Cultura ética: la ética de la virtud y la ética del deber en el servicio público

0
34
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
PDF

ARTÍCULO ORIGINAL

SALOMÃO, Marcos Borba [1]

SALOMÃO, Marcos Borba. Cultura ética: la ética de la virtud y la ética del deber en el servicio público. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 04, Ed. 04, Vol. 06, pp. 25-42. Abril de 2019. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/etica-es/etica-del-deber

RESUMEN

La gestión pública tiene por naturaleza funcional la confrontación diaria de grandes retos para mejorar sus procesos, sus rutinas de trabajo, sus relaciones, la prestación de servicios, el entorno laboral y la calidad de vida de sus empleados, ante una realidad rígida: la de los recursos finitos. En este contexto, se realiza un análisis con énfasis en el entorno laboral y la calidad de vida de los empleados desde la perspectiva de la ética, considera importantes los agentes públicos y sociales con sus acciones conjuntas para combatir factores negativos en este entorno. Identifica riesgos, factores agravantes, consecuencias y señala directrices para que el Estado, los servidores públicos y los agentes sociales inicien el proceso de cambio con la aplicación de métodos capaces de cambiar la realidad existente en el entorno público. Destaca la importancia del Estado como actor principal en el papel de promover agentes y modificar todos los procesos para garantizar el bienestar de los actores públicos y sociales.

Palabras clave: Desafíos, Directrices, Ética, Calidad.

1. INTRODUCCIÓN

¹Es honorable ser un servidor público, pero no todas las personas están preparadas para este desafío.

La sociedad moderna es compleja porque contiene varios valores e intereses en conflicto y, la mayoría de las veces, muchos de estos objetivos son perseguidos por actitudes incompatibles con los valores instituidos para el bien común. En este contexto, ser ético es combatir el malestar social que generan estas acciones negativas que causan un daño enorme a la sociedad. Las acciones y decisiones éticas son practicadas por individuos éticos, por elección, por carácter, por el acceso al conocimiento, la capacidad de conducirse y por el discernimiento en saber posicionarse junto a las normas y principios morales considerados valiosos, para el colectivo. beneficio.

Este contenido resumido puede traducirse como parte del “movimiento por la cultura ética”, a pesar del énfasis en el servidor público, sus acciones, comportamiento y su calidad de vida, destaca que la responsabilidad ética es de todas las organizaciones e individuos independientemente de la posición social y su papel dentro de la sociedad. Todo el mundo debe mantener el esfuerzo de desarrollar una “conciencia ética” para contribuir a la paz, la armonía social, la calidad de vida de las personas, la reducción de los costes sociales y públicos, el mantenimiento de la familia, la justicia social, la seguridad, la educación y otros objetos de valor indispensables en el entorno laboral y el entorno social.

2. EL ENTORNO PÚBLICO

Los gobiernos deben asumir la ética, no como su compromiso, sino como su deber, por lo que todos los gobiernos instalan comités de ética, pero en el momento en que la comisión trabaja comienza a molestarse. (Cármen Lúcia Antunes Rocha – Ministra de la Corte Suprema: XII Seminario Internacional de Ética en la Gestión).

Constantemente el individuo necesita reflexionar sobre sus acciones y los resultados obtenidos, para identificarse dentro de la sociedad en la que vive, si es evidente en su personalidad, la práctica de estos dos elementos, virtud y deber conceptualizados por la ética.

La responsabilidad, la puntualidad en los compromisos, el énfasis y el esfuerzo por alcanzar metas, el trabajo en equipo para ir más allá de la eficiencia con un enfoque en la eficacia (resultado) y el posicionamiento social e individual en la defensa de la moral, evidencia una identidad que tiene la ética del deber. El carácter positivo, el cuidado y el celo por la excelencia en el ser y cómo vivir añadiendo capacidades, conocimiento a tu identidad definida en una sociedad como un auto-juicio importante, valioso y positivo, muestra un fuerte vínculo con la ética de la virtud.

Cuando los individuos agregan estos elementos, pueden mantener el autocontrol, que se extiende a saber identificar y discernir, situaciones de riesgo, inconsistencias, relaciones conflictivas y prácticas contra las normas definidas en la ley. Y cuando es cuestionado por cualquiera de estos y otros factores agravantes, no innova ni se posiciona fuera de la ley, sino que actúa en combate por el principio de legalidad (CF/88 Art. 37). En observación, disciplina el Código de Ética (Ley Complementaria N° 112, de 1 de junio de 2002) en verbis: “Arte. 4º […] III – ser probo, heterosexual, leal y justo, demostrando toda la integridad de su carácter, eligiendo siempre, cuando se enfrenta a dos opciones, la mejor y la más ventajosa para el bien común;”. (Mato Grosso, 2002).

