Una parte influyente de la sociedad brasileña se acercó a la posición de K. Goodpaster, al criticar la línea de pensamiento de Ladd (GOODPASTER; MATTHEWS 1982, p. 3). Este tipo de conflictos y sus consecuencias son elementos que no tenía Odebrecht.

La participación de la comunidad internacional resultó pertinente también en la supresión del plan. Este es otro aspecto que Odebrecht parece haber ignorado. El costo financiero de esta cooperación para Odebrecht será de US$3.500 millones en liquidación a las autoridades de Brasil, Suiza y Estados Unidos. Otra consecuencia, además de todas las multas, se refiere a la cautela de los bancos para ampliar los nuevos préstamos mientras se desata la polémica (PRINCIPIOS Y VALORES”, 2015, p. 2). Según informó Reuters (“EMPRESAS BRASILEÑAS PAGARÁN UN REGISTRO DE MULTAS DE $ 3.5 MIL MILLONES EN CASO DE CORRUPCIÓN”, 2016), la cooperación internacional, particularmente de países con prácticas estrictas relacionadas con la corrupción, como Estados Unidos, fue vital para esclarecer el caso.

2.4 ¿QUÉ SALIÓ MAL? LA FALTA DE ESTÁNDARES ÉTICOS

En su artículo “Does Ethics Pays”, Lynn Paine hace el argumento económico de la ética corporativa en dos aspectos: positivo y negativo (2000, pp. 321 e 322). Negativa es la búsqueda para cumplir con la ley y evitar riesgos financieros y exposición reputacional. Por otro lado, el aspecto positivo busca ir más allá de la mera observancia jurídica; tiene como objetivo la adhesión a las normas éticas. Al hacerlo, las empresas generan un entorno positivo entre sus empleados y una sólida reputación cerca de la comunidad externa. Otra consideración impulsora de Odebrecht fue su desprecio por la observación del derecho formal o la ética de sentido común. Mediante el análisis del caso Odebrecht contra estas normas presentadas por L. Paine, verifica que la compañía fracasó en el cumplimiento de aspectos positivos y negativos. Debido al contexto social, o comunidad nacional, los líderes de Odebrecht ni se sienten obligados por ley a actuar como para evitar el castigo, el enfoque negativo ni para aferrarse a los principios éticos, el enfoque positivo, de la búsqueda de objetivos propios y los de la sociedad, también explicados por Wicks y Parmar (2009, p. 9). Llama la atención que el deterioro moral en parte de la comunidad es un factor que liberó a la empresa de cualquier obligación o restricción ética mínima.

Parte de la consecuencia, como se ha mencionado anteriormente, es la pérdida económica que ya se ha medido en multas. Además, la pérdida económica asociada también fue masiva y la caída de la reputación de la compañía. Sin embargo, estas no son las únicas pérdidas. Marcelo Odebrecht, ex director general de la compañía, fue condenado a 19 años de prisión por su ya servicio. La pérdida de empleos y la discriminación contra los antiguos empleados de la empresa (“Demitida da Odebrecht, ex-secretária diz ser discriminada na busca de emprego – Notícias – Política”, n.d. – {“Despedida de Odebrecht, exsecretaria dice que la discriminan en su búsqueda de empleo – Noticias – Política}) también son parte del precio que se paga.

Para nombrar lo que podría haber mejorado el proceso de decisión y llevado a un mejor resultado, no es suficiente examinar el proceso de la empresa solamente. Teniendo en cuenta que, como se argumenta, la comunidad, o uno de sus segmentos, el político, ayudó a crear las condiciones para el funcionamiento de la práctica de corrupción, es importante preguntarse qué podría hacer la comunidad de manera diferente. En palabras de Romero, “el único elixir para curar esta enfermedad regional son las instituciones democráticas más fuertes de toda América Latina” (2017, p. 4). Las instituciones, como el poder judicial brasileño, sólo seguirán siendo fuertes si son apoyadas y vigiladas por la opinión pública.

