Derecho de cooperación entre Estados: La búsqueda de soluciones a los intereses internos de la inmigración

0
44
DOI: 10.32749/nucleodoconhecimento.com.br/ley/cooperacion-entre-estados
PDF

ARTÍCULO ORIGINAL 

CARNEIRO, Dioclécio Salomão [1]

CARNEIRO, Dioclécio Salomão. Derecho de cooperación entre Estados: La búsqueda de soluciones a los intereses internos de la inmigración. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 05, Ed. 03, Vol. 05, págs. 150-164. Marzo de 2020. ISSN: 2448-0959. Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/ley/cooperacion-entre-estados, DOI: 10.32749/nucleodoconhecimento.com.br/ley/cooperacion-entre-estados

RESUMEN

La propuesta de investigación se basa en analizar si se producen las formas más diferentes de cooperación entre Estados, la soberanía de uno u otro puede estar en riesgo, desde el punto de vista de las relaciones internacionales con el tratamiento independiente de los inmigrantes.  En este contexto, buscamos evaluar los supuestos y consecuencias de este modelo cooperativo entre los Estados Constitucionales como forma de articulación y condición de esta cooperativa, garantizando los llamados derechos fundamentales a esta parte de los individuos.

Palabras clave: Derecho constitucional, democracia, cooperación, inmigración, soberanía.

1. INTRODUCCIÓN

Los desafíos presentes hoy en día son más audaces desde el punto de vista de las garantías fundamentales para aquellas personas que practican la inmigración como una forma de buscar mejores condiciones de vida para ellos y sus seres queridos.  Sin embargo, la historia revela diferentes barreras en estos movimientos, y se puede citar el Muro de China, el Muro de Alemania y, actualmente, los Estados Unidos, en la frontera con México.  El debate que condujo y condujo a la construcción de estos cruces constituye las más diversas razones políticas y supuestas de seguridad que se han intensificado en las fronteras.

Sin embargo, el artículo busca retratar la visión más allá de los cruces fronterizos de cada Estado nación, centrándose en la perspectiva de los inmigrantes que corren el riesgo de vivir en ambientes más seguros y prósperos y de acuerdo con sus necesidades personales.  Este movimiento siempre se ha producido entre los continentes y que ahora se está estudiando con el sesgo de las garantías mínimas de que el derecho internacional puede perjudicar a estas personas, con la intención de hacer las políticas internas de cada país menos agresivas para cuidar de estas poblaciones, que a menudo se encuentran en condiciones de extrema vulnerabilidad.

2. EL DERECHO COMÚN DE COOPERACIÓN. DERECHOS HUMANOS CON UN ESTÁNDAR INTERNACIONAL VINCULANTE DE ESTADO

El desafío de la cooperación entre Estados toma forma de la capacidad que cada país tiene hacia su población, ya sea en el marco de la cultura de aceptación de otras personas de diferentes etnias o incluso en el obstáculo planteado por la sociedad receptora.  En el sentido de que se emitan prejuicios a través de excusas dadas por la situación económica y social o incluso por la pretensión de traer a estos inmigrantes con ellos, los problemas relacionados con su conducta, que pueden desestabilizar esa sociedad entonces organizada y estandarizada, son frecuentes.  Como explica Torronteguy (2010), los programas de cooperación se centran en la aplicación, el desarrollo y la concienciación de los derechos humanos.  Sin embargo, en muchas ocasiones, pretende contribuir a las sociedades que reciben cooperación y, por lo tanto, es un modelo educativo de estas sociedades, con el objetivo de garantizar los derechos humanos, a menudo, por lo tanto, el énfasis en la cultura sesgada del país donante.

La capacidad y la profundidad, a medida que se entienden e interpretan las relaciones humanas desde sus derechos fundamentales, se deben a la aplicación efectiva de estas garantías y, por lo tanto, en el momento en que surge la necesidad de que los pueblos inmigrantes abracen sus derechos, la relación internacional entre los países y el propio derecho internacional actúan como instrumentos de mediación de estas declaraciones. Los diferentes países se relacionan a través de sus Constituciones, cuya planificación crea mecanismos que hacen que los Estados sean capaces de asignar, en sus reglas jurídicas, cualidades para permanecer independientes, pero, al mismo tiempo, garantiza la responsabilidad de interactuar con otras naciones para cooperar entre sí en la búsqueda de soluciones urgentes para resolver los problemas que afectan principalmente a las cuestiones humanitarias de sus poblaciones.