En el servicio público hay grandes desafíos, es voluminoso, constante, requiere mucha dedicación de los actores públicos para su correcta realización, y tiene una característica casi insuperable: la creciente demanda. Debido a esta variable y, muchos otros, recibe actualizaciones y cambios en diversos procedimientos, todo este complejo causa desgaste tanto en los actores públicos como en los agentes sociales. Por lo tanto, es honorable ser un servidor público, pero no todas las personas están preparadas para este desafío. Aspirar al servicio público sólo por estabilidad y remuneración es un grave error. Descuidando el alto nivel de responsabilidad y dedicación que se requiere, el individuo sufrirá frustraciones, conflictos, agotamiento emocional, estrés, fracasos y varios otros factores agravantes, además de convertirse en un actor público con baja productividad y contribución, condenado a baja estima e incontrolabilidad. El individuo debe estar preparado, moldeado por estos dos elementos, la ética de la virtud y la ética del deber, adquirir la ética como ropa para la propia personalidad, con el objetivo de construir el autocontrol, y mantener un posicionamiento productivo y coherente dentro del entorno en el que opera. En esta observación, regula el Código de Ética (Ley Complementaria N° 112, de 1 de junio de 2002) en verbis:

Arte. 2º[…] II – el servidor público nunca puede ignorar el elemento ético de su conducta. Por lo tanto, no tendrá que decidir sólo entre lo legal y lo ilegal, lo justo y lo injusto, lo conveniente y lo inconveniente, lo oportuno y lo inoportuno, sino principalmente entre lo honesto y lo deshonesto, de acuerdo con las reglas contenidas en el Artículo 37, Caput, y § 4, de la Constitución Federal. (Mato Grosso, 2002).

La ética de la virtud actúa con un enfoque en la valorización y la ética de los actos de deber con un enfoque en la realización frente a un desafío, como el derecho al voto, cuando la virtud no la desprecia y, por deber, no la dirige mal, en este caso, el autocontrol se pone en práctica en la lucha contra la corrupción, que se beneficia cuando compra este derecho. Debido a que el derecho al voto es una contribución de poder que otorga el Estado, implícitamente es un objeto de derecho personal (CF/88 Art. 14), que no puede venderse, ni negociarse, sino autenticarse a través de la Democracia, la solución del ejercicio del poder público legítimo, para el bien social.

En el ejercicio de la función pública o en su vida privada, el agente público no declara erróneamente el derecho colectivo, el derecho individual, el bien público y ningún valor moral. Se dirige a sí mismo, cuando su propio derecho – ejerce, cuando el derecho colectivo – comparte, con el fin de maximizar la respuesta del Estado al bien común. Este concepto de ejercicio y participación es combativo al abuso de poder, corrupción, apropiación de funciones y posiciones de liderazgo, la formación de grupos formales en los sectores públicos y los actos y actitudes dirigidas a cumplir favores, de acuerdo con el Código de Ética (Ley Complementaria N° 112, 1 de junio de 2002), en verbis:

Arte. 4° Los deberes fundamentales del servidor público son:

[…]

IX – resistir todas las presiones de superiores jerárquicos, contratistas, partes interesadas y otras personas que buscan favores, beneficios o ventajas indebidas como resultado de acciones inmorales, ilegales o éticas y denunciarlos;

[…]

XIX – ejercer, con estricta moderación, las prerrogativas funcionales que se le atribuyen, absteniendo hacerlo en contra de los intereses legítimos de los usuarios de los servicios públicos estatales y de las jurisdicciones administrativas;

[…]

Arte. 5° El servidor público está sellado:

[…]

VI – permitir que persecuciones, simpatías, disgustos, caprichos, pasiones o intereses personales interfieran en el trato con el público o con colegas jerárquicamente superiores o inferiores; (Mato Grosso, 2002).

A través de una observación analítica, es evidente que dos variables, la primera, que el entorno de trabajo en el sector público y las relaciones laborales son estrictamente profesionales (relacionados con la práctica de la ética del deber), es decir, formales y burocráticas con el propósito de llevar a cabo la respuesta del Estado de la mejor manera y el menor tiempo posible. La segunda, requiere atención de salud mental, calidad de vida, especialización y apreciación de los actores públicos, requiere una acción continua del Estado (relacionada con la práctica de la ética de la virtud) con acciones de análisis e identificación de inconsistencias estructurales en el entorno laboral para aplicar las mejoras necesarias.

3. EL ESTADO

En relación con la ética del deber, se recomienda al Estado a través de sus departamentos y gerentes, dedicar una atención considerable a la calidad de vida de los servidores públicos y a la estructura de su entorno laboral, aplicar políticas públicas consistentes con las necesidades de los sectores públicos, reducir los factores agravantes perjudiciales para la salud de los trabajadores como el ausentismo, el estrés, la fatiga, la baja productividad , suicidio y, entre otros.

