Contextualizar lo lúdico en el aula: la importancia de jugar en la educación infantil entre los 03-05 años

0
37
DOI: ESTE ARTIGO AINDA NÃO POSSUI DOI SOLICITAR AGORA!
5/5 - (3 votos)
PDF

ARTIGO ORIGINAL 

NASCIMENTO, Josefa de Barros Barbosa do [1], SILVA, Miriam Maria da [2], MARONES, Bruno [3]

NASCIMENTO, Josefa de Barros Barbosa do. SILVA, Miriam Maria da. MARONES, Bruno. Contextualizar lo lúdico en el aula: la importancia de jugar en la educación infantil entre los 03-05 años. Revista Científica Multidisciplinar Núcleo do Conhecimento. Año. 06, Ed. 10, Vol. 01, págs. 72-95. Octubre de 2021. ISSN: 2448-0959, Enlace de acceso: https://www.nucleodoconhecimento.com.br/educacao/contextualizando-o-ludico, DOI: 10.32749/nucleodoconhecimento.com.br/educacao/contextualizing-o-ludico

Resumen

Este estudio tuvo como objetivo investigar la importancia del juego y el juego en el proceso de enseñanza del aprendizaje, analizando las concepciones que los educadores tienen sobre lo lúdico frente a la educación de los niños. El campo de investigación fue en una Escuela Municipal de Jaboatão, y tuvo como participantes a tres profesores. Donde utilizamos una investigación cualitativa, en la que demostramos que los juegos y juguetes proporcionan desarrollo en todos los aspectos. Los resultados indicaron que la ludicidad contribuye positivamente en la formación del niño, en la construcción de nuevos conocimientos y en el crecimiento saludable, que esta práctica al insertarse en el aula puede promover transformaciones en los comportamientos, llevando momentos de afecto a lo largo del tiempo, por lo que quienes juegan aprenden a construir la cultura de la solidaridad, dejando el individualismo y permitiendo una sana convivencia.

Palabras clave: El juego, el juego, Enseñar a aprender el desarrollo infantil.

INTRODUCCIÓN         

En el trabajo actual, se aborda el tema del juego como fuente de desarrollo y, la construcción del conocimiento en la primera infancia. Se sabe que el niño es un ser en formación y es necesario recibir estímulos a lo largo de la educación infantil, porque es un momento en el que el sujeto aprende valores sobre la moralidad, el respeto y sobre todo crecer como ser humano. Esta fue una de las razones que nos despertó para profundizar en el estudio de la luz de la acción lúdica en la formación del individuo, sus descubrimientos y la forma de actuar en la sociedad -RCNEI, (1998).

Este estudio tiene como objetivo general investigar la importancia del juego como herramienta fundamental en el aprendizaje de los estudiantes de educación infantil, por lo que los objetivos específicos son: historizar la educación de la primera infancia en Brasil, investigar el concepto de ludicidad y también analizar la contribución de las actividades lúdicas en la educación de la primera infancia.

Los teóricos presentados en este estudio, Antunes (2012), Kishimoto (2006, 2011) G.Brougére (2010), Linn, Susan (2010) y otros estudiosos revelan que los juguetes y los juegos brindan momentos de gran alegría, además de ser un hecho social que permite aprender de una manera deliciosa y saludable a los niños, siendo a través del juego que se pueden conocer diferentes caminos, para la convivencia en sociedad y la construcción de nuevos conocimientos y, sin duda será una broma que se educa a sujetos resilientes.

La ludicidad en la educación infantil posibilita un aprendizaje significativo, creativo e inventivo, ya que es propicio para el intercambio de conocimientos de una manera placentera en la que el niño puede entender las reglas durante los juegos y, ciertamente, son actividades que promueven habilidades, físicas, cognitivas, motoras, además de contribuir a la aceptación y respeto de las normas, contribuyendo en la vida social, en el afecto, la creatividad y en la relación entre sí, proporcionando gradualmente la formación de seres participativos, reflexivos, activos, cooperativos, ocupando su lugar en la sociedad, además de favorecer la libertad, la autonomía, sabiendo solo que están jugando. Los juegos son importantes porque impulsan los procesos de aprendizaje, desarrollando la imaginación y la invención, intensificando y permitiendo el desarrollo, promoviendo el crecimiento a través del juego, ayudando en el proceso de enseñanza del aprendizaje.

Los juguetes y los juegos son primordiales en la vida de los niños, porque aquellos que juegan se desarrollan y crecen con más libertad, luego construyendo un mundo ramificado de posibilidades, al lado de lo lúdico. Wallon (apud BROUGÉRE, 2010, p.104), argumenta eso.

El juego es todo comportamiento de descubrimiento infantil. Pero los adultos juegan con los niños. El niño entra progresivamente en el juego del adulto del que inicialmente es el gato, se involucra en actividades que tienen un fuerte contenido cultural.

Se discute que el niño en un primer momento sirve como un juego para el adulto, en el que juega con él dando lugar a una acción lúdica y, con esta actitud se va construyendo el juego y, el niño poco a poco aprende a jugar, entrando en el juego y, por tanto, sus comportamientos y descubrimientos se van originando en el conjunto de esta cultura y, El aprendizaje se produce precisamente cuando se entiende y domina y, después de que el niño juega interactúa, se comunica con el otro y luego reproduce la experiencia previa, transportando el desarrollo motor, sociocognitivo – emocional y afectivo.

Se sabe que los juguetes forman parte de la vida cotidiana del niño y, desde que alguna vez contribuyeron al desarrollo de la humanidad, que con el tiempo han ganado colores, formas y texturas, un objeto manipulado con el que a los niños les encanta interactuar, ciertamente en el juego que alimenta la inteligencia de los niños y, probablemente sus perspectivas, dando oportunidades para nuevas relaciones e interacción en el entorno que lo rodea. Además, los juegos son herramientas muy importantes para ofrecer al sujeto desde una edad temprana y especialmente en la educación infantil. (BROUGÉRE, 2020).

La cultura lúdica no se puede olvidar, debe insertarse en el espacio escolar y estar llena de significado, así como representada por el juego. Es necesario que el profesional que trabaja con niños más pequeños tenga en mente lo relevante que es el juego, en el proceso de enseñanza aprendizaje, comprensión y comprensión, que el intercambio de conocimientos basado en el juego, motive y anime al niño, a aprender y desarrollar el juego, que la ludicidad no será solo una broma, sino que impregna el juego. El rol lúdico favorece la diversión, la alegría y el placer, el toy es la mediación de cualquier aprendizaje que satisfaga al sujeto en su crecimiento, alimentando su universo y contemplando el proceso de aprendizaje, permitiendo gradualmente la construcción de la criticidad. (KISHIMOTO, 2011).

