Demonología analizada desde la perspectiva de los escritos del Padre Gabriele Amorth

DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI
SOLICITAR AGORA!
5/5 - (12 votos)
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email

CONTEÚDO

ARTÍCULO ORIGINAL

LEITE, Leonardo Delatorre [1]

LEITE, Leonardo Delatorre. Demonología analizada desde la perspectiva de los escritos del Padre Gabriele Amorth. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año 05, Ed. 08, Vol. 05, págs. 119-145. Agosto de 2020. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/teologia-es/demonologia-analizada

RESUMEN

Los estudios demonológicos están ganando cada vez más protagonismo en el campo de la dogmática católica, especialmente por la necesidad de un conocimiento teológico más cercano a una cosmovisión centrada en la Soberanía de Dios, la cristología y los fundamentos de la obra redentora de Jesús como salvador. El Padre Amorth representa a uno de los principales autores de la demonología, cuyos escritos mantienen una línea de pensamiento en línea con las Sagradas Escrituras y la tradición de la Iglesia, subrayando siempre la conexión de los estudios demonológicos con la obra redentora de Cristo. Así, las reflexiones dejadas por Amorth representan una excelente introducción a los principales temas relativos a los diversos aspectos y peculiaridades de las acciones demoníacas, así como el problema central que se refiere a la relación de la demonología con la teología espiritual. El objetivo principal del trabajo académico respectivo era establecer una relación directa de estudios sobre los preceptos de la demonología con la espiritualidad cristiana a través de una revisión bibliográfica de la vasta obra del Padre Amorth. Además, se hizo hincapié en la realización de un enfoque comparativo de los escritos del sacerdote con los principales consejos ecuménicos de la Iglesia Católica y también con la teología sistemática de Santo Tomás de Aquino. La lección final que dejan los análisis establecidos es una declaración importante: No hay manera de entender la redención cristiana esencialmente sin un conocimiento básico de la vocación de la Iglesia y de los fieles en la batalla espiritual contra la realidad de las actividades demoníacas.

Palabras clave: Demonología, Cristología, Redención, Espiritualidad, Batalla Espiritual.

1. INTRODUCCIÓN

La existencia del diablo es vista como una verdad y un dogma de fe en la doctrina cristiana. Desde el comienzo del desarrollo de la teología sistemática, las discusiones sobre los ángeles y el mundo espiritual han sido extremadamente eminentes, contribuyendo a la evolución del conocimiento religioso más cerca del mensaje del Evangelio, las sagradas Escrituras y la Revelación Especial de Dios.

A pesar de la importancia teológica del tema en cuestión, muchos pensadores cristianos se alejan cada vez más de la tradición establecida de la existencia del diablo y de sus acciones ordinarias y extraordinarias. Por lo tanto, es extremadamente necesario rescatar las doctrinas elementales sobre el tema antes mencionado, y para ello, la perspectiva tomista demuestra un carácter estratégico, porque su contenido representa una verdadera apologética de los valores y dogmas del cristianismo.

Además del rescate de los escritos tomistas, la demonología contemporánea tiene como gran exponente al Padre Gabriele Amorth (1925-2016), cuyas obras presentan una explicación sintética y concisa, de acuerdo con la teología católica sistemática y la doctrina de Santo Tomás Aquino, sobre la naturaleza demoníaca. El Padre Amorth fue un gran sacerdote de la Pia Sociedade de Sao Paulo, ordenado en 1954 y nombrado en 1986 exorcista de la Diócesis de Roma. Es más conocido por ser fundador y presidente honorario de la Asociación Internacional de Exorcistas, y ha sido un miembro notable de la Pontificia Academia Mariana Internacional.

El Padre Gabriele tiene como punto de partida las suposiciones contenidas en la Summa Teológica para promover una explicación sobre ángeles y demonios. Por esta razón, los escritos demonológicos del sacerdote en cuestión representan una fuente segura de estudio para aquellos que buscan contacto introductorio con el tema, ya que las lecciones dejadas por él están respaldadas por la filosofía tomista y en los principales consejos ecuménicos de la Iglesia católica, tales como: 4o Concilio Lateranense, Concilio de Trento y Primer Concilio Vaticano.

Amorth siempre ha hecho hincapié en el estudio de la demonología como instrumento no sólo dirigido al conocimiento del mal, sino, sobre todo, a nutrir un espíritu de perseverancia y fortaleza contra el mal. Además, vale la pena mencionar que una mejor aclaración sobre la naturaleza del maligno permite una comprensión profunda de la obra redentora de Cristo, así como de sus oficios como rey, profeta y sacerdote.

2. LA EXISTENCIA DEL DIABLO

Ahora, basándose en el testimonio muy claro de las Escrituras, leído a la luz de la Tradición, la Iglesia siempre ha creído en la existencia de ángeles, criaturas espirituales inferiores a Dios, pero superiores a los hombres. Es una verdad de fe, definida explícitamente por al menos dos Concilios ecuménicos: el IV de Lateran (DH 800), cuyas palabras fueron repetidas más tarde por el Vaticano I (DH 3002).[2]

La existencia de demonios siempre ha sido un dogma atenuado y confirmado en los principales consejos ecuménicos de la Iglesia. Por lo tanto, la teología dogmática histórica es categórica en la afirmación de que el diablo existe y actúa continuamente en el mundo. El Padre José Antonio Sayés Bermejo, uno de los grandes teólogos de hoy, desarrolla posiciones apologéticas para apoyar la declaración antes mencionada, estableciendo tres criterios: a) atestación múltiple; b) la cuestión de la discontinuidad: el pueblo de Israel tenía un ardiente deseo de un Mesías político, que lo libraría de la tiranía del Imperio Romano, pero rompiendo esta expectativa, Jesús predica el Reino de los Cielos, y c) la identidad de Jesús.  La atestación múltiple consiste en las numerosas referencias en los Evangelios que presentan una narración de los enfrentamientos de Jesús con el Diablo, así como muchos pasajes del Nuevo Testamento sobre Satanás.

El término Satanás ocurre treinta y cuatro veces en el Nuevo Testamento. La mitad de estos términos se encuentran en los Evangelios y Hechos, y la mitad en las Epístolas y en el Apocalipsis. Todas las referencias, excepto seis, son “Satanás”. Otros nombres de Satanás en el Nuevo Testamento incluyen al acusador (Ap 12:10); el oponente (1 Pedro 5.8); Apoliom (Ap 9.11); Beelzebub (Mt 12.24); Belial (2 Co 6.15); el dragón (…); el dios de este siglo (2 Co 4.4); el príncipe de las potencias aéreas (Ef 2.2); el príncipe de este mundo (Juan 12:31); la serpiente (Ap 20,2) y el tentador (Mt. 4:3). (BEEKE, 2018, p.27-28)

El criterio de discontinuidad está relacionado con la preocupación de Jesús por el Reino de los Cielos y no con cuestiones políticas e ideológicas apropiadas. Así, Cristo demostró que su enemigo no era César, sino Satanás y los demonios. Joachim Jeremías, un exégeto protestante, es incisivo al afirmar que las tentaciones de Jesús en el desierto tendían al mesianismo político, es decir, al reducir la esfera redentora y salvadora de la obra del Hijo de Dios al aspecto de las disputas sociales y de poder existentes en ese momento.

El primero, que propone convertir piedras en panes, puede interpretarse como un intento de inducir al Señor Jesús a ser el “nuevo Moisés”, liberando al pueblo cuando Moisés liberó al pueblo de Egipto; el segundo, cómo recibir los reinos del mundo para gobernar; el tercero, cómo convertirse en una especie de “superman”, realizando algo fantástico y luego ser seguido por todos. Todas las tentaciones políticas. Este tipo de seducción pured Jesús a lo largo de su ministerio, pero siempre se resistió, presentando el Reino de los Cielos como una realidad espiritual. Por lo tanto, su enemigo era Satanás y sus demonios, no César. [3]

El criterio de la identidad de Jesús consiste en el reconocimiento de su obra redentora. El reinado de Dios está intrínsecamente relacionado con la lucha contra el Diablo, porque Cristo vino al mundo para romper la esclavitud causada por el pecado. Esta realidad es tan clara en el Nuevo Testamento que, si se retira, la concepción teológica clásica de la cristología en sí pierde significado y los dogmas relacionados con la justificación se ven deteriorados. Por esta razón, la llamada “desmitologización” del Evangelio promovida por Rudolf Bultmann es una verdadera negación de la fe cristiana. La cosmovisión cristiana es categórica al afirmar que Jesús luchó contra Satanás y sus demonios. Como señala el Padre Mazzali (2017, p.19), el Nuevo Testamento nos habla constantemente de la realidad del Diablo y de los demonios y busca mostrar cómo la obra redentora de Cristo tiene como aspecto finalista la destrucción de las obras demoníacas. Por lo tanto, no es posible entender la obra salvífica de Jesucristo sin considerar la existencia del Diablo y sus demonios.

