Las contribuciones de la evaluación psicológica en el contexto del tráfico

0
399
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
ARTIGO EM PDF

SILVA, Hustane Oliveira Martins da [1]

SILVA, Hustane Oliveira Martins da. Las contribuciones de la evaluación psicológica en el contexto del tráfico. Revista científica multidisciplinaria base de conocimiento. año 03, Ed. 06, vol. 06, págs. 123-134, junio de 2018. ISSN:2448-0959

Resumen

Este artículo tiene como objetivo presentar las contribuciones de la evaluación psicológica en el contexto de tránsito, así como discutir alternativas posibles del psicólogo de tráfico. Una investigación bibliográfica a través de artículos científicos en: Psicología-BVS, Scielo y Google Scholar (Google Académico), desde 2006 hasta la actualidad. Antes de la promulgación de la profesión de psicólogo en Brasil, había profesionales de transporte que trabajan con “pruebas psicométricas”, sin embargo, fue en los años 60 que la profesión se popularizó, especialmente con la creación de los Detrans (Departamento de Transit), PPC (Consejo Federal de Psicología) y CRPs (Consejo Regional de Psicología). Durante décadas de trabajo, las críticas y pocos avances en el área, una de las críticas encontradas en varios estudios es que el psicólogo de tráfico a veces termina siendo un poco limitado en su actuación, realizando sólo aplicación y corrección de pruebas psicológicas Ya que existen numerosas posibilidades de acción: alianzas con escuelas y universidades a educación vial, prevención de accidentes, intervenciones con alcohólicos, entre otros. Encontró una falta de estudios sobre el tema y como una sugerencia para profesionales, nuevas investigaciones, debates y reflexiones, participación en políticas públicas, intervenciones con alcohólicos, etcetera.

Palabras clave: evaluación psicológica de tráfico, tráfico, comportamiento humano.

1. Introducción

La población mundial ha ido creciendo cada día a un ritmo acelerado, con el número de vehículos circulando en las calles es mayor que hace unas décadas. El venga y vaya, la facilidad de locomoción, el desorden y el caos de tráfico en algunas ciudades contribuye negativamente a la aparición de algunos problemas relacionados con él, tales como: accidentes, muerte, violencia, desequilibrio emocional, estrés, contaminación Sonora y del aire, entre otros. El tráfico es el resultado de varias acciones, educación, prevención, las intervenciones son algunas alternativas para hacer el tráfico más armonioso. Específicamente, cuando hablamos de accidente de tráfico, nos hablan también de la conducta humana, por lo tanto la psicología del tráfico es de vital importancia para un trabajo en equipo con otros profesionales y también con los organismos de tránsito, ya que estudiar el comportamiento humano en el tráfico. Según Acharya y Gomes (2016):

Los departamentos de tráfico son los órganos encargados para abrir espacio a la labor de psicólogos, institucionalizar las psicotécnicos clínicas por el reconocimiento de la importancia de la actuación de este profesional en la prevención de accidentes y acciones de rabia del camino, por medio de los resultados de las pruebas (Cristo-SILVA; GÜNTHER, apud 2009 ALVES y GOMES 2016).

Es necesario entender el tráfico como fenómeno humano, que consiste en las leyes, obligaciones, conductas, problemas, para que podamos discutir los problemas que esto nos lleva, así como soluciones para la mejora de los servicios prestados a la sociedad.

Psicología como ciencia, ayuda a la comprensión del comportamiento y la psique humana, a través de instrumentos (pruebas), encuestas, observaciones, estudios, entre otros. Es en este escenario que la psicología del tráfico, con el fin de investigar el comportamiento humano en el tráfico, lo que es el más seguro, colabora con el bienestar del conductor y el peatón por lo que es una buena relación entre todos. En el curso de este trabajo, se presentará como se hace la evaluación psicológica en el contexto de tráfico, sus contribuciones, así como las críticas que surgieron durante los años de práctica. Según Ravi y García (2010):

El proceso de evaluación psicológica es amplio, implica la información que se recopila a través de las estrategias a utilizar, tales como: entrevista psicológica, pruebas psicológicas y técnicas de observaciones que el psicólogo considera importante tener en cuenta. Podemos observar que el uso de tests psicológicos es una de las estrategias a utilizar en este proceso. (RAVI y García, p. 14, 2010).

Este trabajo es un estudio bibliográfico y tiene como objetivo presentar las contribuciones de la evaluación psicológica en el contexto del tráfico, los instrumentos más utilizados por los psicólogos para evaluar conductores y aspirantes para la obtención de la CNH (cartera Habilitación nacional), así como sugerir otras maneras para el psicólogo, por ejemplo, desarrollar la labor educativa y preventiva; conocimiento de tráfico; investigación sobre comportamiento humano. Investigación fue utilizada en sitios tales como Scielo y BVS Psicología el Google Scholar (Google Académico), desde el año 2006 hasta la actualidad.