Aunque el nombre ha cambiado, Odebrecht todavía existe como empresa, y ahora, por primera vez, es probable que no tenga a Odebrecht como CEO. “Esta es una oportunidad para abordar un problema y expresar nuestras sinceras disculpas a la sociedad en su conjunto y reforzar el compromiso de que hemos hecho las cosas bien” (RUSSEL, 2017). Con estas palabras, Flávio Faria, CEO de la División de Ingeniería Industrial de Odebrecht, se dirigió a su audiencia en la edición de junio de 2017 de la conferencia de ingeniería celebrada en New Orleans. Además de defender este discurso con nuevas prácticas, Odebrecht también tiene el reto de cumplir los compromisos económicos ante los tribunales brasileños y de otros países. Odebrecht ha implementado un programa de defensor del pueblo, operado por un tercero, y aún así, según Faria, “la compañía anima a todos, de arriba abajo, a ser éticos en su comportamiento” (RUSSEL, 2017). La compañía parece tener la intención de recurrir a la práctica de los valores morales. Como vimos y veremos a continuación, el caso todavía se está desarrollando. Es pronto para evaluar las iniciativas; Lo que se puede decir es que dadas las reacciones a las que la compañía todavía se enfrenta en diferentes partes del mundo, es poco probable que sin estas iniciativas, la empresa tenga ninguna oportunidad de sobrevivir.

2.5 ODEBRECHT TRAS EL ESCÁNDALO

Según la revista Forbes, en los últimos cinco años, la compañía ha sufrido la reformulación de varios procesos internamente, así como los métodos de acción, centrándose en un cambio riguroso basado en la ética, la integridad y la transparencia. Con la promesa y filosofía de ser una empresa centrada en el futuro, Odebrecht anunció a finales de 2020 que se llamaría Novonor, en un intento de reestructurar que pretende sacar al grupo de todos los escándalos de corrupción en la historia reciente de América Latina (FORBES, 2020).

Después de añadir una deuda de más de US$ 15.000 millones cuando nos ocupamos de las 11 empresas pertenecientes al grupo, en 2019, la compañía presentó un plan de reorganización judicial (similar al Capítulo 11 de los Estados Unidos), que fue aprobado a mediados de 2020 por el Tribunal de Justicia del Estado de São Paulo. Esta fue la mayor recuperación judicial aprobada por Brasil. Entre las determinaciones, la ahora llamada Novonor tendrá que vender 4 de sus principales empresas, siendo éstas petroquímicas Braskem, el productor de etanol Atyos, el operador de plataformas Ocyan, y la participación en la hidroeléctrica Saesa (MARINHO, 2020).

Aunque la reputación del ex Odebrecht se ha visto muy afectada por los escándalos que revelaron la participación sistémica de la corrupción en el caso “Lava-Jato”, en 2018, el operador de plataformas Ocyan, anteriormente Odebrecht Petróleo e Gás, firmó un contrato con Petrobras para amañar. Las cifras no fueron reveladas, pero el cambio de nombre, así como los cambios en los acuerdos de gobernanza y clemencia con las autoridades demostraron claramente un ciclo de reanudación del grupo. Por otro lado, la empresa redujo el número de empleados en un 1/3 en comparación con el número de contrataciones antes de la aparición del escándalo de corrupción (FOLHA, 2020).

La implementación de las prácticas de mejora de Ocyan se completó en 2020 después de casi cuatro años de monitoreo independiente. Entre las nuevas políticas, se encuentra la aplicación de controles y mecanismos anticorrupción que garanticen la ética y la transparencia en la realización de acuerdos y empresas (RUDDY, 2020).

Aunque el auge de los informes se produjo entre 2013 y 2016, incluso en los últimos años, la literatura ha retratado el estudio de proyectos en los que el ex Odebrecht estuvo involucrado en el pago de sobornos. Por ejemplo, Campos y colaboradores (2019) evaluaron, en un estudio de caso, que 58 proyectos firmados por Odebrecht estaban mal pago de sobornos, entre ellos, el pago de empleados por estructurar ofertas con el fin de beneficiar a la empresa u obtener una mejor evaluación para la subasta del proyecto. Aún así, en este estudio, los autores señalan que de los 58 proyectos analizados, 30 fueron sobornados para lograr renegociaciones rentables; es decir, muchos contratos aumentaron el pago a la ex Odebrecht sin requerir inversiones adicionales ni mejorar la calidad del servicio (CAMPOS, 2019).