Así, Maliska (2008) reitera que la Constitución brasileña, en sus relaciones internacionales, se rige por principios que valoran la prevalencia de su soberanía para los derechos humanos, además de la solución pacífica de los conflictos, la cooperación entre los pueblos para el progreso de la humanidad y la integración entre los países latinoamericanos.  Buscando la interpretación más adecuada al objetivo final de la norma, en este caso, la coherencia y la concomitancia total es atribuida al respeto de los fundamentos que gobiernan la dignidad de la persona humana, sea inmigrante o no.  Para ello, cabe destacar la importancia de la interacción permanente entre los Estados internacionales como modelo de práctica formal y concreta en las acciones para proteger a aquellos que se encuentran en situaciones degradantes y vulnerabilidad, aquí, en este caso, los inmigrantes que tienen la condición de refugiados.

Brasil desempeña un papel importante en la participación internacional, ya que es un país de ideales pacíficos y de valores de diálogo en la resolución de conflictos. Por lo tanto, trae un modelo de cooperación alineado con la paz entre las naciones y sus pueblos. Este es, por tanto, el modelo presentado en los debates internacionales.  Para Cintra (2010), la Cooperación Brasileña para el Desarrollo Internacional se ha basado en principios alineados con las visiones de las relaciones equitativas y la justicia social, constituyéndose como un importante instrumento de política exterior.  En este contexto, plantear cuestiones de derechos humanos en medio de debates hace que esta cuestión sea relevante en las reuniones internacionales, ya que es el momento oportuno para buscar mejores condiciones de vida para la población local e inmigrante. Es un ideal que la nación brasileña apoya.

Brasil, basado en sus líderes políticos y legales y también en la población civil organizada, se ha dado cuenta de la necesidad de estar cada vez más presente en las discusiones internacionales sobre el movimiento de personas entre las diversas naciones del mundo.  Por escrito sobre la preocupación del Estado brasileño, Araujo (2008) destaca que la cooperación jurídica internacional ha aumentado, porque cada día crece el número de brasileños que están en el extranjero, los nuevos contornos de la inserción internacional del país y la lucha contra la delincuencia transnacional.  Es necesario que el Estado brasileño asuma posiciones de diálogo y pacifique cuestiones controvertidas como una forma de garantizar la seguridad de sus ciudadanos que se encuentran temporal o indefinidamente en tierras extranjeras.

El movimiento migratorio surge a gran escala a partir de factores que impulsan su ocurrencia, ya sea debido a problemas relacionados con la violencia, la miseria, las guerras, las condiciones climáticas e incluso debido a factores naturales como terremotos, inundaciones, tornados, entre otras situaciones atribuidas a la naturaleza.  Piovesan (2006) informa piadosa que las cuestiones económicas y las propias guerras son los principales motores de la inmigración entre países.  Esta concepción, por lo tanto, reitera las consecuencias del reciente movimiento en la historia, conocido como posguerra, cuya respuesta se debe a las atrocidades y horrores experimentados y cometidos durante el nazismo. Estas condiciones obligan a las personas a moverse de un lugar a otro, dejando sus raíces, historias y familiares por diversas razones de extrema urgencia y necesidad en la mayoría de los casos.

Por lo tanto, los derechos humanos deben desarrollarse y realizarse constantemente en el camino de la evolución del derecho internacional, considerando las leyes internas de cada nación receptora. Cada proceso de evolución, ya sea que se centre en las condiciones jurídicas, económicas y sociales sufre y necesita ajustes perennes para acompañar las necesidades y hechos que puedan ocurrir con respecto al movimiento de personas en todo el mundo.  En la lectura de Gomes (2011), el proceso de globalización, al tiempo que proporciona la internacionalización del sistema y los servicios productivos, también pone de relieve los deseos, digamos inmediatos, de resolver las necesidades de supervivencia de la humanidad que son un “fondo” social a una realidad concreta del poder del cambio.

Con el movimiento de globalización que se estableció sobre la base de las prácticas de circulación de capital en diferentes naciones, ya sea a través de inversiones, ganancias realizadas, contratación de mano de obra y otros insumos necesarios para la actividad económica, el sesgo de este movimiento se basó principalmente en la masificación del consumo de productos y a costos cada vez más bajos, lo que no es malo para individuos de todo el mundo , ya que tiende a facilitar el acceso de todos a los productos y servicios necesarios. Este movimiento de capitales entre países, llamado globalización, también genera factores que culminan en la práctica de la inmigración en busca de mejores condiciones de vida y concreción de los derechos fundamentales, porque cuando hay capital circulante, trabajo e ingresos, el flujo de personas tiende a estar dirigido por un tema obvio de lograr las mejores condiciones de supervivencia para ellos y sus vecinos.