Había una cierta falta de trabajo actual sobre el tema, hay que discutir más sobre el tema, publicando trabajos, investigaciones. En cuanto a la actuación de la psicología del tráfico, el mismo debe estar inscrito en el CRP (Consejo Regional de Psicología) de la región, ser acreditado por el Dmv (Departamento de vehículos motorizados) y de acuerdo con la resolución Nº 425/2012 de la CONTRAN, poseen un curso de especialización en Psicología del tráfico.

Lo que si propone con este trabajo, fue aumentar las contribuciones, así como las críticas relacionadas con el papel del psicólogo en el contexto de tránsito, discutir mejores formas y soluciones para que los servicios pueden cubrir la demanda de calidad solicitados.

Lo que se espera es que este artículo instigar a los trabajadores al estudio y el impulso a la aparición de una nueva investigación, alianzas con otros profesionales que trabajan en el campo de tránsito para promover actividades educativas, así como las intervenciones, publicación de la obra, ya que existen pocos trabajos publicados relacionados con el tema.

2. Evaluación psicológica en el contexto del tráfico

La evaluación psicológica, proceso por el cual es exclusivo de los psicólogos, usos de instrumentos científicos (pruebas) para recopilación de datos sobre los aspectos psicológicos, con el fin de satisfacer una demanda. Como Anache (2011) “las pruebas se utilizará como una forma de añadir a los elementos y proceso de información sobre el funcionamiento psíquico del individuo.” (Apud ANACHE 2011 AMBIEL; MOGNON y ISHIZAWA 2015). Según la PPC:

La evaluación psicológica es entendida como un proceso de investigación integral, en la que el evaluado y su demanda, con el fin de establecer la más adecuada toma de decisiones del psicólogo. Sobre todo, la evaluación psicológica se refiere a la recopilación e interpretación de los datos, obtenidos a través de un conjunto de procedimientos fiables, entendido como aquellos reconocidos por la ciencia psicológica. (Cartilla de evaluación psicológica, de 2013, p. 11).

Al final en los años 80, ha habido numerosas críticas sobre el uso de pruebas psicológicas, disminuyendo el uso de psicólogos en Brasil, que también en la disminución de la producción brasileña, procesos éticos, etcetera, los Santos (2011) informa que:

Inicialmente las pruebas psicológicas fueron utilizadas en Brasil basado en sólo la traducción de instrumentos producidos en otros países, sin estudios de validez y adaptaciones a la realidad brasileña, haciéndolos objeto de crítica y de incredulidad. (SANTOS, apud AMBIEL, 2011 MOGNON y ISHIZAWA, 2015).

La regulación de la profesión de psicólogo fue en el año 1962, más tarde, se crearon los consejos de Psicología: estado (CRP) y Federal (PPC) y la psicología del tráfico ya era reconocido en el país. Psicología del tráfico comenzó en 1920.  Según Silva y Günter (2009), “en los años 1940 y 1950 el psicólogo trabajaba con pruebas, realización de pruebas psicométricas” (SILVA y GÜNTER apud PASQUALI 2009 y 2013 el lago). Silva (2012) señala que:

Los años 60 se caracterizó, por lo tanto, la organización política y administrativa de la categoría de los psicólogos y también para la institucionalización y expansión de la psicología en diferentes espacios de la experiencia, incluyendo los DETRANs, consolidando las raíces identificados a partir del período pré-reglamentación. (SCOTT 2012).

Antes de la resolución Nº 425/2012 de la CONTRAN, que establece la obligación de un curso de especialización de tránsito para los psicólogos, el requisito para ejercer su profesión en el área fueron sólo un curso de formación o el título de experto examinador de tráfico, con el tiempo de carga de 180 horas. Este importante cambio ha conducido a una mayor demanda de cursos de postgrado en Psicología del tráfico y una mejora en la calificación de profesionales en el campo.  Silva y Gunther (2009) señalan que:

El aumento de la oferta de cursos de especialización puede tener otras ramificaciones. Uno de ellos es que, más bien de continuar la preparación de psicólogos a ser exclusivamente de expertos en tránsito, tendremos la oportunidad de formar profesionales para actuar en los diferentes problemas de tráfico, de lo contrario continuaremos siguiendo el modelo formación de expertos psicólogos antes, pero bajo un nuevo sello, experto. La perspectiva de la preparación de consultores puede abrir las puertas a otros mercados, como varios órganos de tránsito y transporte demanda conocimientos e intervenciones creativas para reducir al mínimo sus problemas. (SILVA y GUNTHER, 2009, p. 169 apud SAMPAIO y NAKANO, 2012).