Hay varias investigaciones relevantes sobre el entorno de trabajo, varias destacan el papel de los líderes y la importancia de un ambiente y una relación saludables. En este contexto, el Comité de Ética, para la detención de información sensible del entorno público y sus relaciones de trabajo, destaca en la identificación de datos y su disposición en los informes técnicos, como indicador de gestión de los sectores en los que opera. Este informe de administración puede contener información que le avisa de estrés, las causas del ausentismo, el entorno incompatible, la carga de trabajo excesiva, los conflictos y varios otros factores agravantes. Un estudio realizado por la Organización de la Mente dejó claro que se necesita un análisis continuo y dedicado con acciones de gestión coordinadas para combatir diversos factores agravantes, como el estrés y el ausentismo en el lugar de trabajo:

Millones de personas pasan por un estrés incontrolable en el trabajo, y el hecho de que tanta gente se sienta obligada a mentir al respecto en lugar de encontrar una solución debería ser una gran preocupación para nuestro negocio. Si los empleados no se sienten honestos con las presiones sobre ellos, los problemas que no se abordan pueden aumentar rápidamente la moral, la baja productividad y las altas bajas médicas. Exigimos a los empleadores que fomenten una cultura de apertura en el trabajo para que puedan resolver los problemas ahora, en lugar de almacenar problemas para el futuro. (Paul Farmer, Chief Executive of Mind, nuestra traducción)

Estos factores, la formación profesional, la remuneración adecuada, un entorno de trabajo estructurado y la valorización del servidor son indispensables para maximizar la productividad, y el Estado para obtener ganancias significativas en el tiempo de respuesta de los servicios prestados.

El Estado es el actor principal, tiene la facultad de actuar y realizar procedimientos, en observación, la ley disciplinaria 7.692, de 1 de julio de 2002, en verbis:

Arte. 4° La Administración Pública del Estado obedecerá, entre otros, los principios de legalidad, impersonalidad, moralidad, publicidad, eficiencia, motivación, formalidad, razonabilidad, proporcionalidad, amplia defensa, seguridad jurídica y contradictoria.

Arte. 5. La norma administrativa se interpretará y aplicará de la manera que mejor garantice que se materializa el interés público al que se dirige. (Mato Grosso, 2002).

En observación, disciplina el Código de Ética (Ley Complementaria N° 112, de 1 de junio de 2002) en verbis: “Arte. 2º […] VIII – […]. El Estado de Mato Grosso no puede crecer ni estabilizarse sobre el poder corruptor del hábito del error, la opresión o las mentiras, que siempre aniquila la dignidad humana”. (Mato Grosso, 2002)..

Frente a este desafío, actuando con una conciencia ética dedicada, los factores destacados son sólo una base de partida para combatir la desmotivación, el estrés, el ausentismo, la depresión e incluso el suicidio. En un análisis de consideraciones, Bazzo (1997, págs. 41-44):

Es evidente que el estrés, la angustia y la depresión que se manifiestan tan a menudo entre los funcionarios públicos no son necesariamente consecuencias sólo de su relación con el trabajo o de los conflictos experimentados en su interior. El trabajo es, en muchos casos, sólo el detonador de estos trastornos. Observamos que cuando el empleado ya era una persona conflictiva, insegura y neurótica antes de entrar en el servicio público, sucumbe a las inusuales relaciones de trabajo mucho más fácilmente y es empujado rápidamente a la enfermedad. Y en este punto, lo que es importante tener en cuenta es que probablemente, si las relaciones laborales, en lugar de las insanas, fueran gratificantes, si las personas sintieran placer en el trabajo, en lugar de angustia, si pudieran crecer profesionalmente, en lugar de perder su autoestima, las partes problemáticas de su personalidad podrían incluso ser suavizadas y trabajar para funcionar como algo terapéutico. Pero a medida que poco a poco entienden que es imposible convertir el trabajo en algo gratificante, se encuentran con una estampida para la jubilación, incluso sabiendo que también hay otro campo minado de necesidad, abandono y soledad.

Porque el agente público se dedica una parte considerable de su vida al servicio público y, en ese tiempo, la sobrecarga de trabajo, los problemas financieros, las acciones de corrupción de los actores políticos, las indicaciones de líderes no preparados, son sólo algunos de los muchos agravantes que desgastan la red de servidores. Bazzo (1997, págs. 41-44):

[…] La falta general de planificación dentro de las instituciones públicas, por ejemplo: la alta rotación de jefes (siempre nombrados de manera política y nepotista); la falta de vínculo entre la formación de los empleados y el trabajo que realmente desarrollan; la falta de criterios para nombrar o exonerar personas; la brutal asimetría entre algunos funcionarios y otros; la falta de un plan de trabajo y salario que iguale los ingresos; la lucha por un poder imaginario (phalo) que se fomenta inconscientemente entre los empleados; el hecho de que los sectores de Recursos Humanos tengan como función máxima sólo la ejecución de la nómina, todo ello, sumado a la práctica de la corrupción a menudo presente en asuntos administrativos relacionados con el dinero, si por un lado hace imposible que el empleado sienta placer y logro en el trabajo, por otro funciona como una especie de veneno fulminante que actúa directamente sobre su salud mental.