El derecho internacional junto con las organizaciones internacionales busca, en gran medida, deslumbrar las políticas para proteger a los inmigrantes y, sobre todo, hacer realidad, de hecho, los derechos fundamentales de este grupo vulnerable de veras en países de precariedad y seguridad jurídica, aunque los derechos de los extranjeros sean mínimos.  Sin embargo, junto con el sistema regulador mundial, surgen sistemas regionales de protección que buscan internacionalizar los derechos humanos a nivel regional, particularmente en Europa, América y Africa, según Piovesan (2009).  En este contexto, apreciar la regionalización más allá de las fronteras continentales es todavía otro intento de poner en práctica los factores y garantías, aunque mínimos, para los refugiados, los inmigrantes y los turistas, debido a su vulnerabilidad.

3. FLUJOS MIGRATORIOS ACTUALES. ANÁLISIS DE CASOS EUROPEOS Y BRASILEÑOS

Es innegable el movimiento de capitales en diferentes naciones, actuando en nombre de la llamada globalización, en la búsqueda de beneficios, reducción de costos y producción en masa de productos. Por lo tanto, es posible observar, claramente, que el escenario económico contribuye en gran medida a favorecer o no la inmigración y los movimientos de la población humana.  En el escenario brasileño, Lisboa (2004) presenta una especie de reconstitución de las bases económicas y la fuerza laboral y la movilidad del capital internacional, colocándose como articulando la distribución de las poblaciones en el territorio. En este contexto, la rotación del capital interno y el impulso del tráfico laboral, con o no cualificados, a bajo coste, alimentan así las actividades productivas repartidas por todo el mundo, con el fin de garantizar su reproducción y transformación para satisfacer las demandas.

En el contexto social, la economía representa un papel de importancia relevante, hasta el punto de restringir a las personas de varios lugares del mundo en busca de mejores condiciones de vida para ellos y sus familias.  Además, la carga de este movimiento también debe tenerse en cuenta en las políticas aplicadas entre las naciones, y también en la acción interna de cada país ante los desafíos de acomodar y reducir las desigualdades existentes internamente cuyagente, por su propia conciencia y conocimiento, toma la decisión de avanzar en el extranjero para prosperar ante las dificultades experimentadas en su patria. Los procesos migratorios no deben tratarse como una anomalía de una forma genérica de análisis sin restricciones, habiendo visto que este proceso existe desde el comienzo de la civilización humana.

Desde esta perspectiva, es posible analizar que el ser humano siempre ha estado en busca de mejores condiciones de vida y, también, el espíritu de los pioneros siempre estaba del lado de la necesidad de descubrir nuevas áreas territoriales desde las que se podía explorar y colonizar.  Elhaji (2012) declara que la condición fundacional de la especie humana hizo que todos los rincones del planeta fueran colonizados, y por lo tanto no se puede ver la migración como una anomalía o excepción, porque es ella quien apoyó el proceso de humanización, la construcción de bases materiales, la capacidad de abstracción y, además, remodelar el significado social e histórico del sujeto. Sin embargo, hay que declarar que, en muchas situaciones, es necesaria una inmigración con la intención de escapar de inmediato por acontecimientos humanos básicos, como el hambre y la violencia en los diversos espacios geográficos repartidos por todo el planeta.

Cualquier análisis que se remonta a la investigación sobre los Derechos Internacionales de los Inmigrantes, necesariamente debe considerar al extranjero inmigrante en su plenitud de las acciones propuestas como instrumentos de derechos fundamentales efectivos de la persona humana, en condición de persona innegablemente vulnerable frente al Estado extranjero.  Es en este sesgo de protección que el derecho, junto con las agencias responsables de articular proyectos y políticas que puedan ser eficaces en el mantenimiento de las medidas adecuadas, debe garantizar el mínimo garantizado por la ley, como regresar a su nación en compañía de sus entidades familiares.  Sin embargo, Zamberlam (2004) señala que hay factores en común para los desplazamientos humanos factores tales como: conflictos de guerra, condiciones de vida precarias, luchas políticas, étnicas, sociales y religiosas, además de desastres naturales y provocados, desigualdades sociales y, también, realización personal en sí.