Después de la aprobación por el código de tránsito brasileño (CTB), la visión del tránsito se ha convertido en más humana, como puntos de Alves y Gomes (2016) “evaluación psicológica comenzó a centrarse no sólo en pruebas que evalúan el procesamiento de la información conectado a la capacidad para tomar decisiones, sino también en el comportamiento y la subjetividad “(DMV, MG 2013 apud ALVES y GOMES 2016).

La evaluación psicológica del tránsito surgió de la necesidad de investigar las características psíquicas de los candidatos para obtener, renovar o cambiar de categoría de CNH, como también predecir comportamientos de riesgo, como accidentes de tráfico. Según el DMV, hay tres causas principales de accidentes de tráfico: exceso de velocidad, falta de atención, abuso de alcohol, relacionados con la conducta del conductor. Para Veronica y Rueda (2007) “el papel de la evaluación psicológica es actuar preventivamente para reducir eventualidades de drivers en si poner en situaciones de peligro” (LAMOUNIER y RUEDA 2007 apud RIBEIRO, ALENCAR e SOUZA 2015).

Según Silva y Alchieri (2007):

Evaluación psicológica de candidatos wpgu es, aún hoy, la principal actividad de la mayoría de los psicólogos de tráfico en el país. Para más de 50 años, esta práctica psicológica particular en el contexto de la carretera, con el propósito de ayudar en la seguridad del tráfico, identificación de los conductores más probabilidades de estar involucrados en accidentes. (Apud SILVA y ALCHIERI PASQUALI y lago 2013).

Otra justificación para el uso de pruebas en el contexto del tráfico sería predecir el comportamiento inadecuado de los conductores, según la PPC “estudios de validez de criterio que muestran que las medidas de prueba proporcionan importantes conductas situación (por ejemplo, las conductas de riesgo, participación negligente en accidentes) “(cartilla de evaluación psicológica, p. 18). Según Ravi y García (2010):

Las condiciones éticas de este proceso son en el uso apropiado de técnicas psicológicas, combinado con el rigor teórico, pero, sobre todo, a reconocer y los conceptos debidamente éticos de conceptualizar el tema y la ciudadanía, en armonía con el que se establece la comprensión de los fenómenos psicológicos.  (RAVI y García, p. 15, 2010).

En el contexto de la evaluación psicológica de tráfico, tratar con diferentes tipos de personas, personalidades, deficiencias físicas y/o psicológicas, entre otros, Ravi y García (2010) estado, en la evaluación psicológica de profesionales:

La evaluación psicológica realizada por psicólogos en el tráfico, además de complejo y específico objetivo, evalúa a tema que encuentran en diferentes etapas de la vida. Así tenemos el proceso de evaluación psicológica voluntad incluyen a temas en diferentes etapas de desarrollo, desde la adolescencia hasta la vejez, con sus diversas características, culturas y con valores propios introjetados. El psicólogo tiene la tarea de contextualizar esta realidad, considerando que el mismo acto de la conducción, el tipo de vehículo (viaje, transporte de carga y transporte colectivo), como así como todas las situaciones externas a ser consideradas para este candidato. (RAVI y García, p. 16, 2010).

Según la CONTRAN (Conselho Nacional de tránsito), la evaluación psicológica tiene carácter obligatorio y knockout para los conductores y aspirantes a obtener o cambiar de categoría de CNH, el nivel intelectual de la atención, psicomotriz, psico-física y personalidad. Silva (2008) señala que:

El candidato CNH puede considerarse ajuste cuando realizar consistente en una evaluación psicológica para el vehículo de conducción en la categoría deseada; ajuste con restricción cuando presente alteración o menoscabo psicológico que estaba temporalmente bajo control, hacer el registro, en este caso, el período de validez para la revalidación de registro; no puede temporalmente cuando presente alguna discapacidad psicológica en aspectos psicológicos evaluados, que sería capaz de recuperación o corrección; o no apto cuando se presenta insuficiencia en las áreas evaluadas que están fuera de los parámetros normales y no recuperable. (Apud SILVA 2008 SAMPAIO y NAKANO 2011). ”

Es bien sabido que cuando se habla de evaluación psicológica, estamos también hablando de rapport, observación del comportamiento, intervención, realización de entrevistas, entre otros. La resolución del CONTRAN n ° 425/2012, se evaluará algunos artículos:

Arte. 5° en la evaluación psicológica debe medirse por métodos psicológicos y técnicas, los procesos psíquicos:

Toma;

Procesamiento de la información II;

III toma de decisiones;

IV-comportamiento

V-auto-evaluación del comportamiento;

Rasgos de la personalidad VI. (CONTRAN, 2008).