Un tipo de servidor inmutable (recaída, irresponsable, displicente y sin productividad), que se fija en los mismos procedimientos a lo largo de su carrera, centrándose únicamente en sus propios intereses, no satisface las necesidades del servicio público, porque no puede absorber los cambios en el sector, se opone a los nuevos procedimientos, se pega a la desmotivación, la baja productividad y su salud mental se ve comprometida.

En el contexto de las declaraciones de Bazzo (1997, pp. 41-44) tipos de factores agravantes como el nombramiento político y nepotista, la falta de criterios para el nombramiento, la diferencia brutal entre los funcionarios, la lucha por un “poder imaginario”, etc., las medidas correctivas urgentes de necesidad.

Combatir la asimetría (diferencia, discrepancia, disparidad) de superioridad, intereses personales y el empoderamiento de los cargos comisionados entre los actores públicos, incluyendo, que permanece en el puesto de jefe de mecenazgo político, formación de grupos que se aprovechan de posiciones de liderazgo debido a beneficios remunerados, sede del poder, amistosos y varios otros factores agravantes. Las medidas técnicas deben adoptarse como solución, es decir, realizar un estudio de perfil, verificar la formación profesional, el compromiso con el tiempo (puntualidad), la dedicación al trabajo (no superfluo o de interés personal), la productividad que beneficia al sector y al equipo, las posiciones cuantitativas del liderazgo ocupado (siempre que no haya sido por patrocinio o participación /rotación en grupos informales), experiencias (conocimientos profesionales, técnicos, habilidades, etc.), y varios otros criterios, con el fin de identificar el potencial intelectual de conocimiento, competencia y funcional de cada servidor. Así, el estudio debe ser analizado y auditado por aquellos que no participaron o participaron, en este caso, un equipo independiente de bonos – el equipo de Cumplimiento, después de esta conferencia auditada, se recomienda aplicar las siguientes métricas de desarrollo y valoración: aplicar el volumen de negocios (promedio de 2 años) de los puestos comisionados entre los servidores (actores públicos), pero entre los propios servidores del sector (no traer actores públicos de otro organismo) , siempre que este equipo no sea un grupo informal, eliminando así la superioridad, los conflictos personales, la falta de cooperación, la baja productividad y la codicia por el poder y los puestos remunerados.

La aplicación de estas métricas, de hecho, hay una mejora en la igualdad entre los servidores, con la oportunidad para todos, inmediatamente, de estabilizar la colaboración, el trabajo en equipo, una mayor productividad, un mejor clima organizacional, porque todos ejercerán el liderazgo, por lo que todos colaboran para recibir la misma reciprocidad cuando es líder y evaluado. La reducción de las indicaciones políticas en la medida de lo posible, en este contexto, el entorno público ganará en la aplicación de los servicios y reducirá considerables costos. Otro factor agravante que debe eliminarse en este concepto de métrica, es no permitir que un servidor permanezca más de 10 años en el mismo sector y función (sólo si tiene productividad y no acumula funciones), un factor agravante abrumador, que se adapta y provoca baja productividad, el servidor hará un esfuerzo muy grande debido al desgaste y el estrés con jefes no preparados, falta de renovación, falta de expansión del conocimiento y sobrecarga de trabajo mediante la acumulación de funciones. Otra métrica importante, no permita que el mismo servidor acumule funciones satisfechas, distribuyendo estas funciones para generar más oportunidades.

Además de ser actor, se recomienda que el Estado actúe como promotor (coach: instructor, coach) de la capacitación y educación especializada de sus servidores, en el uso de las tecnologías existentes con su flexibilidad, deje de ser un reto inalcanzable, simplemente formatee el modelo necesario, como formar clases de servidores y utilizar su universidad estatal (porque el gobierno ya invierte recursos en esta unidad) , incluida la creación de cursos específicos para formar y especializar servidores. Otro proyecto es incluir en las Unidades Escuelas gubernamentales (además de los cursos de aulas y formación EAD) un centro educativo de la Universidad Abierta de Brasil – UAB (en el que el gobierno también invierte recursos), sin embargo, en el caso de uab, educación a distancia (Distancia), los cursos son gratuitos, no es necesario otorgar licencia para la formación y, en vista de un número expresivo de cursos de grado y especialización , es posible lograr excelentes resultados. Capacitar a los líderes, trabajar en equipo, y en la posición de liderazgo, liderar con contribución sin apartarse de las normas, porque el entorno público no es una competencia de posiciones, obteniendo favores e intereses, estrés, depresión, suicidio y abuso de poder (en la lógica no debería ser).