Ningún movimiento de población, ya sea definitivo o incluso temporal, puede creerse como sin razón real o necesidad, y por lo tanto es evidente que los factores que llevan a la gran mayoría de las personas a pasar de sus países de origen a otros están directamente relacionados con problemas debidos a las malas o pobres condiciones de supervivencia, ya sea por falta de oportunidades o incluso porque desacreditan que vendrán mejores días.  Su objetivo es aliviar el sufrimiento o incluso la miseria de los alimentos, el agua, la falta de organización del Estado, la corrupción, la desigualdad extrema, etc. Así, un Estado que quiere poder respetar a sus ciudadanos desde la idoneidad con dinero público, que no invierte eficientemente y que las causas no valoran la colectividad hace que la población quiera vivir en un lugar mejor.

Según las investigaciones realizadas, es posible garantizar que la globalización de la economía mundial sea uno de los factores más relevantes en la toma de decisiones por parte de individuos que así deciden llevar a cabo el movimiento migratorio de las naciones más diferentes.  El punto culminante que Martine (2005) hace es en el sentido de reiterar, en su estudio, que la globalización aumenta el flujo de información sobre oportunidades o incluso el nivel de vida.  Por lo tanto, estos factores muestran que la voluntad de migrar y aprovechar ciertas comodidades que parecen existir se crean en otros países, lo que impulsa a estos sujetos.  En resumen, los patrones de migración internacional se reflejan en la desigualdad y los cambios económicos y sociales entre las naciones, ratificando así la globalización como un factor preponderante para los movimientos migratorios.

La búsqueda para generar ganancias y riqueza de la inversión se convierte en trabajo para aquellos que lo necesitan y es una necesidad del propio ciclo de producción. Sin embargo, la fuerza laboral, en consecuencia, une lo útil transformándola en agradable para aquellos que encuentran en inmigración una manera de remediar sus necesidades personales y colectivas, ya que el Estado de su origen no tenía la capacidad de proporcionar la autogeneración del recurso de la mejor manera posible para asegurar que sus ciudadanos no tuvieran el interés genuino aliado a una visión suficiente para desgarrar nuevos horizontes de concreción en el extranjero. En el caso de la seguridad jurídica, es necesario que los particulares puedan, aunque sea mínimamente, tener la certeza necesaria de que el país receptor les dará el derecho básico a devolver sus orígenes. Por lo tanto, es necesario debatirlo, de modo que esta premisa esté realmente establecida en el derecho internacional y alcance las normas jurídicas internas de cada Estado.

La precaria, a su vez, está directamente relacionada con el nivel de desarrollo de cada nación, y por lo tanto no sólo se considera el aspecto económico, sino también la interpretación y aplicación del derecho en sí, y, por lo tanto, parte del entendimiento de que la inmigración es un proceso natural, de acuerdo con los factores mencionados anteriormente. Por lo tanto, la aplicación del ordenamiento jurídico se aplica con urgencia para garantizar el mínimo necesario de las garantías fundamentales del ser humano.  Por lo tanto, se dice que los derechos a emigrar y a emigrar dependen, por tanto, de la regulación legal y deben tener, en su abultado, una base capaz de conferirles legitimidad, apoyada por los postulados internacionales de derechos humanos y los principios constitucionales que rigen el ordenamiento jurídico interno, como narra santos (2014).

El esfuerzo necesario de cada país receptor, además del apoyo en organizaciones internacionales capaces de influir en las políticas apropiadas, es necesario para la garantía de los derechos fundamentales en sus normas jurídicas, que pueden entenderse como el derecho a la vida, a la vivienda, a la salud, a la alimentación, a la unión entre los miembros de la misma familia y al propio transporte de retorno, si es así la regla y el deseo del país receptor. Las cuestiones básicas de la política de inmigración deben ser sensibles al trato diferenciado, y por lo tanto, el inmigrante-individuo se traslada a la condición apropiada de refugiados en la búsqueda de preservar su vida y su familia en el instante de la desesperación frente a los hechos vividos en su lugar de origen. También es objeto de estudio de los lugares a los que asistirá el inmigrante, ya que no se limita sólo en el espacio de trabajo buscado al principio. También deben contemplarse los otros espacios necesarios para vivir con los otros nativos de esa comunidad a la que se encuentra.

Para ello, Martins Junior y Dias (2013), destacan que la investigación académica apunta a la reflexión no sólo del inmigrante centrado en el espacio que ocupa, sino también en la transformación generada en la sociedad receptora.  El hecho de asistir a lugares como clubes, partidos de fútbol, lugares religiosos u otros espacios de convivencia social influye en el estilo de vida, además de los objetivos iniciales, reformulados o no. La adecuación de la ley interna y externa de las personas inmigrantes frente a la sociedad receptora, con el fin de minimizar o incluso neutralizar las acciones de hostilidad hacia estos individuos, requiere, por las características ya demostradas, de la seguridad del Estado. Esta movilidad proviene de los mismos males en los que la sociedad antigua y actual insisten en llevar la consigo, debido a las guerras, el autoritarismo, la injusticia, la indiferencia y, principalmente, la intolerancia. Estos son factores que causan profundas perturbaciones innecesarias a la convivencia humana.