En cuanto a la elección de las pruebas, el PSC recomienda “en el caso de la elección de una prueba, es necesario que el psicólogo haga la lectura cuidadosa del manual y de la investigación en edificio tu para decidir si puede o no puede utilizarse en esa situación” (cartilla de evaluación Psicológica, p. 18, 2013). Psicólogos utilizan instrumentos confiables psicológicos, es decir, de confianza y recomendado por la política pesquera común y de acuerdo con el consentimiento de la SATEPSI (sistema de evaluación de pruebas psicológicas), que valorar principalmente atención, personalidad , inteligencia, memoria, entre otros, podemos citar algunos: AC, AD (atención), BFM-1 y BFM-2 (batería de funciones mentales para pilotos – test de atención), Palográfico, Zulliger, IFP, HTP, Rorchach (tests de personalidad), RAVEN (test Inteligencia), MVT (prueba de memoria Visual), queda a criterio del psicólogo para decidir que se utilizarán y en qué contexto la evaluación (ya sea para obtener, renovar o cambiar de categoría de CNH).

En relación con este proceso, Adams y Garcia (2016) afirman que:

Algunos rasgos de personalidad medidos durante el proceso de evaluación se pueden vincular a comportamientos impulsivos, permitiendo conducción temeraria, irresponsabilidad, egocentrismo, impulsividad, agresividad e intolerancia a la frustración, para ejemplo. Estas características sirven como factores relacionados con la operación de las acciones personales como las hostilidades, tolerancia de tensión de control, sociocentrismo y ansiedad, que puede influir en la ocurrencia de accidentes de tráfico que en características fisiológicas y psicofisiológicas. (ALVES y GOMES 2016).

Las pruebas psicométricas, es decir, pruebas que tienen una medida objetiva, evaluar principalmente habilidades, son los más usados, ya que, según Groeger (2003) “se utilizan para predecir la capacidad para conducir, sobre todo para predecir la probabilidad de un individuo involucrado en accidentes “. (2003 GROEGER apud SAMPAIO y NAKANO 2011). Último pero no menos importante, según de Alencar, Sharma y Rajan (2015) “la entrevista de retroalimentación presentado claramente y objetivamente, es un derecho de todos los candidatos y el psicólogo debe realizarlo dentro de 48 horas, después del final de la evaluación psicológica “. Durante años de práctica de la psicología del tráfico, hubo algunas críticas, Rueda (2009) afirma que:

La crítica a la evaluación psicológica realizada en el contexto de tráfico relacionadas con la falta de estandarización en cuanto a la batería de instrumentos para ser utilizados desde el PPC sólo recomienda qué constructos se debe considerar en la evaluación, porque Éstos varían grandemente de un lugar a otro- y la falta de continuidad de la evaluación, ya que se realiza sólo una vez (cuando la persona intentará llegar a su primer wpgu-CNH), a diferencia del examen médico forense, repetir cada cinco años. Esto hace que los cambios personales que se produjeron con el tiempo no se considera. (RUEDA, 2009 apud SAMPAIO y NAKANO 2011).

Rueda y Gurgel (2008) señalan sin embargo: “lo que se observa en muchos manuales de instrumentos es una normalización según el nivel educativo y el tipo de licencia, de hecho, ser el instrumento que tales diferencias existen” (RUEDA y GURGEL, 2008 apud SAMPAIO y NAKANO, 2012).

Silva y Alchieri (2007) justifica que no hay necesidad de evaluación psicológica de trafico para el permiso para conducir, porque según ellos “la investigación sobre la evidencia de la validez de los instrumentos y la utilidad de los tests psicológicos evaluar la personalidad son escasos en Brasil “(SILVA y 2007 ALCHIERI apud AMBIEL, MOGNON y ISHIZAWA, 2015). Más tarde, aún en dudas y preguntas acerca de la necesidad o no de la evaluación psicológica, hubo pocas investigaciones y estudios. Primi y Nunes (2010) subrayan la importancia de los estudios sobre la validez predictiva y consecuentes “tales búsquedas se podrían realizar la correlación de los resultados de pruebas psicológicas con la ocurrencia de accidentes causados por el conductor o la aparición repetida de violaciones “. (PRIMI y NANI 2010 apud SAMPAIO y NAKANO 2011). Silva y Alchieri (2007) muestran que:

Se sabe por estas discusiones, que el campo de la evaluación psicológica de los conductores está marcado por dificultades y limitaciones en el razonamiento y el ejercicio, no existe consenso sobre su validez en relación con la mayor seguridad en desplazamientos de carretera público. (SILVA y ALCHIERI 2007).