La teología cristiana entiende que el significado de la enseñanza sobre la existencia del diablo es revelar que la humanidad está en una historia de salvación y condenación. La presencia de la figura de Satanás, aunque tentadora, es una advertencia constante y advertencia de que el pecado es una posibilidad y que la condenación eterna no es simplemente una hipótesis distante. Comprender las suposiciones de la demonología implica un conocimiento más estructural sobre la teología histórica, así como la relación entre la providencia de Dios y la libertad humana. Sobre el tema, el cardenal Joseph Ratzinger comenta:

La lucha espiritual contra los poderes esclavísticos, el exorcismo de un mundo desenfadado por demonios, pertenece inseparablemente al camino espiritual de Jesús y al centro de su misión y de la misión de sus discípulos. La figura de Jesús, su fisonomía espiritual, no cambia, ya sea que el sol gire alrededor de la tierra, si la tierra alrededor del sol, si el mundo se ha formado por la evolución o no; pero cambia decisivamente si eliminamos la lucha con el poder probado del reino de los demonios. (RATZINGER, 1981, p.160)

“No es posible entender la obra de redención (por la cual Jesucristo redimió a la humanidad) a menos que reconozca la obra de desagregación de satanás” (AMORTH, 2013, pág. 19). Por lo tanto, la existencia del diablo tiene un aspecto central para estructurar la cosmovisión cristiana, especialmente para una correcta comprensión de las suposiciones y matices de la cristología.

3. LA NATURALEZA DE SATANÁS Y DEMONIOS

Según la doctrina teológica cristiana, Satanás es un ángel y, por lo tanto, un ser puramente espiritual. Fue creado por Dios y poseía un gran esplendor, ocupando una posición alta en la jerarquía angelical. Esta posición es afirmada por Santo Tomás de Aquino y asumida por Gabriele Amorth.

Satanás es un ángel bien creado, pero que se rebeló contra Dios y se alejó de él… En cierto sentido, el diablo se convirtió en un Anti-Dios, el que lucha contra los planes del Señor porque se rebeló primero, repudió la obediencia y el designio que Dios tenía sobre él. Como se ha dicho, Satanás es un ángel caído y por lo tanto, como ángeles, es espíritu puro. Por lo tanto, sin tener un cuerpo, si quieren presentarse, necesitan asumir una forma visible y sensible, apropiada a la percepción del hombre (…). (AMORTH, 2013. p.16-17).

Las enseñanzas del Padre Gabriele Amorth están de acuerdo con las determinaciones del Cuarto Concilio Lateranitán y el actual Catecismo de la Iglesia Católica, cuyo contenido dice ” Como criaturas puramente espirituales, están dotadas de inteligencia y voluntad: son criaturas personales e inmortales. Superan perfectamente a todas las criaturas visibles.” (330)[4]. Según Santo Tomás, estos seres espirituales no están limitados por el tiempo o el espacio, pero sus acciones se limitan a un lugar o persona. Por lo tanto, “aplicando el poder angelical a un lugar, en cierto modo, se dice que el ángel está en un lugar corpóreo” (cf. q. 52, a. 1) (TOMAS DE AQUINO, 2005, p. 263).

Santo Tomás señala que Dios creó a los ángeles, pero no lo contemplaron directamente. Más tarde, Dios se reveló indirectamente y les dio una opción de amor perfecto y unidad. Algunos eligieron la unión amorosa con el Creador y finalmente fueron admitidos a la presencia del Más Omnipotente. A partir de entonces, comenzaron a contemplar la visión beatífica y santificadora de Dios y perdieron su libertad, ya que se sintieron irrevocablemente atraídos a El, el Alto Bien, Creador de todas las cosas.

Aunque no es posible saber plenamente cuál era la prueba de los ángeles, es cierto que algunos de ellos rechazaron la obediencia a Dios, transgrediendo sus órdenes y consumiendo esencialmente pecados espirituales, es decir, se entregaron a los pecados del orgullo y la envidia. El orgullo es el pecado principal, cuya esencia consiste en querer ser igual a Dios, no por naturaleza, sino por similitud, es decir, Satanás deseaba ser Dios de su propia naturaleza, sin el apoyo y la dependencia del don de la gracia sobrenatural, anhelando la auto-satisfacción y dando la espalda al verdadero Alto Bien, Dios.

Santo Tomás subraya que el número de ángeles que cayeron era menor que los que permanecieron fieles al Creador. Por lo tanto, la llamaríe realidad angelical es mucho mayor que la diabólica. Por esta razón, la esperanza cristiana no debe mostrar terror y temor frente al maligno. La teología tomista también destaca la existencia de una jerarquía de importancia entre los demonios. Sobre este tema, el Padre Amorth (2013, p.21-22) afirma que los demonios son verdaderos siervos del Maligno: ángeles que lo siguieron en su caída del paraíso y se sometieron a sus designios. Por lo tanto, es posible vislumbrar una cierta jerarquía entre ellos, sin embargo esta estructura jerárquica se basa en el miedo y la opresión, y no en el amor, como es el caso de los ángeles que permanecieron en el paraíso.

En la pregunta número 64, artículo 1 de la Suma teológica, Santo Tomás analiza el intelecto de Satanás. El autor afirmará que la inteligencia del maligno está oscurecida, siendo capaz de conocer las cosas de una manera natural, ya que el conocimiento de las verdades reveladas fue negado al demonio. Además, la legión diabólica es privada de la gracia efectiva y santificadora de Dios. “[satanás]no ve a Dios cara a cara, y por lo tanto el acceso que posee se limita sólo a lo que se le reveló antes del pecado o a lo que recibió de los ángeles”[5].

Vale la pena mencionar que, según la espiritualidad cristiana, Satanás es inteligente, pero no sabio, ya que no está intelectualmente obsesionado en el sentido pleno de la palabra, es decir, no se compromete con la contemplación de la verdad, sino sólo con la degradación del testimonio cristiano. A pesar de la misericordia plena del Santísimo Creador, la voluntad de Satanás es obstinada en el mal, y por lo tanto no hay arrepentimiento para él. Para Santo Tomás, la perspectiva de Origen sobre la restauración universal es completamente equivocada y muy alejada de las doctrinas elementales del Evangelio. “a la misericordia de Dios libera a los penitentes del pecado. Pero a aquellos incapaces de hacer penitencia, que se adhieren al mal de una manera inmutable, la misericordia divina no los libera”. (THOMAS AQUINO, 2005, p.262)

El artículo 3 de la pregunta número 64 de Suma teológica comenta el dolor que existe en los demonios.  Básicamente, el diablo sufre cuando tiene su voluntad contradicha. Sobre el tema, Aquino comenta:

Mientras que las pasiones, el miedo, la alegría, el dolor y los actos similares no pueden existir en los demonios, porque son propios del apetito sensorial, que es una facultad que supone un órgano corporal (…) Se sabe que los demonios querrían que muchas cosas que existen no existieran, y que había muchas cosas que no existen, porque, envidiosos, querrían la condena de aquellos que han sido salvados. Por lo tanto, hay que decir que tienen dolor, porque es la razón de la pena ser contraria a la voluntad. Además, si los demonios son privados de la felicidad natural que pueden desear, y en muchos de ellos, su voluntad pecaminosa se inhibe. (TOMÁS DE AQUINO, 2005, p.263)

La invocación del Santo Nombre del Señor Jesucristo, la sangre liberadora de Cristo y el nombre de la Santísima Virgen son ideas insoportables para el diablo, como señalan Santo Tomás, Padre Amorth y Venerable Fulton Sheen.

Las observaciones señaladas en este capítulo corresponden a una descripción teórica de los aspectos generales de la naturaleza demoníaca, principalmente según los escritos de Santo Tomás Aquino y el Padre Gabriele Amorth. Los próximos temas tratarán adecuadamente la acción de los demonios en los hombres.

4. LA NATURALEZA DE LA ACCIÓN DEMONÍACA

La acción demoníaca, según la comprensión común de la teología sistemática, se clasifica como acción ordinaria y extraordinaria. Sin embargo, antes de discutir este tema adecuadamente, es necesaria una mejor explicación y comprensión de las preguntas preliminares sobre la acción del diablo, tal como: “¿Cuál es la naturaleza de la acción de Satanás y sus siervos?”, “¿Por qué la acción del diablo es tan fuerte contra los hombres?” y “¿Qué se debe hacer para estar espiritualmente listo para luchar contra el diablo todos los días?”.

El Padre Gabriele Amorth fue categórico en la declaración de que antes de entender la acción de Satanás es necesario tener en cuenta que el diablo presenta una fuerza inmensa. La inmensidad de este poder se atestigua incluso en las Sagradas Escrituras, cuando Cristo lo llama el “príncipe de este mundo” y San Pablo “el dios de este mundo.” San Juan dice: “El mundo entero está bajo el poder del maligno.”

