Tipo de ley moral en la crítica de la razón práctica

0
763
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
Rate this post
PDF

ARTÍCULO ORIGINAL

NETO, Silvio Couto [1], CANDIOTTO, Cesar [2]

NETO, Silvio Couto. CANDIOTTO, Cesar. Tipo de ley moral en la crítica de la razón práctica. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 05, Ed. 12, Vol. 01, págs. 87-97. Diciembre de 2020. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/filosofia-es/razon-practica 

RESUMEN

En el presente trabajo, pretendemos hacer un enfoque sobre la cuestión del tipo de ley moral tratado por Immanuel Kant en su obra Crítica de la razón práctica, buscando un enfoque explicativo se eleva hasta este punto y, en lo que se muestra posible, una comparación con el tipo criminal, utilizado en la teoría del derecho penal; esto se debe a que el tipo de ley moral tiene un propósito similar al tipo de ley moral, es decir, para permitir la comprensión de la ley. La ley moral, totalmente libre de la influencia de cualquier elemento natural y sensible, dictada únicamente por la razón libre y a priori, sin restricciones externas, puede entenderse, desde el tipo a través de modelos existentes en el mundo natural, fenomenales, elementos, por lo tanto, concretos y sensibles.

Palabras clave: razón práctica, máxima, ley moral, tipo moral, Kant.

1. INTRODUCCIÓN

Immanuel Kant, nacido en Prusia (actual Alemania) el 22 de abril de 1724, es uno de los pensadores más conocidos y respetados en la historia de la filosofía, y un icono de la filosofía moderna; este pensador fue capaz de delimitar los límites de la razón en el momento en que vivió, realizando una síntesis entre el racionalismo y el empirismo. La filosofía de Kant demuestra qué razón puede o no saber, desde una postura crítica, superando la dicotomía existente entre las escuelas mencionadas (empíricas y racionalistas). Para ello, el pensador prusiano investiga lo que el ser humano racional es capaz de saber; lo que debes hacer para lograr este conocimiento; lo que se puede esperar (en un análisis de la esperanza, o incluso de la relación humana con la religión); y finalmente lo que es el ser humano. Esta última pregunta acaba siendo una unión de las tres primeras cuestiones y, por lo tanto, una cuestión fundamental.

El pensamiento complejo de Kant, sin embargo, no es fácil de entender, requiere un intenso estudio y reflexión para alcanzar su profundidad y agudeza. Así, este trabajo pretende colaborar con esta tarea, sumando a los otros estudios ya existentes sobre la filosofía kantiana, especialmente, buscando arrojar algo de luz sobre la cuestión del tipo de derecho moral en la forma tratada por Immanuel Kant en su obra Crítica da Razáo Prática (2016).

En 1781 Kant publicó la Crítica de la Razón Pura, -quizás la obra más famosa de este filósofo- en la que analiza la razón, en su característica de subjetividad y capacidad para entender los fenómenos que se le presentan a través de los sentidos y que, de esta manera, serían sus objetos de conocimiento. Por otro lado, en un análisis metafísico, estudia lo que llama el nuptum, que nunca se presenta a los sentidos, sino que emergen del pensamiento puro; entiende que los numenos también pueden ser objeto de razón metafísica. En palabras de Bonaccini (2012, p. 73), “La metafísica siempre ha elevado la pretensión de conocimiento más allá de la experiencia (es decir, a priori, el conocimiento puramente racional)”.

Esta obra kantiana – Crítica de la Razón Pura – en resumen, analiza qué razón es capaz, qué puede o no saber y cómo puede hacerlo. Por crítica, considera cómo el conocimiento mismo puede ser entendido y, a través de la dialéctica trascendental, permite que también se conozcan ideas que no tienen posibles aspectos de ser captados por los sentidos, vale la pena decir, que no se presentan a lo apreciablemente al pensamiento. Así, por ejemplo, la idea de Dios o del alma no se presenta a los sentidos, sino que plantea preguntas; tales preguntas no pueden ser respondidas por el criterio de la razón, sino que pueden ser analizadas mediante el uso de la dialéctica trascendental, abriendo este espacio, incluso, para el uso de la fe.