Según Valarini (2019), el uso de prácticas ilegales fue alentado por un código de conducta permisivo, y por la ausencia de un sistema interno capaz de prevenir actividades ilegales por parte de la empresa. Como resultado, se estableció la cultura organizacional para que tales prácticas se normalizaran y aceptaran naturalmente (VALARINI, 2019). Con esta cultura en vigor, el ex Odebrecht hizo uso de la cultura política corrupta en América Latina, creando asociaciones con nombres influyentes en el poder, que culminaron en inestabilidad política, social y económica e involucraron a países como Perú, Bolivia, Argentina, Ecuador, Venezuela, Colombia, Panamá, República Dominicana, Guatemala y México (MORALES, 2019).

En 2018, la llamada Odebrecht implementó un “Código de Conducta” que consistió en un conjunto de directrices para la orientación interna y externa para los empleados de la empresa a nivel de interacción, con una gama extremadamente amplia que considera la relación con accionistas, proveedores, clientes, agentes privados, empresas asociadas y competidores. Además, el “Código” implementado prohibía varias actitudes que podrían culminar en la financiación o el patrocinio de cualquier acto ilegal, como sobornos y sobornos, y los miembros están obligados a firmar una declaración de aceptación y compromiso, donde deben declarar que han dado a conocer todas las disposiciones presentes en el documento, y están dispuestos a cumplirlas (ODEBRECHT, 2018).

2.6 PARTICIPACIÓN POLÍTICA E INTENTOS DE INJERENCIA POLÍTICA TRAS EL ESCÁNDALO

En declaraciones al Ministerio Público, el ex director general de Odebrecht, Marcelo Odebrecht, informó que los pagos ilícitos a políticos y ejecutivos brasileños representaron entre el 0,5% y el 2% de los ingresos anuales de la compañía (MARQUES, 2019). Se pagaron sobornos y contribuciones a campañas políticas. Los pagos, que se llevaron a cabo electrónicamente, ayudaron a enmascarar las pruebas de sobornos y establecieron una relación a largo plazo entre quienes pagaron el soborno y quienes lo recibieron (CAMPOS, 2019).

Los escándalos que involucran al ex Odebrecht han alcanzado proporciones internacionales. Por ejemplo, en 2017, Jorge David Glas Espinel, un político ecuatoriano que fue vicepresidente de Ecuador hasta 2017, utilizó su condición de Ministro de Sectores Estratégicos y también como Vicepresidente para beneficiarse de contratos con el ex Odebrecht. Después de todas las denuncias, la investigación internacional llevó a Glas a dejar la vicepresidencia y, en diciembre de 2017, el político fue condenado a 6 años de prisión (DANIEL, 2019).

A nivel nacional, los desafíos para el desarrollo brasileño en términos de innovación y crecimiento implican la capacidad y autonomía del país como institución y, en cambio, la intensa politización de las empresas estatales (OLIVEIRA, 2020). Marcelo Odebrecht, que actualmente cumple una condena bajo “arresto domiciliario”, sufre las graves consecuencias que han golpeado a la empresa construida durante tres generaciones. Las pruebas revelan que la raíz corrupta comenzó cuando Norberto Odebrecht todavía estaba a cargo (MORALES, 2019). En 2017, con el nombramiento de Luciano Guidolin como director ejecutivo, la compañía realizó una serie de cambios, implementando un canal para la denuncia anónima de actos considerados ilegales, así como una política de cumplimiento diferente a la practicada anteriormente.

Varios directivos de Odebrecht denunciados y condenados por corrupción han firmado un acuerdo de culpabilidad premiado a nivel nacional e internacional, colaborando para investigar el escándalo en países como Estados Unidos, Panamá, Suiza, Perú, República Dominicana y Brasil. En 2018, la policía federal brasileña concluyó que el expresidente de Brasil Michel Temer recibió un soborno del ex Odebrecht (MORALES, 2019).