Basado en el Marco Curricular Nacional para la Educación Infantil, cuando dice que “el juego favorece la autoestima de los niños, ayudándoles a superar progresivamente sus adquisiciones de forma creativa”.

El maestro de este grupo de edad debe darse cuenta de que el juego es esencial en el desarrollo del niño en todos los aspectos y no solo trabajarlo en el aula. Por lo tanto, hemos enumerado la siguiente pregunta: ¿Cuál es la importancia de jugar en la educación de la primera infancia?

Se sabe que a los niños les gusta jugar, por lo que el maestro debe recurrir a su creatividad, desarrollando actividades lúdicas, porque es en el juego que el niño aprende a vivir en grupo de manera conjunta, fortaleciendo lazos de amistad y ampliando su conocimiento del mundo. Y probablemente construyendo un camino de confianza entre nosotros, tomando las experiencias vividas en el tiempo.

Jugar es un camino que no elige grupo de edad, por el contrario los niños están interactuando en medio de tanto juego y juguetes, analiza con esto que jugar es un lenguaje infantil que hace que surjan ideas con los niños y así, aprendan a jugar, ya que este fenómeno en la mano de un niño nunca es algo terminado, por lo general da lugar a una nueva actividad, o incluso a otro de juego, se percibe que la cultura lúdica es el foco de unión entre el universo infantil y posibilita el fortalecimiento de las amistades, la construcción de valores, experiencias, convivencia armónica y afecto por la otra persona.

Los juguetes y los juegos son de gran valor en la vida de las personas y especialmente para los niños más pequeños, porque aquellos que desarrollan el juego crecen y aprenden con alegría.

Se verifica que el juego propone nuevas posibilidades al sujeto, que busca participar e interactuar con el entorno en el que forma parte, el juego es una cultura que ha surgido al lado de la evolución de la sociedad y que sin duda sigue avanzando en la actualidad.

Incorporado en este contexto se cree que, a partir del tema, ¿La importancia de jugar en la educación infantil entre los 03-05 años? Así como, en el conocimiento de la literatura actual y en la investigación bibliográfica y de campo, dejar claro cuánto juego es beneficioso para el proceso de enseñanza del aprendizaje.

El aporte de los juegos es el lenguaje infantil y también lo son las acciones de experiencia, comunicación, de momentos divertidos, en los que el sujeto, recrea, reinventa, construye, descubre, aprende, sueña, eleva, motiva y agudiza la curiosidad del niño, posibilitando otros entendimientos como: actividad grupal, interacción social, además de proporcionar desarrollo en todos los aspectos.

Por lo tanto, se espera que la investigación actual pueda contribuir a una mejor comprensión de la importancia de los juguetes y juegos en el proceso de aprendizaje y especialmente de la educación de la primera infancia. Que este trabajo sirva también como una herramienta de apoyo para los futuros graduados que decidan investigar este tema.

TRAYECTORIA METODOLÓGICA

La organización de las estrategias se entiende por metodología con el objetivo de orientar el estudio en las más diversas etapas. Según Andrade (2010, p.116), “la metodología es el conjunto de métodos o caminos que se recorren en la búsqueda del conocimiento”. Decidimos elegir por este enfoque, despertando el interés de conocer atenta y cuidadosamente, los argumentos de diversos teóricos e investigadores presentados a lo largo de nuestra formación como: Kishimoto, (2006 y 2011) G. Bruogére, (2010), Antunes, (1012), Linn, Susan, (1010), y otros, quienes nos presentaron valiosos conocimientos sobre la importancia de la ludicidad en el proceso de enseñanza. El enfoque es cualitativo, se caracteriza por ser una actividad investigativa, flexible, considerando la subjetividad, donde los sujetos no pueden ser cuantificados. (TRIVINÕS, 1987).

Este enfoque tiene como objetivo investigar la relevancia del juego y el juego en la educación de la primera infancia.

La base de datos fue a través del enfoque de campo, según Andrade (2010, p.112). “La investigación de campo se basa en la observación de los hechos mediante la recopilación de datos in situ”. Y la selección de la bibliografía sobre el tema, que aportará los datos necesarios para la realización del artículo. La investigación bibliográfica se refiere a la fuente del artículo, ya sea primaria o secundaria, donde se utilizan libros andrade y otros documentos (2010). Teniendo en la mano los trabajos que pueden ser útiles y la recolección de datos que se había llevado a cabo en una escuela municipal de Jaboatão, acoge a un pequeño público de estudiantes, educación infantil y escuela primaria I.Cuenta con seis aulas que funcionan en dos turnos, mañana y tarde. Decidimos realizar nuestra investigación en esta escuela porque conocemos la institución y porque está cerca de nuestra residencia.

El instrumento utilizado en el enfoque actual fue una entrevista semiestructurada que utilizamos papel y grafito para transcribir lo que se dijo, porque la entrevista simplemente se anotó al igual que las palabras de los entrevistados. Según Andrade (2010), la entrevista “constituye una herramienta eficaz para la recopilación de datos fiables para la elaboración de una investigación, siempre que esté bien elaborada, bien realizada e interpretada”. Este tipo de enfoque requiere ciertos cuidados, para ello el entrevistador debe organizar el material necesario para la recolección de datos. El trabajo se había realizado con maestros que trabajaban en la red municipal de educación infantil en Jaboatão, todos graduados en pedagogía trabajando en el área durante más de diez años, con edades comprendidas entre los 35 y 40 años y tenían como técnicas la observación y el análisis de los datos que se interpretaron a partir de las preguntas que hicimos a los participantes, tres maestros, que llevan su nombre y trabajan en la red de educación infantil de Jaboatão.

EDUCACIÓN DE LA PRIMERA INFANCIA EN BRASIL  

Ley Nº 9394/96 en su art. 29, Ley de Directrices y Bases de la Educación Nacional.

La educación infantil se entiende como la primera etapa de la educación básica y tiene como objetivo el desarrollo integral de los niños de cero a cinco años de edad en sus aspectos físicos, afectivos intelectuales, lingüísticos y sociales, complementados con la acción de la familia y la comunidad.

Se sabe que la motivación que el niño recibe primero de la familia es importante para su desarrollo durante esta etapa es crucial para la formación integral del sujeto, y debe respetar las características del grupo de edad y también las capacidades, cognitivas, físicas, afectivas y sociales, viendo a la infancia como un ser histórico en desarrollo capaz de desarrollarse a través de los estímulos recibidos del entorno que la rodea.

Sin embargo, se sabe que no siempre fue así, que la educación de la primera infancia se produjo, según los estudios de los investigadores, Pinheiro et al, (2014, p.73).