Por otro lado, la obra que está directamente relacionada con el objeto de este texto, La crítica de la razón práctica, tiene un enfoque vinculado a cuestiones éticas, fue publicado en 1788, por lo que más tarde lo comentado anteriormente. En esta obra, Kant afirma que, libre de las condiciones que limitan el conocimiento, el ser humano debe deducir los principios éticos de su propia razón, que serán por lo tanto necesarios, universales y no acobidas de los sentimientos personales o culturales. Dichos principios se impondrán universalmente a todos, en cualquier momento y en cualquier condición; razón práctica, de tal manera, adquiere un carácter que da a la ley, concede la ley moral. Perin (2018, p. 202) afirma textualmente que

Lo que Kant da por sentado en la Crítica de la razón práctica mediante la conjetura de una estrategia metodológica para la justificación del uso práctico de la razón es que ya no se puede llevar a cabo a través de un pasaje entre los dominios teóricos y prácticos. Así pues, tanto la propuesta como el desarrollo y, también, el resultado de la argumentación de esta labor respaldan precisamente la necesidad de que en el propio ámbito práctico se legitime una legislación práctica incondicional y, también, de que las consecuencias constitutivas de esta empresa de legitimación tengan su validez restringida al ámbito intrínseco al mismo dominio.

Así, en el contexto del uso de la razón práctica, y en su aspecto legislativo, Kant se refiere a la cuestión del tipo de derecho moral, que pretende explicar o, al menos, facilitar su correcta comprensión, utilizando un razonamiento que utiliza una analogía inversa con el tipo de derecho penal.

2. EL USO DE LA RAZÓN PRÁCTICA

Para llegar al punto deseado en este texto, una rápida exposición sobre los antecedentes lógicos sobre el tipo de ley moral y la propia ley moral, contenida en la Crítica de la Razón Práctica, es indispensable, bajo pena de volverse incomprensible el punto para aquellos que no tienen ninguna familiaridad con el tema.

En el exquisito trabajo mencionado anteriormente – Crítica de la Razón Práctica, Kant expone y analiza la posibilidad del uso práctico de la razón, dispensando, e incluso, rechazando la influencia de cualquier condición empírica y sensible, para su formación; en esta función la razón es legisladora y por lo tanto autora de la ley moral.

El pensador en el análisis demuestra que la razón, en su uso práctico, es responsable de la determinación general de la voluntad del ser racional. Al estar conectado a la facultad del deseo, la razón considerada como intención no siempre es universal. Kant demuestra que esta voluntad del ser racional, a su vez, será determinada por principios, que darán lugar a máximas, es decir, reglas subjetivas, válidas sólo para la voluntad de un sujeto dado. Por lo tanto, los altos o los imperativos hipotéticos son principios, pero no son imperativos.

La voluntad condicionada por la razón práctica también puede dar paso a leyes, que son objetivas, universalmente válidas y deben guiar la voluntad de todo ser racional, independientemente de las condiciones subjetivas que distinguen a cada uno de estos seres. Estas leyes siempre serán prácticamente correctas, y por lo tanto serán categóricas, y siempre, se reitera, guiar la voluntad del ser racional, independientemente de la posibilidad causal de obtener, en la práctica, un cierto efecto deseado, ya que el resultado final pertenece al mundo sensible y no debe ser considerado para esta evaluación. En palabras de Perin (2018, p. 212), “Kant sostiene que la legislación práctica, siempre que sea incondicionalmente decisiva de la voluntad y, por lo tanto, válida para los seres racionales en general, sólo puede concebirse como autonomía de voluntad”.

El imperativo categórico para Kant no está condicionado, exigiendo que uno actúe siempre de acuerdo con la ley moral (mientras que, el imperativo hipotético sería ese condicional, cuando se desea un cierto efecto). Así, como dice Ribeiro (2019, p. 32),

Kant alega que la legislación práctica, siempre que sea incondicionalmente decisiva de la voluntad y, por tanto, válida para los seres racionales en general, sólo puede concebirse como autonomía de la voluntad, es decir, como «[…] que su propiedad gracias a la cual es para sí misma su ley (independientemente de la naturaleza de los objetos de la voluntad)».