Al mismo tiempo, Jorge Enrique Pizano y Alejandro Pizano, su hijo, dos testigos centrales en el caso de Odebrecht en Colombia murieron en la misma semana. Jorge teóricamente se suicidó mientras su hijo era envenenado. Un caso similar ocurrió con Rafael Merchán, ex secretario de transparencia de Colombia, quien ingirió cianuro. Alan García, quien fue dos veces expresidente de Perú, se suicidó disparándose en la cabeza el día en que recibiría una orden de arresto por haber recibido sobornos en millones por “Odebrecht Engenharia e Construção” (MORALES, 2019).

En brasil, el sistema judicial tiene procesos burocráticos, lentos y llenos de problemas inherentes al sistema. Estas características contribuyeron al desarrollo de un entorno basado en la corrupción y el desvío de capitales. Además, la “sensación de impunidad” es prevalente, y esto se hace evidente cuando observamos que, de todos los casos de corrupción investigados en las últimas décadas en el país, sólo la Operación Lava-Jato condujo a la detención de grandes ejecutivos y políticos (DALLAGNOL, 2017).

El actual presidente, Jair Messias Bolsonaro, a finales de 2020, afirmó haber “puesto fin al Lava-Jato”, en un intento de llevar a cabo un auto-elogio, sugiriendo que no había corrupción en su mandato. Sin embargo, en respuesta a esta declaración, varios fiscales sugirieron momentos durante su gobierno en los que Bolsonaro, en teoría, habría actuado en un intento de debilitar la Operación (SHALDERS, 2020). Un ejemplo fue el nombramiento del jurista Augusto Aras como Fiscal General. Recientemente, Aras afirmó que correspondería al Poder Legislativo investigar los delitos de responsabilidad atribuidos a las autoridades, actitud que reveló su intento de evadir la asignación funcional constitucionalmente establecida (MOLICA, 2021). Además, Aras publicó una decisión en la que afirmaba que el grupo de trabajo de Curitiba para la operación sólo tendrá el mandato de operar hasta finales de enero de 2021. Otras veces, cuando Bolsonaro supuestamente trató de debilitar el Lava-Jato, fue durante la renuncia del exministro de Justicia, Sérgio Moro, quien rompió políticamente con el presidente y dejó el gobierno acusándolo de tratar de interferir en las operaciones de la Policía Federal, en un intento de proteger a los aliados políticos y familiares en los procesos de investigación, y al hacer cambios importantes en el Consejo de Control de Actividades Financieras (COAF) (SHALDERS) , 2020). Por último, el nombramiento del juez Kassio Nunes Marques ante el Tribunal Supremo Federal, un juez que suele privilegiar los derechos y garantías de los acusados durante las investigaciones. La presencia del ministro en la Corte Suprema es absolutamente importante para absolver o reducir las penas de los políticos. Cuando Kassio Nunes fue nombrado por el actual presidente, varios políticos investigados en la Operación Lava-Jato han sido celebrados (SHALDERS, 2020). Jair Bolsonaro se asoció recientemente con varios políticos que son objetivos de la Operación lavado de autos y que son responsables de sectores estatales con presupuestos multimillonarios (PONTES, 2020).

CONCLUSIONES

Este ensayo buscaba presentar y analizar el caso de corrupción de Odebrecht. El objetivo del análisis era identificar qué llevó a los ejecutivos de Odebrecht a tomar las decisiones que movieron a la compañía de ser una organización muy respetada a una posición de exposición internacional. Además de eso, la compañía también estaba sujeta a pagar el boleto más alto relacionado con la corrupción en la historia. En este análisis podrían haberse adoptado diferentes enfoques. En este caso, las decisiones de la empresa fueron examinadas en contra del concepto de Wicks y Parmar, que considera el impacto y la influencia de las diferentes comunidades. Además, también se analizaron los aspectos negativos y positivos del caso de ética corporativa presentado por Paine. Estos enfoques se utilizaron para ofrecer marcos que guían a través de la partición del caso en diferentes elementos, comunidades y enlazan estos elementos bajo dos tipos de motivación, los aspectos positivos y negativos. El resultado actual del caso Odebrecht ofrece características para hacer cumplir otro argumento de Lynn Paine de que la economía es una justificación de la aceptación ética en lugar de los propios principios éticos. Cualquiera que sea la motivación para que Odebrecht actúe de la manera en que lo hizo, la compañía ahora está siendo obligada por las comunidades nacionales e internacionales a aceptar estándares morales más altos para hacer su negocio, como lo hizo en un intento de preservar la reputación de la compañía. Sin embargo, vale la pena mencionar que las investigaciones de la Operación de Lavado de Autos todavía están en curso y que recientemente se han practicado varios intentos de injerencia política en Brasil.