Antes de esta discusión, sin embargo, el Brasil es el único país que exige a los solicitantes de registro a someterse a evaluación psicológica, que nos lleva a otra pregunta: ¿es realmente eficaz para evaluación psicológica de cnh? Los estudios son escasos, por lo que no existe suficiente evidencia para esta afirmación. Otro importante punto es la descalificación del psicólogo de tráfico, porque su trabajo no es valorado, divulgada, esto sucede en la práctica cuando sólo en los casos de obtención de la CNH se realiza la evaluación psicológica, que es de suma importancia para evaluar el tema de tiempo a tiempo, ya que la personalidad y el comportamiento son inconstantes, por lo tanto, tanto en la obtención y renovación de la CNH, la evaluación psicológica debe ser obligatoria, así como la física. Pessoto (2012) nos trae otra pregunta: “en relación con el perfil del conductor, ha ya sido delineado con respecto a las variables que requieren investigación, basada en la evidencia empírica para apoyar esta necesidad?” (PESSOTO, 2012).  Respuestas a esta y otras preguntas deben contestarse basado en estudios, investigaciones, conferencias, debates, entre otros.

La retroalimentación de las pruebas es también un problema, puesto que debido al gran número de candidatos que realizan la evaluación, no deja mucho tiempo para realizarlo, muchas veces el candidato no era apto en la prueba en ese momento, sin embargo, hay ninguna aclaración sobre la evaluación, un como la persona puede no presentar la atención o estabilidad emocional suficiente para su aprobación y para tratar con el tráfico. Los estudios futuros deben prestar atención a esta y otras cuestiones relacionadas con la evaluación psicológica en el tráfico. En cuanto a la obligación de la evaluación psicológica del tráfico, según Silva, Alves y Rosa (2015), es una manera objetiva de evaluar a los candidatos, sin embargo:

Para completar estos datos objetivos incluyen observaciones y entrevistas individuales, que componen los procedimientos adoptados. Es también necesaria una apreciación del contexto en que se insertan los conductores. (SILVA, ALVES y ROSA, 2015).

Otra evaluación psicológica fundamental del tráfico es que no hay instrumentos específicos baterías para los mismos, siendo que lo que se evalúa son construcciones como personalidad, atención, memoria, razonamiento, etcetera, sin embargo, también resultados positivos de pruebas de personalidad, por ejemplo, demuestra buena conducta en el tráfico, lo que les falta son los estudios de comportamiento de relación en los resultados de la prueba de tráfico según Saab y Nakano (2011) “hay un pequeño número de estudios orientado específicamente a la investigación de cómo conducir el conductor y la relación entre el rendimiento de los instrumentos y su capacidad de predicción de comportamiento del coche”. (SA y NAKANO 2011).

Silva y estado Alchieri (2007):

La investigación sobre la personalidad de los conductores son escasos y bastante restringido a generalizaciones, por lo que una mejora en el área sólo puede lograrse a través de los siguientes factores: desarrollo de herramientas de evaluación y mejor perfil de los conductores, muestra más representativa de la población investigada e integrada acción o alianzas entre las instituciones educativas responsables de transporte individual y colectivo y empresas de transporte. (SILVA y 2007 ALCHIERI apud SAMPAIO y NAKANO 2011).

Aparte de la cuestión del desarrollo de mejores instrumentos para la evaluación citada, hay otras preguntas y posibilidades de la operación del psicólogo de tráfico, como puntos de Rozestratren (2007):

Trabajar con personas que tienen una fobia a conducir, las intervenciones con los abusadores de alcohol, desarrollar actividades y estudios con usuarios de drogas, trabajar con empresas de transporte colectivo, promover la educación en tráfico junto a las escuelas, ayudar a promoción de educación ambiental y la ley después de eventos traumáticos y de accidentes de tráfico, promover estudios destinados a mejoras en las condiciones ambientales en el contexto de tránsito, entre otros. (2007 ROZESTRATEN apud AMBIEL, MOGNON y ISHIZAWA 2015).

Frente a muchas posibilidades, la realidad que vemos es otra, y el psicólogo muchas veces restringe la aplicación de pruebas y elaboración de informes a lo candidatos obtención/renovación/cambio de categoría de CNH, crítica este muy presente mayoría de los trabajos encontradas el tema. Ambiel, Mognon y Ishizawa (2015), otra crítica que podemos citar en relación con la evaluación psicológica de tráfico es “la falta de estudios que contribuyeron en la predicción de ciertas características individuales y la participación de pilotos en accidentes y multas” . Sobre el papel del psicólogo, Silva, Alves y Rosa (2015) señalan que:

Estudios de literatura reafirman la necesidad de publicaciones relacionados con la evaluación del desempeño psicológico y profesional en el área de tráfico con interfaz con otras ciencias, porque actuar en el tráfico es a conocer este fenómeno como parte de un complejo sistema de transporte y así entender que los estudios predictivos en relación a las causas de los accidentes de tráfico van más allá de la evaluación psicológica. (SILVA, ALVES y ROSA, 2015).