El control llevado a cabo por cada Estado con el fin de reducir este flujo migratorio, al tiempo que busca proteger a su población interna, también genera conflictos desde el punto de vista de las garantías fundamentales del ser humano, mientras que los intereses locales terminan siendo puestos bajo control en el instante en que los procesos migratorios se hacen cada vez más grandes e impulsados por objetivos similares de cada individuo , es decir, la búsqueda de mejores condiciones de vida.  Pires (2002) revela que la eficacia de las políticas de inmigración destinadas a regular los flujos actuales depende necesariamente de la capacidad del Estado para actuar para movilizar los factores de crecimiento de estos movimientos.

Por lo tanto, teniendo en cuenta el contexto presentado, también debe analizarse el mercado de trabajo, además de la ampliación de los derechos de los extranjeros.  Las políticas centradas en los dispositivos de limitación de la entrada en el país receptor sólo darán resultados a largo plazo porque dependen del desarrollo de la colaboración internacional en el control fronterizo. Cabe destacar aquí que la entrada de poblaciones en otros Estados y su conveniencia también están vinculadas a la necesidad de que el país receptor tenga mano de obra o incluso mejore el déficit de sustitución de la población, que a menudo se ha producido en algunos países europeos.

4. IMPLICACIONES INTERNAS DE LA IMMIGRACIóN. EL ESTADO RECEPTOR Y LA RESPONSABILIDAD INTERNACIONAL

Es comprensible, en cierta medida, que las personas del Estado receptor tengan reacciones negativas a la población inmigrante, porque son tomadas por la confusión de los derechos que debe garantizar el Estado nación, sin embargo, no los garantiza, dejando así un vacío en la memoria de derechos que no disfrutan, a veces y repetidamente, de la falta de responsabilidad en la gestión del gasto público , causando así problemas reales de renuencia a aceptar, aunque temporalmente, a las personas de los procesos migratorios. Por lo tanto, todavía hay una tendencia en Brasil que considera la nacionalidad y la ciudadanía como sinónimos, lo que no se traduce en una verdad.  Mientras que el primero tiene una fuerte conexión con el Estado, el segundo incluye cualidades del individuo, según Cleto (2015).

Sin embargo, se entiende no sólo la capacidad cultural de aceptar, de manera pacífica y ordenada, la entrada de aquellos que buscan mejores condiciones de vida, sino también la organización jurídica, estatal, política y económica añadida al modelo interpretativo de aceptación o negación de las poblaciones extranjeras a la sociedad receptora implican este proceso. La forma en que se sienta la inmigración puede clasificarse debido al alto riesgo de vida, como en casos de guerras o debido a la propia intolerancia religiosa, pero también se entienden factores, como situaciones de búsqueda de empleo, mejores salarios o porque quieren vivir en un país con factores favorables a la vida, especialmente en el ámbito cultural, de estabilidad jurídica y financiera , o incluso el hecho de que los inversores ven mejores condiciones para la aplicación de los recursos financieros en esta región.

Y, a este nivel, Sá y Fernandes (2016) señalan la relevancia de verificar que los inmigrantes de Brasil, que se dirigen a Portugal, planifiquen este proceso, a diferencia de los inmigrantes que conforman otros flujos a la Unión Europea, como sirios y libios.  Hay que destacar factores explícitos para estos factores, como la expulsión impuesta por la situación política y religiosa antidemocrática. Por el contrario, los inmigrantes de la lengua portuguesa tienden a migrar a través de canales más seguros, estrictamente aeropuertos. Sin embargo, se puede afirmar que el camino de la legalidad y por medios convencionales de acceso al país extranjero determina la mayor seguridad y proporciona mejores condiciones para alcanzar el objetivo por el cual se puso en marcha en el movimiento migratorio, porque las condiciones de entrada por medios ilegales y riesgosos tienden, en su mayor parte, a sufrir.