Ante varios factores agravantes existentes en el entorno público, la externalización en algunas funciones operativas también debe considerarse en este concepto de métrica (especialmente cuando el agotamiento físico es constante y la demanda tiende a aumentar), para reducir los costos, mejorar la calidad de vida de los servidores, reducir el estrés, la fatiga, la desmotivación y generar empleo en el sector privado. Sin embargo, los servidores tienen que actuar como supervisores no sólo de los contratos, sino de los procedimientos para bloquear las inconsistencias con la Ley. Esta externalización de servicios operativos, debe producirse con diferentes actores privados en cada microrregión, y tener el deber de mantener a los empleados subcontratados con una remuneración adecuada, calidad de vida, equipos y herramientas adecuados, entorno de trabajo adecuado, recepción de salarios, horas extras y otros, dentro de los plazos de acuerdo con la legislación. Y no ejerzan sus funciones sobre las presiones y amenazas de los empleadores, porque las funciones son de interés público.

En el contexto de los factores agravantes citados, está claro el Síndrome de Agotamiento (Síndrome de Agotamiento Profesional), reconocido en el Decreto N° 3.048, de 6 de mayo de 1999, en verbis:

LISTA B (Escrito por el Decreto N° 6.957, 2009)

TRASTORNOS MENTALES Y COMPORTAMIENTO RELACIONADO CON EL TRABAJO (ICD-10 Grupo V)

Enfermedades

XII – Sensación de acabado (“Síndrome de agotamiento”, “Síndrome de agotamiento profesional”) (Z73.0)

AGENTES ETIOLOGÍALES O FACTORES DE RIESGO OCUPACIONAL

1. Tasa de trabajo dolorosa (Z56.3)

2. Otras dificultades físicas y mentales relacionadas con el trabajo (Z56.6)

Los síntomas físicos, psíquicos, conductuales y defensivos negativos derivados de este abrumador factor agravante tienden a aumentar con el tiempo, cuando no se trata, pero con la debida atención y cuidado es posible al menos eludir e incluso eliminar el problema, en observación, Benevides-Pereira (2002, p. 44):

La persona con síndrome de agotamiento no debe denotar necesariamente todos estos síntomas. El grado, tipo y número de manifestaciones presentadas dependerán de la configuración de factores individuales (como la predisposición genética, las experiencias socioeduca educativas), los factores ambientales (lugares de trabajo o ciudades con mayor incidencia de contaminación, por ejemplo) y la etapa en la que la persona está en proceso de desarrollar el síndrome.

Una cuestión notable es que el sector público tiene una tendencia a este factor agravante debido a su naturaleza de trabajo (donde se carga la eficiencia y eficacia diarias), destaca con definición, Ballone (2009):

Burnout tiene una mayor incidencia en profesiones con mayor contacto interpersonal como médicos, psicoanalistas, carceleros, trabajadores sociales, mercantilistas, maestros, asistentes públicos, enfermeras, empleados del departamento personal, telemarketing y bomberos. Sin embargo, hoy en día, las observaciones ya se extienden a todos los profesionales que interactúan activamente con las personas, que se encargan y/o resuelven los problemas de otras personas, que obedecen a técnicas y métodos más exigentes, siendo parte de las organizaciones de trabajo sometidas a evaluaciones.

El factor decisivo (ética de virtud y ética del deber) es el papel del Estado como promotor de la calidad de vida de sus empleados en el trabajo, siempre con acciones preventivas y correctivas con el objetivo de mantener la salud física y mental de estos trabajadores.

4. LA SOCIEDAD

Todas las personas tienen en la ética de la virtud, y en la ética del deber, derechos y responsabilidades en conjunto, es necesario comprender la importancia y el rol del servidor público, y que él también es un ciudadano, poseedor de los mismos derechos y obligaciones. en virtud de las Leyes y, en el ejercicio del servicio público, no las desarrolla a través de relaciones amistosas, sino en la formalidad de la impersonalidad (rígidamente ejercida por el Estado), donde el sentido común es la ley vigente y, para atender bien, es brindar la información necesaria y ejecutar los trámites necesarios en el tiempo de respuesta del Estado. No atribuir al servidor la burocracia que demanda el sector público [en la ética del deber, comprender y practicar la burocracia es un desafío para todos, pero necesario para garantizar la sostenibilidad de la sociedad]. Según el Código de Ética (Ley Complementaria No. 112, de 1 de junio de 2002) in verbis:

Arte. 2°…

I  – dignidad, decoro, celo, eficacia y conciencia de los principios morales son una mayor primacía que debe guiar al servidor público, ya sea en el ejercicio del cargo, el empleo o la función, o fuera de él, ya que reflejará el ejercicio de la vocación del propio Poder del Estado. Sus acciones, comportamientos y actitudes estarán dirigidos a la preservación del honor y la tradición de los servicios públicos estatales;

[…]