A principios del siglo pasado, en Brasil lo que teníamos eran las llamadas “guarderías” que tenían como objetivo atender a los hijos de madres que trabajaban fuera del hogar y el cuidado básicamente involucraba alimentos, higiene y seguridad física, por lo que tenía un carácter puramente cuidable solamente.

Refleja un sentimiento de que a principios del siglo 20 el niño recibió solo cuidados elementales para su supervivencia, limitándolo solo a una educación que no apuntaba a la transformación de la realidad social. Kishimoto (2011, p.21) afirma que

Cada cultura tiene formas de ver al niño para tratar educar. Entre las viejas concepciones, el niño, visto como un hombre en miniatura, revela una visión negativa: el niño es un ser inacabado, sin nada específico y original sin valor positivo.

Se percibe que el niño no era visto como tal, sino como un pequeño adulto, siendo incapaz de pensar viviendo en un mundo no infantil. Pero esta visión de la infancia que se asfixió, mínimamente retractada, que recibió educación puramente moral, a través de educadores religiosos creando seres irracionales imposibles de desarrollar el espíritu crítico. Esta realidad comienza a cambiar con el tiempo.

La Constitución Federal de 1988, la educación de la primera infancia llegó a ser entendida como necesaria y derecha de todos, a partir de ese momento el niño comienza a ser incluido en una política educativa seguida de una pedagogía para la transformación.

Desde la Constitución Federal de 1988, el Estatuto del Niño y el Adolescente de 1990 (ECA) y la Ley de Lineamientos y Bases de la Educación Nacional de la LDB, la educación de la primera infancia abarca a los niños de cero a cinco años, que ven esta etapa como primordial para el desarrollo de la infancia. Bachilard (apud KISHIMOTO, 2011, p.22), “considera las imágenes que sobreviven desde la infancia como el resultado de dos elementos: la memoria y la imaginación”. Se entiende que el recuerdo y la idealización están poblados en la cultura lúdica alimentando el pensamiento fértil. El niño en esta perspectiva es un ser en pleno desarrollo, con sus percepciones, características, intereses, sentidos, creatividad y construcción de su visión del mundo.

El niño ante las leyes presentadas anteriormente es visto como un ser histórico, social y, en pleno desarrollo, a través de esta perspectiva la sociedad está más sensibilizada con la importancia de la convivencia en la primera infancia, promoviendo una educación para la ciudadanía, con el objetivo de hacer de cada sujeto un agente de transformación. Según Kishimoto (2011, p.22). “La infancia es también la edad de lo posible. La esperanza de cambio de transformación social y renovación moral se puede proyectar sobre ella”. El niño es visto como un símbolo de transformación y la luz de la renovación en Kishimoto.Así, para formar personas con espíritu democrático y contribuir al bien de la sociedad, también es necesario reflexionar profundamente sobre la historia de cada sujeto, definida por Pinheiro et al. (2014, p.105). “Educar para la ciudadanía es adoptar una postura y tomar decisiones. Es despertar a las conciencias de los derechos y deberes”. Se analiza sobre el pensamiento citado que se educa para que el otro cumpla con la justicia, el respeto y los deberes más relevantes, es necesario cultivar la educación para el ejercicio de la ciudadanía, porque se entiende que la ciudadanía solo se construirá si se educa en ciudadanía.

JUEGO Y DESARROLLO INFANTIL

Se verifica, a la vista de los discursos que los juguetes y juegos surgieron con la intención de ayudar al hombre en la interacción con el entorno y, en su desarrollo, el niño que juega cuando es pequeño es más feliz y aprende a percibir gradualmente el valor de los objetos (juguetes), Vygotsky (apud KISHIMOTO, 2011), en sus investigaciones afirma que.

Es broma que el niño comience a percibir el objeto no como es, sino como desearía que fuera. En el aprendizaje formal esto no es posible, pero en el juego esto sucede, porque es donde los objetos pierden su fuerza de detención, el niño no ve el objeto, pero le da un nuevo significado. (pág. 68).

Se percibe de manera axiomática que los objetos cuando caigo en la mano de un niño valen y significan otra cosa, porque le da otro significado y, ese mismo cobra vida e incluso otra denominación, donde los gestos hablan mientras el niño juega e imagina, simbolizando cada peluque, cuando tiene un material diferente en su poder sus burbujas imaginarias siempre buscando algo diferente de lo que anhela que sea. Las actividades lúdicas pueden permitir la construcción de nuevos conocimientos y cambios, porque crea situaciones reales en el pensamiento de quienes juegan, además, por lo tanto, de la formación de valores, por lo que los juguetes y los juegos son lugares de aprendizaje. Según el Marco Curricular Nacional para la Educación de la Primera Infancia (1998).

En el acto de jugar, los signos, gestos, objetos y espacios valen y significan algo más de lo que parecen ser. Al adoptar otros roles en el juego, los niños actúan de manera no literal, transfiriendo y reemplazando sus acciones diarias con las acciones y características del rol asumido, utilizando objetos sustitutos. (pág. 27).

Se analiza que, a la hora de los juegos y juguetes son acciones que descubren algo diferente, pues es el juego que el niño viaja en el mundo de la imaginación y el descubrimiento, permitiéndole representar los roles que eligió desempeñar haciendo un viaje en el tiempo y construyendo valores, que solo los juegos y juegos pueden ofrecerle. Tal como dice Piaget:

Las culturas lúdicas están estrechamente ligadas a la secuencia de etapas divididas por él y acompaña el desarrollo de la inteligencia del individuo el gato es un mundo lleno de representaciones, que representa el afecto y la imitación, (2011, p.25).

Se sabe que los avances se identifican por lo que el sujeto hace mejor, porque en cada etapa se desarrolla gradualmente y, por supuesto, los juegos y los juegos proporcionan el crecimiento juntos.

Aún reflexionados sobre el pensamiento anterior, los juegos aportan en su naturaleza un potencial analítico, estimulan el aprendizaje del estudiante con un enfoque aquí en la educación de la primera infancia, son herramientas que se pueden abordar con diversos temas como colores, animales, frutas y otros contenidos. Por eso es necesario jugar y el sujeto aprende desde temprana edad los valores de cada objeto y que lo cool es jugar en armonía de solidaridad con el otro. Según el Marco Curricular Nacional para la Educación de la Primera Infancia (1998).

El establecimiento de un clima de seguridad, confianza, afecto, aliento, alabanza y límites puestos de manera sincera, clara y afectiva dan un tono de calidad de la Interacción entre adultos y niños. El maestro, consciente de que el vínculo es, para el niño, una fuente continua de significados, reconoce y valora la relación interpersonal. (pág. 49).