REFERENCIAS

CAMPOS, N., ENGEL, E., FISHER, R. D., GALETOVIC, A. Renegotiations and corruption in infrastructure: The Odebrecht case. Access on January 24, 2021. Available at <https://ssrn.com/abstract=3447631>.

Corruption Perception Index, 2016. In: Transparency International – the global coalition against corruption. Access on January 24, 2021. Available at <https://www.transparency.org/en/news/corruption-perceptions-index-2016#>.

DALLAGNOL, D. A luta contra a corrupção: A Lava Jato e o futuro de um país marcado pela impunidade. Primeira Pessoa, Rio de Janeiro, 2017.

DANIEL, L. G. C. Medios y Corrupción. Análisis del discurso de las noticias publicadas en los diarios El Telégrafo y El Comercio sobre el caso Jorge Glas – Odebrecht emitidas entre agosto y diciembre de 2017. (Trabajo de Titulación para obtención del título de Comunicador Social con énfasis en Comunicación Organizacional), 104 f. Quito, Ecuador, 2019.

FOLHA, 2019. Em retomada, empresa da Odebrecht aluga 1ª sonda à Petrobrás após Lava Jato. Access on January 24, 2021. Available at <https://www1.folha.uol.com.br/mercado/2019/07/em-retomada-empresa-da-odebrecht-afreta-1a-sonda-a-petrobras-apos-lava-jato.shtml>.

FORBES, 2020. Odebrecht muda nome para Novonor. Access on January 23, 2021. Available at <https://forbes.com.br/negocios/2020/12/odebrecht-muda-nome-para-novonor/>.

GARCIA, D. Demitida da Odebrecht, ex-secretária diz ser discriminada na busca de emprego. In: Notícias UOL Política. Access on January 23, 2021. Available at <https://noticias.uol.com.br/politica/ultimas-noticias/2017/04/25/demitida-da-odebrecht-ex-secretaria-diz-ser-discriminada-na-busca-de-emprego.htm>.

GOODPASTER, K. E., Jr MATTHEWS, J. B. M. Can a corporation have a conscience? Harvard Business Review, 1982. Access on September 06, 2017. Disponível em <https://hbr.org/1982/01/can-a-corporation-have-a-conscience>.

LADD, J. Morality and the ideal of rationality in formal organizations. The Monist, v. 54 (4) p. 488-516.

MARINHO, F. Odebrecht consegue a maior recuperação judicial da história do Brasil. In: Economia, Negócios e Política, CPG – Click Petróleo e Gás, 2020. Access on January 23, 2021. Available at <https://clickpetroleoegas.com.br/odebrecht-consegue-a-maior-recuperacao-judicial-da-historia-do-brasil/>.

MARQUES, B. From the Panama papers to Odebrecht: illicit financial flows from Brazil. Business and Public Administration Studies, v. 12, n. 1, p. 22-31, 2019.

MOLICA, F. Senadores querem que Aras seja punido por Conselho Superior do MPF. In: CNN Brasil Política, 2021. Access on January 24, 2021. Available at <https://www.cnnbrasil.com.br/politica/2021/01/22/senadores-querem-que-aras-seja-punido-por-conselho-superior-do-mpf>.

MORALES, S., MORALES, O. From bribes to international corruption: the Odebrecht case. Emerald Emerging Markets Case Studies, v. 9, n. 3, p. 1-13, 2019.