Para ello, es cada vez más necesario garantizar las garantías mínimas concretas e internacionales para que puedan causar una especie de presión interna al país receptor como mecanismo para permitir a los inmigrantes condiciones para que se instalen, o, si no, para que al menos puedan tener su derecho de retorno o refugio, si la situación original lo sugiere. La ocurrencia de trabajos informales a menudo supera la barrera de la actividad llevada a cabo de manera digna, porque se emplea mano de obra barata y a menudo descalificada, especialmente en los países mal desarrollados o con una cultura impregnada de explotación abusiva hacia los demás. Estos factores se suman a la condición de inmigrante, porque, en muchos casos, su permanencia es ilegal, y por lo tanto acepta cualquier actividad de explotación, porque es el único medio que se encuentra para permanecer en ese país o regresar a su país de origen, que, para estas personas, es peor que sus condiciones actuales.

Así, se somete a estas condiciones con la esperanza de mejorar su condición frente a las oportunidades que puedan ocurrir. Se aferran a la posibilidad de ascender profesionalmente, especialmente aquellos que tienen el dominio de la lengua extranjera y la cualificación aceptada en el sitio receptor. Sin embargo, también dependen de la condición económica y jurídica de esta nación para permitir la concreción del deseo de quien emigra. Para Reynolds (1980), los inmigrantes y los grupos minoritarios a menudo desempeñan el papel más difícil en el proceso de innovación, además de la fuerza laboral más servil. La alternativa a esta transformación sería descentralizar la producción a los socios comerciales menos ricos.  Y también, a medida que la vigorosa capacidad empresarial se vuelve menos accesible en los países desarrollados, se espera que haya una disminución de las inversiones en el extranjero y que los productos y servicios sean cada vez más competitivos.

También es necesario destacar los costes del Estado en la aceptación y el mantenimiento de las poblaciones inmigrantes, ya que son factores que hacen que el contribuyente desembolse el efecto directo o indirecto sobre las cuentas públicas y, en consecuencia, en cantidades adicionales. Es necesario garantizar a los que vienen de otras naciones las mismas condiciones de salud, educación, trabajo y vivienda, de lo contrario deben referirse al país de origen del que, a menudo, por condiciones humanitarias, no es posible. O realmente asumir la situación que se encuentra y desarrollar, en la medida de lo posible, acciones para estos sujetos. La gran mayoría de los países han recibido su formación basada en individuos que se han arriesgado a emigrar en busca de mejores oportunidades de vida, ayudando así a construir gran parte de lo que está presente en las ciudades de todos los continentes.

Las poblaciones inmigrantes, debido a que proceden de diferentes regiones del mundo, han creado diferentes costumbres y la propia condición de salud preexistente se convierte en un desafío para los países receptores. Si se ha visto, es posible que necesiten contribuciones médicas diferentes de las ofrecidas por su estado de origen. Este es un ejemplo específico de grupos de inmigrantes que se asientan en otros lugares. Martes y Faleiros (2013) informa que el Estado que reconoce el derecho universal a la salud y establece, en su Constitución, no significa, sin embargo, que lo apliquen o que lo hagan eficazmente. Sin embargo, para los inmigrantes que tienen diferentes características de la población nativa, es necesario desarrollar e implementar formas de asegurar el acceso de esta población a la salud.

Sólo con un tratamiento específico es posible tratar a las personas vulnerables, especialmente a las que están en condición de refugiado. Por lo tanto, el modelo político y normativo es un instrumento eficaz para garantizar la inserción de quienes buscan establecer la residencia en el extranjero. Por supuesto, el texto enumera principalmente a aquellos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad indiscutible, porque hay otros casos en que la inmigración se realiza por las llamadas rutas seguras, de acuerdo con el derecho público interno de cada país e incluso, en cierta medida, necesitará toda la protección del Aparato Estatal. Es posible determinar, con un gran margen de cálculo, que hay países que exponen a estos inmigrantes a un duro viaje, porque se han mudado de su país de origen al extranjero. Se entiende que es una forma de garantizar el bienestar.

América Latina contribuye significativamente a la inserción de estas personas en el extranjero. Al analizar los factores que conducen a esta práctica, podemos ver la prevalencia de algunos factores, como la corrupción, la violencia, la falta de trabajo o una remuneración muy baja, además de la absurda desigualdad que genera un verdadero abismo entre ricos y pobres. Esto demuestra sin duda la realidad de un país “baronil”, como es el caso de la nación brasileña.  En la lectura de Patarra (2005), en los países de América del Sur, hubo, en general, un proceso de democratización marcado por las crisis financieras, el déficit fiscal, el aumento de las deudas externas e internas y el estancamiento del proceso productivo, lo que impresionó, como contraparte, el aumento de la pobreza, la desigualdad y la exclusión, cuyo resultado es el creciente estancamiento de los países ricos.