Se verifica que las actividades lúdicas despiertan varios conocimientos en el niño, pues observan, participan en juegos y, este es el pack por el cual los más pequeños adquieren y mejoran sus capacidades cognitivas, socializando e interactuando con el entorno que les rodea, percibiendo también la sinceridad y calidad de interacción entre los autores, adulto y niño es un punto positivo para el desarrollo infantil. Según Piaget (apud ALMEIDA, 1974).

Los juegos se vuelven más significativos a medida que el niño se desarrolla, porque a partir de la manifestación libre de materiales variados, comienza a reconstruir objetos y reinventar cosas, lo que ya requiere una “adaptación” más completa. Esta adaptación, que debe ser realizada por la infancia, consiste en una síntesis progresiva de asimilación con acomodación. Es por eso que por la propia evolución interna, los juegos infantiles (juegos) se transforman gradualmente en construcciones adaptadas, requiriendo cada vez más del trabajo efectivo, hasta el punto de que en las clases elementales de una escuela activa, todas las transformaciones espontáneas ocurren entre el juego y el trabajo. (pág. 25).

Resulta que el niño que cuenta con recursos que probablemente ayuden a explorar su creatividad a través del juego y juegos tanto sociales como cognitivos, será un adulto sin dificultades para encontrar su camino y, mejor aún, disfrutará haciendo su trabajo con gusto y dedicación. Con los juguetes los niños interiorizan valores, relacionándolos armoniosamente, tanto con las personas que les rodean como con los objetos y de forma natural con el entorno. Para Kishimoto (2011).

El uso del juguete/juego educativo con fines pedagógicos nos recuerda la relevancia de este instrumento para situaciones de enseñanza del aprendizaje y el desarrollo infantil. Si consideramos que el niño en edad preescolar aprende intuitivamente, adquiere sentidos espontáneos, en procesos interactivos, involucrando a todo el ser humano con sus cogniciones, afectividad, corporal e interacciones sociales, el juguete juega un papel de gran relevancia para desarrollarlo. Al permitir la acción intencional (afectividad), la construcción de representaciones mentales (cognición), la manipulación de objetos y el rendimiento de los motores (físicos) y los intercambios en las interacciones (sociales), el juego contempla diversas formas de representación del niño o sus inteligencias múltiples, contribuyendo al aprendizaje y desarrollo infantil. (págs. 40-41).

El juguete educativo se entiende como el que contribuyó al desarrollo saludable y, los juegos son manifestaciones ante el objeto, el juego (juguete) es, por lo tanto, algo que se relaciona lado a lado con el juguete, donde el niño juega interactúa con la vida y el significado de cada pieza, y los juegos se relacionan con lo que se desarrolla en el acto de jugar, “haz que funcione”, los chistes de la rueda, la música y entre otros. Los juguetes, los juegos o los juegos educativos son actividades de deleite, elegidas por voluntad propia, o incluso cuando asume la función educativa, lo bueno es que son grandes herramientas para el proceso de enseñanza de aprendizaje, especialmente con la educación infantil. Almeida (2003, p. 33) dialoga que: “el contenido del juego del niño no determina el juego del niño, sino el acto de jugar que revela el contenido del juego”. Se verifica que está en juego que el sujeto hace los descubrimientos, desarrollando las habilidades, físicas, cognitivas y demás. Avalado por Aries (apud KISHIMOTO, 1978).

Identifica el juego como una especialidad de la infancia en la radiografía de tiempos pasados, pintores de renombre que viven en Brasil mostraron la imagen del niño brasileño en sus maravillosos lienzos, en la obra ilustrada de Jordão (1979), llamada La imagen del niño en la pintura brasileña, destacamos el juego como típico del niño … Poner la mano sobre objetos, como juguetes, instrumentos y entre tantos otros. (pág. 77).

A la vista del informe anterior, el juego característico del niño es un lenguaje puramente infantil y que, con cada nueva obra, una emoción contagiosa, por lo tanto una formación coronada de aspectos positivos, que implica que el niño aparezca ante la interacción sociocultural y con los objetos que forman parte de su universo, desencadenando el juego y posibilitando nuevas experiencias, apoyo a la acción y actitud lúdica.

A los niños les encanta jugar y, es a través de ello que el sujeto podrá promover verdaderas amistades, viviendo relaciones diferentes, donde hay un ambiente lúdico, sin duda también hay alegría, sonrisas, felicidad, este sonido, agudizar el colorido del entorno y el espacio, que tiene como adorno los juguetes los juegos, en vista del éxito del desarrollo y las capacidades desde los primeros días de vida. Jugar estimula la imaginación y la creatividad, fomentando el proceso de aprendizaje.

EL JUEGO Y LA EDUCACIÓN INFANTIL

Para Kishimoto (2011) el juego no es una actividad de explicación fácil, pues el término juego puede tener varios entendimientos dependiendo del contexto sociocultural, ya que al hablar de juegos de azar, uno puede estar refiriéndose a juegos de adultos, niños e incluso animales, contar historias, teléfonos, jugar roles, construir algo y entre una falta de juego, que pruebe la misma denominación ciertamente tiene sus particularidades. Se entiende que el juego es un objeto que representa algo, permitiendo al niño realizar esta representación, imaginando, creando y reinventando situaciones (dibujos, imágenes), permitiendo la reflexión, la socialización, la convivencia grupal y la formación de personas éticas desde edades tempranas.

En nuestro enfoque, los docentes revelaron que utilizaban actividades que involucraban juegos y juegos, ya que son instrumentos que permiten la socialización del sujeto, por lo que utilizar esta categoría es motivar al sujeto a superar obstáculos, perdiendo timidez y fortaleciendo lazos de amistad. Luego descubrimos que el juego es un vínculo que abarca las relaciones cooperativas y alentadoras en el desarrollo infantil.

Aún discutiendo con Kishimoto (2011), en el juego de fingir la gran presencia de situaciones fantasiosas, en el dominó las reglas permiten el movimiento de las piezas, jugar en la arena de la escultura simplemente por la alegría y el placer de sentir la arena deslizarse entre las manos, llenar formales y vacío requiere la satisfacción de manipular el juguete, estas acciones promueven habilidades manuales, cognitivo y social para realizarlos.

El juego es un tipo de juego en el que el niño interioriza diversos conocimientos y habilidades, dando posibilidades de participación en los juegos, donde poco a poco comprenderá los conceptos de reglas, entra en el juego, espera su turno comparte momentos y entiende el derecho de su pareja, tanto la suya como la de la otra persona, sabiendo que puede participar en el próximo partido. Es jugar y jugar que el niño pasa de una etapa a otra ejerciendo movimientos más específicos, utilizando para ello los sentidos, manipulando con las manos todo lo que está a su alcance, toca los objetos, le encanta rasgar, en comunicación inteligente, mejorando su coordinación y aprendiendo conceptos de forma creativa. Según Antunes (2012).