V – el trabajo desarrollado por el servidor público ante la comunidad debe entenderse como una adición a su propio bienestar, ya que, ciudadano, miembro de la sociedad, el éxito de esta obra puede ser considerado como su mayor activo:

VI – la función pública se integra en la vida privada de cada servidor público. Por lo tanto, los hechos y actos verificados en la conducta de la vida cotidiana en su vida privada pueden aumentar o disminuir su buen concepto en la vida funcional;

[…]

IX – cortesía, buena voluntad, cuidado y tiempo dedicados al servicio público estatal caracterizan el esfuerzo por la disciplina;

[…]

XV – el servidor público que trabaja en armonía con la estructura organizativa, respetando a sus compañeros y a todos los conciudadanos, colabora y todo el mundo puede recibir colaboración, porque su actividad pública es la gran oportunidad para el crecimiento y grandeza del Estado de Mato Grosso. (Mato Grosso, 2002).

La ética es indispensable en las relaciones entre personas y entidades, contribuyendo al sistema público, en cortesía, en buena voluntad, en el celo de los principios morales, y en el cumplimiento de la legislación cuando en la ejecución de procedimientos, el actor público y el usuario (concitizen) contribuyen a la eficiencia del servicio público, promoviendo la “Cultura Ética” que beneficiará a todos e incluso causará mejoras significativas en la calidad de vida en el trabajo y en los servicios públicos. Según el énfasis de Hermann (2011, p. 14): “[…] Porque sin ética no hay república, sin ética no hay ciudadanía, sin ética no hay solidaridad humana, y sin ética no hay ser humano mismo. Esto depende de la ética, ya que depende del aire, por lo que es vital, no podemos despreciarla ni ignorarla”.

En este énfasis, es posible instituir una consideración del comienzo del pensamiento filosófico, y hacer una simple comparación de la palabra Ética y su importancia actual, con las declaraciones del primer filósofo —Cuentos de Mileto (aproximadamente entre finales del siglo VII y mediados del siglo VI para.C., en las ciudades, Miletus y Éfeso, fundadas por los ionianos, que se convirtieron en grandes centros económicos y culturales), consideraron el agua como la fuente de origen, proceso, emergencia y desarrollo, es decir, el agua fue el origen de todo (Los Pensadores, Los Pre-Socratic. Colección v. 1). Podemos entender que “nuestro agua hoy”, que nos lleva a la comprensión, el proceso de confianza, desarrollo, solidaridad, sociedad organizada y existencia es ética (definida en la Ética de la Virtud y la Ética del Deber).

5. MOVIMIENTO POR LA CULTURA ÉTICA

²Corruption existe, porque muchos seres humanos sin escrúpulos no pueden contenerse ante la verdad – el factor generador de riqueza y felicidad, tratar de tomar el control sólo por sí mismos, en lugar de compartir, perder la razón y la vergüenza, aniquilando así la dignidad, la oportunidad y el proyecto de vida de miles de personas. Nunca serán liberados o curados, y hasta su fin serán erosionados por este virus.

El movimiento por la cultura ética (es una métrica para la calidad de vida y el bienestar) es el compromiso de los actores públicos y sociales en una práctica continua de actitudes, acciones, diálogos, comportamientos, proyectos y leyes más definidas, para lograr el desarrollo de una “Conciencia Ética”. Y el propósito es elevar el nivel intelectual y de desarrollo de la sociedad y el sector público en sus relaciones, prácticas y bienestar social.

Una conciencia ética no produce residuos digitales; violencia de tráfico; bala perdida; acoso (en cualquiera de sus etapas); el abuso de poder; corrupción (que no sólo es desvío de recursos públicos, sino también actos incoherentes y dañinos); secuestro; imprudencia; racismo; violencia contra el niño; feminicidio; competencia desleal. No comete delito; no devasta el medio ambiente; no elimina los residuos indebidamente; no conduce ebrio; no actúa en contra de los valores de la familia tradicional; no desprecia a los ancianos; no participa en esquemas en los que el soborno y la negociación son monedas valiosas; no falsifica documentos; no utiliza de mala fe; no asume cargos públicos; no utiliza la oficina o la función pública para su propio beneficio, o para satisfacer los caprichos de los demás, o para inferiorizar a sus compañeros de trabajo y conciudadanos; no utiliza el sistema público en beneficio de sí mismo y de terceros; no desempeña el papel de dictador; no destruye la propiedad privada y pública; no emite una opinión jurídica dudosa; y no estafar la ley para obtener ventaja.