Por lo tanto, todo el mundo sufre de acciones diabólicas. Ni siquiera Jesucristo fue inmune a la acción de Satanás. Sin embargo, el ser humano es libre de resistir las insidias demoníacas y Dios, en Su misericordiosa providencia, nunca nos permite ser afectados por tentaciones mayores que nuestras fortalezas.

El hombre posee el sentido del bien y del mal, y tiene la fuerza para resistir las seducciones de Satanás, que siempre utiliza un método muy escurridizo; como dice San Pedro, de hecho, camina alrededor de todas las criaturas tratando de devorarlas, buscando su punto débil que, en general, es uno de los tres vicios fundamentales: el orgullo, que es el deseo de ganar, de llegar a ser grande y poderoso; la riqueza, el asiento del dinero, porque con el dinero se puede llegar a todas partes; vicio, en sus múltiples formas, ya que el ser humano tiene la tendencia a buscar el placer, especialmente los prohibidos, que están en contra del Padre. (AMORTH, 2018, p. 15)

Además de los remedios espirituales para combatir al Maligno que se mencionarán más adelante, el hombre tiene un apoyo basado en la Revelación General de Dios, es decir, los seres humanos presentan el discernimiento del bien y del mal impreso en sus corazones. Santo Tomás utiliza el término “ley natural” para designarse a sí mismo a esta impresión. Para el Doctor de la Iglesia, la ley natural sería la “participación de la ley eterna en la criatura racional”, cuyo contenido permite al hombre discernir el bien natural de lo que es explícitamente reprobable en la esfera moral.

La acción de Satanás es tan fuerte contra el hombre, porque se basa en el orgullo del demonio amalgamado con el poder y la grandeza preservados por los ángeles caídos. Satanás se ha convertido en el ser creado que más se manifiesta y alimenta un odio nefasto hacia Dios; “pone toda su inteligencia, su fuerza y su poder en esta ira para decirle al Señor y tienta al hombre a empujarlo a hacer el mal. Quiere sacarnos del Padre (….)” (AMORTH, 2018, p.16).

El objetivo del diablo es hacer que el hombre se aparte de su mayor propósito y vocación primordial: la unión afectiva con Dios. Así, tal importancia de la demonología que en un discurso de Pablo VI en 1972, con ocasión de la audiencia del miércoles, cuando los papas tratan de transmitir sus enseñanzas a los fieles, comenzó su gran discurso de esta manera: “No os maravilláis si os digo que una de las mayores necesidades de la Iglesia es advertir contra ese terrible peligro que representa Satanás.”  Sin embargo, aún así, muchos teólogos tratan de mitigar e incluso ignorar la acción demoníaca sobre los hombres. Ciertamente, los peligros de la modernidad favorecen las obras de Satanás y la expansión de su reinado de corredor de apuestas. El Padre Amor explica que la cosmovisión posmoderna facilita la acción diabólica en su tarea de fomentar las mentiras y sacudir las verdades primordiales y básicas del Evangelio. El ocultismo, el materialismo, el naturalismo, el nihilismo y la idolatría son posturas estructurales del posmodernismo que, en última instancia, alejan al hombre de Dios y trivializan la existencia del diablo y sus actividades.

Hoy en día, llegamos a la paradoja de las personas que no creen, o que dicen no creer en Dios, sino que persiguen las referencias astrales o ilusiones inútiles y también tratan de luchar contra las malas influencias. El porcentaje de personas que dependen de la irracionalidad está aumentando y se podría decir paralizante. Providencia no, el horóscopo sí; no la Iglesia, la bruja sí. La primera victoria de Satanás es convencer con tal vez pretextos pseudoculturales de que no existe o, a lo sumo, es sólo una marioneta agitada para causar temor en los niños malos; pero por otro lado, sería demasiado cómodo descargar todo mal en el diablo, como para presentarnos, casi sin ningún esfuerzo, con una conciencia muy limpia. (MAZZALI, 2017, p.21)

El Padre Amorth afirmará que la incredulidad es una fuente de superstición e idolatría. De ahí la razón de la paradoja presentada por la cita antes mencionada. Por mucho que el mundo moderno haya manifestado su compromiso con los preceptos del científico y la racionalidad pura, la superstición está creciendo cada vez más. San Agustín ya señaló que el “vacío existencial infinito” del corazón humano no puede llenarse de cosas y placeres finitos, sino sólo de una unión amorosa con Cristo, cuya infinidad de misericordia y bondad sostiene toda la realidad creada. Si no estamos en una relación de intimidad con Dios, la idolatría ocupa el centro del corazón y lo hará, sometiendo al hombre a una “falsa noción de felicidad”. Este es el gran activo del diablo, ya que de la idolatría, las prácticas de ocultismo y superstición ganan fuerza. “He aquí, cuando uno ya no cree en el Todopoderoso, uno cae en la superstición, la idolatría” (AMORTH, 2018, p.35).

Como ya se ha señalado, vale la pena señalar que otra postura equivocada del posmodernismo consiste en subestimar o negar la presencia de la acción de Satanás en la historia general y personal de los hombres. Esta mentalidad es el resultado del materialismo y de una cosmovisión basada en el relativismo moral. “No podemos negar la realidad del Infierno y del diablo. Los que no creen en la existencia del maligno caen en las trampas preparadas por él’ (AMORTH, 2018, p.46).

Después de discutir la naturaleza de la acción demoníaca en general, el Padre Amorth explica brevemente acerca de los métodos y medios para ganar la batalla espiritual. Básicamente, tres son los principales métodos: oración, instrucción, sacramentos. “Este es el poder que nos hace vencer a Satanás y las tentaciones que vienen del mundo: la fidelidad a la oración, los sacramentos, a la educación cristiana(…)” (AMORTH, 2018, p.31). Otro aspecto necesario a tener en cuenta en la defensa contra el diablo es la intercesión y tres son los principales intercesores: el Espíritu Santo, el nombre de Jesús y María santísima.  En la concepción dogmática, la importancia de María en la lucha contra el diablo se debe no sólo al hecho de que ella es madre del Redentor, sino también colaboradora en su obra redentora, estando representada popularmente en el acto de aplastar la cabeza de la serpiente.

La invocación de san Miguel Arcángel, san Benito, San Antonio, Santa María de Jesús Crucificado, Santa Catalina de Siena y santa Gemma Galgani también es extremadamente útil. Todos estos santos se enfrentaron al diablo. San Benito fue un monje que mostró gran fuerza contra el Diablo. San Antonio el Ermitaño fue uno de los grandes Padres del Desierto y sufrió fuertes presiones por las obsesiones diabólicas.

Cabe señalar, sin embargo, que el mayor temor no debe ser en relación con el diablo. En este punto, la idea central de “El Hobbit” de J.R.R Tolkien resume, de una manera sintética e iluminador, lo que es realmente necesario para luchar contra el mal. En la adaptación cinematográfica del libro, el personaje Galadriel le pregunta al mago Gandalf por qué eligió a un individuo tan simple y común para una aventura decisiva contra el reinado y la opresión de las fuerzas malignas. Responde: “Saruman cree que sólo un gran poder puede mantener el mal en control, pero no es lo que he descubierto. He descubierto que son las pequeñas cosas, las tareas diarias de la gente común las que mantienen alejado el mal, acciones sencillas de bondad y amor”. Continuando con esta línea de pensamiento, es importante trazar un paralelismo con los pensamientos de Santa Teresa de Lisieux: “No pierdas la oportunidad de hacer un pequeño sacrificio. Una sonrisa aquí; una palabra amable allí. Siempre haciendo pequeños actos de bondad; y siempre haciendo todo por amor”.

Entiendo ahora que la caridad perfecta consiste en soportar las faltas de los demás, no sorprenderse por sus debilidades, para construir hasta los actos de virtud más pequeños que practican, pero sobre todo he entendido que la caridad no debe cerrarse en lo más profundo de mi corazón.  Nadie, dijo Jesús, enciende una lámpara para ponerla debajo de la mesa, sino en la lámpara, para que ilumine a todos los que están en casa. Me parece que esta lámpara representa la caridad que debe iluminar, regocijarse, no sólo a los que son más queridos para mí, sino a todos los que están en casa.[6]

La victoria contra el diablo consiste en caridad, en el amor fraternal. Realizar pequeños actos de virtud en vista del Alto Bien es verdadera piedad práctica. La humildad amalgamada con la magnanimidad es el camino a la santidad. Por lo tanto, cualquiera que piense que la batalla espiritual sólo se gana con poder, orgullo o incluso grandes acciones sigue una línea equivocada acerca de lo que sería la auténtica vida espiritual y la victoria sobre Satanás. Un ejemplo de caridad y humildad en esta lucha constante es San Miguel Arcángel.