Continuando con su razonamiento, Kant demuestra que el placer o el disgusto, el placer de la vida, son subjetivos y no pueden ser conocidos a priori, por lo tanto, el principio que se basa en esta condición subjetiva puede ser una máxima, pero nunca una ley.

Las reglas prácticas materiales que dan lugar a las habilidades deseadas, como el placer o el disgusto, son inferiores, siendo necesarias las limitaciones exclusivamente formales de la voluntad de surgir las posibilidades de desear superior, sin ninguna interferencia de lo agradable o desagradable, placer o disgusto. En palabras de Kant, sin estar subordinado a la “facultad del deseo patológicamente determinable”. (KANT, 2016, p. 41).

De todo se concluye que, para Kant, sólo la razón pura y práctica, sin la interferencia de ningún sentimiento, puede ser legisladora. El filósofo también afirma que sólo el libre albedrío, vale la pena decir, la libertad de la voluntad de obedecer sólo la ley moral, sin ningún condicionamiento empírico, de fenómenos y causalidad externa, puede ser considerada lo que él llama libertad trascendental.

Afirma que el conocimiento de lo incondicionalmente práctico no puede, sin embargo, comenzar con el conocimiento de la libertad, porque el ser racional finito no es inmediatamente consciente de esta libertad, por el contrario, comienza con la creación de máximas, por lo tanto, determinaciones personales, que se presentan principalmente al individuo y que la razón nos hace conscientes de que no pueden ser superados por ninguna condición sensible, de la que son independientes y , mostrándose así en la condición de alcanzar el nivel de derecho moral. Sólo entonces la razón te hace darte cuenta de que tienes la libertad de actuar de acuerdo con la ley moral.

Como la afirmación de la legislación kantiana es universalidad, un extracto del trabajo en estudio se considera uno de los mejores ejemplos del imperativo categórico antes mencionado. Esta expresión, que no tiene contenido material, sino únicamente un horizonte formal es la que dice: “Actúa para que la máxima de tu voluntad siempre pueda ser válida al mismo tiempo que el principio de la legislación universal”. (KANT, 2016, p. 49).

Así, la razón como voluntad pura, sin ningún condicionamiento, sin la ayuda de la experiencia o la voluntad externa, que determina la voluntad a priori por la forma de sus máximas, es legisladora.

La conciencia de esta ley fundamental, que se impone como una proposición sintética a priori, que no se basa en ninguna intuición” se puede llamar, según el autor, un hecho de la razón. Y complementa al filósofo afirmando que es un hecho de pura razón que se anuncia como originalmente un legislador. (KANT, 2016, p. 51).

Esta pura razón práctica, según Kant, proporciona al hombre una ley universal que se habló anteriormente, que él llama una ley moral, válida para todos los seres racionales capaces de determinar su causalidad a través de la conciencia de las reglas; por lo tanto, el derecho moral es un imperativo categórico. En esta condición, el imperativo categórico no está condicionado en relación con el hombre, que tiene, en relación con él, un vínculo de obligación, de deber, para tratar de acercarse, en progreso infinito, a lo que Kant llama voluntad santa. Este imperativo categórico guiará sus máximas, en busca de la virtud, el punto más alto que puede alcanzar el ser racional finito.

La producción del derecho moral por pura razón práctica es la demostración de autonomía, de voluntad pura, de libertad en el sentido positivo, en la que todas las máximas producidas por el individuo se alinean con la ley práctica.

Por el contrario, si en la producción de sus máximas el individuo permite influir en cualquier tema relacionado con el deseo, al querer, contaminará sus máximas por heterronomía, vale la pena decir, eliminando la pureza de sus máximas, que entonces no creará ninguna obligación, por el contrario, se opondrá a la ley moral.

Kant cita como ejemplo que ni siquiera la felicidad de otros seres, la felicidad de todos, puede ser colocada como condición de una máxima, sin renunciar a su autonomía y evitar que se convierta en ley; este es el caso, porque dependería de un objeto que se buscaría en condiciones empíricas, dependería de la experiencia y la opinión de cada individuo, y por lo tanto no puede aplicarse objetivamente a una regla necesaria y universal. Como el máximo aconseja, la ley moral manda y obediencia este mandato está siempre al alcance de la posibilidad de todos los seres racionales.