En un análisis sistemático, en este contexto, se identifican algunas variables; el primero, provocado por actitudes no relacionadas con las normas legales, y destaca el poder del no, como un faro de la Ley, evidentemente cuando se supera este límite, genera – consecuencia. El segundo representa la toma de decisiones, cómo hacer, por qué hacer, cuándo hacerlo, es evidente, cuando se toma la decisión apoyada por la ley, genera – conciencia ética. Es una cuestión interna y social que lleva al individuo a cumplir con una lógica racional, resaltada por Barros (2013, p. 28-29):

La ética en los tiempos actuales se entiende como un gran espacio de discusión, como un gran espacio de argumentación, como un gran espacio deliberativo, que permite a todos los agentes de una colectividad mejorar la convivencia en ese lugar, desde la identificación del mejor argumento, desde la identificación del argumento más plausible y, por lo tanto, las exigencias éticas de ustedes más que el mero respeto a los principios establecidos ¿por qué? Debido a que estamos en una sociedad que tiene que enfrentar situaciones sin precedentes, virginales, “irrepetibles” para las que no hay una mesa preparada, tenemos que debatir, discutir y llegar a la conclusión de lo que queremos para nosotros mismos. La ética se convierte en respeto sí, pero se convierte, sobre todo, en una cierta condición de debate, donde el argumento principal es el argumento más lógico, más racional y, por lo tanto, el argumento victorioso.

En este mismo sentido, en la constancia de actos y actitudes, Farias (2013, p. 139):

[…] es una acción extremadamente racional, la elección es el resultado de una disposición moral firme e inmutable, no es algo que está sucediendo sólo ahora, pero es un tipo de elección que ha estado ocurriendo repetidamente. Aquí que el hábito entra, no puede considerarse una acción como ética o tan virtuosa si no ha ocurrido una y otra vez. No basta con que una vez se considere ético, tiene que ser un hábito de vida, algo que se repite, cuando se te ocurre es cómo actúas, no basta una vez para ser considerado una acción virtuosa, hay que repetirlo, ser algo que sea fruto una y otra vez.

La ética materializa un lenguaje continuo de comportamientos, actitudes, prácticas, responsabilidades y conciencias que permiten a las personas tener una coexistencia racional con resultados extremadamente relevantes entre los involucrados. Un ciudadano desarrollado mantiene sus relaciones comerciales, sus acciones, sus opiniones, sus compromisos y toda su convivencia en el entorno social y en el entorno laboral, marcado por la ética y no por obligación de la Ley, es decir, por ejemplo: Cuando no practica la corrupción, cuando no avanza el semáforo en rojo, no lo hace porque esté obligado por la Ley, sino porque es ético , en las prácticas jurídicas individuales, en las acciones de derecho colectivo, contribuyendo con la sociedad a la reducción de los costes públicos y agravantes, produciendo constantemente la práctica de la cultura ética.

6. CONSIDERACIONES FINALES

³Los Leaders empoderan a las personas para que sean líderes, con conocimiento de valor, para manejar desafíos y procesos, no para discutir personalidades, ego de poder y ambiciones incoherentes.

En este estudio, se expuso el análisis sintáctico de algunos factores agravantes que ejercen fuerzas negativas en el medio público, social, en la prestación de servicios públicos y en la calidad de vida y salud mental de los actores públicos. Expone las responsabilidades de todos los actores públicos y sociales, y que deben guiarse por todos sus actos sobre el factor ético.

Indica algunas métricas necesarias para el inicio de nuevas políticas públicas desvinculadas de las pretensiones, con énfasis en la Ética de la Virtud y la Ética del Deber, con el fin de obtener resultados positivos eliminando las inconsistencias continuas y crecientes en el entorno público y en la prestación de estos servicios, que irradian a la sociedad en su conjunto.

Así, su principal objetivo es contribuir a los agentes públicos y sociales, destacando el debate de cuestiones complejas pero urgentes ante un gran volumen de consecuencias, evidenciando los primeros pasos a seguir para alcanzar estos objetivos. Define la “cultura ética” como una base sólida para iniciar y mejorar los procesos de trabajo y las relaciones. Destaca la fortaleza del Estado como agente transformador y su capacidad para cambiar la realidad del entorno público transformándola en un entorno estructurado, digno de satisfacer las necesidades de sus servidores, que dedican parte de su vida a la representación del poder público. Advierte de la atención que se debe tener continuamente con los servidores públicos y su salud mental, con un proyecto de formación, capacitación, motivación, valorización y calidad de vida, garantizando así lo mínimo aceptable para mantener un entorno productivo de trabajo y sin riesgos para la salud de los trabajadores.

7. AJUSTES DE NOTA

¹Evidences la gran necesidad de que el individuo se prepare para dedicar toda una vida al servicio público, con el fin de evitar una gran tensión emocional, ya que el servicio público requiere mucha dedicación, compromiso, cumplimiento de normas y normas, un aprendizaje constante y una búsqueda continua de diversos conocimientos. Su personaje es desafiado cada instante por el virus más grande de todos los tiempos, la corrupción abyecta. (el autor).

²Corruption es el virus más grande que hay, porque destruye todas las virtudes y valores que tienen los seres humanos. Deja al individuo inútil, en la guarción de las mentiras, degenerado y sin curación. (el autor).