Los juegos en general implican… El reconocimiento de diferentes objetos. Permitiendo la asociación, comparación, patrones y relación entre ellos. Desde los tres años. Cada niño tiene varios conceptos de espacios, un producto del mundo que explora y que progresivamente, permiten la creación de formas de representación (imágenes, dibujos, palabras) de este mundo explora conceptos de cantidad, tiempo, causa y efecto, utiliza símbolos abstractos para representar objetos concretos, comenzando a sugerir el uso de habilidades en la resolución de programas lógicos y utilizando diversas piezas (lego) para resolver desafíos que involucran la construcción de objetos. (págs. 22 y 23).

Se entiende que frente a los juegos, los niños aprenden a valorarse a sí mismos y también a demostrar valor por parte del compañero, dando lugar a sentimientos, armonizando el grupo y los intereses con los amigos, es un tema que contribuye satisfactoriamente a superar los obstáculos que puedan surgir durante los juegos y, aprendiendo a jugar, explorando la inteligencia infantil, en una dinámica avalada con significado. Y, que el crecimiento del sujeto impregnado de juegos y juegos, motiva el empaquetado y alcance de otros conocimientos haciendo que el niño gane su autonomía al pasar de una etapa a otra. Los profesores discutieron que:

Los juegos aportan grandes aportes en el aprendizaje infantil, el niño se siente más seguro consigo mismo, aprende a trabajar en grupos desde temprana edad y su desarrollo disfruta fácilmente, comenzando a entender y respetar las reglas en la primera infancia, favoreciendo positivamente en el desarrollo del niño, tanto en el contexto escolar, como en la relación con la comunidad, identidad de valor y promoción del amor por los demás.

Segnundo G.Brougere (2010)”. El chiste es la interacción lúdica” Los juegos con juegos tienen su importancia, porque se analiza en este contexto que se construye para la formación de la ciudadanía, y la co-formación de valores y sujetos críticos y reflexivos.El juego es algo desafiante y emocionante, ya que es durante la actividad (juego), que aprenden a resolver posibles problemas que puedan surgir en la vida cotidiana.

JUGANDO MAKE-BY-MAKE

Según Correia (2013).

El amigo imaginario es una forma de juego simbólico. Y estos juegos son expresiones espontáneas que el niño utiliza para tratar de entender los roles de los adultos que reelaboran las experiencias que ha pasado cambiándolas para entender los deseos, deseos, intereses y necesidades. La fantasía es valiosa para el equilibrio emocional, porque da a los más pequeños así como a los niños la oportunidad de transformar la realidad, ya sea para resolver posibles problemas o para entender las dificultades llevando la magia al día a día. (pág. 20).

Se percibe que el niño al crear un amigo a través de lo imaginario, está tratando de entender el mundo de los adultos, revelando y representando lo real. Susan Linn (2010), en sus estudios informa que:

Un día estaba hablando con unos adultos, en una rueda de conversación y de repente aparecen dos niñas pequeñas, mientras juegan en la fantasía, corrían y se decían: corre, corre que La viene a la Bruja, sin querer notar a los adultos que las rodeaban, la exuberancia y alegría de esas criaturas eran algo digno de admiración. El hecho de causar tanto placer es razón más que suficiente para jugar, ocupar una posición tan alta en mi lista de pasiones. Pero hay mucho más. La capacidad de jugar es un mecanismo de supervivencia. Muchos expertos en desarrollo infantil están de acuerdo, por ejemplo, en que jugar es la base de la explotación intelectual. (pág. 26).

El autor continúa presentando: “Aprecio y valoro este aspecto del juego”. En un análisis profundo, se entiende que: la exploración del juego es contagiosa, es buena, hace que la risa, desde la perspectiva de los estudios de Susan, las actividades lúdicas cuando se insertan en el contexto infantil broten verdadera alegría en la cara del niño, ganen curvas, ganen puentes y se conviertan en algo inexplicable, y en consecuencia sólo, uno siente la dimensión de la satisfacción, ser capaz de entender cómo el juego se relaciona con la belleza y la salud de la mente, viajando en un mundo estrellado llevando imaginativamente en la vida social. Durante nuestro acercamiento, los maestros revelaron eso.

El juego de fantasía contribuye a la formación del imaginario, la invención y la participación de roles diversificados, este tipo de juego, fomenta la comprensión de la vida adulta, ya que el niño que juega a la fantasía comienza a representar otra realidad que sale de lo real y vive un mundo de fantasía e imaginación, porque el niño crea, recrea, inventa, con esto el proceso de aprendizaje se da en medio de juegos, desarrollando el espíritu cooperativo, ayudando a la imaginación, la adquisición del lenguaje, aprendiendo a dárselo con los posibles conflictos de la vida cotidiana, además de construir amistades que conduzcan a la vida.

En los diálogos de los educadores se percibe que tienen una percepción positiva del juego de fingir, que este juego le da al niño la posibilidad de comprender la vida de personas más experimentadas, agudizando su curiosidad. Para Susan Linn (2010).

Fingir o fingir, lo cual entiendo creando personajes de fantasía, imaginando realidades diferentes y transportándonos a mundos imaginarios diferentes a aquellos en los que vivimos. El maquillaje de los niños se basa en la experiencia única que tienen con las personas y los eventos. Cuando surge la oportunidad de jugar, el juego emerge naturalmente en ellos y sirve como una experiencia primaria esencial de autorreflexión y expresión. (págs. 26 y 27).

Se analiza que el juego imaginario promueve la convivencia en diferentes momentos, al niño al jugar al médico, cinta de correr y entre otras funciones que esta categoría puede proporcionar, desarrolla la cognición, el afecto social del individuo. Piaget kishimoto apud (2011 p.65-66). “Al jugar, el niño asimila el mundo a su manera, sin compromiso con la realidad”. El juego en este universo infantil tiene sentido y, quien lo nombra es el niño dándole diferentes significados. Durante nuestra investigación de campo, se puede ver cuánto contribuye el juego de fingir a la formación de seres críticos, como es posible ver en el diálogo de los maestros a seguir.

La fantasía contribuye a la formación del imaginario, la invención y la participación de roles diversificados, este tipo de juego, fomenta la comprensión de la vida adulta, ya que el niño que juega a la fantasía comienza a representar otra realidad que sale de lo real y vive un mundo de fantasía.