De hecho, es comúnmente aceptada la doctrina que los ángeles se distribuyen en tres jerarquías: supremas, medianas y diminutas, cada una de las cuales se divide en tres órdenes, sumando así nueve coros angelicales, cuyos nombres se mencionan claramente en las Escrituras. Son, en orden descendente: serafinas, querubines y tronos; dominaciones, virtudes y poderes, principados, arcángeles y ángeles. En la jerarquía celestial, por lo tanto, san Miguel pertenece al coro de arcángeles, la segunda clase del orden inferior, por ser el más alejado de Dios y, al mismo tiempo, el más cercano a los hombres (…).[7]

San Miguel Arcángel, a pesar de pertenecer a una de las órdenes más bajas de la jerarquía angelical, logró derrotar a Satanás y sus demonios, como se informa en la tradición bíblica. “Dios se resiste a los orgullosos, pero da su gracia a los humildes(Pr 3, 34; cf. Tg 4, 6). La principal grandeza de San Miguel radica, por tanto, en su pequeridad, en su humildad, en su sumisión la voluntad de Dios, en su obediencia.  Por lo tanto, debemos imitar estas características para que no seamos engañados por las insidias del diablo, la carne y el mundo.

Finalmente, después de una breve exposición introductoria sobre la naturaleza de la acción demoníaca, es necesario abordar con mayor profundidad los tipos y categorías de esta acción, así como las peculiaridades de cada uno. Básicamente, las acciones del diablo son: tentación, vexación, infestación, obsesión y posesión.

4.1 TENTACIÓN

La tentación es la acción ordinaria del diablo. Aunque la posesión se considera popularmente una de las actividades demoníacas más dañinas, la tentación es la más peligrosa e importante y, por esta razón, necesita más explicaciones. Santo Tomás de Aquino, en la sección I, pregunta 114, El artículo 2 de la Suma teológica establece que Satanás “siempre trata de dañar, desaportando pecar”. Así que es apropiado que el Diablo lo intente hombre, es su trabajo.

La lucha contra la tentación es diaria, todos los días. Santo Tomás procura enfatizar esta importante lección citando dos versículos de la Carta de San Pablo a los Efesios:

Ponte la armadura de Dios para que puedas resistir la iniquidad del diablo. Nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, los Poderes, contra los dominadores de este mundo oscuro, contra los malos espíritus esparcidos en el aire. (6, 11-12).

Vale la pena señalar que no todas las tentaciones provienen del diablo. La teología espiritual católica enumera otros dos enemigos del cristiano, además del diablo, que son: el mundo y la carne. El Concilio de Trento ya hizo hincapié en esta verdad al afirmar que “sabiendo que han sido regenerados con la esperanza de la gloria, deben temer por la batalla que queda contra la carne, contra la carne, contra el mundo, contra el diablo, de la que los ganadores no pueden salir, a menos que obedezcan, con la gracia de Dios, las palabras del Apóstol.” (DH 1541).

En la teología bíblica, la carne, el primer enemigo del hombre, se refiere al desorden interno que existe en cada ser humano debido al pecado original. Es la tendencia a la depravación y a la transgresión de la Ley de Dios. Se origina en el pecado original y obtiene fuerza de los pecados personales de la vida cotidiana. Sobre el tema, Santo Tomás (AQUINO, 2002, p.263) comenta que el diablo no es la causa inmediata de todo pecado, ya que algunas transgresiones son cometidas por la libertad del albedrío del hombre y por la corrupción de la carne.

El segundo enemigo del cristiano es el mundo, entendido como la cosmovisión del rechazo de los dogmas elementales de la fe, cuyo propósito es hacer que el hombre se distantice de Dios. El materialismo, el naturalismo, el nihilismo, el hedonismo y el individualismo son algunas de las mentalidades centrales que forman la cosmovisión del “mundo” en el sentido bíblico. El tercer enemigo, finalmente, es el diablo.

Es importante enfatizar que la tentación que viene del diablo presenta una psicología, una forma de suceder con etapas y progresiones. Si la persona no presenta la ley natural bien desarrollada y no cuenta con la ayuda de la gracia divina, cae muy fácilmente en las insidias del maligno, y a menudo las etapas de la tentación no ocurren, porque el mal no necesita mucho esfuerzo e invertido para inducirlo al error. Para los individuos virtuosos, el Diablo sigue un “procedimiento” tan cauteloso y meticuloso.

Según el Padre Antonio Royo Marín, la primera etapa es el acercamiento del diablo. El segundo es el ataque del demonio. Es importante decir que Satanás es un gran observador y utiliza la información obtenida a través de la observación para consumar la tentación. Aunque no tienen acceso directo a los pensamientos de los hombres, los seres diabólicos analizan la vida y las actitudes cotidianas de las personas, y luego las atacan en sus debilidades. Al tener información sobre la vida del individuo, el demonio insinúa a la persona a iniciar el diálogo en su mente sobre la idea que se le presenta.

El tercer paso corresponde a la respuesta de la persona a la sugerencia recibida. El Diablo quiere establecer una conversación con la persona y tiene como objetivo hacer que muestre dudas sobre sus convicciones morales. La cuarta fase, la propuesta del pecado, siempre viene seguida de una mentira, una falacia relacionada con la vida espiritual, el carácter de Dios y la felicidad que proviene de la vida virtuosa, es decir, el diablo presenta una falsa propuesta de felicidad.

La quinta etapa, la vacilante, es un pecado venial, porque la persona ya se ve a sí misma cometiendo pecado y contempla esta hipótesis, degustándola mentalmente. Luego viene el consentimiento, es decir, la consumación del acto pecaminoso. Por último, la etapa del arrepentimiento, que no es en absoluto malo, revela al hombre pecador que ha roto con su vocación a la santidad y la unión afectiva con Dios; reforzando la necesidad inmediata de contrición y perdón.

El Padre Gabriele Amorth hace hincapié en todos los aspectos antes mencionados. Según él, la tentación es el método más utilizado de Satanás para desviar al hombre de su noble vocación.

Lo que más le interesa al diablo es, sin duda, hacer que el hombre caiga en el pecado, y distanciarlo de Dios; quiere en lugar de ir al Paraíso, él bajará con él al infierno. Eso es lo que lo impulsa en primer lugar. Las otras cosas, para él, son secundarias; sin embargo, como dijimos antes, trata, teniendo en cuenta las debilidades de cada uno, atacando precisamente allí, en los puntos débiles. Comienza con las pequeñas cosas, hace que el mal parezca un bien, como una ganancia, como una forma de adquirir conocimiento que no teníamos antes (…) sucede a menudo. La gente se siente invitada a hacer el mal como si fuera bueno; tal vez es una acción muy común que, poco a poco, cede y luego se convierte en una adicción, un hábito. Así que buscas mil justificaciones, pero ya no piensas en lo esencial, es decir, esa cosa es contraria a la ley del Señor. Uno pierde completamente el sentido de Dios y ya no cree en él. (AMORTH, 2018, p. 54-55)

El Padre Amorth también señala que resistir la tentación es un gran logro en el camino hacia la santidad y que, en medio del arduo contexto de las pruebas, nunca debemos perder la confianza en la misericordia de Dios. Como señala el Catecismo de la Iglesia Católica, el poder de Satanás no es infinito, ya que no es más que una criatura. Por lo tanto, aunque su desempeño en el mundo es fuerte y se basa en un inmenso odio contra Dios, Satanás no es capaz de impedir la construcción del Reino de Dios. Otro punto importante reside en el hecho de que el permiso divino de la actividad diabólica es un misterio, pero los fieles nunca deben perder la esperanza, ya que todo contribuye al bien de los que aman a Dios[8].

En este sentido, san Tomás Aquinos escribe: “Es para hacer nuestros méritos mayores, nuestras virtudes son más puras y más altas, cuanto más rápido es nuestro camino hacia él, que Dios permite que el diablo nos tiente y nos ponga a prueba” (BAMONTE, 2007, p. 35) (cf. Commento alla lettera agli abrei). San Juan Crisóstomo resume de manera sintética, precisa e iluminadora sobre el tema:

Si se les pregunta por qué Dios dejó que el Diablo sobreviva después de su rebelión, responda: Dios le ha dejado subsistir para que, lejos de hacer el mal a los hombres atentos y vigilantes, el Diablo pueda llegar a ser útil para ellos. No ciertamente por su voluntad, que es perversa, sino gracias a la valiente resistencia de aquellos que hacen que su malicia se convierta en su favor. (BAMONTE, 2007, p.35)

El Padre Fortea (2010, p.45) subraya la importancia de la voluntad en la dura lucha contra las tentaciones. La determinación de la voluntad y su dirección hacia el Pozo Alto amalgamados con la ayuda de la gracia divina representan el secreto de la victoria sobre el maligno. El diablo puede incluso tratar de introducir pensamientos dañinos, imágenes o recuerdos, pero no puede entrar en el corazón de la voluntad humana. Por lo tanto, aunque la tentación del origen demoníaco puede afligir a los hombres, no es capaz de obligar a uno a cometer ni siquiera el menor de los pecados venenosos.