Al deducir los principios de pura razón práctica, el autor demuestra que el mundo de la naturaleza siempre se rige por leyes y se divide en dos esferas: la supersensible, que sería un carácter arquetípico, existente bajo la autonomía de la razón pura y práctica, independientemente del empirismo, cuya ley máxima es la ley moral, que, sin embargo, su equivalente debe existir en el mundo sensible, en la naturaleza sensible de los seres , regidos por leyes empíricamente condicionadas, o triomas que contengan el efecto de la primera, la naturaleza ectypic.

Por lo tanto, idealistamente, si la capacidad física existente en el mundo sensible fuera adecuada, la obediencia a la ley moral produciría el pozo alto[3].

Continuando en sus lecciones, Kant demuestra que la razón práctica es la posibilidad de representar un objeto, como posible efecto de libertad, la posibilidad o imposibilidad de querer la acción por la cual el objeto sería posible en ausencia de capacidad para hacerlo. Esta capacidad física para obtener el objeto es indiferente, lo importante es saber si la ley moral nos autoriza a querer este objeto, de modo que el fundamento de la determinación no sea el objeto, sino la ley moral.

De esta manera, los únicos objetos posibles de una razón práctica son el bien y el mal. Bueno como objeto necesario, porque no es posible razonar no querer el bien y, segundo, el mal, sólo como una negación del bien. Y este bien debe ser bueno en sí mismo, independientemente del juicio de las buenas consecuencias, que se limita a la percepción por los sentimientos de los sujetos individuales. En otras palabras, para el bien de Kant no puede ser mera consecuencia, sino creada por la libertad volicional.

Este bien, por lo tanto, debe ser determinado por la voluntad autónoma porque

la ley determina inmediatamente la voluntad, la acción que según la ley es buena en sí misma, y un will cuyo máximo siempre está de acuerdo con esta ley, es absolutamente bueno, en todos los propósitos, y es la condición suprema de todo bien. (KANT, 2016, p. 90) – Griffins originales.

Continúa explicando que el bien y el mal son modos de una sola categoría, el de la causalidad, una verdadera demostración de la libertad de la razón, que por lo tanto se ha demostrado que es práctico.

3. DEL TIPO DE LEY MORAL

Después de lo anterior, donde se pretendía introducir el pensamiento de Kant sobre la ley moral, en un esquema muy esquematico y sin pretensiones de gran profundidad, sólo para permitir un poco de entendimiento a aquellos que no conocen la obra analizada, ahora buscamos, también con un propósito de exposición ilustrativa, abordar la cuestión del tipo de ley moral tratada por el autor en la Crítica de la Razón Práctica.

Antes de analizar las lecciones del autor sobre el tema, aquí se utiliza un paralelismo como medio de explicación simplificada; por lo tanto, es utilizar el concepto de tipo utilizado en la doctrina criminal, por lo tanto, de tipo criminal, para tratar de facilitar la comprensión del tipo de derecho moral en Kant.

Son, por supuesto, cosas diferentes. El tipo de ley moral busca permitir la comprensión del mandamiento para una aproximación del logro del bien, dictado exactamente por la ley moral, que emana de la razón pura y libre; por el contrario, el tipo penal, que emana del ordenamiento jurídico positivo, tiene el alcance de fijar y aclarar la conducta prohibida por el derecho penal en un momento y lugar determinados. Se cree, sin embargo, que el análisis comparativo puede ser de alguna manera factible para fines puramente didácticos, facilitando la comprensión del tipo de ley moral.

Con este fin, se recuerda que el tipo de criminal es, más o menos, una propuesta abstracta, una norma abstracta, a la que una determinada conducta concreta puede llegar a ser finalmente subsumida, perfeccionando así la figura de lo ilícito que fue, se reitera, sólo abstractamente en esa regla contenida. Sirve, por lo tanto, para entender el mandamiento contenido en el derecho penal, que está en un mundo normativo y que se puede realizar en el universo sensible.