En el curso de la investigación, los educadores tienen la concepción de que este tipo de juego permite la construcción de la imaginación, haciendo que el sujeto pueda representar múltiples roles, paseando en un verdadero mundo de encanto, motivando la comprensión de la vida cotidiana de las personas más experimentadas.

EL TOY Y EL CHISTE

El toy es un objeto que actúa e interactúa con el niño ante la variedad de oportunidades, que el objeto del análisis es el desarrollo infantil, G. Brougére (2010), con esto el toy es un instrumento que construye un espacio de interacción con el entorno, ya que es fruto de la sociedad y huellas de una cultura que involucra a los niños en los ambientes.

El artículo de toy, relajado, todavía dialogando con G. Bruogére es una fuente comunicable, que proporciona un destino diverso, porque cuando el niño llega a un juego, se convierte en una broma. Desde esta perspectiva, el objeto lúdico se entiende como una dimensión educativa, de motivación donde se descubre y aprovecha el potencial de cada ser, probablemente los que juegan presentan su inteligencia. La luz de los estudios de G. Bruogére (2010), los juguetes y los juegos son acciones aprendidas, que uno aprende a jugar con el otro, a partir de los estímulos recibidos del entorno que rodea a este niño y, ciertamente, el conjunto de estas interacciones es lo que forma la comprensión de la cultura lúdica.G. Bruogére (2010) afirma que:

El juego, en cambio, no parece definido por una función precisa, es ante todo, un objeto que el niño manipula libremente, sin estar condicionado a las reglas o principios de uso de otra naturaleza… El toy es un objeto infantil… Seguramente podemos decir que la función del toy es la broma. (pág. 13).

Se reflexiona sobre el pensamiento anterior y resulta que el papel del juego no es algo lineal, que es serio sin movilidad, no va más allá, el toy tiene el poder de caminar sobre estos factores, ya que es un objeto palpable que los menores liberan y le dan diversos significados a una pieza lúdica atribuyéndote valor constructivo, la base de su desarrollo es la función del toy. Para el juego en este contexto solo es posible con la presencia del objeto (toy).

Los juegos son factores cruciales en el proceso de enseñanza del aprendizaje y, a lo largo de las actividades lúdicas, es posible ofrecer objetos que puedan despertar las relaciones intelectuales, animando al niño a construir y reconstruir nuevos conocimientos, elevando su curiosidad y desarrollando actitudes, que implican buenos momentos, porque es antes de los juegos que el niño puede revelar sentimientos de acuerdo con las experiencias experimentadas en su rutina. Es en el uso de juguetes que los niños hacen de su tiempo libre una enorme creación de conocimiento, entrando en este momento en el papel del adulto frente a este recurso pedagógico, que será enfatizar el rescate del tiempo del juego infantil.El sujeto a través del juego tiene la posibilidad de hablar lo que no puede decir directamente, con lo lúdico que el niño tiene esta oportunidad de comunicarse, especialmente en la educación infantil, las revelaciones se pueden destacar aquí a través de dibujos, gestos, por ejemplo, pudiendo compartir sus experiencias ante sus propias ilustraciones, se sabe que en este contexto, el juego se asigna libre y espontáneamente, según G. Bruogére (2010).

Con su valor expresivo, el juguete estimula el juego abriendo posibilidades de acciones coherentes con la representación: porque representa a un bebé, una muñeca despierta actos de afecto, cambio de ropa, el baño es el conjunto de actos vinculados a la maternidad. Sin embargo, no hay papel de la maternidad en el juego; hay una representación que invita a esta actividad en un fondo de significado dado al objeto en un entorno social de referencia. (págs. 15 y 16).

Se puede reflejar que el juego alienta y ayuda con respecto al significado y su representación, en el que el niño que interpreta a madre e hija, el juego se convierte en la hija mientras que el niño mismo conquista el papel de madre, con esta tarea el juego se vuelve cada vez más cierto en el imaginario del niño, por lo tanto el juego es un constructor de conocimientos y habilidades, se piensa que el sujeto aún es pequeño a la hora de jugar, representando roles que están siendo al mismo tiempo desarrollados, el lenguaje, la coordinación motora y la percepción visual, interactuando ante el universo y cumpliendo sus deseos a través de sus experiencias. Todavía con A. Bruogére (2010).

La infancia es, en consecuencia, el momento de adquisición de imágenes y representaciones diversas que pasan por diferentes canales. Sus fuentes son muchas. El toy es, con sus especificidades, una de estas fuentes. Si trae al niño un apoyo de acción, manipulación, conducta lúdica, le trae, también, formas e imágenes, símbolos para ser manipulados. (pág. 42).

Si analizamos las consecuencias de esta comprensión el juego como aprendizaje social permite las relaciones entre imágenes, símbolos y materiales son fuentes que permiten la observación y el descubrimiento, motivando en la formación de la conducta del juego y de representar y dar oportunidades para el dominio y la aprehensión de estos símbolos.

RECOPILACIÓN DE DATOS, RESULTADOS Y DISCUSIÓN

El presente estudio tuvo como recolección de datos una investigación de campo, donde utilizamos como instrumento de recolección un cuestionario que contenía cuatro preguntas abiertas, con la contribución de un grupo de tres docentes que trabajan en la red municipal de Jaboatão. Los educadores han estado trabajando en la educación de la primera infancia durante más de 10 años, y son licenciados en pedagogía, por lo que creemos que estaban preparados para dialogar con nuestras preguntas; la participación de los profesores fue de gran valor para la mejora y realización del estudio.

Los educadores se involucraron en nuestra investigación, porque nos dimos cuenta de que les gustaba mucho el tema, porque adoptaron lo lúdico en sus acciones pedagógicas y, por esta razón, pudieron responder eficientemente el cuestionario, ofreciendo conocimientos importantes y enriquecedores para el trabajo en foco, fuera de una participación grupal donde fueron necesarias tres visitas para completar la recolección de datos y, a partir de ese momento, se analizaron los datos. Y, llegamos a una percepción de cuánto contribuye el juego al desarrollo infantil, ese juego es una herramienta primordial en el proceso de enseñanza del aprendizaje, actuando positivamente en la construcción de nuevos conocimientos y descubrimientos. G. Brougére (2010, p.88-89).

Sin embargo, el juego es más que un instrumento de juego. Aporta al niño no solo un medio de juego, sino también imágenes, representaciones, universos imaginarios. Estructura el contenido del juego mientras el niño juega.

En la mente de G. Brougére el toy es una parte fundamental en la libertad de juego, con Kishimoto apud Penteado, (2011, P.189) “el juego es lúdico en acción”, se entiende en Kishimoto que se debe cultivar el juego del niño, la libertad de juego, porque es el momento en que el niño representa, imagina y revela el conocimiento, abriendo puertas a una multiplicidad de relaciones y reflexión.