El teólogo Joel Beeke enumera varios de los trucos de Satanás para destruir la fe, la fidelidad y el testimonio de los cristianos. Los principales son:

Satanás es un maestro al sugerir que creemos en lo que queremos creer, en lugar de creer en la verdad… Satanás ofrece el cebo de placer que esconde el anzuelo del pecado … Satanás presenta el pecado como si fuera una virtud. Minimiza el pecado para mantener al pecador prisionero. El orgullo se convierte en autoestima, la codicia se convierte en ambición, y beber se convierte en comunión (…) Satanás nos alienta a hacer amigos con las personas mun munditas. Sabe que la asociación genera asimilación y así nos seduce al pecado a través de la amistad con la gente impío (…) Satanás presenta a las personas no convertidas como personas que tienen muchas ventajas externas y pocas penas, y creyentes como poseedores de pocas misericordias externas y muchas penas. De esta manera, Satanás trata de convencernos de que servir a Dios es en vano… Satanás minimiza la gravedad del pecado, y luego nos lleva a pecados aún mayores. El pecado nos atormenta, pasando de los pensamientos a los ojos… Satanás nos hace centrarnos en lo difícil que es practicar las disciplinas espirituales… Satanás aflige nuestra mente con pensamientos vanidosos para distraernos de buscar a Dios a través de disciplinas espirituales (….) (BEEKE, 2018, p.103-112).

Lo importante es destacar es que el combate tiene lugar en el campo de las ideas, ya que los ángeles malignos actúan para inclinar la voluntad humana hacia el pecado, ya que no son capaces de coaccionar la voluntad de los hombres.  El Padre Amorth es categórico al afirmar que una de las mayores tentaciones es fomentar el corazón humano para alimentar una desconfianza de la misericordia de Dios. Debemos tener en cuenta que Dios está dispuesto a perdonar los pecados siempre y cuando verdaderamente busquemos el arrepentimiento y el contrition.

La lucha contra la tentación consta de tres fases: antes, durante y después. En la primera fase, el remedio es simple “Vigilancia y oración”. Nuestro Señor Jesucristo enseñó: “Mirad y orad para que no entreis en tentación”. (Mt 26, 41). La vigilancia es una actitud de atención constante a la victoria lograda en la Cruz por el Cordero Inmolado para sus hijos electos. La sangre de Cristo tiene un efecto de liberación de los lazos y la esclavitud del pecado. Sin embargo, Satanás hace todo lo posible para permitir que las almas pierdan la perseverancia y se aparten de lo que Cristo conquistó en la Cruz.

La vigilancia siempre está atenta a las ocasiones del pecado, alertando a nuestra conciencia de los momentos más oportunos para los ataques demoníacos. Sobre este tema, el Padre Amorth (2018, p. 59) comenta que es necesario ser muy cuidadoso y prudente, especialmente en las decisiones diarias relativas a los hábitos de empresa, programas que vemos, el uso de la televisión e internet, entre otros.

La lucha contra la ociosidad es una de las grandes manifestaciones de una postura vigilante. Otro punto necesario es la oración, porque es una postura de aquellos que verdaderamente alimentan el amor fraterno. El pecado daña al hombre en su vida física y espiritual, alimentando en el corazón humano un amor desordenado de sí mismo, es decir, termina promoviendo el egoísmo puro. La oración, por otra parte, es una manera de reconocer la dependencia de Dios y sus bendiciones, reconocer las debilidades personales y la necesidad de someterse a la perfección, la gloria y la Santidad de Cristo. Por esta razón, la oración es necesaria, porque nadie puede vencer plenamente las tentaciones sin la ayuda de la gracia divina efectiva.

El Padre Amorth subraya que Dios ha dado dos grandes ayudas en la batalla contra las insidias demoníacas y el pecado: la Virgen María y el ángel guardián. La Virgen María, símbolo de gran humildad, se opone por completo a los pecados del orgullo y del orgullo tan llamativos en los demonios. Ya, los ángeles guardianes se mueven e inclinan la voluntad humana de querer verdaderamente a Dios, potenciando nuestro propio entendimiento; a menudo excitan en nuestras almas pensamientos santos y aumentar las gracias actuales.

(…) Aunque nadie nos ayude, nuestro Señor y la Virgen nos siguen y están cerca y es a ellos a los que debemos volvernos. Nadie está solo, porque todos tenemos a Dios. (…) Entonces debemos rezar. De esta manera sentiremos al Creador que nos habla… debemos volvernos al Señor, que nunca nos deja. Siempre está presente y acompañado por María, nuestro ángel guardián y los santos, especialmente nuestro onomástico. (AMORTH, 2018, p.57-58)

Durante la tentación, hay dos formas de resistencia: directa e indirecta. La resistencia directa no es más que actuar en contra, es decir, cuando te das cuenta de que estás siendo tentado a actuar de cierta manera, giras en la dirección opuesta. Por lo tanto, si una persona está siendo tentada por la avaricia, debe dar un volante y rápidamente afianrse a la virtud de la liberalidad. Sin embargo, la lujuria y la incredulidad son pecados, cuyas tentaciones no deben resistirse directamente, sino indirectamente. Los Santos Padres explican que en la lucha contra la lujuria, los demonios presentan un fuerte aliado: el cuerpo, que tiene una tendencia a la lujuria. Por lo tanto, la mejor manera de luchar en este caso es simplemente huyendo de las seducciones de carnaus.

La tentación demoníaca de la lujuria ocurre cuando la persona es repentinamente agredida por pensamientos sexuales y carnaus. De manera concreta, lo ideal es utilizar siempre las mismas facultades de la memoria y la imaginación para escapar de pensamientos lujuriosos, llevando el pensamiento a aspectos prácticos, cotidianos y de trabajo. La ansiedad generada por la tentación puede conducir al desaliento, la desesperación y el forjado de la búsqueda de la santidad. Sin embargo, nunca debemos ceder a la ansiedad, sino sólo descansar en las manos de la Divina Providencia.

La tentación ganada, como subraya Santo Tomás de Aquino, es una ocasión de mérito ante Dios, porque representa una verdadera prueba de amor. La tercera etapa de la tentación presenta tres posibilidades: una ha vencido la tentación, ha caído en ella o ha dudado de si ha caído o no. Si ganó, siempre debe dar gracias a Dios y nunca caer en el pecado de jactarse de que sólo salió victorioso por su propia fuerza. Cuando uno ha caído en la tentación, debe hacer del pecado una verdadera lección de santidad, humillarse y avergonzarse de la falta practicada. Si el pecado fue mortal, debe darse cuenta rápidamente de una confesión y un arrepentimiento efectivos. Si el fracaso representa un pecado venial, uno puede hacer un acto de perfecta contrición, alimentando resoluciones efectivas de no transgredir la ley de Dios.

Si estaba en duda si cayó en la tentación, lo importante es realizar una meditación y un examen de conciencia, es mejor esperar hasta que se recupere del ataque para evaluar categóricamente si la culpa realmente ocurrió.

Como ya se ha señalado, no todas las tentaciones provienen del diablo. Algunos vienen de la carne y del mundo, sin embargo, si sabemos superar las tentaciones más variadas, seguramente saldremos victoriosos en las más diversas batallas espirituales, porque todo lo que nos defiende del pecado nos protege del enemigo invisible. Por lo tanto, es importante mencionar consejos prácticos para vencer las tentaciones que provienen de la carne y del mundo. Son:

  • Para ser mortificado en las cosas lícitas;
  • Ser aficionado a la Cruz y al sufrimiento;
  • Combate fervientemente la ociosidad;
  • Huir de las ocasiones del pecado;
  • Meditar sobre la dignidad del cristiano y la vocación a la santidad;
  • Recuerden el infierno y la posibilidad del castigo eterno;
  • Recordar continuamente la Pasión de Cristo;
  • Oren con perseverancia y verdadera humildad;
  • Frecuencia en los Sacramentos;
  • Verdadera devoción a la Santísima Virgen.

A pesar de la variedad de tentaciones demoníacas e insidias y carne, lo más peligroso es hacer que Dios sea secundario y superfluo en la vida del hombre. Sobre el tema, Joseph Ratzinger (2007, p. 41-42) comenta que el aspecto central de toda tentación consiste en el intento y los ataques de dejar a Dios a un lado, es decir, promover la marginación de las prácticas espirituales. El deseo constante de construir el mundo autónomo sin Dios es la mayor tentación y, por lo tanto, uno de los más graves.