En otras palabras, el tipo de criminal es la disposición legal y la descripción razonablemente precisa de una conducta prohibida, que a veces puede ser más simple o más compleja, con todos los elementos y circunstancias de esa conducta, que, sin embargo, no son la conducta en sí misma; por el contrario, es una mera descripción jurídica de una posible conducta, que sólo existe en concepto e idealmente, no concretamente. Por lo tanto, el tipo de criminal es la “norma jurídica [qué] prescribe imperativos del deber que debe definirse en forma de prohibiciones, órdenes y permisos de acciones dirigidas a los seres humanos” (SANTOS, 2017, p. 58).

La conducta humana puede eventualmente oponerse a la práctica de acciones ordenadas o, por el contrario, ejerciendo acciones prohibidas, para adaptarse, ahora en concreto, a esa regla que una vez existió en abstracto, mejorando, entonces, el hecho típico.

De manera similar, aunque con la diferencia de fundamentos ya mencionada anteriormente, el derecho moral sólo tiene la razón libre para dar lugar a ella; esta razón libre, sin embargo, no forma parte del mundo de naturaleza sensible y, aun así, la ley moral debería aplicarse, al menos de manera idealista, a objetos de esa naturaleza. Como Kant expone, el tipo de ley moral permite que lo que se dijo en la regla universal, en abstracto, se observe en un objeto concreto. En palabras de Mathias Netto (2020, p. 105), el tipo de ley moral dice: “Pregúntate si la acción que proyectas, en caso de que tenga que suceder de acuerdo con una ley de la naturaleza de la que tú mismo formarías parte, aún podría considerarla posible por tu voluntad”.

De esta manera, el tipo de ley moral debe permitir la comprensión del ser racional finito, a través de objetos concretos – por lo tanto, que están en el mundo de la naturaleza y que se presentan a los sentidos a través de sus formas – lo que manda la ley. De este modo, se puede decir, en particular, que una Iglesia puede ser tomada como un tipo existente en la naturaleza que permite una mejor comprensión de la idea de la ley sobre el bien.

Al igual que en el tipo criminal la descripción abstracta de la conducta no es la ilícita en sí misma, también aquí, en el tipo de ley moral, la posibilidad de subsumiendo una acción práctica u objeto del mundo sensible a una ley práctica pura, no hace que la acción suceda efectivamente o esté vinculada al mundo sensible, es, de hecho, sólo una ilustración que facilita la comprensión.

Como Enseña Kant,

la ley moral no tiene otra facultad de conocimiento para mediar en la aplicación de esta ley a los objetos de la naturaleza, aparte de la comprensión (no la imaginación), que puede poner bajo una idea de razón, no un esquema de sensibilidad, sino una ley dependiendo del poder de juzgar, y una ley que se puede presentar en concreto en los objetos de los sentidos y , por lo tanto, una ley de la naturaleza, pero sólo de acuerdo con su forma, y podemos llamarla, por lo tanto, una especie de ley moral. (KANT, 2016, p. 98)

Por lo tanto, la aplicación, el uso, o, para expresar con mayor precisión, la observación del tipo de ley moral, facilita la comprensión por parte del ser humano, racional que es, del mandamiento de esta ley, a través de la observación de símbolos concretos.

4. CONSIDERACIONES FINALES

Con la presente exposición y comparación del concepto de tipo de derecho penal, apropiado de manera esquemática de la teoría del tipo criminal en la doctrina respectiva, con el tipo de ley moral, de la forma expuesta por Kant en la Crítica de la Razón Práctica, se pretendía facilitar la comprensión de esta última.

Esto parece posible porque existe una similitud entre estos tipos, aunque sea de adentro hacia afuera, comenzando el primer tipo criminal – desde lo abstracto para ilustrar lo concreto y el segundo – tipo de ley moral – haciendo el camino opuesto, dejando lo concreto y haciendo posible lograr la idea contenida en la razón abstracta.