Los maestros revelaron durante la discusión que los juegos fomentan la interacción de los niños entre sí, aprenden a relacionarse, estimulando la imaginación, motivando la creatividad, la socialización, además de invitar al niño a entrar en un mundo de representación y construcción, conquistando gradualmente su autoestima, como podemos ver en el discurso de los tres maestros a seguir.

El juego es importante porque contribuye, ayudando en el proceso de enseñanza de aprendizaje en todos los aspectos, cognitivo, motor, social y afectividad, contribuyendo a la construcción de la autonomía. Es una forma positiva ya que el juego despierta en el niño las ganas de aprender, estimulando su creatividad, criticidad, y con esto desarrolla su lado creativo e inventivo, digamos que jugar es un puente que camina, guiando a los descubrimientos.

Se puede ver en el relato de los educadores que jugar es un recurso valioso y sirve como base para buscar nuevos conocimientos. Se comprueba que, así como uno aprende a realizar una tarea, el juego es también una acción construida en el entorno sociocultural. El toy en este sentido es un objeto con definiciones, por lo que tiene un fuerte valor cultural (BROUGÈRE, 2010).

Los maestros demostraron frente a las discusiones que cuando el niño juega, toma un objeto (de un juego) para iniciar un juego, simboliza crea, interactúa y con esto pasa al aprendizaje en medio de la ludicidad, porque, a través de lo lúdico el niño crece y aprende con más confianza y alegría.

CONSIDERACIONES FINALES

Esta investigación es de gran valor, porque se puede percibir cuánto el juego contribuye al proceso de enseñanza del aprendizaje de los niños más pequeños y, que los juguetes y juegos son esenciales en el desarrollo de habilidades. En los estudios de los teóricos presentados en el curso de este trabajo, especialmente G. Brougère, hemos cambiado los conceptos sobre el juego y el juego. Nos dimos cuenta de que el juego es una tarea aprendida, ya que uno aprende a jugar en el contexto sociocultural, porque dependiendo del estímulo este resultado será más o menos positivo en la formación de sujetos éticos y que puedan actuar de manera respetuosa por el bienestar de la sociedad. Mientras que el objeto elegante, en consecuencia, permite el juego, ya que desencadena varias situaciones y representación.

A lo largo de este estudio podemos investigar y hacer un análisis de la relevancia del juego en la educación infantil, este trabajo tuvo como tema principal, contextualizar el aula lúdica y el subtema. ¿Cuál es la importancia de jugar en la educación infantil entre los 03 y los 05 años? Se verifica que la acción lúdica cuando se ofrece al niño en este grupo de edad es primordial en el crecimiento y desarrollo del sujeto.

Se percibe con bastante claridad, que cuando el niño aprende jugando encuentra un universo placentero y alegre. El placer se encarga de que cada niño infecte a todos y, el camino escolar se recorre de lado con alegrías y ganas de llegar pronto al ambiente escolar, pues el niño sabe que cuando llegue al espacio escolar encontrará varias actividades gráciles que aprenderá jugando y probablemente no renunciará a asistir a la escuela o incluso a estudiar.

El juego encarna fantasías y la concepción del niño es como un gran río, que se alimenta a través de las aguas, que se desliza en él al caminar por un gran sendero, agudizando la imaginación y la curiosidad de los niños pequeños, fortaleciendo la memoria y abriendo puertas al mundo de los descubrimientos y la invención.

Comprobamos que el juego es una herramienta fundamental en el proceso de enseñanza del aprendizaje, aportando aportes en la socialización y en la construcción de conceptos que contribuyen al crecimiento de la persona, quien juega suele invitar a alguien a participar en el juego, y difícilmente el niño acepta jugar a la cocina interactuando solo con el objeto, cuando hay otra persona alrededor. La ludicidad ciertamente procede de momentos imaginarios, de la misma manera que está liderando una norma. (BONTEMPO apud KISHIMOTO 2011).Se considera una forma de idealizar el juego de roles. Lo lúdico tiene un carácter atractivo, alegre, colectivo que lleva a la participación. La importancia del acto de jugar va más allá de la simple distracción, dando la posibilidad de aprender a organizarse y socializar, construyendo relaciones duraderas y transportando amistades a la edad adulta. Se cree que los juguetes no traen colores al azar, estos objetos tienen colores chillones, picantes, llamativos para desencadenar el proceso cognitivo del niño.

Se analiza que a todo niño le gusta cuando habla de juguete y juega cerca de ellos, se percibe que todos se vuelven radiantes y, con una sonrisa estampada en la cara, sabrosos para ser observados. Las acciones pedagógicas o de enseñanza en las instituciones de educación infantil deben sistematizarse frente al juego, queriendo enfatizar el tema lúdico, en el proceso de enseñanza del aprendizaje de los niños, tiene y debe ser abordado periódicamente, abriendo una amplia discusión y convirtiéndose en inspiración para el trabajo con la cultura divertida y, que surjan nuevas ideas ampliando el repertorio de juguetes y juegos, que puede abrir un abanico de confianza entre todos, haciendo felices y sanos a los niños, que construyen imágenes en cada contexto social según su forma de ser, para comunicarse.

Para ello, digamos que está en juego que encontramos la ruta del éxito y la búsqueda de una gran persona, como profesional, alguien que nutra o cautive las relaciones en las que forman parte de su vida trayéndole y haciendo germinar placer, comodidad, amistades, consideración, afecto, amor y tantos otros logros, que se pueden dilatar en la conquista de espacios, respetando y siendo éticos en sus actitudes. Los juegos son fuentes de alegría, van más allá del aprendizaje, habilitando el camino del presente y aspirando a un futuro armonioso.

En su investigación Ribeiro (apud KISHIMOTO, 2011), The graceful permite al sujeto jugar contenido cultural en el que la broma. Discutiendo con el pensamiento, los juegos descubren otras actividades lúdicas, porque a partir de una de estas acciones el niño construye gradualmente su propio aprendizaje y ciertamente la formación de conceptos. El objeto agraciado tiende a aportar aspectos con respecto al proceso de aprendizaje durante la primera etapa de la educación básica en la divertida construcción de la promoción de la cultura glúcil, ya que quienes juegan aprenden con confianza.

Se piensa que cada objeto cuando emerge en un momento dado y, a través de su exploración, tendrá un significado diferente en la vida cotidiana del niño. Uno se da cuenta de que es en el curso de una diversión que el individuo tiende a ejercer su poder para lanzarse a varios movimientos de mutaciones y experimentación de cada símbolo, n que concierne a cada configuración. En un breve análisis, el juego está impregnado de cultura constructiva, un juego que viene a representar otra realidad sobre la manipulación activa del individuo sobre el toy. Valioso utensilio para el proceso de desarrollo del niño, especialmente aquí entre cuatro y cinco años.