Además del desprecio por el mundo espiritual, otra gran tentación es el no reconocimiento de las propias faltas. El no reconocimiento del propio pecado impide el sentimiento de culpa del cual procede el arrepentimiento real. El venerable Fulton Sheen establece que esta falta de conocimiento sobre sí mismo y sus limitaciones es una causa de gran satisfacción para el diablo. Por lo tanto, se necesita una gran atención para los aspectos antes mencionados.

Para concluir las consideraciones sobre la tentación, vale la pena mencionar las frases de Winston Churchill en sus discursos de renombre, que aunque no reconsideran directamente la batalla espiritual, contienen valiosas lecciones para La Escuela de santidad: “La lección es esta: nunca se rindan, nunca, nunca, nunca, nunca, nunca. Nada en absoluto. Grande o pequeño, importante o no. Nunca te rindas. Nunca te rindas por la fuerza, nunca te rindas al poder aparentemente abrumador del enemigo”/ “Todas las grandes cosas son simples. Y muchos se pueden expresar en una sola palabra: libertad; justicia; honor; deber; piedad; esperanza. Como señala el Venerable Fulton Sheen, son las pequeñas luchas diarias las que revelan el carácter moral de la persona, su voluntad de practicar constantemente las virtudes, así como la intensidad de su caridad. Por lo tanto, las pequeñas batallas cotidianas son las más importantes y nunca deben ser subestimadas en la lucha contra las tentaciones.

4.2 INFESTACIÓN Y VEXACIÓN

Infestación o silbido es una acción extraordinaria del diablo que consiste básicamente en el uso de la naturaleza inanimada o animal para plagar y oprimir al hombre, sometiendo a miedo, inestabilidad emocional e incluso desesperación. Según el Padre José António Sayés, “la infestación diabólica es una enfermedad que el Diablo desarrolla en naturaleza inanimada (o animal) para dañar al hombre con ella” (SAYÉS, 1999, p.153). Sobre el tema, el Padre Amorth escribe:

La quema, por otro lado, es otro término que utilizo, reservándolo exclusivamente a casas, objetos y animales. Tenemos ejemplos desde los días de patristic, con Origen, de exorcismos realizados no sólo para liberar al hombre, sino también a los lugares, objetos y animales. El Evangelio nos presenta el ejemplo del que poseía Gerasa; a través de su boca, el diablo le pide al Señor que se transfiera a una manada de cerdos y entra efectivamente en estos animales, que ciertamente, en ese momento, son demonizados. (AMORTH, 2013, p.29)

La infestación puede ser de dos tipos: local -cuando la acción diabólica afecta a lugares o casas- y personal- cuando los demonios tratan de ejercer sistemáticamente una enfermedad, daño físico e incluso psíquico al hombre. El Padre Amorth es categórico al decir que la mayoría de los casos a los que ha asistido no son de posesión, sino de infestación personal. Existen varios signos de infestación, tales como:

(…) rumores o golpes en el techo o en casa en el suelo o en las paredes, en las puertas, o en las ventanas o muebles, granizo de piedras, que caen como nada en el techo o también en la casa; rumores de pasos invisibles; sonidos como disparos o explosiones o ribombos; gran rumor de cadenas y hardware; voces misteriosas o aullidos, risas, ruidos; sonidos y canciones muy extraños, día y/o noche; desaparición de objetos que ya no se encuentran, o que se encuentran en los puntos más impensables de la casa; olores improvisados y muy extensos de quema o estiércol, o azufre, o carnal, o incienso; imprevistos sopla en ambientes completamente libres de corriente de aire; puertas y ventanas que se abren y cierran simultáneamente, ventanas que también se rompen al mismo tiempo; (…) gastos inexplicables en los electrodomésticos, la iluminación y el reembolso de las lámparas sin haber tocado los interruptores (…) varias apariciones de sombras o de personas o seres deformes (…) otros objetos de la casa son arrojados violentamente a través de la habitación, como un signo concreto de amenaza para los residentes. (BAMONTE, 2007, p.72-74)

El Padre Amorth señala que es muy laborioso resolver los casos de infestación, ya que requiere grandes esfuerzos. Bendecir todos los lugares de la propiedad con agua bendita e incienso, oraciones de liberación y exorcismo, así como el uso de sacramentos (bendición de aceite, sal y agua bendita) son grandes herramientas para combatir las infestaciones.

(…) Debo decir que para liberar una casa infestada por el diablo requiere tiempo y trabajo; es necesario ir a menudo, repetir el ritual y bendecir todos los lugares con agua bendita e incienso – también este último es muy eficaz. Con estos elementos y con la oración de exorcismo adaptada a la casa, diferente a la reservada a las personas, es posible obtener buenos resultados (…) Entonces continúa así: “Señor, pedimos tu misericordia para bendecir y santificar; que todos los que lo beben tienen la salud de la mente y el cuerpo, y que cualquier influencia maligna que esté sobre ellos sea expulsada”. (AMORTH, 2018, p.82-84)

Sobre el tema, el Padre Fortea (2010, p. 2019) comenta la obligación del sacerdote de alentar a la familia a orar constantemente, orar el rosario, leer la Biblia unida y reunirse ante una imagen sagrada y realizar súplicas de protección y oraciones de liberación.

La infestación a menudo ocurre a partir de objetos que, en cierto modo, pueden causar “malestar”. Muy a menudo, los objetos no sagrados, los funestos e incluso los “ídolos” son susceptibles de un daño mayor. Idealmente, siempre se deshace de estos objetos sospechosos tan pronto como sea posible.

El Padre Amorth subraya que las infestaciones son fenómenos raros y, por esta razón, los exorcistas necesitan el apoyo de los psiquiatras para determinar si la persona que sufre de la supuesta “infestación” se ve afectada por trastornos patológicos o trastornos psicológicos.

La vejación es una de las otras acciones extraordinarias del diablo y consiste en trampas de agresión física por iniciativa de ángeles demoníacos, como cortes, quemaduras, arañazos, mordeduras, golpes que dejan grandes marcas, hinchazón y, en el peor de los casos, fracturas. “Las vexaciones también pueden considerarse aquellas persecuciones encarceladas, insistentes e inexplicables bajo el perfil humano, que los demonios plantean contra una persona correcta en nombre de los demás” (BAMONTE, 2007, p.80).

La vexación también afecta los afectos de una persona a través de la humillación constante, como señala el Padre Amorth. Un personaje bíblico notable que sufrió la extraordinaria acción en cuestión fue Job. Sobre esto, Amorth discute:

Ya está herido en sus afectos: recibe la noticia de la repentina muerte de los diez hijos; es herido en sus posesiones: muy rico, de repente se vuelve pauperrimo; está herido en la salud: estaba sano y está cubierto de heridas, de la cabeza a los pies; sin embargo, no es demoníaco, no hay presencia del Diablo en él. (…) Conozco muchos casos de personas que están heridas en afectos: no encuentran esposa o marido, rompen matrimonios y compromisos sin razón; o incluso, la gente golpeada en sus bienes: por ejemplo, los industriales que de repente cometen grandes errores, de tal tamaño que caen en la miseria, o que sin razón permanecen en la calle, así como muchos casos de comerciantes y artesanos, cuyos establecimientos muy bien orientados ya no son visitados por nadie (…). (AMORTH, 2013, p. 27-28)

Además, varios santos se vieron afectados por vexaciones diabólicas. Ciertamente, Santa Gemma Galgani fue la santa, cuyas intensas experiencias con las veciones más causaron secuelas y enfermedades.

Vale la pena mencionar que sólo es posible dar fe inequívocamente que se trata de una vexación a través del exorcismo. Para la liberación de este daño, Amorth subraya la necesidad de colaboración, ya que la persona afectada debe abstenerse y alejarse de prácticas peligrosas. Entonces es necesario evaluar el aspecto espiritual, tales como las evaluaciones relativas a las prácticas de oración, la participación en los sacramentos, la vida virtuosa y el ejercicio de la caridad. Por lo tanto, se recomienda la confesión, ir a misa, consaconzar y celebrar la Adoración Eucarística, rezar el rosario, celebrar oraciones como la Oración del Señor y meditar constantemente en las verdades del Evangelio. La mayoría de las personas que sufren de trastornos molestos sólo necesitan volver a encontrar la fe.

Sin embargo, cuando vemos a personas devotas e incluso santos que sufren de tales disturbios, es factible celebrar sesiones de exorcismo. Sin embargo, algunos santos se ven afectados por las veciones de la Divina Providencia, pero ofrecen, en un gran acto de amor, sus sufrimientos a Dios, por la conversión de los pecadores. Amorth (2018, p.76) comenta que a veces el Señor permite que alguien sea afligido pro vejaciones directas demoníacas del Diablo sin que haya ningún fracaso grave o pecado mortal por parte de la persona afectada.