La similitud entre las cifras comparativas es, como se ha demostrado, que ambos se prestan a representaciones. En el primer caso, el tipo de criminal, tiene el carácter de utilizar símbolos abstractos para la comprensión de hormigón; vale la pena decir, el derecho penal se basa en descripciones abstractas de la conducta humana para llevar al intérprete a entender situaciones concretas que se subsumían a ella. En el segundo caso, en relación con el tipo de ley moral kantiana, se produce exactamente una operación de racionalización inversa: el ser humano racional debe, a partir de la observación de símbolos concretos, objetos existentes en la naturaleza y capturados por los sentidos, utilizarlos como modelos para la comprensión de lo abstracto, es decir, de la ley moral.

REFERENCIAS

BONACCINI, Juan Adolfo. O argumento da estética e o problema da aprioridade: ensaio de um comentário preliminar. In: Comentários às obras de Kant: Crítica da Razão Pura. Joel Thiago Klein (Org.), Florianópolis: NEFIPO, 2012 – pp. 71 – 144.

KANT, Immanuel. Crítica da razão prática. Tradução de Monique Hulshof. Petrópolis: Vozes, 2016.

MATHIAS NETTO. Jayme. A função da imaginação: resolução da típica da lei moral em Kant. In: Polymatheia Revista de Filosofia, Universidade Estadual do Ceará – UECE, v. 6, nº. 9, 2013 – pp. 91 – 108.  Disponível em:  <http://seer.uece.br/?journal=PRF&page=article&op=view&path%5B%5D=520&path%5B%5D=585>. Acesso em: 20 abr. 2020.

NASCENTES, Zama Caixeta. O sumo bem na filosofia prática de Kant. Orientador: Vinícius de Figueiredo. Dissertação (Mestrado). Universidade Federal do Paraná, Curitiba, 2004. Disponível em: <https://acervodigital.ufpr.br/bitstream/handle/1884/34740/R%20-%20D%20-%20ZAMA%20CAIXETA%20NASCENTES.pdf?sequence=1&isAllowed=y>. Acesso em: 14 fev. 2019.

PERIN, Adriano. Kant e a estratégia metodológica da crítica da razão prática. In: Revista Dissertatio de Filosofia, Universidade Federal de Pelotas-RS – UFPel, nº 29, Pelotas-RS, 2009 – pp. 201 – 225. E-ISSN 1983-8891. Disponível em: <https://periodicos.ufpel.edu.br/ojs2/index.php/dissertatio/article/view/8828/5836>. Acesso em 18 out. 2018.

RIBEIRO, Elton Cândido. Kant e o fundamento da moralidade: um estudo da dedução do imperativo categórico em GMS III. Orientador: Mario Ariel González Porta. Dissertação (Mestrado). Pontifícia Universidade Católica de São Paulo – PUC-SP. Disponível em: https://tede2.pucsp.br/bitstream/handle/18785/2/Elton%20Candido%20Ribeiro.pdf>. Acesso em 27 abr. 2019.

SANTOS, Juarez Cirino dos. Direito penal: parte geral. 7ª ed. rev., atual. e ampl. Florianópolis: Empório do Direito, 2017.

APÉNDICE – REFERENCIA DE LA NOTA A PIE DE PÁGINA

3. Es importante señalar que el “buen sumo”, para Kant, es, como springs (2019, p. 8) menciona, “la posibilidad de la conexión sintética entre la felicidad y la moralidad, esto como una condición para llegar a ser digno de eso”

[1] Doctorado en Curso por la Pontificia Universidad Católica de Paraná – PUC-PR, Escuela de Educación y Humanidades – Programa de Posgrado en Filosofía; Máster en Ciencias Sociales Aplicadas por la Universidad Estatal de Ponta Grossa; Especialista en Derecho Procesal Penal en puC-PR y licenciado en Derecho.

[2] consejero. Doctor en Filosofía. Máster en Educación. Mejora en la investigación. Graduación en Teología. Graduación en Teología.

Artículo: Noviembre de 2020.

Aprobado: Diciembre de 2020.

Rate this post
Doctorado en curso por la Pontificia Universidad Católica de Paraná - PUC-PR, Escuela de Educación y Humanidades - Programa de Posgrado en Filosofía; Máster en Ciencias Sociales Aplicadas por la Universidad Estatal de Ponta Grossa; Especialista en Derecho Procesal Penal de la PUC-PR y Licenciada en Derecho.

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here