La simple democratización sin una ciudadanía verdadera y concreta genera descontento entre la población y los menos favorecidos se encuentran con dos opciones de elección: si la aceptación y esto no significa necesariamente adoptar el silencio o la búsqueda de tierras extranjeras. Su perspectiva de anteponer nuevos horizontes de confort y seguridad personal, social y jurídica, en la línea de los países desarrollados y maduros, lleva a la búsqueda de mejores soluciones. Se puede decir que la visión de un Estado cerrado política y físicamente a partir de cuadrículas, pantallas o muros que impiden el movimiento de personas es una medida algo retrógrada y opresiva hacia la humanidad. La visión global de la economía ya no permite la idea del aislamiento, porque las naciones son magnitables al hablar de sus economías domésticas y liberales, sin embargo, se acercan a la humanidad, puede caracterizarse una verdadera explotación del ser humano en su esencia.

Los países físicamente cegadoras no pueden estar en el mercado internacional, ya que explotarán los beneficios y la economía mundial de manera pura sin el retorno humanitario con los países con los que comercian. Esto podría discutirse en la cumbre más alta de la organización mundial del comercio, porque en todos los beneficios generados está el retorno a la sociedad, de la que se obtienen beneficios financieros. Según este punto de vista, la soberanía del Estado, absoluta y unitaria en el punto de vista vestiliana, se desagrega basea debido a los procesos de globalización y multiculturalismo, como señala Bernardes (2011). En este sesgo, todo se globaliza, debido al énfasis económico en las relaciones comerciales liberales. Por otro lado, el libre comercio entre naciones es mixto, pero también existe el desafío de remediar las dificultades que han experimentado. En el esfuerzo por equilibrar el capital financiero que fluye de un lugar a otro del mundo, estos efectos y consecuencias que son previsibles deben ser intermediados y remediados en el espacio público del debate,

Alinear el interés público con el privado, crea así un punto de equilibrio en las relaciones comerciales, sin, por lo tanto, generar tal desventaja para una de las partes. Tal vez la única opción es que su población interna migre en busca de capital monetario actual, dondequiera que esté. Este es, por tanto, el precio que se paga ante las profundas desigualdades en las relaciones comerciales, cuyo beneficio no genera riqueza durante generaciones, sino sólo la creciente e individualizada concentración, el resultado del valor añadido del trabajo y la explotación de los recursos naturales. La forma en que se interpreta el fenómeno de la inmigración está directamente relacionada con la capacidad de un Estado apoyado por sus valores, prácticas políticas y jurídicas, y por lo tanto se sugiere cuánto se puede lograr en la garantía de los derechos de sus ciudadanos, y también de aquellos que buscan algún tipo de protección y construcción de sus vidas diferente de la ofrecida por su estado de origen.

CONSIDERACIONES FINALES

Vale la pena señalar que los derechos humanos universales, como Botelho (2005) retrata bien, comprenden el derecho a la vida, la no sumisión a tratos inhumanos o degradantes, no ser sometidos a la esclavitud, la protección en relación con lo arbitrario, el derecho a la seguridad y la igualdad, a tener una existencia digna libre de hambre y libertad de expresión. Son, por lo tanto, premisas que desempeñan el papel de apoyar cualquier sistema jurídico democrático, del cual el Estado tiene, por obligación, garantizar una base tan prominente, de lo contrario causará ruina social.

El movimiento poblacional, porque se trata como algo que ocurre con cierta naturalidad, según la propia historia internacional retratada, reitera, entonces, que aprecia las garantías fundamentales, y, cuando no se realiza, puede causar barbarismo contra individuos que son los más vulnerables al poder militar, guerrillas, religiosos y objetivos de intolerancia, factores que los colocan en situaciones de desigualdad.  Históricamente, los inmigrantes siempre han sido explotados y es una realidad todavía presente, y por lo tanto necesita ser combatido.

REFERENCIAS

ARAUJO, N. de. A importância da Cooperação Jurídica Internacional para a atuação do Estado Brasileiro no plano interno e internacional. Manual de cooperação jurídica internacional e recuperação de ativos, p. 39, 2008.

BERNARDES, M. N. Sistema Interamericano de Direitos Humanos como esfera pública transnacional: aspectos jurídicos e políticos da implementação de decisões internacionais. SUR, v. 8, n. 15, p. 135-156, 2011.