Finalmente, tres son las causas de las veciones e infestaciones: el permiso divino, el mal entendido como un acto de hacer daño a una persona usando un ser demoníaco y una petición explícita que se manifiesta del convenio con Satanás, que conduce a la dependencia demoníaca.

4.3 OBSESSION Y POSESIÓN

La obsesión se refiere a una acción extraordinaria del diablo, cuyo aspecto primordial consiste en someter a la persona a contenidos obsesivos, dañinos, divertidos y contenidos que desistan de la santidad y las virtudes infusas. El Padre Amorth define esta acción extraordinaria:

La obsesión ocurre cuando una persona se ve afectada por pensamientos obsesivos e invencibles, de los que no puede, en absoluto, liberarse o desviarse y que lo llevan a la desesperación y, en casos extremos, al suicidio. Desafortunadamente, este último es uno de los resultados que el diablo propone obtener como destructor, también en otras formas, pero especialmente en casos de obsesión, en los que la persona a menudo es conducida a la desesperación y, por lo tanto, al deseo o intento de quitarse la vida. (AMORTH, 2013, p. 29)

La obsesión no se confunde con la tentación, porque la primera es más fuerte, más sensible, clara e inequívoca que la segunda. En la tentación, uno nunca está seguro de que se enfrenta a una acción del diablo, sin embargo, lo mismo no ocurre en la obsesión, cuya acción demoníaca es perceptible, sin lugar a dudas. Las obsesiones generalmente afectan a más gente santa.

La diferencia entre la tentación y la obsesión consiste en el hecho de que la segunda es más clara que la primera. Por lo tanto, comparativamente, es posible decir que la naturaleza de la obsesión está más cerca de la tentación que de la posesión, porque ambos tienen como objetivo llevar a la persona al pecado, pero sigue siendo libre. (…) La obsesión es algo típico de los santos (…) Obsesiones que estos grandes santos han sufrido -con permiso divino- pero que de alguna manera ayudan a mostrar su gran valor y mérito.[9]

La obsesión puede ser interna o externa. El primer tipo afecta a los poderes superiores, especialmente a la imaginación. El demonio no tiene acceso directo a la voluntad y a la inteligencia, sino que busca llegar a ellos a través de las facultades más periféricas del alma que están en contacto con el cuerpo, como la fantasía y la memoria. Por lo tanto, los ataques a menudo implican imágenes obscenas, tentaciones sexuales insensatas y disgusto por las cosas divinas. La obsesión externa consiste en las insidias del maligno en la promoción del terror a los sentidos externos. En ella, la persona puede ser atacada por agradables visiones diabólicas y apariciones (en el sentido de atraer la voluntad al pecado) o repugnante (con la intención de asustar al alma). Santa Gemma Galgani, Santo Antonio, Santa Catarina de Sena y San Juan María Vianney sufrieron inmensamente este tipo de embestida satánica.

El permiso divino, la envidia del diablo hacia los hijos de Dios y la imprudencia de la persona obsesionada son algunas causas explicativas sobre esta acción extraordinaria.

El origen de la obsesión, en primer lugar, como se ha dicho, es el permiso divino, ya que Satanás no posee ningún poder normalmente. Como en el Libro de Job, en el que el diablo pide permiso a Dios para probarlo y Dios lo concede. Segundo, es el hecho de que el diablo está celoso de los hijos de Dios. Y la psicología demoníaca enseña que nunca verán a Dios, como hombre al que es llamado, llamado por Dios a su presencia. Eso es intolerable para él. Del mismo modo, el Ave María es un arma terrible contra la acción satánica porque no lleva a saber que María, pequeña criatura está “llena de gracia”, mientras que él, ángel de la luz, está en desgracia. La envidia es manifiesta e insaciable. La tercera causa puede ser la imprudencia de la persona obsesionada. Ella puede haber provocado o subestimado la acción satánica, que una persona humilde nunca haría.[10]

La predisposición natural de los obsesionados es otro factor importante, es decir, extremadamente sensible y propenso a las alucinaciones tienden a sufrir los impactos de las tentaciones como obsesiones. Por lo tanto, los ataques ordinarios se sienten como si fueran extraordinarios, ya que la persona ya presentaba fragilidades psicológicas. Sin embargo, se necesitan mucha cautela y prudencia para distinguir los casos de obsesión de la histeria y las psicosis.

El agua bendita, las medallas de San Benito, las medallas de la Virgen, la sal y el agua exorcizadas y los bentos son excelentes instrumentos para combatir las obsesiones. Los pequeños exorcismos y las oraciones de liberación también son de gran ayuda, sin embargo, deben hacerse discretamente, con devoción y humildad.

Finalmente, la última acción extraordinaria consiste en la posesión. El Padre Fortea lo define de la siguiente manera:

La posesión es el fenómeno por el cual un espíritu maligno reside en un cuerpo y en ciertos momentos puede hablar y moverse a través de ese mismo cuerpo, sin que la persona pueda evitarlo. El espíritu del mal no reside en el alma, permaneciendo libre e incapaz de ser poseído. Sólo el cuerpo es susceptible a la posesión. (FORTEA, 2010, p.145)

Por lo tanto, la posesión no excluye completamente la libertad humana, que es preservada por Dios, ni representa el medio más eficaz del diablo para alejar las almas del Creador, ya que la tentación significa el consentimiento del hombre en la práctica del pecado. El Padre António Royo Marín enseña, en su obra “Teología de la Perfección Cristiana”, que hay cuatro puntos necesarios para aclarar el fenómeno de la posesión. Son:

  • Existencia de posesión: Hay una cantidad notable de informes en las Escrituras sobre los casos de posesión y liberación por parte de Cristo. Además, hay varias descripciones de los santos que se enfrentaron a este fenómeno. Teniendo en cuenta que Jesús nunca se equivocaría en asuntos tan serios como la acción del diablo y también teniendo en cuenta la inerrencia de las Escrituras en el contenido espiritual, la posesión es una realidad en la teología espiritual cristiana.
  • Naturaleza de la posesión: En él, el Demonio tiene un acto desde dentro, es decir, concentra su acción en el cuerpo de la víctima. Por lo tanto, uno no debe pensar que Satanás y sus ángeles están atrapados en un lugar, ya que son puramente espirituales, y sólo sus acciones se reducen a un solo lugar. Son características de este extraordinario fenómeno: la presencia del diablo en el cuerpo de la víctima y su imperio despótico en él.
  • Signos de posesión demoníaca: El Padre Antonio Marín enumera algunos signos que evidencian el fenómeno en cuestión, como hablar idiomas extraños, conocimiento de hechos desconocidos, sansonismo y fuerza sobre el ser humano. Sin embargo, ninguna de las pruebas aquí mencionadas no constituye una prueba concreta, ya que pueden ocurrir simplemente por fenómenos naturales. Se necesita mucha prudencia para determinar decisivamente la ocurrencia de la posesión. Por lo tanto, la prudencia debe guiar el discernimiento, y las primeras explicaciones deben tener en cuenta los factores naturales, así como las aclaraciones e hipótesis científicas. El Padre Amorth (2004, p.98-99) subraya la necesidad de exigir una opinión médica para que el sacerdote pueda llevar a cabo una lectura cuidadosa de los informes clínicos.
  • La causa de las posesiones diabólicas: Son – una petición de la víctima mismo, un pecado de la víctima y la providencia divina. En última instancia, todas las causas se refieren a la Soberanía de Dios. Los demonios no pueden hacer todo lo que quieren, están abrumados por el poder divino.

El Padre Amorth, además de subrayar todos los elementos anteriores, destaca otra característica llamativa de la posesión, a saber: la pérdida temporal de la identidad personal. En los casos de posesión, el exorcismo es necesario. El exorcismo no es más que un sacramental, una oración que tiene como aspecto teleológico pedir al diablo que sea expulsado de una persona poseída. El código de derecho canónico establece que nadie puede exorcizar legítimamente a los poseídos, excepto con la licencia expresa del Ordinario del lugar, es decir, dicha licencia debe ser delegada y otorgada a un sacerdote piadoso, humilde, prudente y devoto. El exorcismo es la prueba final para determinar la posesión.

El Padre Amorth subraya algunos puntos centrales a tener en cuenta sobre el exorcismo, tales como: el exorcista actúa en el nombre de Jesucristo; la fuerza del exorcista está unida a la autoridad que ha recibido de la Iglesia; la invocación del nombre de Juan Pablo II es de gran ayuda en la realización de exorcismos y, finalmente, se demostró que la necesidad de que la persona afectada por las posesiones pidiera el perdón de Dios está involucrada en el ocultismo, la brujería y el esotterismo.