Silva, Alves y Rosa (2015) dirigieron a otro problema referente a la evaluación psicológica: hubo errores materiales tales como la “falta de identificación de la psicóloga, la opinión final en tiempo de ejecución, la falta de exámenes de registro locales, uso excesivo de la abreviaturas en la escritura, el nombre de los instrumentos, imprecisiones, falta de resultados, etcetera.” (SILVA, ALVES y ROSA 2015). Es importante a los profesionales si se ofende esta pregunta, porque según la PPC, el mayor número de procedimientos éticos contra psicólogos se refiere a la preparación de documentos.

Es evidente que los cambios en ambos la formación del psicólogo y del actuar son necesarios, para desarrollar un trabajo de mejor calidad, como señala Pasquali y lago (2013) “es importante que la psicología del tráfico se discute en congresos, cursos y también ser una materia obligatoria en los cursos de pregrado en psicología, desarrollando en el alumno una mirada profesional (…)”. (PAI y lago 2013).

Silva y Dagostin (2006) señalan que:

Se necesita investigación para investigar: las habilidades sociales y técnicas de los profesionales que trabajan en el área de tránsito; consideraciones sobre la práctica profesional; percepciones de un psicólogo en la actividad a evaluar conductores y técnicas de caracterización y los instrumentos psicológicos, que permiten la continuidad de los avances en la comprensión de los fenómenos y problemas más se requiere para la actividad Área profesional y el conocimiento. (Apud 2006, SILVA y DAGOSTIN, SAMPAIO y NAKANO, 2012).

A pesar de críticas y pocos avances percibidos en la práctica del psicólogo de tráfico, algunos cambios ocurrieron en los años 2000 hasta la actualidad, Nanda y Reppold (2010) subrayan que “el avance de la zona ha producido debido al desarrollo de nuevos estudios de construcción y validación de instrumentos, medidas tales como la aparición de la SATEPSI y de los eventos científicos sobre evaluación psicológica ha sido debatido “(NORONHA y 2010 REPPOLD apud AMBIEL, MOGNON y ISHIZAWA 2015).

Algunas medidas para asegurar que el tráfico funcione en una más armónica y menos caótica. Por ejemplo, en la ciudad de São Paulo, fue implementar la rueda, con el fin de reducir el flujo de vehículos que circulan en las calles por lo menos una vez por semana, como consecuencia, accidentes, multas, entre otros, también. Leyes más severas, penas, multas, son parte de otras medidas, una de las cuales es la prohibición, que provee de un multa, encarcelamiento y en algunos casos la pérdida del derecho a la unidad durante un año, el conductor que es sorprendido conduciendo mientras intoxicado. Tales medidas (algunas polémicas) podrían debatirse con los organismos de tránsito y otros profesionales, para el análisis de la efectividad y discusión de resultados con el objetivo de la mejora de estos servicios. PASQUALI y lago (2013) asegura “además de un psicólogo evaluar al tema, tienes que ser un profesional completo, involucrado con las políticas de tránsito y la movilidad humana y coherente con su compromiso como ciudadano”. (PAI y lago 2013).

Algunas iniciativas se han tomado para asegurarse de que la psicología junto con la política pesquera común contribuye de alguna manera a un mejor funcionamiento del tráfico, uno de ellos fue el movimiento nacional de la democratización en el tráfico, con el fin de discutir con otros profesionales varias políticas públicas de áreas dirigida al tránsito, como Silva (2012) “grupo formado por 27 instituciones que trabajan directa o indirectamente con el tema, buscó desarrollar acciones destinadas a la movilidad, ciudadanía, salud y la paz en el tráfico “(SILVA, 2012).

Otra iniciativa importante fue la creación de la Red Iberoamericana de Psicología del tráfico, que tiene como objetivo compartir conocimientos, experiencia, Estudios bibliográficos y segundo Silva (2012) “la red tiene la posibilidad de contribuir para difundir la psicología del tráfico en países de América Latina, promover el desarrollo científico y profesional, cuenta con 90 participantes en varios Estados brasileños, psicólogos y no psicólogos “(SILVA 2012). Hay estudios que prueban la percepción positiva de los candidatos en relación con la evaluación psicológica para la obtención y renovación del registro, sin embargo, 2012 Rehbein, reflexionar sobre que Zechariah &:

Se necesitan estudios adicionales para llegar a estas actitudes, investigar ya que los resultados pueden servir para mejorar los procedimientos en la práctica, además de contribuir a la reflexión sobre la importancia del área de la psicología del tránsito y sobre el papel ejercido por la psicología. (REHBEIN y apud 2012 AMBIEL, Zacarías MOGNON y ISHIZAWA 2015).

Las perspectivas para el futuro de la evaluación psicológica en el tráfico son que los profesionales buscan otras formas de asistencia, como Silva (2012) “psicólogos de tráfico deben buscar implementar también un modelo intervencionista no sólo con los conductores, sino también en los usuarios más vulnerables de tráfico (peatones y ciclistas) “(SCOTT, 2012).