BOTELHO, T. Direitos humanos sob a ótica da responsabilidade internacional. Revista da Faculdade de Direito de Campos, Ano VI, n. 6, p. 601-652, 2005.

CINTRA, M. A. M. Cooperação brasileira para o desenvolvimento internacional: 2005-2009. Brasília: IPEA, 2010.

CLETO, J. Implicações do direito ao voto aos imigrantes: ameaça à soberania nacional ou efetivação de um direito fundamental? Revista Brasileira de Políticas Públicas, v. 5, n. 3, 2015.

ELHAJJI, M. Mapas subjetivos de um mundo em movimento: Migrações, mídia étnica e identidades transnacionais. Revista Eptic, v. 13, n. 2, 2012.

GOMES, D. G. P. Os direitos sociais no âmbito do sistema internacional de normas de proteção dos direitos humanos e seu impacto no direito brasileiro: problemas e perspectivas. Os direitos sociais no âmbito do sistema internacional de normas de proteção dos direitos humanos e seu impacto no direito brasileiro: problemas e perspectivas. 2011. Disponível em: https://juslaboris.tst.jus.br/bitstream/handle/20.500.12178/97621/2011_gomes_dinaura_direitos_sociais.pdf?sequence=1&isAllowed=y. Acesso em: 08 mar. 2020.

LISBOA, W. T. Cenas da diversidade no ambiente empresarial: os atuais fluxos migratórios internacionais ao Brasil e o desafio da interculturalidade. Organicom, v. 11, n. 21, p. 177-186, 2014.

MALISKA, M. A. Constituição e cooperação normativa no plano internacional: reflexões sobre o voto do Ministro Gilmar Mendes no Recurso Extraordinário n. 466.343-1. Espaço Jurídico Journal of Law [EJJL], v. 9, n. 2, p. 113-124, 2008.

MARTES, A. C. B; FALEIROS, S. M. Acesso dos imigrantes bolivianos aos serviços públicos de saúde na cidade de São Paulo. Saúde e Sociedade, v. 22, p. 351-364, 2013.

MARTINE, G. A globalização inacabada: migrações internacionais e pobreza no século 21. São Paulo em perspectiva, v. 19, n. 3, p. 3-22, 2005.

MARTINS JUNIOR, A; DIAS, G. Imigração brasileira contemporânea: discursos e práticas de imigrantes brasileiros em Londres. Análise Social, n. 209, p. 810-832, 2013.

PATARRA, N. L. Migrações internacionais de e para o Brasil contemporâneo: volumes, fluxos, significados e políticas. São Paulo em perspectiva, v. 19, n. 3, p. 23-33, 2005.

PIOVESAN, F. Direitos humanos: desafios da ordem internacional contemporânea. Direitos humanos, v. 1, p. 15-37, 2006.

PIOVESAN, F. Direitos sociais: proteção nos sistemas internacional e regional interamericano. Revista Internacional de Direito e Cidadania, n. 5, p. 67-80, 2009.

PIRES, R. P. Mudanças na imigração: uma análise das estatísticas sobre a população estrangeira em Portugal, 1998-2001. Sociologia, Problemas e Práticas, n. 39, p. 151-166, 2002.

REYNOLDS, C. W. Algumas implicações do intercâmbio global entre países ricos e pobres: o exemplo dos EUA. Revista de Administração de Empresas, v. 20, n. 2, p. 35-41, 1980.

SANTOS, C. G. B. dos. A criminalização da imigração irregular e os direitos humanos: os casos específicos de Brasil e Itália. Revista UNI-RN, v. 9, n. 1/2, p. 101, 2014.

SÁ, P. R. C; FERNANDES, D. M. Além do portão de desembarque: uma análise da conectividade dos aeroportos portugueses e suas implicações sobre os fluxos migratórios/Beyond the boarding gate: an analysis of the Portuguese airports and their implications on migration flows. Caderno de Geografia, v. 26, n. 1, p. 77-97, 2016

TORRONTEGUY, M. A. A. O papel da cooperação internacional para a efetivação de direitos humanos: o Brasil, os Países Africanos de Língua Oficial Portuguesa e o direito à saúde. Revista Eletrônica de Comunicação, Informação e Inovação em saúde, v. 4, n. 1, 2010.

ZAMBERLAM, J. O processo migratório no Brasil e os desafios da mobilidade humana na globalização. Porto Alegre: Pallotti, 2004.

[1] Máster en Derecho Constitucional, Derechos Fundamentales y Democracia, Licenciado en Derecho y Ciencias Contables.

Publicado: Septiembre, 2019.

Aprobado: Marzo de 2020.

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here