³El liderazgo sin límites de pretensiones oscuras, ideologías negativas, opresión, orgullo, codicia, abuso de poder, negociación por favores y corrupción identifica a un verdadero líder, el entrenador de líderes mayor que él. Este tipo de líder construye una sociedad bajo los pilares de la ética, cambia el mundo y perpetúa su propia existencia en las acciones y resultados logrados por los líderes que ha formado. (el autor).

REFERENCIAS

BAETA, Hermann Assis. Cerimônia de Abertura. In: SEMINÁRIO INTERNACIONAL ÉTICA NA GESTÃO. Ética, Política e Verdade, XII, 2011, Brasília. Anais… – Brasília: Comissão de Ética Pública da Presidência da República / Esaf, 2012. 169 p., p. 14.

BALLONE, GJ. Síndrome de Burnout. In. PsiqWeb, Internet. Disponível em: <www.psiqweb.med.br>, Acessado em 15 de dez. de 2018.

BARROS FILHO, Clóvis de. Estratégias de Gestão para Mobilização e Disseminação da Ética na Administração Pública. In: SEMINÁRIO INTERNACIONAL ÉTICA NA GESTÃO. Ética, Democracia, Justiça e Mobilização Social XIV, 2013, Brasília. Anais… – Brasília: Comissão de Ética Pública da Presidência da República / Imprensa Nacional, 2013. 234 p., p. 28-29.

BAZZO, Ezio Flavio. Algumas considerações sobre a saúde mental dos funcionários públicos. Psicol. cienc. prof. [online]. 1997, vol.17, n.1, pp.41-44. ISSN 1414-9893. Disponível em: <http://dx.doi.org/10.1590/S1414-98931997000100007> Acessado em: 5 de maio de 2018.

BENEVIDES – PEREIRA, A. M. T (ORG). Burnout: quando o trabalho ameaça o bem estar do trabalhador. São Paulo: Casa do Psicólogo, 2002.

BRASIL. Constituição (1988). Constituição da República Federativa do Brasil. Brasília, DF: Senado Federal: Centro Gráfico, 1988.

BRASIL. Decreto nº 3.048, de 6 de maio de 1.999. Aprova o Regulamento da Previdência Social, e dá outras providências. 1999. Disponível em: <http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/decreto/D3048.htm> Acesso em 15 mar. 2018.

FARIAS, Vanderlei de Oliveira. Ética e Mobilização Social. In: SEMINÁRIO INTERNACIONAL ÉTICA NA GESTÃO. Ética, Democracia, Justiça e Mobilização Social XIV, 2013, Brasília. Anais… – Brasília: Comissão de Ética Pública da Presidência da República / Imprensa Nacional, 2013. 234 p., p. 139.

MATO GROSSO (Estado). Lei Complementar n.º 112, de 1º de julho de 2002. Institui o Código de Ética Funcional do Servidor Público Civil do Estado de Mato Grosso. Mato Grosso, Cuiabá, 1 jul. 2002. Disponível em: <http://www5.sefaz.mt.gov.br/codigo-de-etica-lei-complementar-n.-112-de-1-de-julho-de-2002> Acesso em: 15 mar. 2018.

______ (Estado). Lei Estadual n.º 7.692, de 1º de julho de 2002. Regula o processo administrativo no âmbito da Administração Pública Estadual. Mato Grosso, Cuiabá, 1 jul. 2002. Disponível em: <http://app1.sefaz.mt.gov.br/Sistema/Legislacao/legislacaopessoa.nsf/2b2e6c5ed54869788425671300480214/e79cf64bc15bf4d904256e990051474d?OpenDocument> Acesso em: 25 mar. 2018.

ONG MIND. The final taboo: Millions of employees forced to lie about stress. 2010. Disponível em: <https://www.mind.org.uk/news-campaigns/news/the-final-taboo-millions-of-employees-forced-to-lie-about-stress/#.W0FKqhen-M8> Acesso em 5 jan. 2017.

Os Pensadores, Os Pré-socráticos. São Paulo: Abril Cultural, 1973. 1ª ed., ago. 1973, p.19. (Coleção v. 1).

ROCHA, Cármen Lúcia Antunes. Ética, Direito e Democracia. In: SEMINÁRIO INTERNACIONAL ÉTICA NA GESTÃO. Ética, Política e Verdade, XII, 2011, Brasília. Anais… – Brasília: Comissão de Ética Pública da Presidência da República / Esaf, 2012. 169 p., p. 112.

[1] Licenciada en Administración de Empresas, MBA en Dirección de Empresas, Especialista en Gestión de Personas, en Gestión Pública, en Docencia en Educación Superior, en Gestión Educativa, en Gestión de Seguridad y Salud Ocupacional, en Gestión Pública Municipal, y en Gestión y Estandarización de Tránsito y Transporte .

Presentado: Febrero, 2019

Aprobado: Abril de 2019

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here