Algunos autores defienden la idea que la educación preventiva del tráfico se debe iniciar tan pronto como sea posible y especialmente en las escuelas, como Adams y Garcia (2016):

Analizar la relación entre individuo y medio para una dirección segura y teniendo el comportamiento como objeto controlador principal, hipotéticamente sería más efectiva una educación psicológica preventiva dirigida no sólo a los candidatos a CNH, pero la mayoría de las personas jóvenes, que son terminar la escuela secundaria, por ejemplo, que se mantendrá a los usuarios de manera proporcionan no sólo los controladores sino también a los peatones y ciclistas, entre otros. (ALVES y GOMES, 2016).

Silva, Alves y Rosa (2015) señalan que “poco se ha explorado sobre el papel del profesional en el campo de la evaluación psicológica o en la interfaz con otras ciencias. Estos datos refuerzan la necesidad de investigación para la mejor consolidación de esta práctica “. (SILVA, ALVES y ROSA, 2015).  Con esta afirmación anterior, podemos pensar que profesionales todavía están atrapados en su práctica, a menudo debido a la falta de órgano regulador de incentivos de la profesión. Pessoto (2012) también afirma que:

El psicólogo de tráfico no debería ser limitado para el proceso de obtención/renovación de inscripción o cambio de categoría, pero debe ser amplio, incluyendo en una etapa anterior del significado en si tienes un coche, esto justificaría una gama de estudios que involucran, además de los tres factores (hombre vio y vehículo), componentes externos a ellos. (PESSOTO, 2012).

Consideraciones finales

El creciente número de automóviles, motocicletas, circundar las calles diariamente trae algunas preocupaciones, como educación, accidentes, muerte, trauma emocional, físico y contaminación de ruido y aire, que puede traer graves riesgos a la salud de en la población general. Estas cuestiones de tráfico involucran diferentes instituciones/organizaciones, incluso relacionados con la salud, ya que esta se ve afectada indirectamente. Podemos entender el tráfico como un conjunto de factores: leyes, normas, comportamientos, entre otros. Psicología como una ciencia del comportamiento, tiene mucho que cooperar en esta área, ya que uno de los objetivos de la psicología del tráfico es predecir comportamientos de riesgo.

Este artículo tiene como objetivo presentar las aportaciones de la evaluación psicológica en el tráfico, cómo procesa la evaluación en este contexto, así como las dificultades y limitaciones que existen en esta técnica. La evaluación psicológica del tráfico, desde su casa, que tuvo alrededor de 40 años, se llevó a cabo, ida y vuelta poco cambio se produjo en la práctica del psicólogo de tráfico. Surgieron varias críticas sobre el papel del psicólogo, uno de ellos citan en el texto, es la falta de instrumentos específicos de evaluación psicológica del tráfico, puesto que las pruebas utilizadas para esta evaluación se utilizan en otras áreas de la psicología como la clínica, organizacional, entre otros.

Para obtener la evaluación psicológico/renovación/cambio de categoría de CNH, las construcciones más evaluadas, son: atención, memoria, personalidad, pensamiento, entre otros, en el que el psicólogo elegirá qué baterías de pruebas se aplicará, de acuerdo con la sugerencia de la PPC. Se presentaron los instrumentos más utilizados por los psicólogos para evaluar conductores, siendo que la elección del mismo es de acuerdo al contexto, ya sea consiguiendo/renovación o cambio de categoría de CNH. La batería de pruebas debe ser elegida por los psicólogos, según sugerencias de la PPC.

Se observó que existe una falta de estudios e investigación del psicólogo en la psicología del tráfico y, la esperanza es que, con la resolución del CONTRAN que hace obligatorio un curso de especialización para el psicólogo de la ley en el área de tránsito, nuevo trabajos y publicaciones, ya que, al final del curso, el profesional debe escribir una tesina o un artículo, este cambio permitirá la formación de profesionales calificados en el mercado laboral.

El papel del psicólogo en el área de tránsito está aún restringido a menudo solamente la aplicación y prueba de corrección, preparación de informes, sin embargo, que sugiere es que el psicólogo explorar otras áreas, entre las que la promoción de la educación tráfico junto con profesionales de otras áreas para desarrollar el trabajo con escuelas, universidades, transporte público, prevención de accidentes de tráfico y también mejor aclarar para que los aspirantes a obtener el registro de trabajo psicólogo y su importancia. Otra iniciativa importante propuesta por Castillo et al. (2015) “es ofrecer grupos psicológicos individuales de atención, orientación y acogida a víctimas de un accidente de tráfico”. (CASTILLO et al. 2015).