La luz del estudio actual se puede ver claramente ya que, cuando son jóvenes, se permiten nuevas experiencias, descubrimientos y horizontes. El juego invita tanto al adulto como al niño a convivir y dividir el mismo esfuerzo, plantando la semilla del afecto. Pronto avanza hacia una gran amistad, en un mundo lleno de imaginación colorida, en el que el afecto se une con el juego y, transformado en un universo placentero, para desarrollarse, participar y aprender saludablemente de esta manera, el sujeto se prepara para actuar en la corporación de una manera activa y sociable.

Se refleja, por tanto, que la práctica pedagógica en la que se piensa y aplica el juego en el contexto infantil tiende a posibilitar una vigorosa socialización, minimizando la cultura del individualismo, posibilitando sueños y probablemente fantaseando cada vez más fuerte, añadiendo el pensamiento de cada uno de ellos, motivando la creatividad y transformando a este niño en una persona más generosa y amable que entiende desde temprana edad el verdadero valor de las cosas, sean estos, desde los más sencillos hasta los más elaborados, y también que seas capaz de plantar la semilla de la bondad, contribuyendo a cambiar el mundo de cada persona.

Con este trabajo que acabamos de realizar se espera que pueda servir como fuente de investigación para futuros investigadores, y que lo utilicen como fundamento teórico, cambiando conceptos sobre el tema en la primera infancia. Fue a través de este estudio que fortalecimos y fortalecimos nuestros conocimientos, presumiendo firmemente de la importancia de que, jugar sea preciso, y esta práctica pedagógica debe reflejarse y aplicarse en el aula de educación infantil, porque en esta perspectiva quienes juegan muestran la competencia de la inteligencia y así, el niño expresa sus ideas y sentimientos, vale la pena señalar que los juguetes y los juegos actúan de manera colaborativa, en el mantenimiento y fortalecimiento del desarrollo infantil, creando recursos para el potencial de la primera infancia a alcanzar y que es posible planificar la acción pedagógica a través del juego educativo.

Los juegos son algo que se aprende en la interacción social, es interesante que se enseñen a sí mismos jugando, colaboración, la experiencia del hilo conductor y la fuente de conocimiento, y que puedan ser guiados al niño a su corta edad, que sus sueños sean posibles de realizar, ya que el juego se incorpora al proceso de enseñanza de aprendizaje.

Referencias

AMARO, Ana, PÓVOA, Andreia, MACEDO, Lúcia. Metodologias de Investigação em Educação: arte de fazer questionário. 204/2015.11p. Relatório. Faculdade de Ciências da Universidade do Porto. Disponível em <http://www.unisc.br/portal/upload/com> acesso em 03 de março às 21h30min.

ANDRADE, Maria Margarida. Introdução á Metodologia do Trabalho Científico: elaboração de trabalhos na graduação. 10ª edição. São Paulo. Atlas S.A. 2010.

ANTUNES, Celso. Inteligência Múltipla e Seus Jogos: inteligência lógica-matemática. Editora. Vozes, 4º edição, vol.6 Petrópolis RJ. 2012.

BOMTEMPO, Edda. A brincadeira de faz de conta: lugar do simbolismo, da representação, do imaginário. In:      Jogo, Brinquedo, Brincadeira e a Educação, 14ª Edição, Petrópolis ed. Vozes, 2011.p.67.

BRUOGÉRE, Gilles. Brinquedo e cultura. 8ª ed. São Paulo. Cortez, 2010.

CORREA Bruna. Jogos. Quando, como e por que usar: uma criança de 2 anos tem um amigo imaginário. Como agir? São Paulo. Nova escola n.260 p.20, mar.2013.

KISHIMOTO, Tezuko Morchida. Jogos Infantis, O jogo a criança e a educação, 13ª Edição, ed. Vozes, Petrópolis 2006.

              Jogo, Brinquedo, Brincadeira e a Educação. 14ª. ed. São Paulo, Cortez, 2011.

LINN, Susan. Em Defesa do Faz de Conta. Editora, BetsSaller. Rio de Janeiro 2010.

PENTEADO, Heloísa Dupas. Jogo e Formação de professores: vide psicodrama pedagógico: In:         KISHIMOTO, Tezuko Morchida. Jogos Infantis, O jogo a criança e a educação, 14ª Edição, Petrópolis ed. Vozes, 2011.p.189.

PINHEIRO, Edson José. et al.  Apostilas Solução, a solução para seu concurso! ed. 30 anos, Prefeitura do Recife, edital 2014.

Referencial Curricular Nacional Para Educação Infantil. Vol.1. Brasília 1998.

RIBEIRO, Maria Luiza Sprovieri. O jogo na organização curricular para deficientes mentais. In:         Jogo, Brinquedo, Brincadeira e a Educação, 14ª Edição, Petrópolis ed. Vozes, 2006.p.153.

TRIVINÕS, Augusto N. S. Introdução à Pesquisa em Ciências Sociais: a pesquisa qualitativa em educação. São Paulo: atlas 1987.

APÉNDICE

Colegio Joaquim Nabuco

Esta investigación tuvo como tema Contextualizar el aula lúdica: Qué importancia de jugar en la educación infantil entre los 03 y los 05 años. Las preguntas y perspectivas fueron desarrolladas por Josefa de Barros Barbosa do Nascimento Mirian Maria da Silva, estudiantes de la unidad del curso de Pedagogía Recife.

Entrevista

Grupo de edad de los entrevistados 35 – 40 años.

Hembra

Llevan más de diez años operando en la zona.

Todos ellos son licenciados en Pedagogía y graduados.·.

¿Cuál es la contribución de los juguetes y juegos al desarrollo infantil?

¿Cuál es la contribución de los juegos al aprendizaje?

¿Ustedes trabajan con juegos en el aula aquí en la escuela?

¿Cuál es la contribución del aprendizaje del juego a día?

[1] Realización de la Licenciatura en Pedagogía de Joaquim Nabuco College – Recife.

[2] Realización de la Licenciatura en Pedagogía de Joaquim Nabuco College – Recife.

[3] consejero. Maestría en Educación de la Universidad Federal de Pernambuco; Especialista en Historia del Nordeste de la Universidad Católica de Pernambuco; Licenciado en Historia por la Fundación de Educación Superior Olinda.

Enviado: junio de 2020.

Aprobado: octubre de 2021.

5/5 - (3 votos)

DEIXE UMA RESPOSTA

Please enter your comment!
Please enter your name here