ODEBRECHT, 2018. Codigo de conducta. Access on January 24, 2021. Available at <https://www.oec-eng.com/es/home#book5/1>.

OLIVEIRA, R. L. Corruption, and local content development: assessing the impact of the Petrobras’ scandal on recent policy changes in Brazil. The Extractive Industries and Society, v. 7, p. 274-282, 2020.

PAINE, L. S. Does ethics pay? Business Ethics Quarterly, v. 10 (1), p. 319-330.

PERSPECTIVES ON FOUNDER AND FAMILY-OWNED BUSINESSES. In: McKinsey&Company. Access on September 06, 2017. Available at <https://www.aidaf.it/wp-content/uploads/2014/09/Perspectives_on_founder_and_family-owned_businesses.pdf>.

PONTES, J. Bolsonaro até queria acabar com a Lava-Jato, mas não pode. In: Veja Política, 2020. Access on January 24, 2021. Available at <https://veja.abril.com.br/blog/jorge-pontes/bolsonaro-ate-queria-acabar-com-a-lava-jato-mas-nao-pode/>.

PRINCIPLES AND VALUES. The Economist, 2015. Access on September 06, 2017. Available at <https://www.economist.com/business/2015/08/20/principles-and-values>.

ROMERO, G. A Brazilian virus called Odebrecht. Brazil, N_A.

ROSENBERG, M. RAYMOND, N. Brazilian firms to pay record $3.5 billion penalty in corruption case. In: Reuters. Access on January 24, 2021. Available at <https://www.reuters.com/article/us-brazil-corruption-usa/odebrecht-braskem-plead-guilty-in-u-s-after-brazil-bribe-probe-idUSKBN14A1QE>.

RUDDY, G. Ocyan conclui melhorias na conformidade após monitoramento externo. In: Valor Econômico, empresas, 2020. Access on January 24, 2021. Available at <https://valor.globo.com/empresas/noticia/2020/11/19/ocyan-conclui-melhorias-na-conformidade-apos-monitoramento-externo.ghtml>.

RUSSEL, P. R. Odebrecht tries to “turn the page” after bribery scandal, 2017.

SHALDERS, A. ‘Acabei com a Lava-Jato’: as medidas de Bolsonaro que já enfraqueceram a operação. In BBC News Brasil, 2020. Access on January 24, 2021. Available at <https://www.bbc.com/portuguese/brasil-54472964>.

THE ODEBRECHT SCANDAL BRINGS HOPE OF REFORM. The Economist, 2017. Access on September 6, 2017. Available at <https://www.economist.com/the-americas/2017/02/02/the-odebrecht-scandal-brings-hope-of-reform>.

VALARINI, E. POHLMANN, M. Organizational crime and corruption in Brazil a case study of “Operation Carwash” court records. International Journal of Law, Crime and Justice, v. 59, 100340, 2019.

WICKS, A., PARMAR, B. L. Moral Theory and Frameworks. Rochester, NY, 2009. In: Social Science Research Network. Access on September 6, 2017. Available at <https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1417202>.

ANEXOS

Datos sobre algunas de las consecuencias del reflejo de la Operación Lava-Jato en otros países de América Latina.

País Sobornos pagados (en millones de DÓLARES EE.UU.) Multas Cargado Detenido
Argentina 35 0 0 (1 bajo investigación 0
Colombia 11 0 2 2
República Dominicana 92 184 0 0
Panamá 59 59 17 0
Perú 29 262 4 4

Fuente: artículo Un virus brasileño llamado Odebrecht. Febrero de 2017

Extracto del Índice de Percepción de la Corrupción 2016

Fuente: Transparencia Internacional

[1] Máster en Sistemas de Gestión y estudiante de Doctorado en Educación Profesional.

[2] Candidato a la Maestría en Tecnología de la Información, Posgrado Lato Sensu en Pericia Judicial y Prácticas Actuariales con docencia en Educación Superior, Posgrado Lato Sensu en Contraloría y Finanzas y Licenciatura en Contaduría.

Enviado: Enero de 2021.

Aprobado: Febrero de 2021.

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here