Es importante que actividades educativas sobre el tráfico principalmente en las escuelas, porque el público es jóvenes que están aprendiendo a respetar las leyes y seguir ellos y muchos de ellos tienen intención de coger el CNH.

La charla de tráfico, nos estamos refiriendo también al comportamiento humano, en este sentido, Pai y lago (2013) destaca que “es necesario mostrar el tráfico como fenómeno humano, entender los problemas que esto trae sobre nuestra salud, así como de los impactos para el bienestar “(PAI) y lago 2013).    Finalmente, el psicólogo debe actuar en la evaluación psicológica del tráfico con miras a la prevención y la intervención para futuros conductores reducir o extinguir comportamientos y situaciones graves.

Referencias bibliográficas

ADAMS, Catherine Aparecida. García, Juliana. Contribuciones de la psicología del tráfico: consideraciones educativas para el tránsito y la formación profesional. Muriaé, 2016. Disponible en www.faminas.edu.br/download/baixar/467 consultado el: 06 Oct. 2016.

AMBIEL, Rodolfo Augusto Matteo; MOGNON, Bill Fisher; ISHIZAWA, tendido Fabiana Mítiko. Actitudes vis-á-vis la evaluación psicológica de candidatos para la obtención y renovación del CNH. EST. Inter. Psicol., Londres, v. 6, n. 2, p. 18-38, 10.  2015.   Disponible en <http: pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=”sci_arttext&pid=S223664072015000200003&lng=pt&nrm=iso”>.</http:> 02 establecer acceso.  2016.

CARTILLA DE EVALUACIÓN PSICOLÓGICA. Brasilia: Consejo Federal de psicología, psicología, consejos regionales 1° edición, noviembre de 2013.

RAVI, Clair Ana. García, Lucio Fernando. Tránsito y movilidad humana: Psicología, educación y ciudadanía/org. -Porto Alegre: Ideograf Regional Consejo de Psicología de Rio Grande do Sul, 2010.

Pasquali, Doris Serena Holmer Biehi; Lago, Vivian de Medeiros. (2013) “la evaluación psicológica en tránsito: desafíos para el psicólogo en el ejercicio de las actividades.” Disponible en: https://psicologia.faccat.br/blog/wp-content/uploads/2013/11/Doris-Paquali.pdf. 04 acceso set. 2016.

PESSOTO, Fernando. Psicología del tráfico – algunas reflexiones. 2012. Disponible en http://www.ibapnet.org.br/?cd=64 consultado el 07 de octubre. 2016.

SHARMA, Priscilla Irano; ALENCAR, Ivana Mathew; y RIBEIRO, Paulo Eduardo.  (2015): “estudio de la evaluación psicológica en el tráfico“, Revista de Ciencias Sociales Caribeña (noviembre 2015). En línea: http://www.eumed.net/rev/caribe/2015/11/psicologia.html. Consultado el 15 de septiembre. 2016.

Sampaio, Maria Helena de Lemos; NAKANO, Tatiana de Cássia. Evaluación psicológica en el contexto de tráfico: informe de investigación. Psicol. contenido. Prat, San Pablo, v. 13, n. 1, p. 15-33, de 2011.   Disponible en <http: pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=”sci_arttext&pid=S151636872011000100002&lng=pt&nrm=iso”>.</http:> Consultado el 20 de septiembre.  2016.

SILVA, Marlene Alves da; Alves, Irai Cristina Boccato; ROSA, Helena Rinaldi. Evaluación psicológica en el contexto del tráfico: revisión de la literatura del período de 2006 a 2015. BOL. psicológico, São Paulo, v. 65, n. 143, p. 157-174, julio.  2015.   Disponible en <http: pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=”sci_arttext&pid=S000659432015000200005&lng=pt&nrm=iso”>.</http:> Consultado el 22 de septiembre.  2016.

SILVA, Fabio Henrique Vieira de Cristo y. La psicología del tráfico y los 50 años de profesión en Brasil. Psicol. Cienc. Prof., Brasilia, v. 32, n. SPE, p. 176-193, 2012.   Disponible en <http: www.scielo.br/scielo.php?script=”sci_arttext&pid=S141498932012000500013&lng=pt&nrm=iso”>.</http:> 25 establecer acceso.  2016.

SILVA, Fabio Henrique Vieira de Christ; ALCHIERI, João Carlos. Evaluación psicológica de la personalidad: una revisión de literatura. Psico-USF (imponen), Itatiba, v. 12, n. 2, p. 189-196, de 10.  2007.   Disponible en <http: www.scielo.br/scielo.php?script=”sci_arttext&pid=S1413-82712007000200007&lng=pt&nrm=iso”>.</http:> Hits en Oct 04.  2016.  http://DX.doi.org/10.1590/S1413-82712007000200007.

[1] Evaluación psicológica-Instituto de estudios de posgrado – IPOG-Cuiabá, MT

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here