La conclusión principal de los escritos demonológicos es el hecho de que los ejercicios de piedad práctica y caridad son los verdaderos remedios contra la acción demoníaca. Como señaló el Cardenal Ratzinger:

El misterio de la iniquidad se inserta en la perspectiva cristiana fundamental, es decir, desde la perspectiva de la resurrección de Jesucristo y la victoria sobre el poder del mal. Desde esta perspectiva, la libertad del cristiano y su confianza silenciosa que rechaza el miedo ocupa toda su dimensión: la verdad excluye el miedo, permitiéndole así conocer el poder del Maligno. (RATZINGER, 1981, p. 160)

Por último, Amorth subraya que el medio central para luchar y superar las posesiones reside en cuatro prácticas: la oración, el ayuno, la fe y la plena confianza en la misericordia de Cristo. “Porque si este Señor es poderoso, como yo veo y sé que es, y si los demonios son sus esclavos (y de esto no hay duda, porque él es de fe), siendo yo la serva de este Señor y Rey, ¿qué daño pueden hacerme?” (TERESA DE JESUS, 1986, p.2005).

La confianza en la Providencia de Dios, la humildad y la perseverancia en el ejercicio de los mandamientos y consejos de Cristo son indispensables para una vida espiritual centrada en la santidad, entendida como un verdadero remedio contra la influencia de las tentaciones y acciones extraordinarias del demonio. Una vida virtuosa cercana a la gracia efectiva de Dios aleja categóricamente las acciones demoníacas.

5. CONSIDERACIONES FINALES

El estudio de las acciones diabólicas es extremadamente necesario para la promoción de una cosmovisión cristiana más cercana a los elementos primordiales y fundacionles de las Sagradas Escrituras, así como a las presunciones de la tradición de la Iglesia. Una correcta comprensión de la naturaleza del diablo y de sus acciones favorece una visión más amplia de la teología dogmática, especialmente la cristología. Reconocer la función y el propósito de la obra de Cristo implica reconocer su lucha contra Satanás. Por lo tanto, la demonología es de gran valor para el fortalecimiento de la esperanza cristiana fomentando una correcta comprensión de la obra redentora de Cristo y su victoria y esclavitud del pecado.

En este sentido, el Padre Amorth contribuyó inmensamente a la espiritualidad del cristianismo, subrayando la eminencia de los estudios demonológicos y sintetizando el contenido derivado de sus experiencias con liberaciones de vejaciones, obsesiones y posesiones. Los escritos de Amorth siguen la línea doctrinal de la patrística, los estudios de Santo Tomás de Aquino y los consejos ecuménicos de la Iglesia Católica, tales como: 4o Concilio Lateranio, Concilio de Trento, Primer Concilio Vaticano y Concilio Vaticano II. Además, las obras desarrolladas por el exorcista y sacerdote italiano son de gran valor para todos aquellos que buscan una introducción panorámica sobre demonología, acciones diabólicas, posesiones y liberación.

El Padre Amorth siempre fue categórico al afirmar la importancia de una cosmovisión cristológica en las batallas espirituales. Al final, el estudio de los demonios debe fortalecer la esperanza en la victoria de Cristo y en su obra redentora, cuyo contenido y eficacia han desmembrado el poder de Satanás.

Por lo tanto, los dogmas de fe concernientes a la existencia de demonios y sus acciones sobre los hombres deben ser interpretados desde la obra redentora de Jesús, para que la fe de los fieles en La Providencia de Dios y en su infinita misericordia pueda ser renovada y fortalecida por la esperanza de la vida eterna y los consuelos de los méritos de Cristo.  Este es el gran propósito de los escritos del Padre Amorth sobre demonología.

REFERENCIAS

AMORTH, Gabriele. Exorcistas e Psiquiatras. Apelação-Portual: Paulus, 2004.

______. Não te deixes vencer pelo mal: as palavras de um grande exorcista. Campinas, SP: Ecclesiae, 2018.

______. Vade retro, Satanás! . 5.ed.  Cachoeira Paulista. SP: Editora Canção Nova, 2013.

AQUINO, Tomás de. Suma Teológica. São Paulo: Ed. Loyola, 2005. Volume 2.

______. Suma Teológica. São Paulo: Loyola, 2002.

AZEVEDO JÚNIOR, Paulo Ricardo. A existência do demônio. Disponível: https://padrepauloricardo.org/aulas/a-existencia-do-demonio.

______.  A obsessão demoníaca e suas formas. Disponível em: https://padrepauloricardo.org/aulas/a-obsessao-e-suas-formas.

______. A reflexão de Santo Tomás de Aquino sobre a ação demoníaca. Disponível em: https://padrepauloricardo.org/aulas/o-doutor-angelico-e-sua-importante-reflexao-sobre-a-acao-demoniaca.

______. São Miguel, príncipe da humildade. Disponível em: https://padrepauloricardo.org/aulas/sao-miguel-principe-da-humildade.

BAMONTE, Francesco. Possessões diabólicas e exorcismo. São Paulo: Ave Maria, 2004.

BEEKE, Joel. Lutando contra Satanás: conhecendo suas fraquezas, estratégias e derrota. Campina Grande, PB: Visão Cristã, 2018.

BÍBLIA. A Bíblia de Jerusalém. São Paulo: Paulus, 2004.

Catecismo da Igreja Católica. São Paulo: Loyola, 2005.

FORTEA, Jose Antonio. Summa Daemoniaca. São Paulo: Palavra & Prece, 2010.

MAZZALI, Alexandre. Demonologia e Psiquiatria: do real ao imaginário. Campinas, SP: Eclessiae, 2017.

RATZINGER, Joseph. “Despedida do Diabo?” In: Revista de Cultura Bíblica. São Paulo: Loyola, 1981. Ano 24, v.5, n.17 e 18, p.160.

______. Jesus de Nazaré. São Paulo: Ed. Planeta, 2007. vol. I.

SANTA TERESA DE JESUS. O livro da Vida. 2.ed. São Paulo: Paulinas, 1986.

SANTA TERESINHA DO MENINO JESUS. História de uma alma: Manuscritos autobiográficos. São Paulo: Editora Loyola, 1996.

SAYÉS, José António. O Demónio: realidade ou mito? . Apelação- Portugal: Paulus, 1999.

APÉNDICE – REFERENCIAS A LA NOTA AL PIE

2. AZEVEDO JÚNIOR, Paulo Ricardo. São Miguel, príncipe da humildade. Disponível em: https://padrepauloricardo.org/aulas/sao-miguel-principe-da-humildade. Acessado em 07/06/2020.

3. AZEVEDO JÚNIOR, Paulo Ricardo. A existência do demônio. Disponível: https://padrepauloricardo.org/aulas/a-existencia-do-demonio. Acessado em 07/06/2020.

4. Catecismo da Igreja Católica, Edição revisada de acordo com o texto oficial em latim, 9ª edição.

5. AZEVEDO JÚNIOR, Paulo Ricardo. A reflexão de Santo Tomás de Aquino sobre a ação demoníaca. Disponível em: https://padrepauloricardo.org/aulas/o-doutor-angelico-e-sua-importante-reflexao-sobre-a-acao-demoniaca. Acessado em 08/06/2020.

6. SANTA TERESINHA DO MENINO JESUS. História de uma alma: Manuscritos autobiográficos. São Paulo: Editora Loyola, 1996.

7. AZEVEDO JÚNIOR, Paulo Ricardo. São Miguel, príncipe da humildade. Disponível em: https://padrepauloricardo.org/aulas/sao-miguel-principe-da-humildade. Acessado em: 11/06/2020.

8. Catecismo da Igreja Católica, Edição revisada de acordo com o texto oficial em latim, 9ª edição. São Paulo: Editora Loyola

9. AZEVEDO JÚNIOR, Paulo Ricardo. A obsessão demoníaca e suas formas. Disponível em: https://padrepauloricardo.org/aulas/a-obsessao-e-suas-formas. Acessado em: 16/06/2020

10. Ibidem

[1]Licenciado en Derecho e Historia por la Universidad Presbiteriana Mackenzie. Titular de la beca PIBIC-CNPq. Miembro del grupo de investigación “Religión, Memoria y Cultura” del CEFT (Centro de Educación, Filosofía y Teología) de la Universidad de Mackenzie/SP.

Enviado: Junio, 2020.

Aprobado: Agosto, 2020.

5/5 - (12 votos)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

DOWNLOAD PDF
RC: 75202
POXA QUE TRISTE!😥

Este Artigo ainda não possui registro DOI, sem ele não podemos calcular as Citações!

Solicitar Registro DOI
Pesquisar por categoria…
Este anúncio ajuda a manter a Educação gratuita
WeCreativez WhatsApp Support
Temos uma equipe de suporte avançado. Entre em contato conosco!
👋 Hola, ¿Necesitas ayuda para enviar un artículo científico?